Tras el rastro de la guerrilla de la ciencia
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Tras el rastro de la guerrilla de la ciencia

La idea del grupo -conformado por varios científicos y artistas de diferentes regiones del mundo y creado en 2011- es tomar elementos de la ciencia y convertirlos en instalaciones artísticas que se puedan exponer en distintos escenarios y museos de todo el planeta.
Por BBC Mundo
5 de octubre, 2014
Comparte
Se autodenominan la "Guerrilla de la ciencia" y desde hace algunos años vienen haciendo incursiones que incluyen una invasión de ratas gigantes en Glastonbury en Reino Unido y una invitación a cenar con trozos de cerebro. La idea del grupo -conformado por varios científicos y artistas de diferentes regiones del mundo y creado en 2011- es tomar elementos de la ciencia y convertirlos en instalaciones artísticas que se puedan exponer en distintos escenarios y museos de todo el planeta. Por ejemplo, en 2013, liderados por el neurocientífico Ed Bracey, diseñaron un enorme pabellón en medio del festival musical de Glastonbury, donde ubicaron a decenas de personas disfrazadas de ratas que interactuaban con los visitantes. Mike Massaro cena  La comida es un elemento clave en los proyectos de la "Guerrilla de la ciencia". A todos los que llegaban allí le hacían la pregunta "¿eres más inteligente que una rata de laboratorio?" y después los voluntarios pasaban por un test neurológico, todo con la idea de reflexionar sobre algunas cuestiones neurológicas. La "Guerrilla de la ciencia" se ha extendido por todo el mundo en países como Brasil, Estados Unidos y Reino Unido. Esta es una muestra de los exitosos proyectos que han desarrollado en los últimos años. Laboratorio para ratas "¿Eres más inteligente que un roedor?", esa era la pregunta central en la que se basaba la instalación preparada para las audiencias del Shangri La, el icónico lugar de reunión de Glastonbury, el festival musical más importante de Reino Unido en su edición de 2013. Diseñado en colaboración con el estudio de arquitectos de Ridley Buchanan, la instalación laberíntica era una obra interactiva donde tres "ratas-científicos" estaban en contacto con el público. Laboratorio de ratas En 2003 instalaron un pabellón donde ratas vestidas de científicos interactuaban con el público. Una vez adentro, las personas eran clasificadas por sexo, variedad y nivel de intoxicación. Después eran evaluados por uno exámenes creados por el neurocientífico Ed Bracey, para determinar ciertas capacidades en los visitantes. Al final del camino, el público se encontraba con la respuesta hecha al principio: "¿Es o no más inteligente que un roedor?". Pezones celestiales La sexualidad tiene muchas variables. Y eso fue lo que lo que quiso expresar la instalación Pezones Celestiales que también fue presentada en Glastonbury, en el festival de 2014. El diseño hecho por Ben Kearns y Jamie McCartney era una muestra de las múltiples visiones artísticas que puede ofrecer la sexualidad humana. Por eso había un mural con decenas de vaginas (realizado por McCartney) o una cubeta de hielo con forma de pezón, entre otras. Fueron instalaciones que sorprendieron a los asistentes del pabellón por su audacia. El mural de vaginas fue una instalación que hizo parte del proyecto "pezones celestiales" de 2014. También el público que se acercó a este lugar podía hacer parte de un extenso estudio sobre los comportamientos sexuales que se realiza actualmente en Reino Unido y que es conocido como NATSAL. Cenando el cerebro humano Durante tres noches en marzo de 2014 se invitó a un grupo de aventureros para que se deleitaran con el objeto más complejo del universo: el cerebro humano. Las cenas, que se realizaron en un búnker utilizado en la Segunda Guerra Mundial, incluyeron un menú de cinco pasos creados por los diseñadores de comida Blanch & Shock y que hacía un recorrido por las funciones del cerebro, su composición y otras peculiaridades. cerebro  Otro de los proyectos fue conocer el cerebro humano a través de una cena. En medio de la cena, se podía escuchar las charlas de neurocientíficos y sicólogos que explicaban la compleja red que hace funcionar uno de los órganos fundamentales del cuerpo humano.. Foto: BBC Mundo.

La idea de la “Guerrilla de la ciencia” es hacer más accesible el lenguaje científico. Foto: BBC Mundo.

