Las calaveras mexicanas se maquillan en Barcelona
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Las calaveras mexicanas se maquillan en Barcelona

Ulises Mendicutty, un director de arte mexicano residente en Barcelona y trabajó con fabricantes de objetos en Guadalajara, aplica a las calaveras mexicanas cambios modernos en sus elementos más llamativos, con lo que busca "darles un toque" para que volvieran a levantar pasiones.
Por Jaled Abdelrahim / Yorokobu.es.
26 de octubre, 2014
Comparte
Foto: Yorokobu.es.

Foto: Yorokobu.es.

Ulises Mendicutty, un director de arte mexicano residente en Barcelona, sabe que eso de la artesanía es «una cosa de gringos». «Los artesanos de mi país, a la hora de trabajar, siempre ponen todo de su parte, pero luego la gente allí no las compra a no ser que sean turistas», se lamenta. Él, que trabajó con fabricantes de objetos en Guadalajara, sabe que lo que realizan son buenas obras, pero se preguntaba cómo hacer «para que el público estuviera interesado en esa producción», la que no adquirían porque siempre habían visto.

«¿Modernizar el proceso?», se planteó, pero sentía que eso sería «una traición a la tradición». Tenía una mejor idea: si de esos objetos, los tradicionales, se mantuviera su producción y sus elementos más llamativos, sería cuestión «de darles un toque» para que volvieran a levantar pasiones. A su vena artística le inyectó su formación en comunicación y de ahí brotó una idea para conseguir el objetivo: nacía Itzmin.

El resultado de todo ese planteamiento, en su tercera edición, se podrá ver expuesto en el espacio artístico Miscelanea (Barcelona) del 31 de Octubre al 2 de Noviembre. Después habrá otra segunda muestra en la ciudad en Warlus Hub (del 7 al 19 de Noviembre). «Se trata de un proyecto en el que artistas, diseñadores y creativos interactúan de manera plástica con obras de artesanos mexicanos», explica la idea Mendicutty. «El fin es generar un nuevo tipo de producto en una plataforma en la que los creativos utilizan la artesanía como lienzo».

typebrain

PROPUESTAS YOROKOBU 2

Juan Cardosa(* Las imágenes de esqueletos completos que se muestran en este artículo son algunas de las que se podrán ver en las muestras de Barcelona).

Todo el plan comenzó en 2012. Estando en México, Ulises adquirió 28 calaveras tradicionales de artesanos de Guerrero. Su primera idea fue utilizar esos cráneos de barro como soporte para darles él mismo «un toque» atractivo. Luego pensó: «hay gente joven, diseñadores, artistas, creativos… que están haciendo cosas muy buenas. ¿Qué tal si cada uno hiciera su propia versión de la calavera?».

Contactó con 28 de sus favoritos estando en DF, les convenció de su plan, le dio un molde a cada uno y volvió a recogerlos. Cargó los 28 cocos en la maleta y se los llevó a Barcelona. Allí montó el equipo de Itzmin (formado por su novia, su hermano y un par de amigos) para empezar a dar a conocer el renovado producto que traían. En sus nuevos trajes, las huesudas cabezas habían despertado un interés que las paseó por diferentes muestras de la ciudad condal y hasta posaron en galería durante las Fiestas de Gracia.

La segunda vez cambió de artesanos para ampliar el espectro; en este caso eligió 40 cabezas cerámicas de Morelos. Para esta ocasión, en la que expondrían en México, fueron patrocinados y más de 200 postulantes se pusieron en contacto con ellos para poder intervenir alguno de las 40 molleras.

La muestra que tienen ahora es la tercera. «En esta elegimos visitar a los artesanos de Arrazola (Oaxaca)», habla de lo que podrá disfrutar en los próximos días el público en Barcelona. «Esta vez, en vez de calaveras, son esqueletos enteros. Nos los propuso la familia Jiménez, que precisamente es la fundadora de la tradición de los alebrijes* en México. Y por otra parte, esta vez sí le quise tirar a la gente que más admiro», explica el ideólogo el proceso de selección de artistas para esta entrega. «Dije: ¿por qué no tocar a sus puertas? Si se lo digo a Sergio Mora, ¿por qué no?; y si se lo digo a Ricardo Cavolo, ¿por qué no?; ¿y a Gino Rubert?; ¿y a Amaia Arrazola?; ¿y a Julia Solans?…», comienza a enumerar su lista de pintadores de muertos.

Para las jornadas en Miscelánea, además Itzmin tiene preparado un taller de autorretrato calavérico con motivo de la celebración del Día de Muertos (día 2 a las 18:00). «Los asistentes podrán realizar un autorretrato a tamaño real en esqueleto y con la más pura estética mexicana; la participación es gratis pero hay que hacer una reserva al mail [email protected]», informa el organizador.

«La artesanía es lo que puede mostrar algo bueno, algo de luz, en medio de la nube negra que cubre mi país para la gente que nos ve desde el extranjero», cuenta Mendicutty el motivo por el que quiere revitalizar estas tradiciones, aunque no esté sacando un solo euro de todo ello. «México es creatividad, arte, colores, cultura… eso es lo bonito que tenemos. Yo, que vivo fuera y tengo los medios para hacerlo, pensé qué podría hacer por mi país y me respondí: mostrar todo lo bonito que tenemos, volver a hacer de México buenas palabras».

*(En México los alebrijes son unas extendidas esculturas artesanales hechas en diversos tipos de material que representan monstruos de toda clase de formas. El difunto padre de Isaías Jiménez, el padre del contacto de Mendicutty, fue el primero que comenzó a hacerlos. Representaban figuras que él había soñado)

Lea la nota original en Yorokobu.es.

