“Siempre supieron que era inocente”: Ángel Amílcar, migrante torturado por militares
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

“Siempre supieron que era inocente”: Ángel Amílcar, migrante torturado por militares

El caso de Ángel, dice Erika Guevara, directora del programa de Amnistía Internacional para América, "es un claro ejemplo de la falta de medidas de la Procuraduría General federal para documentar debidamente los casos de tortura".
Por Nayeli Roldán
20 de octubre, 2014
Comparte
Angel_Amilcar_Colon-2

El migrante garifuna hondureño Ángel Amílcar Colón Quevedo, quien permaneció encarcelado en México acusado de delitos contra la salud y delincuencia organizada. Foto: Cuartoscuro

“Estoy contento de ver el amanecer de un nuevo día afuera”, es lo primero que dice Ángel Amílcar Colón Quevedo a su interlocutor. Cómo no estarlo después de pasar cinco años, seis meses y siete días en prisión acusado de formar parte de una banda del crimen organizado sin más pruebas que una declaración hecha bajo tortura y el parte informativo de los policías y militares que lo golpearon y humillaron durante y después de su detención. Está libre porque la Procuraduría General de la República presentó “conclusiones de no acusación”; reconoció al fin que es inocente de todos los cargos que le imputaron en 2009.

Ángel Amílcar, hondureño de 37 años, fue víctima de tortura por parte de militares y policías federales y estatales, práctica que aumentó 600% en un decenio, según Amnistía Internacional. Ahora no duda en afirmar que “siempre supieron que era inocente”, pero el Ministerio Público mantuvo la acusación porque le interesaba llenar una estadística. “Fui un número más en las aprehensiones para justificar que se estaba combatiendo la delincuencia organizada”, dice.

Y es que su detención ocurrió justo durante el periodo de la “guerra” contra el narco emprendida por el expresidente Felipe Calderón. Por eso, él y otros más, a quienes nunca antes había visto, fueron presentados ante los medios de comunicación como responsables de los delitos de delincuencia organizada, contra la salud, acopio de armas y posesión de cartuchos. Aunque fue parte de los “resultados” que exhibió el gobierno federal, en realidad Ángel era sólo uno de los 140 mil centroamericanos que pasan por México cada año para llegar a Estados Unidos.

El infierno

En 2009, el hijo mayor de Ángel fue diagnosticado con cáncer. Sin dinero suficiente para el tratamiento, decidió migrar a los Estados Unidos para conseguir un empleo y salvar la vida del pequeño. Diez días después de iniciar la travesía, llegó a Tijuana donde un coyote lo llevó a una casa en la que supuestamente debía esperar unos días para luego cruzar la frontera. “El ruso”, como se hacía llamar, lo encerró en una habitación y le permitía ir a comer en la cocina tres veces al días. El 9 de marzo, escuchó la detonación de un arma, golpes a la puerta de la cochera y sin saber a ciencia cierta lo que sucedía, lo único que se le ocurrió fue “correr para salvar mi vida. Salté del segundo piso de una ventana y caí a una barranca”.

El operativo policíaco incluyó un helicóptero, desde donde observaron el intento de huída. “Me quedé quieto hasta que alguien puso sus botas en mi espalda y sentí un fierro que me pegaba en la costilla derecha”. Después de anunciarle que estaba detenido “me quitaron la camisa y me cubrieron con ella mientras me daban de puñetazos y me hicieron subir la barranca hincado”. Ese fue el preámbulo de lo que vendría después con las autoridades mexicanas.

Las siguientes horas fue trasladado a las instalaciones de la Policía Estatal de Tijuana, luego a la Policía Federal donde, además de golpearlo, lo asfixiaban. Recuerda que encontró la manera de tomar aire “mordiendo la bolsa que me ponían en la cabeza”. Así comenzó su primer interrogatorio, pero cuando los federales escucharon que Ángel decía que en su país presidió la Organización Fraternal Negra Hondureña (Ofraneh), los castigos se exacerbaron.