Se autodenominan la “Guerrilla de la ciencia” y desde hace algunos años vienen haciendo incursiones que incluyen una invasión de ratas gigantes en Glastonbury en Reino Unido y una invitación a cenar con trozos de cerebro.

La idea del grupo -conformado por varios científicos y artistas de diferentes regiones del mundo y creado en 2011- es tomar elementos de la ciencia y convertirlos en instalaciones artísticas que se puedan exponer en distintos escenarios y museos de todo el planeta.

Por ejemplo, en 2013, liderados por el neurocientífico Ed Bracey, diseñaron un enorme pabellón en medio del festival musical de Glastonbury, donde ubicaron a decenas de personas disfrazadas de ratas que interactuaban con los visitantes.

Mike Massaro cena
La comida es un elemento clave en los proyectos de la “Guerrilla de la ciencia”.

A todos los que llegaban allí le hacían la pregunta “¿eres más inteligente que una rata de laboratorio?” y después los voluntarios pasaban por un test neurológico, todo con la idea de reflexionar sobre algunas cuestiones neurológicas.

La “Guerrilla de la ciencia” se ha extendido por todo el mundo en países como Brasil, Estados Unidos y Reino Unido.

Esta es una muestra de los exitosos proyectos que han desarrollado en los últimos años.

Laboratorio para ratas

“¿Eres más inteligente que un roedor?”, esa era la pregunta central en la que se basaba la instalación preparada para las audiencias del Shangri La, el icónico lugar de reunión de Glastonbury, el festival musical más importante de Reino Unido en su edición de 2013.

Diseñado en colaboración con el estudio de arquitectos de Ridley Buchanan, la instalación laberíntica era una obra interactiva donde tres “ratas-científicos” estaban en contacto con el público.

Laboratorio de ratas
En 2003 instalaron un pabellón donde ratas vestidas de científicos interactuaban con el público.

Una vez adentro, las personas eran clasificadas por sexo, variedad y nivel de intoxicación. Después eran evaluados por uno exámenes creados por el neurocientífico Ed Bracey, para determinar ciertas capacidades en los visitantes.

Al final del camino, el público se encontraba con la respuesta hecha al principio: “¿Es o no más inteligente que un roedor?”.

Pezones celestiales

La sexualidad tiene muchas variables. Y eso fue lo que lo que quiso expresar la instalación Pezones Celestiales que también fue presentada en Glastonbury, en el festival de 2014.

El diseño hecho por Ben Kearns y Jamie McCartney era una muestra de las múltiples visiones artísticas que puede ofrecer la sexualidad humana.

Por eso había un mural con decenas de vaginas (realizado por McCartney) o una cubeta de hielo con forma de pezón, entre otras.

Fueron instalaciones que sorprendieron a los asistentes del pabellón por su audacia.

El mural de vaginas fue una instalación que hizo parte del proyecto “pezones celestiales” de 2014.

También el público que se acercó a este lugar podía hacer parte de un extenso estudio sobre los comportamientos sexuales que se realiza actualmente en Reino Unido y que es conocido como NATSAL.

Cenando el cerebro humano

Durante tres noches en marzo de 2014 se invitó a un grupo de aventureros para que se deleitaran con el objeto más complejo del universo: el cerebro humano.

Las cenas, que se realizaron en un búnker utilizado en la Segunda Guerra Mundial, incluyeron un menú de cinco pasos creados por los diseñadores de comida Blanch & Shock y que hacía un recorrido por las funciones del cerebro, su composición y otras peculiaridades.

cerebro
Otro de los proyectos fue conocer el cerebro humano a través de una cena.

En medio de la cena, se podía escuchar las charlas de neurocientíficos y sicólogos que explicaban la compleja red que hace funcionar uno de los órganos fundamentales del cuerpo humano.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

En qué se diferencia la pérdida de olfato y gusto por COVID de la producida por un resfriado

La COVID-19 difiere de las típicas enfermedades respiratorias en varios aspectos, incluyendo la forma en la que impacta sobre el sentido del olfato y el del gusto.
19 de agosto, 2020
Comparte

La pérdida del olfato que puede acompañar al coronavirus es única y muy diferente a la que puede experimentar alguien afectado por un fuerte resfriado o gripe, dicen investigadores europeos que han estudiado el tema.

