Quién era Alan Henning, el taxista británico al que mató Estado Islámico
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Quién era Alan Henning, el taxista británico al que mató Estado Islámico

Henning, ciudadano británico, viajó a Siria varias veces como trabajador humanitario, pero fue secuestrado por Estado Islámico, que este viernes al parecer lo decapitó. BBC Mundo cuenta su historia.
5 de octubre, 2014
Comparte
Allan Henning

Fotografía familiar sin fecha en la que aparece el británico Alan Henning, secuestrado por el Estado Islámico y quien fue amenazado de morir en un nuevo video donde fue decapitado otro británico, David Haines. (Foto AP/PA Wire)

Cuando Alan Henning, un taxista de 47 años de Manchester, estaba viajando el año pasado a Siria en un convoy de ayuda humanitaria, dijo que era importante asegurarse de que lo que transportaban llegara a “la gente adecuada”.

No pudo cumplir con su objetivo: el grupo extremista autodenominado Estado Islámico (EI) lo tomó como rehén en la zona de Ad Dana a sólo minutos de su llegada, el 27 de diciembre de 2013.

Ahora fue difundido un video en el que parece ser decapitado; el primer ministro británico, David Cameron, dijo este sábado que se trató de un asesinato “aborrecible” y “sin sentido”.

La familia del taxista se mostró “devastada” por su muerte en un comunicado hecho público este sábado.

Su secuestro se dio a conocer nueve meses despues de haber ocurrido, cuando se convirtió en el cuarto rehén occidental en aparecer en un video de EI.

Antes aparecieron videos similares de los periodistas estadounidenses James Foley y Steven Sotloff y el trabajador humanitario británico David Haines, todos asesinados por Estado Islámico.

Casado y padre de dos hijos, Henning era apodado “Gadget” por sus habilidades técnicas.

El convoy en el que viajaba cuando fue secuestrado estaba compuesto por varios musulmanes británicos, a quienes había conocido en su trabajo como taxista.

Ya había participado en tres viajes similares.

Vea también: EI publica video con supuesta decapitación de rehén británico

Un viaje que le cambió la vida

Antes de viajar a Siria por cuarta vez, Henning comentó a la BBC que no era musulmán, pero que su visita a un campamento de refugiados le cambió la vida y se sintió obligado a regresar.

El grupo salió de Reino Unido una semana antes de su captura y tenía la intención de entregar ayuda a los refugiados.

Los voluntarios recaudaron dinero para comprar equipos médicos vitales, incluidas antiguas ambulancias del Servicio Nacional de Salud británico, que pensaban entregar a hospitales.

Artículos como leche para bebés, pañales y alimentos fueron empacados en las ambulancias y transportados más de 4.800 kilómetros, antes de cruzar de Turquía a Siria.

Henning lavó autos para juntar dinero para donaciones.

Imágenes de él en la Navidad de 2013, tomadas en el convoy en Turquía, lo mostraban hablando de los regalos que había recibido de su familia.

Allí comentaba lo duro que era estar lejos y que entre sus regalos había artículos de higiene.

Los demás integrantes del convoy le obsequiaron una camiseta, loción de afeitar, chocolates y galletas.

También bromeó sobre alguien que le había preparado un desayuno de “huevos asiáticos, frijoles y tostada” que “recibió con gratitud”.

“Más gente debería mostrar un poco más de caridad. Así, al menos ves a dónde va, a la gente adecuada”, expresó.

Una semana después de que el primer video de EI en el que se vaía a Henning apareciera en internet -donde el grupo amenazaba con matarlo- su esposa Barbara pidió su liberación.

“Cuando lo secuestraron estaba manejando una ambulancia llena de comida y agua para ser entregada a quien la necesitara”, dijo.

“Confundidos”

Tres días después, la familia recibió una grabación de audio de Henning “rogando por su vida” y su esposa emitió un segundo mensaje.

“He visto a musulmanes en todo el mundo cuestionar a EI acerca del destino de Alan”, expresó.

