La crisis de México, según AMLO (discurso íntegro en la Universidad de Columbia)
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

La crisis de México, según AMLO (discurso íntegro en la Universidad de Columbia)

El discurso titulado: La Crisis de México, de López Obrador, presidente del Consejo Nacional de Morena, se dio en el marco del “Foro Líderes de México”, realizado por el Centro de Estudios Mexicanos, de la Universidad de Columbia.
15 de octubre, 2014
Comparte
López Obrador en la Universidad de Columbia. Foto: LopezObrador.org.mx.

López Obrador en la Universidad de Columbia. Foto: LopezObrador.org.mx.

Este martes, Andrés Manuel López Obador, fundador y líder moral del Partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), dio un discurso en la Universidad de Columbia, en Nueva York.

El discurso titulado: La Crisis de México, de López Obrador, presidente del Consejo Nacional de Morena, se dio en el marco del “Foro Líderes de México”, organizado por el Centro de Estudios Mexicanos, de la Universidad de Columbia.

López Obrador afirmó que llamó el texto La crisis de México, porque así tituló Daniel Cosío Villegas su ensayo publicado en 1947, sobre la realidad económica, social y política de nuestro país, en el cual el historiador afirmaba: “ha sido la deshonestidad de los gobernantes revolucionarios, más que ninguna otra causa, la que ha tronchado la vida de la revolución mexicana”.

AMLO afirmó que lo mismo sucede en lo que llamó “la actual decadencia”, agregando que “nada ha dañado más a México que la corrupción política y a ello se debe la monstruosa desigualdad social y económica, la pobreza y la violencia que nos agobia.”

El líder de Morena afirmó que el problema de la corrupción y las ganancias ilícitas desde los puestos públicos iniciaron desde la colonia, pasando por el Porfiriato y “los cañonazos de 50 mil pesos de los tiempos del presidente Álvaro Obregón”.

El excandidato presidencial continuó un recorrido de casos de corrupción en la época priista hasta lo que llamó “el actual periodo neoliberal”, donde -afirmó- no hay precedentes en el nivel de corrupción.

“El poder político y el poder económico se han alimentado y nutrido mutuamente, y se ha implantado como modus operandi el robo de los bienes del pueblo y de las riquezas de la nación, afirmó AMLO.”

A continuación, el discurso íntegro que Andrés Manuel López Obrador dio en la Universidad de Columbia:

“Decidí llamar a este texto La Crisis de México porque así tituló Don Daniel Cosío Villegas su extraordinario ensayo, publicado en 1947, sobre la realidad económica, social y política de nuestro país, en el cual, ya desde entonces, ese gran historiador afirmaba: ‘ha sido la deshonestidad de los gobernantes revolucionarios, más que ninguna otra causa, la que ha tronchado la vida de la revolución mexicana’.

Yo sostengo lo mismo de la actual decadencia. Creo que nada ha dañado más a México que la corrupción política y a ello se debe la monstruosa desigualdad social y económica, la pobreza y la violencia que nos agobia.

Ya sabemos que no es un problema nuevo; desde la colonia, los puestos públicos deparaban jugosas ganancias ilícitas. En el siglo XIX, con excepciones respetables de algunos liberales, la política era el sendero más corto hacía la riqueza; durante el porfiriato, según expresión de Francisco Bulnes, intelectual orgánico del régimen de ese tiempo, los gobernantes hacían “chivos” o “negocios sucios con personas o empresas de grave influencia corruptora”.

En la época post revolucionaria fueron célebres los cañonazos de 50 mil pesos de los tiempos del presidente Álvaro Obregón; o el testimonio de Gonzalo N. Santos, legendario cacique de San Luis Potosí, que escribió en sus memorias: “la moral es un árbol que da moras y sirve para una chingada”.

Asimismo, es parte de este florido repertorio, la frase acuñada por Carlos Hank González, fundador del Grupo Atlacomulco o Atracomulco, que hoy detenta el poder en México, según la cual “un político pobre es un pobre político”.

Pero, aunque parezca increíble, lo que ha sucedido en materia de deshonestidad en el actual periodo neoliberal, no tiene precedente. En estos tiempos el sistema, en su conjunto, ha operado para la corrupción. El poder político y el poder económico se han alimentado y nutrido mutuamente, y se ha implantado como modus operandi el robo de los bienes del pueblo y de las riquezas de la nación.

