Las calaveras mexicanas se maquillan en Barcelona
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Las calaveras mexicanas se maquillan en Barcelona

Ulises Mendicutty, un director de arte mexicano residente en Barcelona y trabajó con fabricantes de objetos en Guadalajara, aplica a las calaveras mexicanas cambios modernos en sus elementos más llamativos, con lo que busca "darles un toque" para que volvieran a levantar pasiones.
Por Jaled Abdelrahim / Yorokobu.es.
26 de octubre, 2014
Comparte
Foto: Yorokobu.es.

Foto: Yorokobu.es.

Ulises Mendicutty, un director de arte mexicano residente en Barcelona, sabe que eso de la artesanía es «una cosa de gringos». «Los artesanos de mi país, a la hora de trabajar, siempre ponen todo de su parte, pero luego la gente allí no las compra a no ser que sean turistas», se lamenta. Él, que trabajó con fabricantes de objetos en Guadalajara, sabe que lo que realizan son buenas obras, pero se preguntaba cómo hacer «para que el público estuviera interesado en esa producción», la que no adquirían porque siempre habían visto.

«¿Modernizar el proceso?», se planteó, pero sentía que eso sería «una traición a la tradición». Tenía una mejor idea: si de esos objetos, los tradicionales, se mantuviera su producción y sus elementos más llamativos, sería cuestión «de darles un toque» para que volvieran a levantar pasiones. A su vena artística le inyectó su formación en comunicación y de ahí brotó una idea para conseguir el objetivo: nacía Itzmin.

El resultado de todo ese planteamiento, en su tercera edición, se podrá ver expuesto en el espacio artístico Miscelanea (Barcelona) del 31 de Octubre al 2 de Noviembre. Después habrá otra segunda muestra en la ciudad en Warlus Hub (del 7 al 19 de Noviembre). «Se trata de un proyecto en el que artistas, diseñadores y creativos interactúan de manera plástica con obras de artesanos mexicanos», explica la idea Mendicutty. «El fin es generar un nuevo tipo de producto en una plataforma en la que los creativos utilizan la artesanía como lienzo».

typebrain

PROPUESTAS YOROKOBU 2

Juan Cardosa(* Las imágenes de esqueletos completos que se muestran en este artículo son algunas de las que se podrán ver en las muestras de Barcelona).

Todo el plan comenzó en 2012. Estando en México, Ulises adquirió 28 calaveras tradicionales de artesanos de Guerrero. Su primera idea fue utilizar esos cráneos de barro como soporte para darles él mismo «un toque» atractivo. Luego pensó: «hay gente joven, diseñadores, artistas, creativos… que están haciendo cosas muy buenas. ¿Qué tal si cada uno hiciera su propia versión de la calavera?».

Contactó con 28 de sus favoritos estando en DF, les convenció de su plan, le dio un molde a cada uno y volvió a recogerlos. Cargó los 28 cocos en la maleta y se los llevó a Barcelona. Allí montó el equipo de Itzmin (formado por su novia, su hermano y un par de amigos) para empezar a dar a conocer el renovado producto que traían. En sus nuevos trajes, las huesudas cabezas habían despertado un interés que las paseó por diferentes muestras de la ciudad condal y hasta posaron en galería durante las Fiestas de Gracia.

La segunda vez cambió de artesanos para ampliar el espectro; en este caso eligió 40 cabezas cerámicas de Morelos. Para esta ocasión, en la que expondrían en México, fueron patrocinados y más de 200 postulantes se pusieron en contacto con ellos para poder intervenir alguno de las 40 molleras.

La muestra que tienen ahora es la tercera. «En esta elegimos visitar a los artesanos de Arrazola (Oaxaca)», habla de lo que podrá disfrutar en los próximos días el público en Barcelona. «Esta vez, en vez de calaveras, son esqueletos enteros. Nos los propuso la familia Jiménez, que precisamente es la fundadora de la tradición de los alebrijes* en México. Y por otra parte, esta vez sí le quise tirar a la gente que más admiro», explica el ideólogo el proceso de selección de artistas para esta entrega. «Dije: ¿por qué no tocar a sus puertas? Si se lo digo a Sergio Mora, ¿por qué no?; y si se lo digo a Ricardo Cavolo, ¿por qué no?; ¿y a Gino Rubert?; ¿y a Amaia Arrazola?; ¿y a Julia Solans?…», comienza a enumerar su lista de pintadores de muertos.

Para las jornadas en Miscelánea, además Itzmin tiene preparado un taller de autorretrato calavérico con motivo de la celebración del Día de Muertos (día 2 a las 18:00). «Los asistentes podrán realizar un autorretrato a tamaño real en esqueleto y con la más pura estética mexicana; la participación es gratis pero hay que hacer una reserva al mail [email protected]», informa el organizador.

