Sembramos a nuestros muertos, para que florezca libertad: Ayotzinapa
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Sembramos a nuestros muertos, para que florezca libertad: Ayotzinapa

Los habitantes de Iguala vieron arribar a su ciudad a los padres de los normalistas asesinados por la Policía Municipal de la localidad, así como de los otros 43 detenidos y desaparecidos por las fuerzas de seguridad pública. El miedo, sin embargo, los mantuvo dentro de sus viviendas y centros de trabajo, dejando solos en su reclamo de justicia a los familiares y amigos de las víctimas.
Por Paris Martínez
28 de octubre, 2014
Comparte
FOTO 1

Foto: Paris Martínez.

Dominados por el miedo, como están, asomando apenas la cabeza por los zaguanes o mirando furtivamente a través de las ventanas de sus casas, los habitantes de Iguala vieron arribar a su ciudad, este lunes 27 de octubre, a los padres de los normalistas asesinados por la Policía Municipal de la localidad, así como de los otros 43 detenidos y desaparecidos por las fuerzas de seguridad pública, el pasado 26 de septiembre.

La población de Iguala no fue indiferente al dolor de los padres y madres que, acompañados por alrededor de 500 estudiantes de la Escuela Normal de Ayotzinapa, acudieron ayer al punto donde sus hijos fueron emboscados –en la desembocadura de la calle Álvarez con la avenida Periférico–. El miedo, sin embargo, los mantuvo dentro de sus viviendas y centros de trabajo, dejando solos en su reclamo de justicia a los familiares y amigos de las víctimas.

Tres cruces de madera llevaban consigo los normalistas y padres de familia, cada una con el nombre de uno de los estudiantes asesinados hace ya un mes durante el ataque policiaco, Daniel Solís Gallardo, Julio César Ramírez Nava y Julio César Mondragón Fuentes, que fueron colocadas en los puntos donde murieron, las dos primeras juntas, y la tercera a tres cuadras de distancia.

El acto arrancó con una misa encabezada por el párroco local, quien cambió el altar de la Parroquia de San Francisco por una pared de Álvarez y Periférico marcada por disparos de bala, y en la cual fue colocada la playera escolar de uno de los jóvenes asesinados.

Foto: Paris Martínez.

Foto: Paris Martínez.

Ahí, los padres, madres y estudiantes, que portaban ramos de flores blancas y pancartas con los rostros de sus 43 compañeros desaparecidos, oraron por el descanso de los tres normalistas fallecidos, así como de los tres transeúntes que también fueron asesinados durante la emboscada policiaca, además de que rogaron por que los normalistas secuestrados sean liberados.

Aún cuando una patrulla de la Policía Federal custodió la ceremonia, ésta fue desde el principio seguida de cerca por al menos ocho hombres que, en parejas y a bordo de motocicletas, rondaban el punto de la manifestación, tomando fotos y videos de los participantes.

“Son halcones”, comenta el integrante de una de las organizaciones civiles guerrerenses que han venido apoyando a los normalistas y familiares de las víctimas. Halcones, es decir, vigías del crimen organizado, cuya presencia acosadora en toda la ciudad de Iguala ha venido siendo denunciada lo mismo por organismos ciudadanos que por la prensa.

Incluso cuando el contingente marcha a pie hacia el vado donde fue abandonado el cuerpo desollado el estudiante Julio César Mondragón Fuentes, a tres cuadras de distancia de Álvarez y Periférico, estas parejas avanzan detrás, primero, y luego se mezclan entre los manifestantes, siempre tomando fotos y video con teléfonos celulares. Su presencia podría explicar, quizás, la ausencia de la ciudadanía igualteca.

Tras fijar con cemento las tres cruces de madera, los padres y normalistas parten de vuelta a Ayotzinapa, y tras ellos quedan, junto a las cruces, dos mensajes.

El primero, junto a las cruces de Daniel Solís y Julio César Ramírez, dice: “Si sabes algo de nuestros hijos, llámame: 7441787626. Vivos se los llevaron, vivos los queremos”.

Foto: Paris Martínez.

Foto: Paris Martínez.

El segundo, frente a la cruz de Julio César Mondragón, y escrito sobre un cuaderno escolar, reza: “Ayotzinapa vive, vive, vive. Querido amigo, siempre estarás en nuestro corazón; no importa cuánto tiempo pase, siempre serás nuestro amigo. A nuestros muertos no los enterramos, los sembramos para que florezca la LIBERTAD”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Muere Bernie Madoff, el hombre que realizó una de las mayores estafas financieras de la historia

El exfinancista estadounidense, que había recibido una pena de prisión de 150 años en 2009, falleció en una cárcel federal a los 82 años.
14 de abril, 2021
Comparte

Bernard Madoff, el exfinancista estadounidense que estaba en prisión por realizar uno de los fraudes financieros más grandes de la historia, falleció este miércoles a los 82 años.

En 2009 fue condenado a 150 años de cárcel por haber estafado a miles de personas durante más de dos décadas.

El inversionista orquestó el mayor esquema piramidal (también llamado Ponzi) del mundo: su fondo usaba el dinero que recibía por nuevas inversiones para pagarle a sus clientes anteriores.

Su esquema fraudulento de inversiones llegó a valorarse en US$68.000 millones.

En 2020, los abogados de Madoff presentaron documentos judiciales para tratar de que fuera liberado de prisión por la pandemia de covid-19, alegando que sufría de una enfermedad renal en etapa terminal y otras condiciones médicas crónicas.

Sin embargo, el pedido no fue concedido.

Madoff falleció en el Centro Médico Federal en Butner, Carolina del Norte.

¿Quién era Bernie Madoff?

Madoff comenzó su carrera financiera a los 22 años con U$5.000 obtenidos de trabajos realizados durante sus vacaciones de verano.

Y en 1960 creó Bernard L Madoff Investment Securities.

Bernard Madoff

EPA: Madoff orquestó el mayor esquema Ponzi de la historia.

Su firma se convirtió en uno de los mayores creadores de mercado, como se conoce a las financieras que unen a compradores y vendedores de acciones, y Madoff se desempeñó como presidente de la bolsa de valores Nasdaq.

La empresa fue investigada ocho veces por la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos, porque obtuvo rendimientos excepcionales.

Pero fue la recesión mundial la que provocó efectivamente la caída de Madoff, ya que los inversores, golpeados por la situación, intentaron retirar alrededor de US$7.000 millones de sus fondos y el financista no pudo encontrar el dinero para cubrir esos retiros.

La lista de víctimas de Madoff incluye a la fundación benéfica del director de cine Steven Spielberg, Wunderkinder.

Varios bancos de Reino Unido también se encontraban entre las víctimas. HSBC Holdings anunció que perdió alrededor de US$1.000 millones.

Otras víctimas corporativas fueron Royal Bank of Scotland y Man Group y Nomura Holdings de Japón.

Pero no solo la élite y las grandes empresas fueron víctimas del fraude. Maestros de escuela, agricultores, mecánicos y muchos otros también perdieron mucho dinero.

Un fideicomiso creado por el tribunal que lo juzgó logró recuperar más de US$13.000 millones.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.