La corrupción ahora es indudablemente mayor. En la época postrevolucionaria los gobernantes no se atrevían a privatizar las tierras ejidales, el agua, los bosques, las playas, los ferrocarriles, las minas, la industria eléctrica, ni mucho menos el petróleo; en contraste, en estos aciagos tiempos del neoliberalismo, los gobernantes se han dedicado, como en el porfiriato, a concesionar el territorio y a transferir empresas y bienes públicos a particulares nacionales y extranjeros.

No sólo se trata, como antes, de actos delictivos individuales o de una red de complicidades para hacer negocios al amparo del poder público; ahora la corrupción se ha convertido en la principal función del Estado. Un pequeño grupo ha confiscado todos los poderes y mantiene secuestradas las instituciones públicas para su exclusivo beneficio. El Estado ha sido tomado y convertido en un mero comité al servicio de una minoría. Y como decía León Tolstoi: Un Estado que no procura la justicia no es más que una banda de malhechores, una cuadrilla de bandidos.

Esta nueva operación de recambio del antiguo régimen comenzó hace 30 años, al mismo tiempo que se imponía en el resto del mundo, el llamado modelo neoliberal que, en esencia, es un mecanismo perverso para despojar a las naciones de sus recursos naturales y garantizar la prosperidad de unos cuantos mediante el sufrimiento de millones de seres humanos.

Es obvio que los promotores de esta política facciosa y excluyente, la envolvieron con dogmas y la implantaron con mucha propaganda orientada a convencernos de que las privatizaciones son la panacea.

El sofisma mayor consiste en asegurar que el Estado no tiene que promover el desarrollo, ni procurar la distribución del ingreso porque, si les va bien a los de arriba, según ellos, les irá bien a los de abajo, como si la riqueza en sí misma fuese permeable o contagiosa.

En México, semejante retacería de mentiras y disparates, junto con las llamadas “reformas estructurales”, se aplicaron de manera puntual y fueron utilizadas como parapeto para llevar a cabo el saqueo más grande que se haya registrado en la historia del país.

La política económica al servicio de la élite comenzó a impulsarse desde el gobierno de Miguel de la Madrid y se profundizó durante el sexenio de Carlos Salinas de Gortari. En ese lapso, de 1988 a 1994, los neoliberales ajustaron el marco jurídico, se reformó la constitución y las leyes secundarias para legalizar el pillaje, diciendo que se trataba de una “desincorporación de entidades paraestatales no estratégicas ni prioritarias para el desarrollo nacional”.

En todos los actos de despojo, hubo procesos de licitación, rendición de cuentas y “libros blancos”, pero en realidad se sabía de antemano quiénes serían los ganadores en las subastas. Es cosa de recordar que Salinas, su hermano Raúl y el secretario de Hacienda, Pedro Aspe, eran los encargados de palomear, acomodar y alinear a los apuntados que participaron en el reparto de empresas y bancos, que hasta ese momento formaban parte del patrimonio de la nación.

Así, fueron rematadas 18 instituciones de crédito y se enajenaron 251 empresas del sector público. Es decir, se privatizaron compañías como Telmex, Mexicana de Aviación, Televisión Azteca, Siderúrgica Lázaro Cárdenas, Altos Hornos de México, Astilleros Unidos de Veracruz, Fertilizantes Mexicanos, las minas de Cananea y Nacozari, aseguradoras, ingenios azucareros, fábricas de tractores, automóviles y motores, cemento, tubería y maquinaria, entre otras.

La entrega de bienes públicos a unos cuantos preferidos, no se limitó́ a bancos y empresas paraestatales. También fueron privatizadas las tierras ejidales, las autopistas, los puertos, los ferrocarriles, los aeropuertos y se incrementó el manejo de negocios de particulares nacionales y extranjeros en Petróleos Mexicanos y en la Comisión Federal de Electricidad.

Debe tenerse en cuenta que la política salinista se siguió aplicando durante los gobiernos de Zedillo, Fox y Calderón, y que el grupo original “compacto” creado por Salinas, que se benefició con el remate de bienes públicos, no sólo continuó acumulando dinero y apareciendo en la lista de los hombres más ricos del mundo, sino que también fue concentrando poder político hasta llegar a situarse muy por encima de las instituciones constitucionales.

