Ayotzinapa, la herida que llegó hasta el corazón de México
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Manu Ureste

Ayotzinapa, la herida que llegó hasta el corazón de México

Miles de ciudadanos, adolescentes, adultos, ancianos, ancianas, niños y niñas recorrieron las calles del centro de la Ciudad de México para protestar contra el gobierno de Peña Nieto y exigir justicia.
Manu Ureste
Por Paris Martínez .
21 de noviembre, 2014
Comparte

dron_19

Julio César Ramírez, Julio César Mondragón y Daniel Solís Gallardo fueron asesinados el 26 de septiembre en Iguala, y aún así, 55 días después del ataque que sufrieron a manos de policías de dicho municipio guerrerense –quienes, además, desaparecieron a otros 43 estudiantes, según “indicios” de las autoridades–, los pasos de estos tres jóvenes se hicieron escuchar ayer en la Ciudad de México, multiplicados por decenas de miles, tras haber recorrido el país por el norte y por el sur, en busca de una sola cosa: “Justicia”.

Daniel Solís Gallardo” es el nombre de la caravana de alumnos de la Escuela Normal de Ayotzinapa que recorrió los estados del sur durante la última semana, mientras la caravana “Julio César Mondragón” lo hizo por las entidades del norte, y la caravana “Julio César Ramírez” por los municipios de Guerrero, para confluir las tres, este 20 de noviembre, en el “corazón de la patria”, el Zócalo de la Ciudad de México, y desde ahí lanzaron una advertencia: “Si las autoridades ya se cansaron de nosotros, nosotros no nos cansaremos nunca de buscar a nuestros compañeros, hasta encontrarlos”.

Encabezadas no sólo por estudiantes de Ayotzinapa, sino por los propios padres de los 43 normalistas desaparecidos, los tres asesinados y los 20 heridos por los policías municipales de Iguala, estas tres caravanas, seguidas por miles de ciudadanos que las arroparon en su arribo al DF, avanzaron ayer hasta el Zócalo, último objetivo de su largo recorrido, iniciado el pasado 15 de noviembre, desde tres de los puntos más simbólicos no sólo de la capital, sino de la República entera: la primera, partió desde el Ángel de la Independencia; la segunda, desde la Plaza de las Tres Culturas, en Tlatelolco; y la tercera desde el Monumento a la Revolución.

Así, a las 17:00 horas, los primeros pasos en andarse fueron los de Julio César Ramírez, desde el Ángel, de donde la caravana en homenaje a este normalista partió acompañada por miles de personas, muchas aglutinadas en distintas agrupaciones ciudadanas y de defensa de derechos humanos, y otras tantas que participaban en lo individual, todas las cuales, vestidas mayoritariamente de negro, se convirtieron en un inmenso velo oscuro que cubrió Reforma a todo lo largo.

Una hora después, a las 18:00, a esta ya de por sí larguísima procesión se sumaron los pasos de Julio César Mondragón –el normalista asesinado en Iguala y que era originario del Distrito Federal–, cuya caravana partió de la Plaza de las Tres Culturas seguida por miles de estudiantes de distintos centros académicos, como la UNAM, la Ibero, la UVM, el Poli, la UAM, la UCM, la ENAH, el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Ecatepec, las Vocas, los CCH, los Bachilleres, las prepas de la Universidad Nacional y de la Autónoma de la Ciudad de México, por citar sólo a los contingentes más numerosos. Y mientras esto ocurría, en paralelo, del Monumento a la Revolución partió Daniel Solís Gallardo, también seguido por miles de ciudadanos, agrupados en organizaciones campesinas y sindicales.

Y es así como, aún cuando de Ayotzinapa salieron hace una semana unas cuantas decenas de normalistas para clamar por el país entero en busca de respaldo a su reclamo, cuando ayer llegaron a la Plaza de la Constitución ya se habían convertido en tantos y tantos miles que calcular una cifra resulta ocioso.

Yo soy… ¿quién?

Van en calma y, dentro de esa calma, van gritando y van llorando.

Van alzando pancartas, enumerando del 1 al 43 y clamando, al final, “¡Justicia!”.

Van en orden. Algunos, incluso, van formados y formadas en hileras, cuidándose entre todos, acordonando con lazos sus contingentes, intentando así que no se infiltren personas ajenas a la manifestación, ya que ésta se convocó como una protesta pacífica y todos comulgan en así mantenerla.