“Por favor, libérenlo”, pidió.

El líder del convoy en el que iba Alan cuando lo secuestraron era su amigo Kasim Jameel.

“Recibir un mensaje así de un ser querido es duro para mí, pero eso no es nada comparado con lo que está pasando su familia y menos con lo que está pasando Alan”, dijo antes de que se supiera de la muerte de Henning.

“Es un bonachón”, añadió. “Eso debe ser un infierno absoluto, no saber qué le ocurrirá en la próxima hora”.

Otro compañero de convoy, Majid Freeman, de 26 años, describió a Henning viendo un video en el que murieron niños por falta de electricidad en un hospital sirio, tras lo cual recaudó dinero para comprar un generador y llevarlo.

Microchip en el pasaporte

“Esa es la clase de persona que ‘Gadget’ es”, comentó.

Estado Islámico capturó a Henning y a otros integrantes del convoy 20 minutos después de que entraron a Siria.

Fueron interrogados por combatientes del grupo y les decomisaron sus pasaportes, aunque eventualmente los demás -todos musulmanes británicos- fueron liberados.

Freeman, quien estaba con Henning entonces, dijo: “Allí fue cuando descubrimos que ‘Gadget’ no estaba”.

Estado Islámico acusó a Henning de ser un espía -por el microchip en su pasaporte británico- y se lo llevaron.

Freeman entregó su propio pasaporte para demostrar que los musulmanes británicos también tienen este microchip, pero de nada sirvió.

Casi todos abandonaron Siria, aunque unos pocos se quedaron para ayudar a buscar a Henning.

Los demás aún creían que pronto sería liberado.

Pero el 13 de septiembre de 2014 Henning apareció al final del video en el que Estado Islámico mostró la muerte de Haines.

“Pesadilla”

Freeman declaró en su momento a la BBC que al ver a Henning en el video -vestido de anaranjado como otros rehenes de EI- era lo que él y sus amigos estaban temiendo.

“Bajó mucho de peso, se veía diferente y no hay nada que pueda hacer, es una pesadilla”, manifestó.

“Escuchas estas cosas todo el tiempo en los noticieros pero no esperas que le ocurra a alguien que conociste, con quien viajaste y comiste”.

La doctora Shameela Islam-Zulfiqar también viajó con Henning varias veces, incluida la última, y escribió un diario para la BBC, que no se transmitió completo a causa del secuestro.

“Alan es un ser humano notable, compasivo y desinteresado”, dijo.

“Para él no era suficiente sentarse a donar dinero o crear conciencia, él tenía que hacer algo sobre lo que había visto”.

“Cada vez que salía un convoy, sentía el impulso de ir; eso lo motivaba, ver en persona la diferencia que estaba marcando”.

Henning era muy popular con sus compañeros, casi todos tenían una historia graciosa que contar de él.

Era fanático del músico británico Phil Collins. Mientras cruzaba Europa en el convoy, reemplazaba la música tradicional islámica con la de Collins.

Otros compañeros recuerdan que mientras manejaban a Siria, cuando quisieron descansar en un hotel de Venecia, Henning insistió en dormir en la ambulancia, ahorrando el dinero para luego donarlo.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Aborto en América Latina: ¿puede la legalización en Argentina impulsar un cambio en toda la región?

Las activistas a favor del aborto en América Latina aseguran que la discusión no debería ser sobre el apoyo o la oposición al aborto, sino centrarse en la salud de la mujer.
7 de marzo, 2021
Comparte

Cuando el Congreso de Argentina votó para legalizar el aborto hasta la semana 14 de embarazo, Renata (no es su nombre real) se sintió emocionada.

“Qué genial”, recuerda haber pensado la joven de 20 años del norte de Brasil a finales de diciembre. Renata, estudiante y trabajadora de un supermercado, vio el cambio en Argentina como el inicio de algo nuevo en América Latina, donde el aborto es mayoritariamente ilegal.