En los hechos, son los integrantes de este grupo quienes verdaderamente mandan y deciden sobre cuestiones fundamentales en la Cámara de Diputados y en el Senado, en la Suprema Corte de Justicia de la Nación, en el Instituto Nacional Electoral y en el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, en la Procuraduría General de la República, en la Secretaría de Hacienda, y en los partidos Acción Nacional y Revolucionario Institucional. Además, poseen o controlan la mayoría de los medios de comunicación.

Esta élite de potentados, como es lógico, ha venido apostando a mantener la misma política de pillaje y ha impedido con trampas, dinero y manipulación, el cambio de régimen. Fruto de esta práctica antidemocrática fue la imposición de Enrique Peña Nieto como presidente de México, un subordinado más de la oligarquía, un personaje gris, cuya utilidad es meramente escenográfica.

Sin embargo, este nuevo pelele, por su alto grado de inmoralidad, servilismo e inconsciencia, está conduciendo al país a un mayor deterioro en todos los órdenes y a la pérdida de la tranquilidad y de la paz social. En menos de dos años, Peña Nieto ha logrado imponer, con apego a la agenda dictada desde el extranjero y con el contubernio de los grupos de poder en México, las llamadas reformas laboral, educativa, fiscal y energética, que agravian aún más al pueblo, atentan contra la soberanía y socavan la convivencia pacífica, alentando la frustración, el caos y la violencia.

La profundización de esta política irresponsable, se lleva a cabo repitiendo de manera sistemática mentiras, con el uso de los medios de información convencionales que están por entero a disposición del régimen corrupto y autoritario.

Algo que no se dice o no quiere aceptarse es que en México no hay democracia, lo que realmente existe es una dictadura simulada, que se ejerce y sostiene con el control casi absoluto de los medios de comunicación.

A fines del año pasado, se aprobaron en las cámaras del congreso, al mismo tiempo, las reformas fiscal y energética. La reforma al artículo 27 de la Constitución significa, como los mismos tecnócratas afirman con cinismo, otorgar “contratos de utilidad compartida” en la exploración y perforación de pozos petroleros; o dicho de otra forma, se trata de repartir a las compañías extranjeras las riquezas que serán arrebatadas al pueblo y a la nación.

Con la Reforma Fiscal aprobada se pretende compensar el desfalco que dejará el traslado de hasta 50 por ciento de la renta petrolera a empresas privadas. Con ese propósito aumentaron los impuestos y el déficit público; es decir, buscan obtener de los bolsillos de los mexicanos y endeudando al país 500 mil millones de pesos, cantidad equivalente a lo que tienen planeado entregar en utilidades a las compañías petroleras extranjeras.

Por si fuera poco, con la reforma al artículo 28 de la Constitución, sentaron las bases para privatizar la refinación del petróleo, la petroquímica, el gas y la industria eléctrica, así como la distribución, la comercialización y el transporte de los energéticos, cancelando la posibilidad de que un gobierno democrático pueda en el futuro utilizar este sector como palanca del desarrollo para industrializar al país, crear empleos y reducir el precio de las gasolinas, el gas y la luz.

Por eso dijimos en su momento, y lo seguimos sosteniendo, se trata del robo más grande, más grave y el más dañino de todos los tiempos, así como el más irresponsable acto de traición a la patria.

Claro está que, antes incluso de que Peña Nieto llegara al poder, justificaron toda esta operación de despojo con la consabida retórica de que lo hacen para promover la llegada de la inversión extranjera, que según ellos, reactivará la economía, creará empleos y dará bienestar a los mexicanos.

Pero esta es la misma mentira del progreso que fue utilizada durante el porfiriato para entregar a particulares nacionales y, sobre todo, a extranjeros, las tierras, las aguas, los bosques, las riquezas mineras y el petróleo, a costa del sometimiento, la pobreza, la cancelación de las libertades, los derechos políticos y la soberanía nacional.