Van con los rostros descubiertos, y cuando alguien, uno o varios, decide embozarse, la exigencia colectiva se alza siempre: “!Sin-ca-pucha! ¡Sin-ca-pucha!”. Así gritan.

Son adolescentes, son jóvenes, son niños y niñas que van de la mano de sus papás y mamás, o en sus brazos, o en sus hombros, y son hombres y mujeres adultos, muchos aún con la ropa del trabajo, de la oficina, y también son ancianos y ancianas que avanzan, con sus carteles al aire, mostrando su furia y conteniéndola a la vez.

Pero, ¿quiénes son?

La respuesta se corea, una y otra vez, a lo largo del recorrido. Y es una respuesta que, sin quererlo así, responde también otras preguntas, como ¿por qué están aquí? ¿Por qué les importa, por qué les afecta, lo que las autoridades hicieron a los normalistas de Ayotzinapa el pasado 26 de septiembre?

–¡Yo soy! –grita uno.

–¡¡¿QUIÉN?!! –pregunta la multitud.

–¡El de la UNAM!

–¡QUE SÍ, QUE NO, EL DE LA UNA-AM! –corea el resto, al ritmo del Mambo del Ruletero, de Pérez Prado.

–¡Yo soy!

–¡¡¿QUIÉN?!!

–¡El normalista!

–¡¡QUE SÍ, QUE NO, EL NOR-MA-LISTA!!

Yo soy, ¿quién? El de la Ibero, y el campesino, y el obrero, el maestro, el ama de casa, el IPN, la secretaria, el Antropólogo, el ingeniero, el de la Voca, el CCH, el de Medicina… el de Derecho… el indígena… Y la consigna sigue, incluyendo a todos, de tal forma que, a lo largo del camino, de los tres caminos por los que se avanza en esta marcha, ningún mexicano ni mexicana falta por hacerse presente.

Video: Francesc Messeguer (@ElMesseguer)

20 de noviembre…

Los retratos luminiscentes de Francisco Villa y Emiliano Zapata, en uno de los costados del Zócalo capitalino fueron los únicos colocados este 20 de noviembre para conmemorar el aniversario de la Revolución Mexicana. Y qué mejor, porque este jueves son repudiados “los Carranza, los Obregón, los Plutarco Elías Calles, y todos los demás que empezaron a vender a nuestro país y traicionar la revolución mexicana… y sus hijos y sus nietos todavía se burlan de nosotros diciendo que somos ‘Prole’… desde el 26 de septiembre hasta esta fecha, les hemos demostrado que nosotros, los hijos del pueblo, los hijos de los campesinos, de los obreros, de las amas de casa, del empleado medio, del pequeño comerciante, tenemos una claridad mucho más grande que el Copetón, tenemos mucha más consciencia y mucho más compromiso social, porque acá, entre nosotros, todos somos hermanos, todos estamos jodidos, y vamos contra ellos…” Así fue como empezó el mensaje de los estudiantes de Ayotzinapa, desde el templete instalado en el Zócalo, dando la espalda a Palacio Nacional.

“Hoy –añadió Felipe de la Cruz, vocero de los padres y madres de los normalistas desaparecidos–, el Estado mexicano pretendió conmemorar y festejar la Revolución Mexicana, pero nosotros queremos decirle a Enrique Peña Nieto desde este lugar que no tenemos nada qué festejar, hoy el pueblo de México está presente en el corazón del país para decirle que ‘¡Ya basta, ni un crimen de Estado más!”…

Ante una plancha del Zócalo abarrotada, y con contingentes aún ingresando por las calles de Madero y 5 de Mayo, Felipe de la Cruz, padre de un normalista, y normalista él mismo de Ayotzinapa, anunció “a la gente del pueblo que Guerrero, que Ayotzinapa, están de pie y que vamos a encontrar a nuestros 43 muchachos con vida, porque están vivos, nos lo demuestra una vez más las mentiras orquestadas por el Estado, que quiere cerrar el caso, pero los padres de familia somos tan dignos y valientes que aquí estamos parados para decirles que vamos a llegar hasta las últimas consecuencias (…) el presidente dice que la violencia no se combate con violencia, pero que él está facultado para usar la fuerza, y se le olvida a él que la facultad se la da el pueblo, y aquí está el pueblo de México, exigiéndole cuentas claras, a más de 50 días de la desaparición de nuestros muchachos“.