Al día siguiente, lo presentaron ante el Ministerio Público sólo para tomarle huellas y datos; luego lo llevaron al cuartel Morelos, de la segunda zona militar del 28 batallón donde se encontraban otras 60 personas en su misma situación.

Desde las 5 de la tarde sufrió discriminación debido a su color de piel ya que es afro descendiente; tratos degradantes, humillaciones, tocamientos en diferentes partes del cuerpo. A las dos de la mañana, aparecieron dos personas del Ministerio Público con hojas en blanco que tuvo que firmar y a las 9 de la mañana, en otro salón, otro MP tomó su declaración. “Yo decía una cosa y el escribiente anotaba otra. Ahí comenzó el manipuleo de la información. Y las amenazas de si quería otra calentadita si no colaboraba”.

Esas declaraciones junto con el parte de policías y militares sobre lo ocurrido fueron suficientes para ser acusado de los delitos de delincuencia organizada, contra la salud, acopio de armas y posesión de cartuchos, por lo que le fue dictado auto de formal y recluido en el entro Federal de Readaptación Social No.4 Noroeste en Tepic, Nayarit. Ahí las torturas siguieron con choques eléctricos en los genitales, golpes, asfixia con chorros de agua, humillaciones. “Fue un infierno. Esos recuerdos estarán siempre en mi memoria. El daño que me hicieron me ha marcado la vida”, dice Ángel.

Un año y medio después, Ángel pudo hacer la primera llamada hacia Honduras. Decidió buscar los medios para conseguir su libertad. El licenciado Soriano, como recuerda a su compañero de prisión, le dijo que Amnistía Internacional podía tomar su caso. Como pudo, envió una carta explicando su situación y pidiendo ayuda. Así es como el Centro de Derechos Humano Miguel Agustín Pro tomó el caso.

La renuencia a investigar la tortura

El mayor obstáculo, explica el abogado Luis Tapia, fue la acreditación de la tortura a través del protocolo de Estambul aplicado por peritos independientes. El juez solicitó expertos a una universidad, al sector salud y a la PGR, sin que nadie respondiera hasta después de un año. Cuando al fin la consiguieron, la perito argumentó que Ángel “no entendía el español”, pues su lengua materna es garífuna, por lo que “entramos en un callejón sin salida”, dice Tapia. El Centro Pro tuvo que pagar a expertos independientes de Honduras para poder realizar la prueba fundamental en la defensa.

El caso de Ángel, dice Erika Guevara Rosas, directora del programa de Amnistía Internacional para América, “es un claro ejemplo de la falta de medidas de la Procuraduría General federal para documentar debidamente los casos de tortura. Las autoridades mexicanas tienen que reconocer de manera más general el valor probatorio de los exámenes realizados por peritos independientes. Con ello darían un primer paso para mejorar el sombrío historial de impunidad del país con respecto a la tortura y los malos tratos”.

Y es que AI ha documentado estas resistencias en su informe más reciente “Fuera de control: Tortura y malos tratos en México”, pues “a la mayoría de las posibles víctimas no se les aplica nunca al dictamen especializado de la PGR. Desde 2010, la CNDH ha recibido más de siete mil denuncias de tortura y malos tratos, pero desde 2002 la PGR ha llevado a cabo menos de 500 de estos dictámenes”.

Ángel es un ejemplo de ello. Luego de acreditar que su declaración sucedió bajo tortura y sin mayores pruebas, la PGR tuvo que reconocer la inocencia del hondureño y el 15 de octubre fue liberado. “Sentí que me había liberado de una carga”, dice y pese a lo sucedido, “decidí perdonar a los que me hicieron mucho daño. Difícilmente se me va a olvidar, pero tendré que aprender a vivir con eso”.

Aunque le espera otro largo camino legal, Ángel exige la reparación del daño, no por una cuestión económica sino buscando el compromiso del Estado Mexicano para la no repetición de casos como el suyo. El equipo legal del Centro Pro emprenderá el litigio de reparación del daño contra la Procuraduría General de la República, la Secretaría de la Defensa Nacional y la Policía Federal, más todas las autoridades que dictaron auto de formal prisión y quienes lo confirmaron.

