Seis de cada diez mexicanos ven al sector público como el más corrupto

Un estudio de Parametría revela que dos terceras partes de la población cree que el origen de la corrupción proviene más frecuentemente del sector público, aunque 7% señala a las empresas privadas hay y 27% afirmó que ambos sectores son culpables por igual.

Seis de cada diez mexicanos ven al sector público como el más corrupto
// Foto: Cuartoscuro. Cuartoscuro
En diciembre de 2013, en el ranking de Transparencia Internacional, México se ubicó en el sitio 106 de 177 naciones que son evaluadas en el Índice de Percepción de la Corrupción. //Foto: Cuartoscuro.
En diciembre de 2013, en el ranking de Transparencia Internacional, México se ubicó en el sitio 106 de 177 naciones que son evaluadas en el Índice de Percepción de la Corrupción. //Foto: Cuartoscuro.

Aunque la corrupción no es una práctica exclusiva del gobierno, en México seis de cada diez personas opinan que existe un grado mayor de corrupción en el ámbito público. Un nuevo estudio de Parametría muestra que la gente percibe que el sector público es más proclive a acciones como el soborno, fraude, apropiación indebida u otras formas de desviación de recursos, nepotismo, extorsión, tráfico de influencias y uso indebido de información privilegiada para fines personales.

El estudio revela que sólo un 7% consideró que en las empresas privadas hay más corrupción y 27% dijo que tanto en las empresas públicas como en las privadas existen estas malas prácticas.

De acuerdo con diversos estudios realizados por instituciones nacionales e internacionales, México es de los países con un alto grado de corrupción. Ejemplo de ello, es el ranking de percepción de corrupción realizado anualmente por la organización Transparencia Internacional, donde el país ocupa el lugar 106 de 177 naciones estudiadas.

La literatura y opiniones de expertos han encontrado diferentes explicaciones sobre qué fomenta la corrupción en un estado, cuál es el papel de los ciudadanos para combatirla y cuáles son las consecuencias de este fenómeno. Entre otras explicaciones se encuentran la falta de regulación, fenómenos culturales, instituciones débiles, impunidad, así como elementos de corte económico.

Al respecto, Parametría indagó el tema en su más reciente encuesta nacional en vivienda, ello con la finalidad de investigar qué opinan los ciudadanos sobre este asunto.

Un dato que llama la atención es que cuándo se preguntó a los mayores de 18 años, cuál es la razón principal por la que hay corrupción en México, un 26% mencionó causas económicas para la existencia de la misma como el desempleo, los bajos salarios o la pobreza.

La segunda causa más mencionada fue: por gobiernos o políticos corruptos (22%), seguido de la falta de educación, valores o ambición (13%). A diferencia de lo señalado por el presidente Enrique Peña Nieto en el evento “300 Líderes más influyentes de México”, únicamente el 5% de los mexicanos considera que la principal explicación para el nivel de corrupción que existe en el país tiene que ver con algo cultural.

Otro dato importante sobre el diagnóstico de la corrupción en México, es que casi la mitad de los entrevistados (48%) considera que quien fomenta estas prácticas es el gobierno; seguido de 30% que señala que tanto los ciudadanos, los empresarios y el gobierno fomentan la corrupción. Únicamente 13% de los entrevistados mencionó a los ciudadanos como los agentes que promueven estas prácticas.

En el mismo tenor, son más quienes señalan que el principal responsable de combatir la corrupción en el país es el gobierno (45%). Estos indicadores son importantes ya que reflejan el hecho de que los mexicanos consideran que no son parte del problema, y tampoco se ven como una herramienta indispensable para la solución. Se observa una visión paternalista sobre la responsabilidad del gobierno en el tema.

La participación de la sociedad en la exigencia de transparencia y rendición de cuentas es indispensable para poder combatir los actos de corrupción. Además de los mecanismos institucionales que todos los estados deben poseer en contra de estas prácticas, el contar con una ciudadanía activa que exija sanciones legales o sociales ante estos hechos es fundamental.

Contrario a ello, los datos de esta encuesta indican que en el país la opinión pública se siente poco útil en el combate a la misma.

Finalmente, se preguntó por las expectativas de los ciudadanos sobre la todavía no creada Comisión Nacional Anticorrupción (CNA), institución cuya legislación lleva siete meses detenida en la cámara de diputados y cuyo propósito es combatir estas prácticas. Al respecto, más mexicanos (43%) consideran que esta nueva institución no ayudará a combatir la corrupción del país, 40% menciona que ayudará poco y 9% tiene altas expectativas sobre la Comisión.

El doctor en Ciencia Política, Mauricio Merino, explica en el documento “Propuestas e iniciativas en materia de transparencia y combate a la corrupción”, que existen algunas críticas en cuanto la creación de la CNA. La primera tiene que ver con la visión errada de castigar a individuos corruptos y no indagar los procesos de corrupción, además de duplicar las funciones de este nuevo órgano con el de otros ya existentes, como la Secretaria de la Función Pública y la Auditoría Superior de la Federación, las cuales también tienen encargos en el tema de corrupción.

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas: “La corrupción perjudica desproporcionadamente a los pobres al desviar fondos destinados al desarrollo, lo que socava la capacidad del Gobierno para proporcionar servicios básicos, alimenta la desigualdad y la injusticia, y desalienta la ayuda exterior y las inversiones.

La corrupción es un elemento clave que explica el bajo rendimiento económico, y un obstáculo importante en la lucha contra la pobreza y para el desarrollo”, es por ello que es importante que el estado mexicano tenga instituciones confiables para su combate, no obstante, también es fundamental que exista una ciudadanía activa que pueda exigir rendición de cuentas.

*Nota publicada el 27 de octubre de 2014.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.

Close
Comentarios