Las mujeres del campo mexicanas que llevan sus historias de la mano de Shakespeare
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Las mujeres del campo mexicanas que llevan sus historias de la mano de Shakespeare

Campesinas de la comunidad de Puerto Valle actúan en la adaptación de una obra de Shakespeare en el Festival Cervantino.
Por Daniela Rea
24 de octubre, 2014
Comparte
Foto: Daniela Rea

Foto: Daniela Rea

Apenas parió a su hija, Mayra García López se reincorporó a su trabajo: pelar 4 costales de nopales diarios. En el silencio de su tarea cayó en cuenta que lo hizo por primera vez cuando tenía 8 años, al lado de su madre. Desde entonces, ha hecho lo mismo todos los días.

Como esta tarde. Mayra tiene en sus manos una cubeta llena de nopales espinados que pela uno tras otro sin parar, mientras se desarrolla la puesta en escena de la obra La tempestad de Shakespeare, de la que ella forma parte junto con otras 16 mujeres de la comunidad rural Puerto de Valle, de Salamanca, Guanajuato.

Sin saberlo aún, el público que llena la plaza Mexiamora, el escenario de esta obra del Festival Internacional Cervantino, presenciará la personalización de Calibán —el personaje de un esclavo salvaje y deforme creado por el dramaturgo inglés— en un puño de mujeres que paren esclavos.

Venimos desde Puerto de Valle, venimos a compartirles un poco de nuestra realidad. Venimos a que el gobierno nos escuche porque nos tiene siempre hasta abajo. El campesino según es el que da la vida, pero el campesino ya no vive. Esto es un reclamo a las autoridades correspondientes, esperamos que sea de su agrado y comprendan y se pongan en nuestro lugar los 40 minutos que dura la obra, se pongan en nuestros zapatos y valoren lo que dios les dio”, dice una mujer a manera de presentación.

Todos somos Calibán

La obra de teatro que desarrollan las mujeres forma parte del proyecto Ruelas que este año inauguró el FIC. Cuatro directores mexicanos trabajaron con cuatro comunidades del estado para montar obras de Shakespeare y se presentarlas durante el Festival.

Sara Pinedo es una de ellas. Esta directora de la compañía Coelctivo Alebrije, estuvo a cargo del montaje de La Tempestad en Puerto Valle. Con su hijo a cuestas, recuerda que al llegar a la comunidad rural todos pensaban que era trabajadora del DIF y la lista de peticiones no se hizo esperar: que si el puente, el pozo, la clínica de salud y la escuela.

Pronto las convenció de que su permanencia ahí era distinta: había sido enviada para como parte del Proyecto Ruelas para montar La Tempestad y celebrar los 450 años del nacimiento de Shakespeare.

Me entregaron el libreto y me dijeron que montara. Al tener el libreto en mano pensé, ¿qué vamos a hacer con esto? Muchas mujeres de las que están aquí no saben leer y escribir. Entonces nos pusimos a revisar el libreto y a sacar las líneas argumentales que a las mujeres les hicieron eco”.

Así salió el amor, la maternidad, la esclavitud; por su parte, ellas agregaron las temáticas del campo y la migración, que en el relato de las mujeres tienen un encuentro con la esclavitud. Así escogieron también el título del montaje Todos somos Calibán, pues todas las mujeres sentían que de alguna manera su historia y la de los personajes estaba conectada a esa libertad mutilada.

Hasta que la muerte nos separe

En la plaza Mexiamora, ubicada en el centro de Guanajuato, las protagonistas despliegan un escenario de su vida cotidiana: hacer el fuego, moler maíz, poner las tortillas, pelar nopales, cocinar, alimentar a otros. El escenario está compuesto por anafres, comales, jaulas con gallos.

Al fondo, un grupo de música norteña de la comunidad acompaña la obra. Uno a uno, los testimonios de las mujeres, se escuchan en la plaza y atraen la atención hasta de un borrachito que asoma su cabeza canosa y despeinada desde una azotea vecina.

