Nueve claves para acabar con la desigualdad en el mundo, según Oxfam (informe completo)
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Nueve claves para acabar con la desigualdad en el mundo, según Oxfam (informe completo)

Aunque la lucha contra la pobreza continúa, la desigualdad aumenta, por ello es necesario que los gobiernos cumplan con algunos compromisos, de acuerdo con un reporte.
29 de octubre, 2014
Comparte

pobrezacon001

De acuerdo con la ONU, más de mil 200 millones de personas en el mundo sobreviven con menos de 1.25 dólares diarios y 2 mil 400 millones con menos de dos dólares; un problema agravado por el hecho de que siete de cada 10 personas viven actualmente en un país donde la desigualdad entre ricos y pobres es mayor que hace 30 años, según el más reciente informe de la organización internacional de combate a la pobreza Oxfam, Iguales: Acabemos con la desigualdad extrema. Es hora de cambiar las reglas.

Los números de la desigualdad: Hasta 2014, las 85 personas más ricas del planeta tienen la misma riqueza que la mitad más pobre de la humanidad; Bill Gates, por ejemplo, si quisiera agotar su fortuna gastando 1 millón de dólares al día, tardaría 218 años. Asimismo, de 2009 a 2013, el número de millonarios pasó de 10 a 13.7 millones de personas, detalla el reporte.

Pero la desigualdad económica no es inevitable, ni natural o necesaria, es el resultado de “elecciones políticas deliberadas”.

“Es posible revertir la desigualdad. Las normas y sistemas que han dado lugar a la actual explosión de la desigualdad tienen que cambiar. Son necesarias medidas urgentes que equilibren la situación, a través de la aplicación de políticas que redistribuyan el dinero y el poder de manos de las élites a las de la mayoría de la población”, de acuerdo con Oxfam.

Las claves para lograrlo

Pero, ¿qué se necesita para combatir la desigualdad? Según el informe de Oxfam, los ejes son los siguientes:

  • Hacer que los gobiernos trabajen para los ciudadanos y hagan frente a la desigualdad extrema

Esto implica que los gobiernos hagan a un lado los intereses de las grandes empresas y se centren en la voluntad del pueblo; esto debe ir acompañado de acuerdos mundiales y estrategias nacionales. Compromisos concretos: un objetivo post-2015 dedicado a erradicar la desigualdad extrema en 2030; comisiones nacionales de desigualdad; divulgación pública de las actividades de lobby; libertad de expresión y libertad de prensa.

  • Fomentar la igualdad económica y los derechos de las mujeres. 

La política económica debe hacer frente a la desigualdad económica y a la discriminación de género. Los compromisos concretos: compensación por el trabajo de cuidados no remunerado; acabar con la brecha salarial entre hombres y mujeres; igualdad entre hombres y mujeres  en cuanto a los derechos de herencia y sobre la tierra; recoger datos para evaluar los efectos de la política económica en niñas y mujeres.

  • Pagar a los trabajadores un salario digno 

Elevar los salarios mínimos hasta convertirlos en “salarios dignos” y protección del derecho de asociación y de huelga de los trabajadores.

  • Distribuir la carga fiscal de forma justa y equitativa

Trasladar la carga tributaria del trabajo y el consumo al patrimonio, el capital y las rentas derivados de dichos bienes; transparencia sobre los incentivos fiscales; aplicar impuestos nacionales sobre el capital y explorar la posibilidad de un impuesto mundial sobre la riqueza.

  • Subsanar los vacíos legales en la fiscalidad internacional y las deficiencias en su gobernanza

Creación de un nuevo organismo mundial de gobernanza para cuestiones fiscales; elaboración de informes públicos esglosados por país; registros públicos de los beneficiarios reales; intercambio multilateral y automático de información fiscal, también con los países en desarrollo que no puedan proporcionar esa información; acabar con el uso de paraísos fiscales, a través de una lista negra y de sanciones; hacer que las empresas tributen en función de su actividad económica real.

  • Lograr servicios públicos gratuitos universales para todas las personas en 2020

Eliminar las tarifas a usuarios; cumplir con los compromisos de gasto; dejar de conceder subvenciones públicas a la prestación de servicios sanitarios y educativos por parte de empresas privadas, y revisar las ya existentes; excluir los servicios públicos y los medicamentos de los acuerdos de comercio e inversión.

