Seis de cada diez mexicanos ven al sector público como el más corrupto
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Seis de cada diez mexicanos ven al sector público como el más corrupto

Un estudio de Parametría revela que dos terceras partes de la población cree que el origen de la corrupción proviene más frecuentemente del sector público, aunque 7% señala a las empresas privadas hay y 27% afirmó que ambos sectores son culpables por igual.
Cuartoscuro
28 de octubre, 2014
Comparte
En diciembre de 2013, en el ranking de Transparencia Internacional, México se ubicó en el sitio 106 de 177 naciones que son evaluadas en el Índice de Percepción de la Corrupción. //Foto: Cuartoscuro.

En diciembre de 2013, en el ranking de Transparencia Internacional, México se ubicó en el sitio 106 de 177 naciones que son evaluadas en el Índice de Percepción de la Corrupción. //Foto: Cuartoscuro.

Aunque la corrupción no es una práctica exclusiva del gobierno, en México seis de cada diez personas opinan que existe un grado mayor de corrupción en el ámbito público. Un nuevo estudio de Parametría muestra que la gente percibe que el sector público es más proclive a acciones como el soborno, fraude, apropiación indebida u otras formas de desviación de recursos, nepotismo, extorsión, tráfico de influencias y uso indebido de información privilegiada para fines personales.

El estudio revela que sólo un 7% consideró que en las empresas privadas hay más corrupción y 27% dijo que tanto en las empresas públicas como en las privadas existen estas malas prácticas.

De acuerdo con diversos estudios realizados por instituciones nacionales e internacionales, México es de los países con un alto grado de corrupción. Ejemplo de ello, es el ranking de percepción de corrupción realizado anualmente por la organización Transparencia Internacional, donde el país ocupa el lugar 106 de 177 naciones estudiadas.

La literatura y opiniones de expertos han encontrado diferentes explicaciones sobre qué fomenta la corrupción en un estado, cuál es el papel de los ciudadanos para combatirla y cuáles son las consecuencias de este fenómeno. Entre otras explicaciones se encuentran la falta de regulación, fenómenos culturales, instituciones débiles, impunidad, así como elementos de corte económico.

Al respecto, Parametría indagó el tema en su más reciente encuesta nacional en vivienda, ello con la finalidad de investigar qué opinan los ciudadanos sobre este asunto.

Un dato que llama la atención es que cuándo se preguntó a los mayores de 18 años, cuál es la razón principal por la que hay corrupción en México, un 26% mencionó causas económicas para la existencia de la misma como el desempleo, los bajos salarios o la pobreza.

La segunda causa más mencionada fue: por gobiernos o políticos corruptos (22%), seguido de la falta de educación, valores o ambición (13%). A diferencia de lo señalado por el presidente Enrique Peña Nieto en el evento “300 Líderes más influyentes de México”, únicamente el 5% de los mexicanos considera que la principal explicación para el nivel de corrupción que existe en el país tiene que ver con algo cultural.

Otro dato importante sobre el diagnóstico de la corrupción en México, es que casi la mitad de los entrevistados (48%) considera que quien fomenta estas prácticas es el gobierno; seguido de 30% que señala que tanto los ciudadanos, los empresarios y el gobierno fomentan la corrupción. Únicamente 13% de los entrevistados mencionó a los ciudadanos como los agentes que promueven estas prácticas.

En el mismo tenor, son más quienes señalan que el principal responsable de combatir la corrupción en el país es el gobierno (45%). Estos indicadores son importantes ya que reflejan el hecho de que los mexicanos consideran que no son parte del problema, y tampoco se ven como una herramienta indispensable para la solución. Se observa una visión paternalista sobre la responsabilidad del gobierno en el tema.

La participación de la sociedad en la exigencia de transparencia y rendición de cuentas es indispensable para poder combatir los actos de corrupción. Además de los mecanismos institucionales que todos los estados deben poseer en contra de estas prácticas, el contar con una ciudadanía activa que exija sanciones legales o sociales ante estos hechos es fundamental.

Contrario a ello, los datos de esta encuesta indican que en el país la opinión pública se siente poco útil en el combate a la misma.

Finalmente, se preguntó por las expectativas de los ciudadanos sobre la todavía no creada Comisión Nacional Anticorrupción (CNA), institución cuya legislación lleva siete meses detenida en la cámara de diputados y cuyo propósito es combatir estas prácticas. Al respecto, más mexicanos (43%) consideran que esta nueva institución no ayudará a combatir la corrupción del país, 40% menciona que ayudará poco y 9% tiene altas expectativas sobre la Comisión.

El doctor en Ciencia Política, Mauricio Merino, explica en el documento “Propuestas e iniciativas en materia de transparencia y combate a la corrupción”, que existen algunas críticas en cuanto la creación de la CNA. La primera tiene que ver con la visión errada de castigar a individuos corruptos y no indagar los procesos de corrupción, además de duplicar las funciones de este nuevo órgano con el de otros ya existentes, como la Secretaria de la Función Pública y la Auditoría Superior de la Federación, las cuales también tienen encargos en el tema de corrupción.

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas: “La corrupción perjudica desproporcionadamente a los pobres al desviar fondos destinados al desarrollo, lo que socava la capacidad del Gobierno para proporcionar servicios básicos, alimenta la desigualdad y la injusticia, y desalienta la ayuda exterior y las inversiones.