Renata no pensó mucho en el tema hasta una semana después, cuando descubrió que ella misma estaba embarazada. Luego, relató, sintió que “su mundo colapsaba”.

“Bajo ninguna circunstancia podría tener al bebé”, me dijo, y me explicó que en la ciudad donde vive es imposible conseguir trabajo, más aún en el contexto de la pandemia. Renata tenía además la certeza de que en su trabajo la darían de baja con un salario menor si contaba la noticia a su jefe.

“Todo tiene que estar bien para traer un niño a este mundo”, afirmó. La joven agregó que después de haber visto a su madre criar a dos niños sola, nunca quiso tener que pasar por eso.

Mujeres en Argentina con un gran pañuelo verde que dice "Aborto legal, seguro y gratuito"

Reuters
Argentina se sumó en diciembre a la lista reducida de países en América Latina en los que el aborto es legal.

Pero Renata tenía pocas opciones.

El aborto está prohibido en Brasil a menos que el embarazo sea resultado de una violación, la vida de la madre esté en peligro o el feto sea anencefálico, una condición poco común que impide el desarrollo de parte del cerebro y el cráneo.

Renata decidió que viajaría a Colombia. Si bien las restricciones allí son similares a las de Brasil, la interpretación de la ley es más amplia y, por lo tanto, es más fácil acceder a abortos legales.

La joven incluso había pedido dinero prestado para pagar el vuelo, que iba a ser su primer viaje al extranjero.

Pero Colombia prohibió los vuelos desde Brasil debido a una nueva variante de covid-19 detectada en Manaos.

“Empecé a llorar”, recordó Renata. “Era mi última esperanza, estaba inconsolable”.

Ahora, con la ayuda de una organización benéfica llamada “Milhas pela vida das mulheres” (Millas por la vida de las mujeres), mediante la cual las personas donan millas aéreas para ayudar a mujeres a acceder a abortos seguros en el extranjero, Renata viajará a la Ciudad de México, donde el aborto durante las primeras 12 semanas de embarazo es legal.

“Es la mejor decisión para mí”, aseguró sin vacilar.

Poderoso movimiento por los derechos de las mujeres

Solo en Brasil, se estima que un millón de mujeres acceden a abortos clandestinos cada año. Los únicos lugares donde los abortos son legales actualmente en América Latina son Uruguay, Cuba, Guyana y partes de México. Y ahora, por supuesto, Argentina.

Muchas activistas proaborto esperan que el cambio de ley en Argentina presione a otros países para que sigan el ejemplo.

En Argentina, quienes apoyaron la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito lucían un pañuelo verde.

Es un símbolo que desde entonces ha sido adoptado por muchas otras activistas en la región. El pañuelo representa la resistencia pacífica de un creciente movimiento por los derechos de las mujeres que asegura que la sociedad debe cambiar.

Mujeres en Argentina muestran sus pañuelos verdes

Reuters
El símbolo del pañuelo verde usado en Argentina ha sido adoptado por muchas otras activistas en la región.

Debora Diniz, profesora de antropología de la Universidad de Brasilia, señaló que es inusual que un símbolo se extienda a otros países de esta manera.

“Tradicionalmente, América Latina no opera de esta manera”, afirmó la destacada activista feminista.

Era una región colonizada, que miraba mucho más al norte global. Y ahora nos miramos los unos a los otros. Incluso un país que se entiende a sí mismo como un continente, como Brasil, está usando el pañuelo verde para representar las causas de las mujeres”.

El conservadurismo y la Iglesia

Pero América Latina está profundamente dividida. Es una región donde reinan la religión y el conservadurismo.

Si bien Argentina avanzó en una dirección en diciembre, un mes después, el Congreso de Honduras agregó una prohibición del aborto a su Constitución, lo que hace que sea más difícil que nunca legalizar el procedimiento en el futuro.

Por tanto, no es un camino sencillo.

