La mexicanidad en 31 postales chidas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

La mexicanidad en 31 postales chidas

«México no son los tópicos con los que se le representa siempre», dice Roberto Rodríguez Aguilar, un diseñador mexicano que reside en España desde hace más de una década. Cuando llegué a Murcia, todo el mundo me hacía la broma del anuncio: «’¡Cuate, aquí hay tomate!’, y yo no sabía ni lo que era».
Por Yorokobu.es / Jaled Abdelrahim
20 de octubre, 2014
Comparte
Foto: Yorokobu.es.

Foto: Yorokobu.es.

Después de diez años observando que existen muchos que aún piensan que su país natal «se encuentra en Centroamérica o Sudamérica, en vez de en Norteamérica», entre otros deslices, ha decidido utilizar precisamente esos tópicos típicos -más sus habilidades artísticas- para explicar por qué México es mucho más que eso. «Había que situarlo geográficamente para esclarecer su ubicación, para empezar», suspira.

Su idea ha sido elaborar una monografía con el tema México (Monografía Incomprendida) compuesta por 31 ilustraciones en formato tarjeta postal e impresas en serigrafía, una técnica muy utilizada en el país azteca en la que tuvo que ser autodidacta, ya que no se impartía en sus clases de diseño en España. Además, en su packaging, que de momento es una colección de 50 unidades hechas a mano, incluye un desplegable con la explicación de lo que realmente quieren decir cada uno de esos repetidos iconos.

«Más allá del folclore, la mexicanidad es una actitud. El contraste de cultura y brabuconeo de un pueblo valiente, pero sanguinario», responde a la pregunta de cómo definir el concepto exactamente. «Contarlo gráficamente ya es otro tema».

A primera vista, lo que se ve en su colección son efigies conocidas como el Chapulín Colorado, un luchador enmascarado, Frida Kahlo, las tortillas de hacer tacos, Zapata, Carlos Slim o un chile. Es en un segundo análisis cuando el observador se da cuenta de «la ironía, el sarcasmo y el humor» que Rodríguez Aguilar utiliza como recursos habituales. «Segundas lecturas o recovecos a modo de pistas que complementan el tema de cada postal, que empujan al receptor a pensar, conocer y comprender del tema más a fondo», en sus propias palabras.

14

Quiso sacar punta tanto a lo positivo como a lo negativo que caracteriza los 31 estados del país, número que determinó la cantidad de postales: Emiliano Zapata porta sobre la cabeza una jaula de la que brota un mundito con alas. Es como el diseñador quiso plasmar «tierra y libertad», el lema del revolucionario. Las coronas europeas se igualan a los birretes universitarios en un país donde, a falta de nobles, el título es el de ‘licenciado’.

17

 

En la serigrafía del archiconocido Chapulín Colorado, el personaje aparece ante un círculo celestial y un texto que denuncia la postulación del humorista por convertir el aborto en un delito federal.

«Quiero que cada dibujo represente las dos versiones de los hechos. El país de contrastes que es México, de aspectos diametralmente opuestos», cuenta tras hablar de una postal en la que la figura de Carlos Slim, el hombre más rico de la Tierra, se erige ante un grupo de manos que se ahogan ante sus ojos hechos de euro y dólar.

 

19

 

«México posee un sinfín de elementos que solo están allí. Abarcan el espacio, la sociedad, la economía, las tradiciones, las aportaciones a la cultura, sucesos contemporáneos, fauna endémica, costumbres, formas de ser, de vivir… cosas que lo hacen particular», da fe oral de la variedad de puntos claves que a veces pasan desapercibidos.

Según su opinión, «el ser humano siempre ha tenido cierto recelo ante lo desconocido, y es comprensible ante algo que nos resulta novedoso, extraño, diferente, raro», acepta. Por eso él, «perfectamente consciente» de que sus «orígenes y el bagaje cultural» es «parte del equipaje» que trajo consigo, está dispuesto con este trabajo a «derribar mitos y estereotipos». «O confirmarlos».

Entre las manías buenas de su país, como «la veneración a las madres», también hay nocivas, no lo oculta. Como ejemplo de ello habla de cuatro ilustraciones repartidas en su colección que denuncian cómo el color de piel es algo que aún marca la diferencia en México siglos después del fin de colonos y colonizados. Para lograr exportar el mensaje en esos dibujos, lo que hizo fue adjetivar el cuarteto de ilustraciones, en los que salen personas de diferentes razas, repartiendo los calificativos entre ofensivos y celestiales en función de sus tonalidades epidérmicas.

«Vivimos en un mundo que se compromete cada vez menos socialmente», esgrime; «creemos que con un click o un “me gusta” podemos cambiar situaciones nada amables como la violencia machista, la discriminación, la desigualdad o la ignorancia. Yo creo en el poder de la imagen, estoy plenamente convencido de que formular mensajes de crítica social al espectador puede, de alguna manera, emplazarle a sensibilizarse, concienciarse y llevarle a la acción».