Guevara Rosas advirtió que “las autoridades mexicanas pueden y deben tomar aún más medidas para garantizar que ni la policía ni el ejército recurren a la tortura y que todas las denuncias de tortura se investigan con rapidez y exhaustividad. No pueden permitir que injusticias como las cometidas contra Ángel vuelvan a repetirse”.

En los últimos dos días, Ángel ha contestado decenas de entrevistas; ha repetido su historia a quien se lo pregunta, pero es parte de su agradecimiento por estar en libertad. Luego piensa visitar casas de migrantes del país para hablar con sus compatriotas y luego, regresará a su país para hacer servicio a la comunidad porque “la sociedad hondureña me necesita. Esto que me pasó no me va a limitar a seguir siendo activista, defensor de los derechos humanos y de los derechos culturales y territoriales del pueblo garífuna”, de donde es originario.

Ese infierno que dejó atrás tampoco lo va a limitar para recuperar su vida. Aunque su hijo mayor, Ángel, falleció a causa del cáncer, Amílcar tiene esperanza y está ansioso de reencontrarse con sus dos hijos y su esposa en los próximos días para regresar juntos a Honduras.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El Perseverance llega a Marte: por qué 3 misiones diferentes llegaron al planeta rojo casi al mismo tiempo

A la llegada este martes de la misión Hope de Emiratos Árabes Unidos le siguió la china Tianwen-1 y Perseverancede la NASA.
18 de febrero, 2021
Comparte

Febrero ha sido un mes decisivo para la exploración de Marte.

Este jueves el robot explorador Perseverance de la NASA llegó a Marte, tras un viaje de cerca de 480 millones de km que inició en julio de 2020.

El Perseverance descendió hasta la superficie marciana sujetado por una “grúa celestial”.

Para ello sobrevivió a los llamados “siete minutos de terror”, el período de ingreso y descenso en la atmósfera marciana en que la temperatura y el riesgo eran máximos.

La llegada del Perseverance se produce días después de que ingresara en la órbita del planeta rojo Hope, la misión enviada por Emiratos Árabes Unidos, la primera de un país árabe.

Este mes también llegó a Marte la misión Tianwen-1 de China, que entró en la órbita del planeta rojo con un vehículo que se espera esté en la superficie del planeta en mayo.

La cercanía en la llegada de las tres misiones se debe a que todas aprovecharon una “ventana” que ocurre cada cierto tiempo en la que la distancia entre Marte y la Tierra es menor.

La separación entre los dos planetas cambia constantemente debido a sus diferentes velocidades cuando orbitan alrededor del Sol, por lo que el mejor momento para lanzar misiones que requieran la menor cantidad de combustible ocurre una vez cada 26 meses.

Pero al igual que con cualquier misión a Marte, las tres naves espaciales enfrentan desafíos tremendos, incluidos los infames siete minutos de terror.

La mitad de todas las misiones anteriores al planeta rojo terminaron en fracaso.

Misión exitosa

La histórica primera misión de Emiratos Árabes a Marte despegó de Japón en julio del año pasado.

Y el éxito de la maniobra para ingresar en órbita fue anunciado en vivo por televisión y por las redes sociales por el director de la misma, Omran Sharaf, desde la sala de operaciones del Centro Espacial Mohamed bin Rashid de Dubái.

La sonda explorará la atmósfera del planeta rojo, algo que no se ha hecho en ninguna misión anterior a Marte.

En particular, los científicos creen que puede contribuir a nuestra comprensión de cómo el planeta perdió gran parte de su atmósfera y, con ella, gran parte de su agua.

A diferencia de las misiones chinas y estadounidenses, Hope no aterrizará en Marte, sino que se quedará en órbita en el planeta durante al menos un año marciano o 687 días.

Se espera que sus datos comiencen a llegar a la Tierra en septiembre.

El corresponsal de BBC Science, Jonathan Amos, describió la misión Hope como un “esfuerzo científico”.

Impresión artística de la sonda Hope

PA Media
Hope orbitará el planeta durante al menos un año marciano o 687 días.