  • Establecer una base de protección social universal

La protección social reduce la desigualdad y garantiza la existencia de una red de seguridad que protege a las personas más pobres y vulnerables. Dichas redes de seguridad deben ser universales y permanentes. Entre los compromisos concretos que deben realizarse están: servicios universales de atención y cuidado de niños y personas mayores; ingresos mínimos garantizados a través de subvenciones universales por menores a cargo, prestaciones por desempleo y pensiones.

  • Destinar la financiación para el desarrollo a la reducción de la desigualdad y la pobreza, y fortalecer el pacto entre la ciudadanía y sus Gobiernos

La financiación para el desarrollo, si se dedica a apoyar el gasto gubernamental en bienes públicos, puede contribuir a reducir la desigualdad, además de mejorar la rendición de cuentas de los Gobiernos ante sus ciudadanos. Entre los compromisos concretos que deben realizarse están: incrementar la inversión de los donantes en servicios públicos gratuitos y en la movilización de los recursos domésticos; evaluar la eficacia de los programas en virtud de su manera de apoyar a la ciudadanía para que ésta haga frente a la desigualdad, así como en términos de promoción de la participación democrática.

  • Modificar el sistema mundial de investigación y desarrollo (I+D) y de fijación de los precios de los medicamentos para garantizar el acceso de todas las personas a medicamentos adecuados y asequibles

El informe completo:

Informe Oxfam México (Completo Sin Embargo)

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¿Las mutaciones están volviendo al COVID-19 más infeccioso?

Si bien se han detectado miles de cambios en el virus, hasta ahora los científicos solo han registrado uno que posiblemente altera su comportamiento.
25 de julio, 2020
Comparte

El coronavirus que está amenazando al mundo en este momento no es el mismo que el coronavirus que surgió por primera vez en China.

El SARS-CoV-2, el nombre oficial del virus que causa la enfermedad covid-19, está mutando.

Pero, si bien los científicos han detectado miles de mutaciones, o cambios en el material genético del virus, hasta ahora solo se ha señalado una que podría alterar su comportamiento.

Las preguntas cruciales sobre esta mutación son: ¿esto hace que el virus sea más infeccioso, o letal, en humanos? ¿Y podría representar una amenaza para el éxito de una futura vacuna?

Este coronavirus en realidad está cambiando muy lentamente en comparación con un virus como el de la gripe.

Con niveles relativamente bajos de inmunidad natural en la población, sin vacuna y pocos tratamientos efectivos, no tiene presión para adaptarse.

La mutación señalada, llamada D614G y situada dentro de la proteína espiga -la proteína en forma de punta que el virus utiliza para penetrar en nuestras células- apareció en algún momento después del brote inicial de Wuhan, probablemente en Italia. Ahora se ve en hasta en el 97% de las muestras en todo el mundo.

Ventaja evolutiva

La pregunta es si este dominio significa que la mutación que le da al virus alguna ventaja, o si es solo por casualidad.

coronavirus

Getty Images
La mutación D614G se sitúa dentro de la proteína espiga, la que el virus utiliza para penetrar en nuestras células

Los virus no tienen un gran plan. Mutan constantemente y, si bien algunos cambios ayudan a que un virus se reproduzca, algunos pueden dificultarlo. Otros son simplemente neutrales.

Son un “subproducto del virus que se replica”, dice la doctora Lucy van Dorp, del University College London. “Hacen autostop” sobre el virus sin cambiar su comportamiento.

La mutación que ha surgido podría haberse generalizado solo porque tuvo lugar temprano en el brote y se extendió, algo conocido como el “efecto fundador”. Esto es lo que para la doctora Van Dorp y su equipo probablemente explica que la mutación D614G sea tan común. Pero esto es cada vez más controvertido.

Un número creciente -tal vez la mayoría- de virólogos cree ahora, como explica el doctor Thushan de Silva, de la Universidad de Sheffield, que hay suficientes datos para decir que esta versión del virus tiene una “ventaja selectiva” -una ventaja evolutiva- sobre la versión anterior.

Aunque todavía no hay pruebas suficientes para decir que “es más transmisible” en las personas, dice De Silva, está seguro de que “no es neutral”.

 

Cuando se estudió en condiciones de laboratorio, el virus mutado ingresó con mayor eficacia a las células humanas que aquellos sin la variación, dicen los profesores Hyeryun Choe y Michael Farzan, en la Universidad Scripps en Florida.

Los cambios en las proteínas espiga que usa el virus para adherirse a las células humanas parecen permitirle “pegarse mejor y funcionar de manera más eficiente”.