Cuenta el diseñador que hace esto porque «debe existir acceso a información más allá de lo trivial, de lo que los mass media ofrecen en sus contenidos filtrados». Opina que «es necesario conocer más a fondo una cultura para comprenderla», y aunque es de la idea de que el racismo se cura viajando y el fascismo leyendo, es consciente de que «no todas las personas pueden realizar un viaje físico, pero sí que pueden hacer un recorrido visual y conocer otras culturas». Las suyas están colgadas en la red gratuitamente.

«La ilustración es un vehículo idóneo para comunicar, y estoy convencido de que esta monografía puede cambiar la idea de ese México idealizado y mostrar que existe un abanico amplio de formas, colores, costumbres y maneras de ser mexicano».

*(Aquí podrás ver la colección de Rodríguez Aguilar junto a las explicaciones de cada ilustración)

29

26

28

25

22

21

18

 

16

15

13

20

12

10

11

9

8

7

6

5

4

3

2

1

30

27

24

23

0A

A2

Lea la nota original en Yorokobu.es.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Reuters

Por primera vez desde 1912, dos atletas comparten medalla de oro en unos Olímpicos

Una increíble final olímpica de salto de altura terminó con Mutaz Essa Barshim de Qatar y Gianmarco Tamberi de Italia obteniendo medallas de oro.
Reuters
1 de agosto, 2021
Comparte

No pasaba desde hacía más de un siglo.

Una increíble final olímpica de salto de altura en Tokyo 2020 terminó con Mutaz Essa Barshim de Qatar y Gianmarco Tamberi de Italia obteniendo medallas de oro.

Después de una competencia agotadora de dos horas, ambos quedaron empatados. Pero en un momento de nobleza competitiva, acordaron compartir el título, lo que provocó grandes celebraciones.

Tanto Barshim, de 30 años, como Tamberi, de 29, finalizaron con saltos de 2,37 metros y no tuvieron intentos fallidos hasta que quisieron superar los 2,39.

Después de tres fracasos cada uno a esa altura, un oficial olímpico primero les ofreció un desempate para decidir el ganador.

Mutaz Barshim y Gianmarco Tamberi

EPA
Mutaz Barshim y Gianmarco Tamberi en el momento de la victoria.

“¿Podemos tener dos oros?”, preguntó Barshim.

El oficial asintió y los dos atletas se dieron la mano y gritaron de alegría.

“Lo miro, él me mira y lo sabemos. Simplemente nos miramos y sabemos, eso es todo”, dijo Barshim.

“Es uno de mis mejores amigos, no solo en la pista, sino fuera de la pista. Trabajamos juntos. Este es un sueño hecho realidad. Es el verdadero espíritu, el espíritu deportista, y estamos aquí transmitiendo este mensaje”, añadió.

Histórico

Ambos hicieron historia: fue el primer podio olímpico conjunto en atletismo desde 1912.

Maksim Nedasekau de Bielorrusia se llevó el bronce, también saltó a 2,37 metros, pero tuvo más intentos fallidos en toda la competición.

Tamberi y Barshim se abrazaron antes de empezar a correr para celebrar con sus entrenadores y compañeros de equipo, flameando sus respectivas banderas.

Mutaz Barshim y Gianmarco Tamberi

Getty Images
Mutaz Essa Barshim le preguntó al oficial olímpico si podían tener dos medallas de oro quien respondió asintiendo con la cabeza y diciendo: “Si puede acceder a compartirla”.

Barshim puede agregar la medalla de oro a sus consecutivos títulos mundiales y es el ganador de la segunda medalla de oro olímpica de Qatar, después de que el levantador de pesas Fares Elbakh ganó la primera el sábado en la categoría masculina de 96 kg.

Tamberi todavía estaba celebrando en la pista cuando su compatriota Lamont Marcell Jacobs corrió a sus brazos, tras su sorpresiva victoria en la final masculina de los 100 metros.

Gianmarco Tamberi se abraza con Lamont Marcell Jacobs

EPA
Gianmarco Tamberi se abraza con Lamont Marcell Jacobs, quien ahora es el hombre más veloz del mundo.

Tamberi y Barshim tuvieron que superar graves lesiones en sus carreras, pero este último dice que los sacrificios valieron la pena.

“Es asombroso. Este es un sueño del que no quiero despertar”, dijo.

“He pasado por mucho. Fueron cinco años que he estado esperando, con lesiones y muchos contratiempos. Pero hoy estamos aquí compartiendo este momento y todos los sacrificios. Realmente vale la pena ahora, en este momento”, analizó.

Tamberi tuvo que tomarse un tiempo para recuperarse de una lesión que amenazó su carrera y que lo eliminó de Río 2016.

“Después de mis lesiones, solo quería volver, pero ahora tengo este oro, es increíble. Soñé con esto tantas veces”, dijo el italiano.

“Me dijeron en 2016, justo antes de Río, que existía el riesgo de que no pudiera competir más. Ha sido un largo viaje”, añadió.

Tamberi en uno de los saltos.

EPA
#BBCMundoenTokio

BBC

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=48AJvj6BYwA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.