El vocero de los padres de los normalistas desaparecidos subrayó además que en el recorrido realizado por el norte y el país pudieron constatar que la violencia “no es privativa de Guerrero”, y todo el país está plagado “de fosas y desaparecidos”. Algo, sin embargo, fue acallando la voz de Ayotzinapa, la rechifla contra los colectivos anarquistas que se desplazaban hacia el templete, surcando la plancha del zócalo, y a quienes la multitud exigía descubrirse los rostros.

La negativa de los anarquistas redobló esta rechifla y pocos minutos después el micrófono ya no era empleado para darle la palabra a los padres y madres de los jóvenes desaparecidos el pasado 26 de septiembre en Iguala, sino para conminar a estos grupos, que se concentraron detrás del templete, a abstenerse de atacar el Palacio Nacional.

Por ello, cuando la refriega fue inminente, los padres de los normalistas desaparecidos, y los alumnos de Ayotzinapa que los acompañaban, se retiraron de la plaza, junto con una parte de los manifestantes que llenaban el Zócalo. La mayoría, sin embargo, permaneció ahí, para presenciar el choque de la policía con los grupos que promueven la “acción directa”…

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Reuters

Tras el éxito de la vacuna contra COVID en Israel, la vida empieza a regresar a la normalidad

Las autoridades comenzaron a flexibilizar las restricciones después de que se comprobara que la vacuna Pfizer tiene una efectividad del 95.8%.
Reuters
21 de febrero, 2021
Comparte

Israel comenzó a flexibilizar el confinamiento después de que estudios demostraran que la vacuna contra el coronavirus de Pfizer tiene una efectividad del 95.8% en prevenir hospitalizaciones y muerte por covid-19.

Desde el domingo, tiendas, bibilotecas y museos pueden abrir sus puertas pero se requerirá el uso de mascarillas y el mantenimiento de la distancia social.

El ministerio de salud dice que este es el primer paso para regresar a la vida normal.

Israel tiene la tasa de vacunación más alta del mundo. Más del 49% de la población ya ha recibido al menos una dosis.

El país había iniciado su tercer confinamiento el 27 de diciembre, después que aumentara el número de contagios.

Bajo las nuevas reglas, la gente puede ahora acudir a centros comerciales y visitar atracciones turísticas como los zoológicos.

Pasaporte verde

Otro tipo de instalaciones, entre las que se incluyen gimnasios, hoteles y sinagogas, también pueden reabrirse.

Sin embargo, para ingresar en ellas se requiere un “pasaporte verde”: un certificado que solo puede obtenerse una vez que la persona ha sido vacunada.

Centro comercial

Reuters
Los centros comerciales pueden a partir del domingo abrir sus puertas al público.

Un reducido número de personas que se ha recuperado del virus y por ende no es actualmente elegible para la vacuna pueden de todos modos obtener el certificado.

El pasaporte, que está contenido dentro de una aplicación, es expedido por el ministerio de salud y tiene una validez de seis meses, que comienza una semana después de la segunda dosis.

No está permitida la realización de conciertos masivos y los eventos deportivos pueden hacerse con una capacidad máxima del 75%, y un lïmite de 300 personas en un espacio interior y 500 en un espacio al aire libre.

A pesar de la flexibilización de las restricciones, el aeropuerto de Israel permanecerá cerrado durante otras dos semanas.

El sábado, el ministerio de salud dijo que estudios revelaban que el riesgo de la enfermedad provocada por el virus había caído en un 95.8% entre la gente que había recibido las dos dosis de la vacuna Pfizer.

También encontró que la vacuna era un 98% efectiva en prevenir la fiebre o los problemas respiratorios.

El primer ministro, Benjamin Netanyahu, dice que espera que el 95% de los israelíes de más de 50 años estén vacunados en las próximas dos semanas.

A comienzos de la semana pasada, la Franja de Gaza recibió sus primeras dosis de vacunas después de que Israel aprobara la transferencia a través de su frontera.

Envío de vacunas a la Franja de Gaza

Getty Images
Israel comenzó a enviar vacunas a la Franja de Gaza. Se estima que cerca de 5 millones de palestinos están a la espera de la vacuna.

El envío incluye 2.000 dosis de la vacuna rusa Sputnik V, que será utilizada en pacientes que han recibido un trasplante de órganos y aquellos con insuficiencia renal, según le informó un funcionario israelí a la agencia de noticias Reuters.

Esto tiene lugar después de que el ministro de salud palestino llegara a un acuerdo con el ministerio de salud israelí para vacunar a 100.000 palestinos que trabajan en el país.

Se estima que cerca de 5 millones de palestinos están a la espera de la vacuna.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=9Bbb1CsM8f0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.