Es por eso que, aun cuando este modelo económico se ha implantado en otros países del mundo con los mismos resultados desastrosos, para nosotros el llamado neoliberalismo no es nada nuevo, es neoporfirismo. Y nos indigna que los promotores de este retroceso, con la desfachatez que los a caracterizado, desde el principio hasta la actualidad, sostengan que esto es lo moderno, cuando en realidad significa retroceder a una de las épocas más siniestras de la historia de México. Su estrategia, en resumidas cuentas, consiste en regresarnos al pasado para quitarnos el futuro.

Es inocultable que el modelo económico de marras, o mejor dicho, la política de pillaje, se ha traducido en un rotundo fracaso en términos de bienestar colectivo y ha producido la ruina del país. En vez de avanzar en lo económico, social, moral y político, hemos retrocedido. Y no podría ser de otra forma. El supuesto nuevo paradigma, como le llaman, fue diseñado con el único fin de favorecer a una pequeña minoría de políticos corruptos y delincuentes de cuello blanco que se hacen pasar por hombres de negocios.

No son de ninguna manera políticas públicas pensadas para promover el desarrollo o procurar la justicia, atendiendo demandas sociales con fines humanitarios para evitar conflictos y violencia. Tampoco es gobernar con rectitud y honestidad. Se trata básicamente de dirigir toda la acción institucional hacia operaciones de traslado de bienes del pueblo y de la nación a particulares, con el engaño de que eso nos traerá prosperidad.

Es evidente que la privatización no es la panacea ni el camino hacia el crecimiento, el empleo y el bienestar. Si así fuera, ya se estarían viendo los resultados. A estas alturas conviene preguntar puntualmente a los defensores de esa política: ¿En qué se beneficiaron los mexicanos con la privatización del sistema de telecomunicaciones? ¿Qué no, acaso, los servicios de telefonía e internet son los más caros, atrasados y lentos del mundo?

¿Qué beneficios se han obtenido del monopolio de los medios de comunicación, cuyos concesionarios han recibido dinero a raudales del presupuesto público? Son guardianes del régimen corrupto y mantienen prácticas totalitarias que van desde la manipulación y el ocultamiento de la verdad, hasta el desprestigio y la destrucción de opositores.

¿En qué se avanzó con la privatización de los Ferrocarriles Nacionales, si en veinte años las empresas extranjeras, además de que no han construido nuevas líneas férreas, eliminaron los trenes de pasajeros y cobran lo que quieren por el transporte de carga?

Una imagen de lo más dolorosa de este funesto retroceso, es el caso de La Bestia o tren de la muerte, en el que se transportan los migrantes de México y de Centroamérica que por necesidad vienen a buscar trabajo a los Estados Unidos.

¿Cuál ha sido el beneficio para los mexicanos de la entrega de concesiones por 62 millones de hectáreas, el 30 por ciento del territorio nacional, para la explotación del oro, la plata y el cobre? Los trabajadores mineros mexicanos ganan, en promedio, dieciséis veces menos que los mineros de Estados Unidos y Canadá.

Un dato: las empresas de este ramo han extraído en solo 5 años la misma cantidad de oro y plata que se llevaron los españoles en 300 años. Sin embargo, durante la Colonia, mal que bien se construyeron bellos edificios y templos que hasta hoy se aprecian en los centros históricos de las ciudades mineras y de la capital del país. Ahora, en cambio no dejan nada, no hay ninguna obra, ningún beneficio, ni siquiera pagan impuestos por la explotación de esta riqueza, con el añadido de la destrucción y la contaminación impune de nuestro territorio. Es decir, estamos padeciendo del mayor saqueo de los recursos naturales en la historia de México.

En realidad, nada bueno ha significado esta política para el desarrollo de México. En 30 años, ni siquiera en términos cuantitativos, hemos avanzado. Al contrario, nos hemos colocado, incluso, por debajo de Haití en cuanto a crecimiento económico. La constante ha sido, como se advierte en la actualidad, el estancamiento económico y la falta de oportunidades de empleo, que ha obligado a millones de mexicanos a emigrar o a buscarse la vida en actividades consideradas como informales. Hoy, la mitad de los mexicanos trabaja en forma precaria y sin ninguna seguridad social.

Tampoco debemos pasar por alto que por culpa de la actual política económica, es decir, por el abandono de las actividades productivas y del campo, la falta de empleos y la desatención a los jóvenes, se desataron la inseguridad y la violencia que han cobrado miles de muertes en nuestro país.