La corrupción es un elemento clave que explica el bajo rendimiento económico, y un obstáculo importante en la lucha contra la pobreza y para el desarrollo”, es por ello que es importante que el estado mexicano tenga instituciones confiables para su combate, no obstante, también es fundamental que exista una ciudadanía activa que pueda exigir rendición de cuentas.

*Nota publicada el 27 de octubre de 2014.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Birmania: decenas de miles se manifiestan contra el golpe de Estado en las mayores protestas en décadas

Este sábado la ciudad más grande del país asiático vivió las protestas más multitudinarias hasta la fecha contra el nuevo régimen militar, que se impuso en el poder con un golpe el pasado 1 de febrero.
Por BBC News Mundo
7 de febrero, 2021
Comparte

Birmania vive días convulsos.

Los gobernantes militares, que tomaron el poder el lunes con un golpe de Estado que atajó abruptamente la frágil democracia birmana, han bloqueado la internet en el país mientras miles de personas salen a la calle a protestar.

A la multitudinaria manifestación del sábado en Yangón, la antigua capital, le siguió otra este domingo que no solo es la más grande hasta la fecha contra el nuevo régimen militar, sino la mayor en décadas.

“No queremos una dictadura militar. Queremos democracia “, coreó la multitud, ataviada con camisas rojas y sostenía globos del mismo color, que es el del partido de la depuesta Aung Suu Kyi.

Los automóviles y autobuses reducían la velocidad para hacer sonar sus bocinas en apoyo, con muchos haciendo el saludo de tres dedos, un símbolo de desafío contra el autoritarismo en la región.

También se re realizaron manifestaciones en más de una docena de otras ciudades.

“Tenemos que acabar con esto ahora”

Los manifestantes son trabajadores de fábricas y estudiantes, pidieron la liberación de los detenidos por el ejército, incluida la líder electa Aung San Suu Kyi.

“Estamos aquí para luchar por nuestra próxima generación, para liberarlos de una dictadura militar“, dijo una manifestante a la agencia AFP. “Tenemos que acabar con esto ahora”.

Hasta ahora Birmania, se había mantenido mayoritariamente en calma después del golpe, aunque se produjeron algunas manifestaciones en diferentes partes del país.

Las autoridades militares están atrincheradas en la capital, Naypyidaw, y hasta ahora han evitado entablar contacto directo con los manifestantes.

Policía bloqueando las calles en Yangón.

EPA
La policía bloqueó las calles en Yangón, la ciudad más grande del país.

Nyein Chan, corresponsal de la BBC en Yangon, dice que los birmanos conocen muy bien la violencia de las que son capaces los militares, pero ahora que la gente tuvo tiempo de digerir lo que está sucediendo están encontrando diferentes formas de hacer oír su voz.

El país fue gobernado por un gobierno militar opresivo desde 1962 hasta 2011.

Pero según Chan, aunque la atmósfera estaba cargada, los manifestantes se mostraron desafiantes.

“Están enojados pero también silenciosamente asustados. Saben que los militares son capaces de utilizar la violencia para reprimir la disidencia, pero sienten que no tienen otra opción”, explicó.

“Cuando un grupo de manifestantes se encontró con una fila de soldados, les gritaron: ‘Están entrenados para ser soldados profesionales, no maten a civiles‘”, relató.

Regresó internet

Por lo demás, el servicio de internet, que había sido interrumpido, ya fue restablecido.

El apagón de internet hizo que la conectividad cayera a un 16% de los niveles normales, dijo NetBlocks Internet Observatory, un organismo que monitorea las redes.

Pero el tráfico ya había aumentado a un 50% a las 14:00 hora local (07:30 GMT) de este domingo, aunque el acceso a las redes sociales, incluídas Facebook y Twitter, permanecía bloqueado.

Muchos usuarios evadieron las restricciones en las redes sociales mediante el uso de redes privadas virtuales (VPN), pero el apagón más general interrumpió gravemente su actividad.

mujer protestando en Yangón

AFP
El miércoles hubo protestas, pero no fueron tan multitudianrias como las de este sábado.

El grupo de derechos humanos Amnistía Internacional calificó el cierre como “atroz e irresponsable.

Organizaciones de la sociedad civil instaron a los proveedores de internet y redes móviles a desafiar la orden del apagón.

Mientras tanto, Suu Kyi está bajo arresto domiciliario, según su abogado. Documentos policiales muestran que está acusada de importar y utilizar ilegalmente equipos de comunicaciones (walkie-talkies) en su casa de la capital.

Además, Sean Turnell, un académico australiano exasesor económico de Suu Kyi, fue detenido en Yangón.

Turnell le dijo a la BBC que lo han confinado en su hotel y que no sabe de qué pueden acusarlo.

El golpe tuvo lugar cuando se inauguró una nueva sesión del parlamento, tras la aplastante victoria electoral de noviembre del partido Liga Nacional para la Democracia (NLD) de Suu Kyi.

Aung San Suu Kyi en 2020.

Getty Images
Aung San Suu Kyi en 2020.

Muchos birmanos vieron cómo se desarrollaban los eventos a través de Facebook, la principal fuente de información y noticias en el país.

Tres días después, se ordenó el bloqueo de plataforma por “razones de estabilidad”.

Una vocera de Twitter dijo que la prohibición socava “la conversación pública y los derechos de las personas a hacer oír su voz”. Facebook, propietaria de Instagram, pidió a las autoridades que “restablezcan la conectividad”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.