Mujeres en Honduras protestando contra la la incorporación a nivel constitucional de la prohibición del aborto

Reuters
Grupos de mujeres salieron a las calles en Honduras para protestar contra la incorporación a nivel constitucional de la prohibición del aborto.

“Cuando se aprobó la ley en Argentina, la gente en Honduras comenzó pensar si la presión para legalizar el aborto se extendería en la región y tal vez habría un cambio aquí”, afirmó Álvaro Hernández de “Ola Celeste”, un grupo antiaborto que respaldó el cambio a la Constitución.

“Honduras es un país cristiano y el aborto no ha sido un tema de debate a nivel local”, aseguró. Aunque la Iglesia puede ser muy influyente en Honduras, algunos grupos de mujeres salieron a las calles para protestar contra la prohibición del aborto.

En Argentina, muchos observadores dieron crédito al presidente de centroizquierda Alberto Fernández por contribuir a impulsar la legalización del aborto.

Pero en el vecino Brasil, el presidente de extrema derecha Jair Bolsonaro condenó la medida argentina, y los grupos conservadores siguen siendo fuertes.

No creo que vaya a ser tan fácil legalizar el aborto en Brasil“, señaló Celene Salomão, activista del capítulo de São Paulo de “40 Días por la Vida”, una campaña religiosa internacional contra el aborto.

Salomão opina que los senadores en Argentina “fueron sometidos a mucha presión” de grupos de izquierda para legalizar el aborto. Pero cree que el presidente Bolsonaro se mantendrá firme sabiendo que cuenta con el respaldo de grupos religiosos.

“Muchos brasileños son cristianos, no solo católicos sino también de otras denominaciones, y todos estamos en contra”.

Chile impulsa el cambio

En Chile, el presidente de derecha Sebastián Piñera también dejó en claro que se opone a un cambio en la ley, aunque en enero, a raíz de la decisión de Argentina, el Congreso comenzó a debatir la despenalización del aborto en las primeras 14 semanas de embarazo.

Uno de los temas que une a las activistas proaborto es el argumento a favor del acceso seguro.

Las activistas afirman que la discusión no debería ser sobre el apoyo o la oposición al aborto, sino centrarse en la salud de la mujer.

Y argumentan que las mujeres se someterán a abortos, sean legales o no, por lo que permitirles el acceso legal a la interrupción será más seguro y reducirá el número de muertes como resultado de abortos clandestinos.

La Dra. Karla Figueroa de la clínica GineClinic en México dice que desde que se despenalizó el aborto en la Ciudad de México, ninguna mujer ha muerto por este procedimiento.

“Eso es lo más importante en términos de salud pública”, agregó.

Pancarta en Argentinca que dice "Ni una muerte más por aborto clandestino"

Getty Images
Para muchos, el debate debe centrarse en la salud de la mujer. Desde que se despenalizó el aborto en la Ciudad de México ninguna mujer ha muerto por este procedimiento, afirmó la Dra. Karla Figueroa.

Y es un mensaje que se extiende por toda la región.

“El ángulo de la vida y la salud de las mujeres está muy presente en la discusión en Colombia”, afirmó Mariana Ardila, abogada de la organización Women’s Link Worldwide.

Ardila está haciendo campaña para eliminar la criminalización del aborto y asegurar que las mujeres que se someten a abortos y los equipos médicos que los realizan no sean procesados.

“El derecho penal es en realidad el peor instrumento en este caso y tiene muchas consecuencias como imponer un estigma y generar miedo entre el personal sanitario”, señaló.

Activistas a favor del aborto en la región aseguran que la legalización en Argentina ha galvanizado su lucha.

“Espero que el cambio en Argentina sirva como un punto de inflexión”, afirmó la Dra. Figueroa en la Ciudad de México.

Para Debora Diniz, la decisión argentina proporciona una mayor motivación.

“En Brasil, tenemos algunas de las feministas negras más activas y vibrantes de la región”, afirmó.

“Tenemos un feminismo diverso, y tal vez algo salga de él”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=dC7xjJ7eIBk

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.