close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Sembramos a nuestros muertos, para que florezca libertad: Ayotzinapa
Los habitantes de Iguala vieron arribar a su ciudad a los padres de los normalistas asesinados por la Policía Municipal de la localidad, así como de los otros 43 detenidos y desaparecidos por las fuerzas de seguridad pública. El miedo, sin embargo, los mantuvo dentro de sus viviendas y centros de trabajo, dejando solos en su reclamo de justicia a los familiares y amigos de las víctimas.
Por Paris Martínez
28 de octubre, 2014
Comparte
FOTO 1

Foto: Paris Martínez.

Dominados por el miedo, como están, asomando apenas la cabeza por los zaguanes o mirando furtivamente a través de las ventanas de sus casas, los habitantes de Iguala vieron arribar a su ciudad, este lunes 27 de octubre, a los padres de los normalistas asesinados por la Policía Municipal de la localidad, así como de los otros 43 detenidos y desaparecidos por las fuerzas de seguridad pública, el pasado 26 de septiembre.

La población de Iguala no fue indiferente al dolor de los padres y madres que, acompañados por alrededor de 500 estudiantes de la Escuela Normal de Ayotzinapa, acudieron ayer al punto donde sus hijos fueron emboscados –en la desembocadura de la calle Álvarez con la avenida Periférico–. El miedo, sin embargo, los mantuvo dentro de sus viviendas y centros de trabajo, dejando solos en su reclamo de justicia a los familiares y amigos de las víctimas.

Tres cruces de madera llevaban consigo los normalistas y padres de familia, cada una con el nombre de uno de los estudiantes asesinados hace ya un mes durante el ataque policiaco, Daniel Solís Gallardo, Julio César Ramírez Nava y Julio César Mondragón Fuentes, que fueron colocadas en los puntos donde murieron, las dos primeras juntas, y la tercera a tres cuadras de distancia.

El acto arrancó con una misa encabezada por el párroco local, quien cambió el altar de la Parroquia de San Francisco por una pared de Álvarez y Periférico marcada por disparos de bala, y en la cual fue colocada la playera escolar de uno de los jóvenes asesinados.

Foto: Paris Martínez.

Foto: Paris Martínez.

Ahí, los padres, madres y estudiantes, que portaban ramos de flores blancas y pancartas con los rostros de sus 43 compañeros desaparecidos, oraron por el descanso de los tres normalistas fallecidos, así como de los tres transeúntes que también fueron asesinados durante la emboscada policiaca, además de que rogaron por que los normalistas secuestrados sean liberados.

Aún cuando una patrulla de la Policía Federal custodió la ceremonia, ésta fue desde el principio seguida de cerca por al menos ocho hombres que, en parejas y a bordo de motocicletas, rondaban el punto de la manifestación, tomando fotos y videos de los participantes.

“Son halcones”, comenta el integrante de una de las organizaciones civiles guerrerenses que han venido apoyando a los normalistas y familiares de las víctimas. Halcones, es decir, vigías del crimen organizado, cuya presencia acosadora en toda la ciudad de Iguala ha venido siendo denunciada lo mismo por organismos ciudadanos que por la prensa.

Incluso cuando el contingente marcha a pie hacia el vado donde fue abandonado el cuerpo desollado el estudiante Julio César Mondragón Fuentes, a tres cuadras de distancia de Álvarez y Periférico, estas parejas avanzan detrás, primero, y luego se mezclan entre los manifestantes, siempre tomando fotos y video con teléfonos celulares. Su presencia podría explicar, quizás, la ausencia de la ciudadanía igualteca.

Tras fijar con cemento las tres cruces de madera, los padres y normalistas parten de vuelta a Ayotzinapa, y tras ellos quedan, junto a las cruces, dos mensajes.

El primero, junto a las cruces de Daniel Solís y Julio César Ramírez, dice: “Si sabes algo de nuestros hijos, llámame: 7441787626. Vivos se los llevaron, vivos los queremos”.

Foto: Paris Martínez.

Foto: Paris Martínez.

El segundo, frente a la cruz de Julio César Mondragón, y escrito sobre un cuaderno escolar, reza: “Ayotzinapa vive, vive, vive. Querido amigo, siempre estarás en nuestro corazón; no importa cuánto tiempo pase, siempre serás nuestro amigo. A nuestros muertos no los enterramos, los sembramos para que florezca la LIBERTAD”.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Everest: glaciares que se derriten por primavera exponen decenas de cadáveres
Debido al calentamiento global, los glaciares se están derritiendo rápidamente y los cuerpos que estuvieron enterrados todos estos años están quedando expuestos.
21 de marzo, 2019
Comparte

Es algo que inquieta a los organizadores de las expediciones al Everest. Cada vez más cadáveres están quedando expuestos en las laderas de la montaña a medida que avanza el derretimiento de los glaciares.

Más de 4.800 personas han escalado el monte Everest que, con una altitud de 8.848 metros, es la montaña más elevada del planeta.

Casi 300 montañistas han fallecido intentando llegar a la cumbre. Se cree que al menos dos tercios de los cuerpos están enterrados en la nieve y el hielo.

Ante el inicio de la temporada de primavera, algunos restos están siendo retirados en la arista china de la montaña, en la cara norte.

