close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Después de protestar, ¿qué sigue? (capítulo de regalo)

La cosa es pasar de la democracia representativa a la democracia participativa, una democracia donde los ciudadanos no sólo protesten por los problemas, sino que se involucren y propongan soluciones; la cosa es “reconstruir la política como algo de todos, no nada más de un segmento (los políticos y funcionarios públicos)”, dice Ulrich Richter a Animal Político.
Por Mayra Zepeda
1 de noviembre, 2014
Comparte
Foto: Cuartoscuro.

Foto: Cuartoscuro.

¿Salir o no salir a las calles a protestar? Y si decidimos salir, ¿después qué? Participar. ¿En qué? En la solución del problema del que te quejas. ¿Y cómo hacerlo? En el libro De la protesta a la participación ciudadana, el abogado Ulrich Richter Morales revisa el tema y, además, desmenuza el trabajo de varios luchadores sociales y manifestaciones en México y el mundo para intentar responder la pregunta.

La cosa es pasar de la democracia representativa a la democracia participativa, una democracia donde los ciudadanos no sólo protesten por los problemas, sino que se involucren y propongan soluciones; la cosa es “reconstruir la política como algo de todos, no nada más de un segmento (los políticos y funcionarios públicos)”, dice Richter a Animal Político.

En México ya tenemos algunos ejemplos de cómo los ciudadanos, además de protestar, ya comienzan a exigir y, sobretodo, a proponer soluciones. ¿Quiénes son? Richter dice que ahí están los estudiantes del Instituto Politécnico Nacional (IPN): “el contenido de su protesta tiene aspectos estructurales de poder cambiar algunas situaciones internas educativas que sí pueden darse. Su protesta no es vacía, sí pueden buscar un cambio, que es poder influir en la reglamentación interna, los programas educativos, la gratuidad…” Los politécnicos protestaron y consiguieron dialogar con el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, y la Secretaría de Educación Pública. Y las conversaciones siguen.

Ahí están los padres de los normalistas de Ayotzinapa secuestrados y desaparecidos por las policías municipales de Iguala y Cocula, en Guerrero, quienes ya buscaron diálogo con las autoridades federales y apenas esta semana se reunieron con el presidente Enrique Peña Nieto. No sólo protestaron. Exigieron que las autoridades les explicaran qué están haciendo y a qué se van a comprometer.

Richter dice que “ante la crisis de la democracia representativa tenemos que buscar nuevos cauces que oxigenen la política” para que vuelva a ser “una causa reconocida por todos.” Esta nueva forma es el “ya protestamos, éste es el contenido de la protesta, y queremos participar en la solución que se le va a dar a nuestra protesta”, explica el autor del libro editado por Océano.

Para quien todavía no se decide a salir a las calles a protestar porque le causa escozor los bloqueos en avenidas o sitios públicos, Richter pone sobre la mesa el cómo ponderar “la eventual colisión de derechos”, es decir, entre el derecho a la libertad de expresión y al de transitar libremente por la ciudad.

¿A cuál darle más importancia? “Pues yo te podría decir que al que enriquezca la vida democrática del país”, dice Richter.

En México, explica el también autor del libro Manual del poder ciudadano, apenas estamos comprendiendo este derecho de la protesta para buscar un mejor México porque tenemos una gran apatía por la cosa política derivada del desprestigio que tiene”.

En De la protesta a la participación ciudadana, además de leer el significado de conceptos como protesta, indignación, inconformidad, acción colectiva, movimientos, marchas, plantones y más, encontrarás un capítulo con ejemplos de movilizaciones y protestas en diversos países del mundo, las cuales lograron cambiar parte de su realidad.

Ahí están las protestas en Islandia, Venezuela, Brasil, Ucrania, Turquía, Túnez, Libia, Siria, Irak, España, Rusia, Chile y más.

Además encontrarás otro capítulo dedicado a algunos líderes de movimientos sociales, desde Madero y Zapata, hasta Mahatma Gandhi, Martin Luther King, Nelson Mandela y el polaco Lech Walesa, y otro más sobre “protestas peculiares”.