Yo soy Guille. La madre, el origen, la bendita, la que sufre, la que tiene ilusión, la que tiene la obligación. Prometo darte el vestido y el alimento y en esa edad en la que me pierdes el respeto, hasta que la muerte nos separe”.

Soy Antonia. Trabajaba en la pizca de algodón estando embarazada. Yo le metía de 50 a 60 kilos de algodón a los costales. Entonces un día le dije a mi esposo ‘me siento mal’. Mi hija ya mero nacía entre los algodones. Luego nació mi niña y luego luego volvimos a la pizca del algodón”.

Soy Francisca. Todos los días del campo regresaba caminando. Ustedes se preguntan ¿soy la que engendra hombres y mujeres de bien? ¿Y la que engendra esclavos, monstruos?”

El norte se los lleva y ya no los deja venir

Rosalba Aguilar Ramírez tiene a sus pies la ropa de su hijo Juan: una camisa y un pantalón vaquero, unas botas y un sombrero. Su hijo migró a Estados Unidos hace 10 años; Jorge, uno de sus primos, siguió sus pasos y quedó en el camino, fue secuestrado junto con todo un camión de migrantes antes de llegar a Monterrey. Desde hace 3 años no saben nada de él.

Rosalba relata la historia en la plaza, ante el público, mientras el cuerpo le tiembla. Cuenta también que su hijo Juan tiene su nombre tatuado en el brazo izquierdo, el de su padre en el derecho y en la espalda tiene su apellido. A Rosalba no le gusta que se pinte tanto, pero él intenta convencerla de su utilidad: “Estos tatuajes, mamá, me van a servir mucho porque si un momento tu no tienes noticias de mi, los identificas y me buscas”. Cada noche Rosalba reza para que no le pase lo que a su primo Jorge.

En honor a su hijo, Rosalba se pintó “Juan” en el pecho con un marcador indeleble, como los tatuajes que él lleva en su cuerpo.

Yo le digo que ya se regrese, que para qué se vuelve a ir, nos quedamos sin los muchachos, el pueblo está de puras mujeres, se los están llevando, no hay quién trabaje. Me acuerdo cuando Juan me dijo que si lo dejaba ir al norte, yo no quería y me insistió. Y ya se fue. Desde hace años que ya no lo veo, porque no puede venir a casa. A mi me pone triste porque el norte se los lleva y ya no los quiere dejar venir”.

“Todos somos Calibán”, porque su hijo Juan no puede venir a verla, porque ella tampoco puede ir a verlo.

Parimos esclavos

Cuando su hija Miriam acababa de nacer, Mayra García López se reincorporó a su trabajo, pelar 4 costales de nopales diarios. En ese silencio se dio cuenta que la primera vez que lo había hecho fue cuando tenía 8 años de edad, al lado de su madre.

Ese pensamiento le brotó de nuevo cuando, al participar en el montaje de la obra La Tempestad, conoció al personaje de Sycorax, madre de Calibán, el esclavo.

Esta mañana, en la plaza, Mayra toma el nopal en las manos y lo pela con una pequeña navaja, mientras escucha a sus compañeras relatar qué harían si fueran presidentas o gobernadoras de la isla Puerto de Valles, como en La Tempestad: poner drenaje, una clínica de salud, poner una escuela y un pozo de agua.

“Si yo, Mayra, fuera gobernadora de la isla les haría una nueva ley, una reforma a las mujeres. Y les pagaría un precio justo al nopal, estable. Mi hija desde los 8 años pela nopal, es una cadena interminable de esclavitud, yo quisiera que se acabara esta esclavitud porque si no pelamos, no comemos”.

Quién sabe cuántas generaciones más pasarán pelando nopal. O cuántos hijos más se perderán en el camino al norte. Mayra intenta darle secundaria a su hija Miriam, algo que ella no tuvo. Y logró también decir en voz alta a manera de reclamo: “Parimos esclavos”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Twitter: cómo el primer tuit de la red social generó una subasta millonaria

El cofundador de Twitter decidió poner a subasta su primer tuit y su iniciativa se convirtió rápidamente en una puja millonaria.
Por BBC
7 de marzo, 2021
Comparte

La subasta online por el primer tuit de la historia llegó a tener pujas de hasta 2,5 millones de dólares  este sábado.