Pero ahí es donde pusieron el límite.

El profesor Farzan dijo que las proteínas espiga de estos virus eran diferentes de una manera que era “consistente con, pero no demostraba, una mayor transmisibilidad”.

Pruebas de laboratorio

En el Genome Technology Center de la Universidad de Nueva York, el doctor Neville Sanjana, quien normalmente pasa su tiempo trabajando en la tecnología de edición genética CRISPR, ha ido un paso más allá.

Su equipo editó un virus para que tuviera esta alteración en la proteína espiga y lo enfrentó contra un virus SARS-CoV-2 real del brote inicial de Wuhan, sin la mutación, en las células de los tejidos humanos. Él cree que los resultados demuestran que el virus mutado es más transmisible que la versión original, al menos en el laboratorio.

Van Dorp señala que “no está claro” cuán representativos son estos resultados de la transmisión en pacientes reales. Pero el profesor Farzan dice que estas “marcadas diferencias biológicas” fueron “lo suficientemente sustanciales como para inclinar un poco la evidencia” a favor de la idea de que la mutación está haciendo que el virus se propague mejor.

Fuera de una placa Petri, hay alguna evidencia indirecta de que esta mutación hace que el coronavirus sea más transmisible en humanos. Dos estudios han sugerido que los pacientes con este virus mutado tienen mayores cantidades del virus en sus muestras de hisopos.

Sin embargo, no encontraron evidencia de que esas personas se enfermaran o permanecieran en el hospital por más tiempo.

coronavirus particles in pink

SCIENCE PHOTO LIBRARY
Dos estudios han sugerido que los pacientes con la versión mutada del coronavirus tienen mayores cantidades del virus en sus muestras de hisopos.

En general, que sea más transmisible no significa que un virus sea más letal; de hecho, suele ser cierto lo contrario. No hay evidencia de que este coronavirus haya mutado para enfermar más o menos a los pacientes.

Pero incluso cuando se trata de transmisibilidad, la carga viral es solo una indicación de qué tan bien se está propagando el virus dentro de una sola persona. No explica necesariamente lo eficaz que es infectando a otros.

El “estándar de oro” de la investigación, un ensayo controlado, aún no se ha llevado a cabo. Eso podría implicar, por ejemplo, infectar a los animales con una u otra variante del virus para ver cuál se propaga más en una población.

La profesora Bette Korber, del Laboratorio Nacional de Los Álamos en EE.UU. e investigadora principal de uno de los estudios, dijo que no había consenso, pero la idea de que la mutación aumenta la carga viral de los pacientes es “cada vez menos controvertida a medida que se acumulan más datos”.

La mutación es la pandemia

Cuando se trata de observar a la población en su conjunto, es difícil observar que el virus se vuelva más (o menos) infeccioso. Su curso ha sido alterado drásticamente por intervenciones, incluidas las medidas de cuarentena.

Pero la profesora Korber dice que el hecho de que la variante ahora parece ser dominante en todas partes, incluso en China, indica que puede ser más eficaz en la transmisión entre las personas que la versión original. Cada vez que las dos versiones estuvieron en circulación al mismo tiempo, la nueva variante se impuso.

Gente con mascarilla paseando en Barcelona.

Getty Images
Una de las medidas adoptadas para evitar la propagación del virus es el uso de mascarillas.

De hecho, la variante D614G es tan dominante que ahora es la pandemia. Y lo lleva siendo desde algún tiempo, tal vez incluso desde el comienzo de la epidemia en lugares como Reino Unido y la costa este de EE.UU.

Entonces, aunque la evidencia está aumentando de que esta mutación no es neutral, no necesariamente cambia la forma en que debemos pensar sobre el virus y su propagación.

En un apunte más tranquilizador, la mayoría de las vacunas en desarrollo se basan en una región diferente de la espiga, por lo que esto no debería tener un impacto en su desarrollo.

Y hay alguna evidencia de que la nueva forma es igual de sensible a los anticuerpos, lo que puede protegerte contra una infección una vez que la hayas tenido o hayas sido vacunado.

Pero dado que la ciencia del covid-19 se mueve tan rápido, esto es algo que todos los científicos, donde sea que se sitúen sobre el significado de las mutaciones actuales, estarán vigilando.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial



Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=FkdL3esx7t0

https://www.youtube.com/watch?v=Fq8jbuaUW0M

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.