“ considera en gran medida como un vehículo de inspiración, algo que atraerá a más jóvenes en los Emiratos y en toda la región árabe a estudiar ciencias en la escuela y en la educación superior”, dijo.

Solo Estados Unidos, India, la antigua Unión Soviética y la Agencia Espacial Europea han llegado antes a Marte con éxito.

La llegada de Hope coinciduió con el 50 aniversario de la formación de los Emiratos Árabes Unidos.

China también quiere llegar a Marte

La primera misión de exploración de Marte de China, llamada “Preguntas al cielo“, en realidad no aterrizará hasta dentro de tres meses.

Esto permitirá a los ingenieros evaluar las condiciones atmosféricas del planeta antes de intentar lo que será un descenso peligroso.

Para aterrizar en Marte, los científicos deben afrontar el desafío de reducir la velocidad de entrada, que es de 20.000 km/h, a casi la velocidad a la que camina un humano.

China espera aterrizar su dispositivo de 240 kg en una llanura dentro de la cuenca de impacto Utopía en mayo.

El robot, impulsado por paneles solares desplegables, estudiará la geología de la región, en la superficie y justo debajo de ella.

Un mástil alto lleva cámaras para tomar fotografías y facilitar la navegación. Cinco instrumentos adicionales ayudarán a evaluar la mineralogía de las rocas locales y buscarán hielo de agua.

A los científicos chinos les gustaría que el robot estuviera en servicio al menos 90 días. Hasta ahora, solo los estadounidenses han logrado llevar a cabo operaciones de larga duración en Marte (las misiones soviéticas Mars-3 y Beagle-2 de Europa duraron poco tiempo).

Sonda Tianwen para Marte

Getty Images
El robot, impulsado por paneles solares desplegables, estudiará la geología de la región, en la superficie y justo debajo de ella.

Tianwen-1 no es el primer intento de China de llegar a Marte. Una misión anterior con Rusia en 2011 terminó prematuramente cuando el lanzamiento falló.

Pero el país estaba confiado después de enviar dos misiones a la Luna.

Con la segunda el año pasado, China se convirtió en el primer país en hacer un aterrizaje exitoso en el “lado oscuro” del satélite.

La NASA vuelve a Marte

La Perseverance de la NASA buscará evidencia de vida microbiana antigua en Marte.

Recolectará muestras de rocas que podrían proporcionar pistas invaluables sobre si alguna vez hubo vida en el planeta rojo.

El vehículo aterrizó en un cráter casi ecuatorial llamado Jezero.

“Cuando los científicos miran nuestro lugar de aterrizaje, el cráter Jezero, ven la promesa científica de todo: los restos de un antiguo río que fluye hacia adentro y hacia fuera de este cráter y piensan que ese es el lugar para buscar señales de vida pasada”, dije hace unas semanas Allen Chen, el ingeniero que lidera el esfuerzo de Entrada, Descenso y Aterrizaje (EDL) para Perseverance.

Sin embargo, el experto también ve ciertos riesgos.

El tamaño del aparato es aproximadamente el mismo que el de un auto SUV pequeño y pesa una tonelada.

An undated handout picture made available by the National Aeronautics and Space Administration (NASA)'s Jet Propulsion Laboratory (JPL) in Southern California, USA shows an illustration of NASA"s Perseverance rover landing safely on Mars (issued 08 February 2021).

EPA/Nasa/JPL-Caltech
El tamaño del aparato es aproximadamente el mismo que el de un auto SUV pequeño y pesa una tonelada.

El vehículo puede moverse de forma autónoma 200 metros por día y está equipado con 19 cámaras y dos micrófonos, con los que los científicos esperan grabar los primeros sonidos de Marte.

La misión también intentará volar un dron que pesa 1,8 kg en otro mundo por primera vez.

A pesar de sus promesas, solo descubriremos el alcance total de los hallazgos del Perseverance cuando las muestras recolectadas en el planeta rojo regresen a la Tierra.

Esto sucederá después de que termine la misión, dentro de dos años.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=bXK31IpSnLQ&feature=emb_logo

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.