Lastima expresarlo, pero ya llevamos mucho tiempo de luto ininterrumpido, ahora estamos consternados por el asesinato y desaparición de jóvenes normalistas en Iguala, Guerrero. Hace poco, un luchador social, el Padre Solalinde, dijo que México es una gran tumba clandestina.

Aunque no debemos olvidar que esta macabra y triste realidad es consecuencia de una política dictada por los centros de poder económicos y financieros del mundo y aplicada por un gobierno mafioso que no representa al común de los ciudadanos sino a una minoría inhumana y rapaz.

Además, en vez de atender las causas de las conductas antisociales, con mucha hipocresía buscan enfrentar la violencia con la violencia, el mal con el mal, pasando por alto que la paz y la tranquilidad son frutos de la justicia.

Por todo ello, reitero, hay que cambiar al régimen, no hay de otra. Es ilógico pensar que con la misma política económica y las reformas neoporfiristas podremos superar la decadencia. Por el contrario, y duele decirlo, mientras no haya un cambio de fondo, México se seguirá hundiendo.

El proyecto actual es inviable. La política económica es una copia fiel de la que se aplicó en el porfiriato, pero ya desde entonces quedó demostrado que ningún modelo funciona si la prosperidad de unos pocos se sustenta en el sometimiento de muchos.

Aquel fallido experimento desembocó en una revolución armada. Hoy es indispensable derrocar al régimen del PRIAN, como se hizo con Porfirio Díaz, pero sin violencia, con una revolución de las conciencias, despertando y organizando al pueblo para limpiar de corrupción a México y abolir lo más pronto posible las llamadas “reformas estructurales”, revertir las privatizaciones y recuperar los recursos naturales y los bienes de la nación.

La salida de la crisis de México está en retomar el ensayo democrático de Madero, aunado a la práctica de la honestidad y la justicia, hasta que estas virtudes se arraiguen y conviertan en hábito y cultura, porque solo así podrán erradicarse la desigualdad y la miseria pública, y serán restauradas la paz y la tranquilidad social. Y en eso andamos.”

*Nota publicada el 14 de octubre de 2014.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cómo llegó a Líbano la carga de nitrato de amonio que causó la devastadora explosión

Antes de dejarse en un almacén del puerto de Beirut durante 6 años el nitrato de amonio que causó la explosión tenía un destino muy distinto.
6 de agosto, 2020
Comparte
El MV Rhosus llegó a Beirut en 2013 con las 2.750 toneladas de nitrato de amonio.

EPA
El MV Rhosus llegó a Beirut en 2013 con las 2.750 toneladas de nitrato de amonio.

¿Cómo llegaron al puerto de Beirut las 2,750 toneladas de nitrato de amonio?

Esa es la pregunta que muchos se hacen desde que el presidente de Líbano, Michel Aoun, señalara al nitrato de amonio que llevaba seis años en el puerto de la capital en la explosión que dejó al menos 137 muertes y más de 5,000 heridos.

Y las miradas se han puesto en un hecho acontecido en 2013, cuando un barco arrendado por un ruso y con bandera de Moldavia atracó de emergencia en Beirut por problemas técnicos.

El gobierno no ha dicho que ese sea el origen del nitrato de amonio de la explosión, pero el barco transportaba, precisamente, la cantidad de 2,750 toneladas que fueron confiscadas por las autoridades libanesas.

Imagen del puerto de Beirut tras la explosión.

Getty Images
2,750 toneladas de amonio estuvieron almacenadas en el puerto de Beirut durante seis años.
beirut

BBC

El nitrato de amonio es un compuesto que puede ser utilizado como fertilizante pero también en la fabricación de explosivos.

Si no se almacena en las condiciones adecuadas, como parece ser el caso de lo que había en la capital libanesa, puede resultar muy peligroso.

A pesar de que el director general de Aduanas, Badri Daher y el encargado del puerto, Hassan Koraytem, advirtieron en repetidas ocasiones sobre el peligro que suponía mantener el nitrato de amonio sin las medidas de seguridad requeridas, su llamamiento fue ignorado.