Mónica Ortiz

Julia Solans

Mike Sandoval

Isaias Jimenes(artesano)

IMG_9326

Gino Rubert

SONY DSC

SONY DSC

SONY DSC

SONY DSC

Aroek

SONY DSC

itzok

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Por qué algunas personas contraen COVID entre la primera y segunda dosis de la vacuna

Aunque varios países vayan avanzados en la vacunación, el virus sigue avanzando. Los expertos recomiendan seguir protegiéndose incluso después de ser inoculado.
10 de marzo, 2021
Comparte

La enfermera Maria Angélica Sobrinho, de 53 años, fue la primera en ser vacunada contra la covid-19 en la ciudad de Bahía en Brasil. Unos días después, empezó a mostrar síntomas y se le diagnosticó una infección por coronavirus.

Sobrinho no es la única persona que ha pasado por esto. En varios países del mundo se han reportado casos de otros pacientes que durante el intervalo de al menos 21 días entre la primera y la segunda dosis han contraído la enfermedad.

Es algo han aprovechado quienes difunden noticias falsas y bulos en las redes sociales para afirmar que los productos base de las vacunas podrían llegar hasta a matar.

Por ello, antes de alarmarse o compartir este tipo de informaciones, es preciso tener mucho cuidado y entender lo que está pasando.

Entonces ¿cómo es posible dar positivo por covid-19 entre la primera y segunda dosis de la vacuna?

Protección incompleta

Varias de las vacunas que ya se administran en distintos países requieren dos dosis para asegurar la protección completa, como la de Pfizer, Oxford/AstraZeneca, Coronavac, Moderna o Sputnik V.

El tiempo entre una dosis y otra varía según el fabricante. Pfizer recomienda dejar pasar 21 días y la Universidad de Oxford unos tres meses, por ejemplo.

Personal médico preparando una dosis de SinoVac.

Getty Images
Muchas de las vacunas que ya se administran requieren dos dosis para conseguir la protección máxima.

Ninguna vacuna disponible es capaz de proteger antes de que hayan pasado 14 días desde que se aplicó primera dosis, ya sea contra la covid-19 u otra enfermedad”, aclara la doctora Isabella Ballalai, vicepresidenta de la Sociedad Brasileña de Inmunizaciones.

Con independencia de la tecnología, las vacunas suelen contener antígenos, unas sustancias que interactúan con el sistema inmune y crean los anticuerpos necesarios para combatir una futura invasión vírica.

La cuestión es que este proceso tarda un tiempo en completarse: las células inmunitarias necesitan reconocer los antígenos, “interactuar” con ellos y crear una reacción satisfactoria. Este trabajo suele tomar unas dos semanas.

Por ello es necesario que el paciente que reciba una primera dosis siga protegiéndose con el uso de mascarillas, el distanciamiento social y el lavado frecuente de manos entre otras medidas.

“Recibir las dos dosis tampoco implica estar liberado para tener una ‘vida normal’. Por lo que sabemos, la vacuna protege contra las consecuencias más graves de la covid-19, pero las personas inmunizas podrían seguir transmitiendo el virus a otros”, complementa Ballalai.

Si la vacunación también ralentizará la propagación del virus se está investigando en los estudios preliminares de los primeros meses de campaña.

Por lo tanto, mientras el virus continúe circulando a niveles altos y no haya una gran parte de la población vacunada, la recomendación es seguir las medidas de control y respetar las restricciones.

Panel informativo sobre el uso correcto de mascarillas en un aeropuerto.

Getty Images
A pesar de ir vacunados, es preciso seguir respetando las restricciones y medidas que impongan las autoridades.

Imposibilidad científica

Otro bulo que circuló recientemente señalaba la posibilidad de que la propia vacuna cause covid-19.

Pero eso, dice Ballalai, es absolutamente imposible.

“Los inmunizadores están hechos con virus inactivados y ni siquiera de milagro podrían causar la enfermedad“, dice la especialista.

Este, por cierto, es un mito que aparece cada año durante las campañas contra el virus de la influenza, que suele circular en otoño e invierno.

“El sujeto recibe la vacuna y unos días después presenta síntomas de gripe. Entonces llega a creer que la culpa es de la dosis aplicada”, apunta Ballalai.

De nuevo, la explicación está en el tiempo que se necesita para que proteja: mientras el sistema inmunológico no cese la producción de anticuerpos, el riesgo de infectarse con influenza (o coronavirus, en el ejemplo actual) es alto.

CoronaVac, la vacuna china, está hecha con virus inactivos, un modelo utilizado en la ciencia durante muchas décadas.

Como su nombre lo indica, los coronavirus presentes en ampollas se someten a un proceso con sustancias químicas y cambios de temperatura que lo inactivan y eliminan cualquier posibilidad de que invadan las células y se repliquen en nuestro organismo.

Ampollas de CoronaVac.

Getty Images
La vacuna CoronaVac se basa en virus inactivos y es imposible que produzcan la enfermedad en el organismo.

Cuidados y recomendaciones

También es importante saber que los efectos adversos de las vacunas son poco frecuentes, pero posibles.

“El individuo puede tener fiebre, malestar y un poco de dolor”, ejemplifica Ballalai.

Si el malestar no desaparece después de unos días o se vuelve más intenso, es importante buscar consejo médico.

Se debe al hecho de que estos síntomas incluso pueden ser causados ​​por el efecto de las vacunas, pero también son característicos del propio covid-19 y sería importante descartarlos.

Con más de 200 millones de dosis de vacunas contra la covid-19 administradas por el mundo y la rapidez con que se sigue inoculando en ya varios países, de momento no hay noticias sobre efectos colaterales preocupantes que justifiquen la paralización de las campañas.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PdtPAfO8A2o

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.