«La artesanía es lo que puede mostrar algo bueno, algo de luz, en medio de la nube negra que cubre mi país para la gente que nos ve desde el extranjero», cuenta Mendicutty el motivo por el que quiere revitalizar estas tradiciones, aunque no esté sacando un solo euro de todo ello. «México es creatividad, arte, colores, cultura… eso es lo bonito que tenemos. Yo, que vivo fuera y tengo los medios para hacerlo, pensé qué podría hacer por mi país y me respondí: mostrar todo lo bonito que tenemos, volver a hacer de México buenas palabras».

*(En México los alebrijes son unas extendidas esculturas artesanales hechas en diversos tipos de material que representan monstruos de toda clase de formas. El difunto padre de Isaías Jiménez, el padre del contacto de Mendicutty, fue el primero que comenzó a hacerlos. Representaban figuras que él había soñado)

Lea la nota original en Yorokobu.es.

Mónica Ortiz

Julia Solans

Mike Sandoval

Isaias Jimenes(artesano)

IMG_9326

Gino Rubert

SONY DSC

SONY DSC

SONY DSC

SONY DSC

Aroek

SONY DSC

itzok

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Tan lento como sea posible: 'la pieza musical más larga del mundo' planeada para sonar hasta 2640

Una obra experimental del compositor John Cage comenzó a sonar en 2001 y, si todo sale según lo planeado, deberá poder escucharse durante más de 600 años.
15 de septiembre, 2020
Comparte
El órgano de Tan lento como sea posible.

Reuters
El órgano está ubicado en una iglesia de Alemania.

Tan lento como sea posible.

Ese es el título una obra musical avant-garde del compositor estadounidense John Cage (Los Ángeles 1912 – Nueva York, 1992).

El título de la melodía no es una metáfora, por el contrario, el objetivo es que sea “la pieza musical más larga y más lenta del mundo”.

Desde 2001, un órgano especialmente diseñado para esta melodía comenzó a interpretar la obra en la iglesia San Burchardi, en Halberstadt, Alemania.

Tuvo una pausa de 17 meses y, desde entonces, el sonido del incesante del órgano retumba entre las paredes de la iglesia.

Aquí puedes escuchar cómo suena Tan lento como sea posible:

Pueden pasar años entre un cambio de acorde y otro. Desde que comenzó el concierto, solo ha habido 14 cambios de acordes.

El más reciente fue el pasado 5 de septiembre. Antes de eso, el órgano había sostenido la misma nota desde 2013.

El próximo cambio de “Tan lento como sea posible” está programado para el 5 de febrero de 2022.

A ese ritmo de interpretación, el concierto terminará en 2640.

El órgano de Tan lento como sea posible.

Reuters
Los operarios del órgano utilizan bolsas de arena para sostener los arcordes.

¿De qué se trata la pieza?

Tan lento como sea posible es parte del Órgano John Cage, un proyecto artístico que tiene la misión de interpretar la melodía que el artista compuso en 1985.

Rainer Neugebauer, director del proyecto, dice con esta obra Cage buscaba liberar los sonidos de cualquier intención, retórica o moralidad.

“Es un proyecto de arte a la vez radical, irritante, abierto y extremadamente delicado”, le dice Neugebauer a BBC Mundo.

Según Neugebauer, el hecho de tener acordes sostenidos produce la sensación de que “el tiempo está detenido” o de que surge la noción de eternidad.

El órgano de Tan lento como sea posible.

Reuters
La partitura está planeada para interpretarse durante más de 600 años.

La obra, según los encargados del proyecto, también es un “símbolo de confianza en el futuro”.

Música en medio de la pandemia

Para cada cambio de acorde, un grupo de operarios intercambian los tubos metálicos del órgano y añaden bolsas de arena para lograr y mantener lo que dicta la partitura.

Muchos de los fanáticos que llevaban siete años esperando este momento, tuvieron que conformarse con ver el cambio de acorde a través de una pantalla gigante, debido a las restricciones impuestas por la pandemia de coronavirus.

Iglesia

Reuters
Cientos de fanáticos llegaron a ver el cambio de acorde, pero debido a las restricciones por el coronavirus no todos pudieron entrar a la iglesia.

Según Neugebauer, la pandemia ha reducido significativamente el número de visitantes que reciben, por lo que también reciben menos donaciones.

Aun así, Neugebauer es optimista con el futuro del proyecto.

“Quizás en 2620, 20 años de que termine la interpretación según lo planeado, alguien diga: ‘Oh, esto no es lo más lento posible, vamos a tocarlo un poco más lento y le añadiremos algunos años o siglos’”, concluye Neugebauer.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=6kQ0oCfV43I

https://www.youtube.com/watch?v=0fHkEolNWFc&t=47s

https://www.youtube.com/watch?v=jizwCrw_WEU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.