Todo se debe al cofundador de Twitter, Jack Dorsey, que decidió poner a subasta su primer tuit y su iniciativa se convirtió rápidamente en una puja millonaria.

“Just setting up my twttr”, se lee en inglés en el post publicado en marzo de 2006 ( “Sencillamente configurando mi twttr”, en español).

La publicación será vendida en forma de NFT (token criptográfico), un certificado digital exclusivo que establece quién posee una fotografía, un video u otra forma de contenido online.

No obstante, el comentario de Dorsey seguirá estando disponible para el público en Twitter incluso después de que acabe en manos de un nuevo propietario.

El comprador recibirá un certificado, firmado digitalmente y verificado por el propio Dorsey, junto a los metadatos del tuit original, que incluirá información como el momento en que se publicó el tuit y su contenido.

Gran parte de esa información, no obstante, ýa está públicamente disponible.

¿Como un “souvenir”?

La subasta se lleva a cabo a través de la web Valuables, lanzada hace tres meses para vender tuits usando estos mecanismos.

En una publicación en esta plataforma, sus fundadores comparan la compra de un tuit como la de un autógrafo más tradicional o un souvenir.

“Tener cualquier contenido digital puede ser una inversión financiera“, señalan. “ valor sentimental. Tal y como un autógrafo en una tarjeta de béisbol, el NFT en sí mismo es la firma de su creador en el contenido, convirtiéndolo en algo único, limitado y valioso”.

https://twitter.com/jack/status/20

Ofertas anteriores al tuit de Dorsey sugieren que fue sacado a la venta en diciembre, pero la subasta atrajo mayor atención después de que el propio cofundador tuiteara un vínculo a ésta el viernes. Ese comentario ha sido compartido miles de veces desde entonces.

En cuestión de minutos, la puja por el tuit llegó a los más de US$88.000 y se disparó este sábado, con una oferta de US$1,5 millones siendo usurpada por otra de US$2 millones alrededor de las 15:30 GMT.

Según las condiciones de Valuables, el 95% de las ventas del tuit irán destinadas al creador original y el restante a la página web.

línea

BBC

Análisis de Rory Cellan-Jones, periodista de la BBC especializado en Tecnología

Los tuits son el último activo digital en ser monetizado a través de los llamados NFT.

Los NFT utilizan la tecnología de contratos blockchain, popular por ser usada en criptomonedas como el bitcoin, para crear certificados exclusivos de adquisición de cualquier contenido digital.

Pese a que la idea de que artistas digitales pueden obtener ingresos al ofrecer a los compradores cierto sentido de propiedad tiene sus alicientes, la “venta” de tuits dejará a más de uno perplejo.

Valuables, la plataforma que comercializa el tuit de Dorsey, parece reconocer que el concepto provocará cierto desconcierto. En el apartado de preguntas frecuentes de su página web, explica que “poseer cualquier tipo de contenido digital puede… tener valor sentimental y forjar una relación entre el coleccionista y el creador”.

La mayoría de nosotros pensaría que este es un precio muy alto a pagar por una relación con el jefe de Twitter, pero dado el estado frenético y a menudo irracional de cualquier tipo de mercado relacionado con las criptomonedas, quizá el comprador confía en que pronto habrá alguien que le quitará el tuit de las manos a un precio incluso superior.

Por mi parte, basado en el dicho de que “si no puedes con ellos, mejor únete”, he puesto uno de mis tuits a la venta.

Es un tuit sobre este artículo y acabo de aceptar una puja por él de US$1. Puede sonar algo modesto, pero teniendo en cuenta que tengo otros 72.466 tuits disponibles puede ser el comienzo de algo grande…

línea

BBC

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.