Aquí Animal Político te presenta un adelanto del libro:

De La Protesta a La Participación Ciudadana by Mayra Zepeda Arriaga

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El hackeo con luces contra la cuenta de Twitter que denunció la Fundación de Epilepsia de EU

La cuenta de Twitter de una asociación sin ánimo de lucro que sensibiliza sobre la enfermedad de la epilepsia fue hackeada para enviar a sus seguidores imágenes estroboscópicas.
17 de diciembre, 2019
Comparte

Para quienes sufren epilepsia fotosensitiva cualquier estímulo visual que consista en luces intermitentes o parpadeantes puede desencadenar en una crisis de convulsiones.

Quienes hackearon la cuenta de Twitter de la Fundación de Epilepsia de Estados Unidos lo sabían y mandaron a propósito imágenes y GIFs estroboscópicos.

Este tipo de luces emiten destellos muy breves de forma continua.

Es sabido que pueden producir convulsiones a quienes padecen la enfermedad, sobre todo si son niños y adolescentes.

“Los cambios abruptos en la intensidad de la luz o la luminosidad pueden desencadenar convulsiones. El rango más sensitivo es entre 15 y 25 flashes por segundo“, explicó Stefano Seri, profesor de neuropsicología clínica de la Universidad Aston, en Birmingham, Inglaterra.

La fundación reportó 30 de estos ataques en la primera semana de noviembre.

La organización sin ánimo de lucro, que financia la investigación de la epilepsia y explica a las personas los tratamientos disponibles y les da apoyo, ha denunciado el caso a las autoridades policiales.

Cameron Boyce

Getty Images
Cameron Boyce, la estrella de Disney Channel de 20 años, falleció por muerte súbita e inesperada por un ataque en julio de este año.

Los ataques cibernéticos destinados a desencadenar ataques dañinos en personas con epilepsia se llevaron a cabo coincidiendo con el Mes Nacional de Sensibilización sobre la Epilepsia, momento en que una gran cantidad de personas que sufren la enfermedad probablemente siguieron la cuenta de la fundación.

Para la asociación el hecho de que el hackeo se produjera precisamente en estas fechas revela la naturaleza perversa de los atacantes.

“Aunque la población de personas con epilepsia fotosensible es pequeña, el impacto puede ser bastante grave. Muchos ni siquiera son conscientes de que tienen fotosensibilidad hasta que tienen convulsiones”, explicó en un comunicado Jacqueline French, directora médica de la fundación y profesora de Neurología en la Universidad de Nueva York.

No está claro cuántas personas hicieron clic en las fotografías y las imágenes animadas conocidas como GIF.

Aplicaciones en un teléfono celular

Twitter
La Fundación de Epilepsia advierte sobre los riesgos del material que circula en las redes e internet.

Límites a la expresión

En 2016 el periodista y escritor estadounidense Kurt Eichenwald recibió en su cuenta de Twitter un mensaje.

En él se podía leer: “Mereces una convulsión (epiléptica) por tus publicaciones”, e iba acompañado de una imagen parpadeante que le causó un ataque epiléptico.

Los investigadores encontraron varias pistas digitales que llevaban hacia John Rayne Rivello, un veterano del cuerpo de marines de Estados Unidos que vive en Maryland.

Según informa The New York Times, estaba previsto que este lunes Rivello se declarara culpable de un cargo de asalto agravado.

Este juicio ha sido visto como un punto de inflexión para probar legalmente dónde están los límites de la libertad de expresión y el asalto criminal en casos de ciberataque.

Fotograma de la serie Pokémon de los años 90

IMDB
Las luces en un episodio de Pokémon causaron convulsiones a centenares de niños a finales de los 90.

Cautela

Se aconseja a quienes sufren de epilepsia que sean cautelosos a la hora de manejar material desconocido en internet.

“Deberían sentarse lo suficientemente lejos del estímulo visual para que (la imagen) no llene todo su campo visual y en una habitación suficientemente iluminada para reducir el impacto de los flashes” dice el profesor Seri.

“En un cuarto bien iluminado, tu punto de referencia está más alto por eso los cambios son menos dramáticos. No abran elementos adjuntos de personas que no conocen”, recomienda.

Lo cierto es que cada vez más videojuegos y películas incluyen advertencias cuando hay imágenes que podrían desencadenar en alguien un ataque epiléptico.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=gN-LCGigRIQ&t=25s

https://www.youtube.com/watch?v=x_-KV-ydCvA

https://www.youtube.com/watch?v=uUGQmcaAGcc

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.