Mientras que la pregunta sobre por qué se descuidó el nitrato de amonio durante seis años parece ser la clave de la investigación, al menos comienza a dilucidarse de dónde pudo proceder el compuesto.

Cómo acabó el nitrato de amonio en el puerto de Beirut

Las 2,750 toneladas de nitrato de amonio que investiga el gobierno libanés es la misma cantidad que las autoridades confiscaron a un buque de carga llamado MV Rhosus en 2013.

El MV Rhosus llevaba la bandera de Moldavia y transportaba el nitrato de amonio desde Georgia hasta Mozambique, pero sufrió problemas técnicos durante la travesía y tuvo que parar en Beirut.

rHOSUS

Reuters
En 2014, los tripulantes del Rhosus protestaron por haber sido retenidos en Beirut.
Rhosus

EPA
El Rhosus llegó a Beirut navegando con bandera de Moldavia.

Una vez allí, la nave fue inspeccionada por las autoridades libanesas y se le prohibió reemprender la ruta por no pagar las tarifas portuarias correspondientes, de acuerdo a un reporte de 2015 de Shiparrested, una red de abogados que gestiona asuntos legales de buques de carga.

El antiguo capitán de ese buque, el ruso Boris Prokoshev, fue entrevistado esta semana por la cadena rusa Radio Libertad de Siberia.

Según Prokoshev, la nave pertenecía al ciudadano ruso Igor Grechushkin, el cual se desentendió del asunto y no respondió al llamado de tripulantes y abogados para pagar las tarifas y continuar con la travesía.

Algunos de los tripulantes que iban en el barco fueron liberados, pero el capitán Prokoshev, otro ciudadano ruso y tres ucranianos fueron retenidos.

Ruta del Rhosus antes de llegar a Beirut.

BBC

Posteriormente, la carga de nitrato de amonio fue confiscada por las autoridades y trasladada a un contenedor del puerto por motivos de seguridad.

Shiparrested, que gestionó la liberación de los cuatro tripulantes retenidos, publicó que “la embarcación había sido abandonada por sus dueños”.

“Los esfuerzos por ponerse en contacto con los dueños y arrendatarios del barco así como con los compradores de la mercancía para pagar las tasas no fructificaron”, reportaron los abogados.

Prokoshev sostiene que Grechushkin aún le debe dinero a él y los tripulantes por los servicios prestados. Sin embargo, sus demandas no han tenido éxito porque este ya no reside en Rusia.

El antiguo capitán también aseguró en la entrevista con Radio Libertad que el barco estaba dañado por falta de mantenimiento y que se hundió después de haber sido liberados.

La BBC intentó ponerse en contacto con Grechushkin, pero no obtuvo respuesta.

Por qué nunca se movió el nitrato de amonio del puerto de Beirut

Desde el servicio árabe de la BBC, señalan que dar respuesta a esa pregunta es la clave a la hora de dirimir responsabilidades.

Según Nidale Abou Mrad, periodista de la BBC, muchos libaneses culpan a la corrupción y falta de liderazgo del país, un problema que llevan denunciando desde hace años.

Por su parte, el presidente Aoun prometió que se llevaría a cabo una investigación transparente.

El encargado general del puerto, Hassan Koraytem, y el director de aduanas libanesas, Badri Daher, insisten en que avisaron del peligro del nitrato de amonio almacenado pero que se les ignoró constantemente.

Bomberos buscan desaparecidos entre los escombros.

Getty Images
A la explosión siguió una frenética búsqueda de desaparecidos.
Barco destrozado en el puerto de Beirut.

Getty Images
El puerto de Beirut quedó devastado tras la explosión.

“Requerimos que fuera reexportado pero no ocurrió. Dejamos que los expertos e involucrados determinen por qué”, dijo Daher a la cadena libanesa LBCI.

De acuerdo a documentos oficiales, los funcionarios de aduanas enviaron cartas al sistema judicial buscando una solución hasta seis veces entre 2014 y 2017.

A causa de la investigación, el gobierno anunció este miércoles que se había puesto en arresto domiciliario a los encargados de vigilar el nitrato de amonio en el puerto.

Y el Consejo Superior de Defensa de Líbano ha prometido que los responsables se enfrentarán al “máximo castigo posible”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=FAfZ-GhFurA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.