Por ejemplo, cuando los pacientes con covid-19 tienen pérdida del olfato, esta tiende a ser repentina y grave.

Y, por lo general, tampoco tienen la nariz tapada, ni moquean. De hecho, la mayoría de las personas con coronavirus aún pueden respirar libremente.

Otra cosa que distingue a la enfermedad es que provoca una pérdida “total” del sentido del gusto.

Es decir, el coronavirus no simplemente reduce la capacidad de distinguir los sabores por la afectación del sentido del olfato, explican los investigadores en la revista Rhinology.

Los pacientes con coronavirus con pérdida del gusto realmente no pueden diferenciar entre amargo o dulce, afirman.

Los expertos sospechan que esto se debe a que el SARS-CoV-2 afecta a las células nerviosas directamente involucradas con el olfato y el gusto.

https://www.youtube.com/watch?v=Xs_NI20P8DE

Los principales síntomas del coronavirus son:

• alta temperatura

• tos nueva y continua

• pérdida del olfato o el gusto

En países como Reno Unido la recomendación es que cualquiera que tenga estos síntomas debe aislarse y hacer arreglos para que le practiquen una prueba para verificar si tiene el virus.

Los otros habitantes de la casa también deben aislarse para evitar una posible propagación.

La investigación sobre el olfato

Para averiguar más sobre el impacto del coronavirus sobre el sentido del olfato, el investigador principal del estudio publicado en Rhinology -el profesor Carl Philpott, de la Universidad de East Anglia, en Reino Unido- llevó a cabo pruebas de olfato y gusto en 30 voluntarios.

De estos, 10 tenían covid-19, 10 padecían de fuertes resfriados y 10 eran personas sanas, sin síntomas de resfriado o gripe.

Mujer con mascarilla huele una flor

Getty Images
En la mayoría de los casos, la pérdida de gusto y olfato es reversible.

La pérdida del olfato fue mucho más profunda en los pacientes con covid-19.

Estos también fueron menos capaces de identificar los olores y no podían distinguir para nada entre sabores amargos o dulces.

“Realmente parece haber características que distinguen al coronavirus de otros virus respiratorios“, destacó Philpott, quien trabaja con la organización benéfica Fifth Sense, que ayuda a personas con trastornos del olfato y el gusto.

“Esto es muy emocionante porque significa que las pruebas de olfato y gusto podrían usarse para discriminar entre pacientes con covid-19 y personas con un resfriado o una gripe normal”, dijo.

Niño oliendo un limón de manos de su padre

iStock
Según Philpott, pruebas de olfato caseras podrían ayudar a distinguir entre gripe y covid-19.

Según el científico, la gente podría hacer sus propias pruebas de olor y sabor en casa usando productos como café, ajo, naranjas, limones y azúcar.

Pero también hizo hincapié en que las pruebas de diagnóstico con hisopos de garganta y nariz siguen siendo esenciales si se teme haber sido infectado por el coronavirus.

Según Philpott, en la mayoría de las personas que se recuperan del coronavirus el sentido del olfato y el gusto regresan después de unas pocas semanas.

Punto de entrada

El profesor Andrew Lane es un experto en problemas de nariz y sinusitis en la Universidad Johns Hopkins, en Estados Unidos, y ha estado tratando de comprender cómo el coronavirus podría causar la pérdida del olfato.

Para ello él y su equipo han estudiado muestras de tejido de la parte posterior de la nariz, identificando niveles extremadamente altos de una enzima que estaban presentes únicamente en el área responsable del olfato.

Gráfico de cómo se reproduce el coronavirus en el cuerpo

BBC

Se cree que esta enzima, llamada ACE-2 (enzima convertidora de angiotensina II), es el “punto de entrada” que permite que el coronavirus ingrese a las células del cuerpo y cause una infección.

La nariz es uno de los lugares donde Sars-CoV-2, el virus que causa la covid-19, ingresa al cuerpo.

“Ahora estamos haciendo más experimentos en el laboratorio para ver si el virus realmente está usando estas células para acceder e infectar el cuerpo”, dijo el profesor Lane luego de publicar sus hallazgos en el European Respiratory Journal.

“Si ese es el caso, es posible que podamos abordar la infección con terapias antivirales administradas directamente por la nariz“, agregó.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PM9KBQyKHz8

https://www.youtube.com/watch?v=Zh_SVHJGVHw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.