Debido al calentamiento global, los glaciares se están derritiendo rápidamente. Y los cuerpos que estuvieron enterrados allí todos estos años están quedando expuestos”, señaló Ang Tshering Sherpa, expresidente de la Asociación de Montañismo de Nepal.

“Hemos retirado cadáveres de montañistas que murieron recientemente, pero los que estaban enterrados hace muchos años también están apareciendo”.

Glaciar Khumbu

Getty Images
La mayoría de los cuerpos quedaron expuestos en el glaciar Khumbu.

Un funcionario del gobierno de Nepal relató: “Yo mismo he bajado de distintos sitios del Everest cerca de 10 cuerpos en años recientes y muchos más están emergiendo”.

La Asociación de Operadores de Expediciones de Nepal (EOAN, por sus siglas en inglés) señaló que lidiar con la aparición de los restos no es fácil.

La ley nepalesa requiere la participación de agencias oficiales para cualquier acción relacionada con cadáveres humanos.

“Este problema debe convertirse en una prioridad tanto para el gobierno como para la industria del montañismo”, afirmó Dambar Parajuli, presidente de EOAN.

“Si están retirando los restos en la ladera tibetana de la montaña, nosotros podríamos hacer lo mismo en nuestro lado”.

Cuerpos expuestos

En 2017 la mano de un montañista muerto emergió del hielo en un sitio conocido como Campamento 1.

Los operadores aseguran que enviaron a escaladores profesionales de la comunidad sherpa a restirar el cuerpo.

Laguna en el glaciar Khumbu

C. SCOTT WATSON/UNIVERSITY OF LEEDS
Los científicos constataron que las lagunas en el glaciar Khumbu se están extendiendo y uniendo.

Ese mismo año, otro cadáver fue avistado en el glaciar Khumbu, la zona en la que más cuerpos han aparecido.

Varios restos fueron hallados además en el Campamento 4, que es relativamente plano.

“También han emergido manos y piernas en el campamento base en los últimos años”, señalo el representante de una organización no gubernamental que opera en la región.

“Hemos percibido que el nivel del hielo en el campamento base y en sus alrededores sigue bajando y por ello los cuerpos están apareciendo”.

Glaciares cada vez más finos

Varias investigaciones constataron que los glaciares de la región del Everest, al igual que los de gran parte del Himalaya, se están derritiendo velozmente y perdiendo volumen.

Un estudio reveló en 2015 que las lagunas en el glaciar Khumbu, que los montañistas deben cruzar camino a la cumbre, se están extendiendo y uniendo debido al rápido deshielo.

El ejército de Nepal drenó el Lago Imja cerca del Everest en 2016, cuando el nivel del agua subió peligrosamente debido al derretimiento del hielo.

Dos montañistas en una ruta hacia la cumbre del Everest y un cartel que señala "Camino hacia el Everest"

Getty Images
Muchos montañistas expresan su deseo de que, si mueren en el ascenso, sus cuerpos sean dejados en la montaña.

Otro equipo de científicos, incluyendo investigadores de las universidades de Leeds y Aberystwyth en Reino Unido, extrajeron cilindros de hielo del glaciar Khumbu y encontraron que la temperatura era mayor de la esperada.

La temperatura mínima registrada del hielo era de −3,3C, dos grados mayor que la temperatura anual promedio del aire.

Pero no todos los cuerpos están emergiendo debido al deshielo.

“También vemos restos debido al movimiento del glaciar Khumbu”, señaló Tshering Pandey Bhote, vicepresidente la Asociación de Guías de Montaña de Nepal.

“La mayoría de los montañistas están preparados para un avistamiento de ese tipo”.

Cadáveres como mojones

Algunos de los cuerpos en los sectores más elevados del Everest se transformaron en puntos de referencia para los montañistas.

Un ejemplo es un sitio llamado “botas verdes” cerca de la cumbre.

Los restos pertenecen a un escalador que falleció bajo una roca que sobresale. Sus botas verdes, aún en sus pies, miran hacia el camino que lleva a la cumbre.

Rescatistas retiran restos de un montañista en un helicóptero

ANG TASHI SHERPA
La mayoría de los restos retirados son de escaladores que fallecieron recientemente.

Retirar los cadáveres de los campamentos más elevados puede ser tan difícil como costoso.

Bajar los restos de la montaña puede costar entre US$40.000 y US$80.000, según expertos.

“Uno de los operativos más complejos que enfrentamos fue retirar un cuerpo que estaba a 8.700 metros, cerca de la cumbre”, señaló Ang Tshering Sherpa.

“El cuerpo estaba totalmente congelado y pesaba 150 kilos”.

Cualquier decisión relacionada con los restos es además una cuestión muy personal.

“La mayoría de los montañistas expresan su deseo de que, si mueren en el ascenso, sus cuerpos sean dejados en la montaña“, afirmó Alan Arnette, un conocido escalador y autor sobre montañismo.

“Por ello sería irrespetuoso retirar sus cuerpos, a menos que deban ser movidos porque obstruyen una ruta, o que sus familiares quieran recuperar sus restos”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.


https://www.facebook.com/bbcmundo/posts/10157460396404665


https://www.youtube.com/watch?v=-O7sw3Pe5TI&t=

https://www.youtube.com/watch?v=cyKX3E21fLA&t=

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.