Después de protestar, ¿qué sigue? (capítulo de regalo)
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Después de protestar, ¿qué sigue? (capítulo de regalo)

La cosa es pasar de la democracia representativa a la democracia participativa, una democracia donde los ciudadanos no sólo protesten por los problemas, sino que se involucren y propongan soluciones; la cosa es “reconstruir la política como algo de todos, no nada más de un segmento (los políticos y funcionarios públicos)”, dice Ulrich Richter a Animal Político.
Por Mayra Zepeda
1 de noviembre, 2014
Comparte
Foto: Cuartoscuro.

Foto: Cuartoscuro.

¿Salir o no salir a las calles a protestar? Y si decidimos salir, ¿después qué? Participar. ¿En qué? En la solución del problema del que te quejas. ¿Y cómo hacerlo? En el libro De la protesta a la participación ciudadana, el abogado Ulrich Richter Morales revisa el tema y, además, desmenuza el trabajo de varios luchadores sociales y manifestaciones en México y el mundo para intentar responder la pregunta.

La cosa es pasar de la democracia representativa a la democracia participativa, una democracia donde los ciudadanos no sólo protesten por los problemas, sino que se involucren y propongan soluciones; la cosa es “reconstruir la política como algo de todos, no nada más de un segmento (los políticos y funcionarios públicos)”, dice Richter a Animal Político.

En México ya tenemos algunos ejemplos de cómo los ciudadanos, además de protestar, ya comienzan a exigir y, sobretodo, a proponer soluciones. ¿Quiénes son? Richter dice que ahí están los estudiantes del Instituto Politécnico Nacional (IPN): “el contenido de su protesta tiene aspectos estructurales de poder cambiar algunas situaciones internas educativas que sí pueden darse. Su protesta no es vacía, sí pueden buscar un cambio, que es poder influir en la reglamentación interna, los programas educativos, la gratuidad…” Los politécnicos protestaron y consiguieron dialogar con el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, y la Secretaría de Educación Pública. Y las conversaciones siguen.

Ahí están los padres de los normalistas de Ayotzinapa secuestrados y desaparecidos por las policías municipales de Iguala y Cocula, en Guerrero, quienes ya buscaron diálogo con las autoridades federales y apenas esta semana se reunieron con el presidente Enrique Peña Nieto. No sólo protestaron. Exigieron que las autoridades les explicaran qué están haciendo y a qué se van a comprometer.

Richter dice que “ante la crisis de la democracia representativa tenemos que buscar nuevos cauces que oxigenen la política” para que vuelva a ser “una causa reconocida por todos.” Esta nueva forma es el “ya protestamos, éste es el contenido de la protesta, y queremos participar en la solución que se le va a dar a nuestra protesta”, explica el autor del libro editado por Océano.

Para quien todavía no se decide a salir a las calles a protestar porque le causa escozor los bloqueos en avenidas o sitios públicos, Richter pone sobre la mesa el cómo ponderar “la eventual colisión de derechos”, es decir, entre el derecho a la libertad de expresión y al de transitar libremente por la ciudad.

¿A cuál darle más importancia? “Pues yo te podría decir que al que enriquezca la vida democrática del país”, dice Richter.

En México, explica el también autor del libro Manual del poder ciudadano, apenas estamos comprendiendo este derecho de la protesta para buscar un mejor México porque tenemos una gran apatía por la cosa política derivada del desprestigio que tiene”.

En De la protesta a la participación ciudadana, además de leer el significado de conceptos como protesta, indignación, inconformidad, acción colectiva, movimientos, marchas, plantones y más, encontrarás un capítulo con ejemplos de movilizaciones y protestas en diversos países del mundo, las cuales lograron cambiar parte de su realidad.

Ahí están las protestas en Islandia, Venezuela, Brasil, Ucrania, Turquía, Túnez, Libia, Siria, Irak, España, Rusia, Chile y más.

Además encontrarás otro capítulo dedicado a algunos líderes de movimientos sociales, desde Madero y Zapata, hasta Mahatma Gandhi, Martin Luther King, Nelson Mandela y el polaco Lech Walesa, y otro más sobre “protestas peculiares”.

Aquí Animal Político te presenta un adelanto del libro:

De La Protesta a La Participación Ciudadana by Mayra Zepeda Arriaga

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Vacuna de AstraZeneca: por qué Reino Unido dejará de ofrecerla a los menores de 30 años

El contexto actual de la pandemia en Reino Unido y la amplia disponibilidad de vacunas permitirá ofrecer a los más jóvenes la vacuna más adecuada posible.
8 de abril, 2021
Comparte

Reino Unido ofrecerá una alternativa a la vacuna de AstraZeneca a los menores de 30 años tras consolidarse su vínculo con la aparición muy poco frecuente de trombos.

A fines de marzo, de 20 millones de personas vacunadas con AstraZeneca en Reino Unido, 79 pacientes sufrieron coágulos y 19 de ellos murieron, según la Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios.

Casi dos tercios de los casos fueron mujeres y los fallecidos tenían entre 18 y 79 años, tres de ellos menores de 30.

El regulador británico insiste en que los números no prueban que la vacuna sea la causante de los coágulos, aunque admitió que el vínculo se estaba consolidando.

Mientras, la Agencia Europea de Medicamentos comunicó este miércoles que estos inusuales trombos debían ser incluidos como posibles “muy raros efectos secundarios” de la vacuna de AstraZeneca, y que sus beneficios superaban los riesgos.

Entonces, si el riesgo es tan bajo y las autoridades insisten en que la vacuna está salvando miles de vidas, ¿por qué Reino Unido recomienda no ofrecerla a los menores de 30?

Riesgo y beneficio

Logo de AstraZeneca con jeringuillas.

Getty Images
La vacuna de AstraZeneca ha estado en el punto de mira varias semanas por vincularse casos de trombos como posibles muy raros efectos secundarios.

Primero hay que reiterar que ninguna vacuna o medicamento está libre de riesgos. La pregunta clave es determinar si beneficia más de lo que perjudica.

La propia píldora anticonceptiva, en general, aumenta seis veces la probablidad de desarrollar un trombo.

Los últimos datos siguen demostrando que la vacuna de AstraZeneca es muy beneficiosa, incluso asumiendo que estos trombos son causados por la misma, lo cual no está confirmado todavía.

El riesgo de morir por un trombo tras vacunarse es increíblemente pequeño, de uno entre un millón, según estimaciones de los datos disponibles en Reino Unido.

Por el contrario, la covid-19 mata a una de cada ocho personas infectadas mayores de 75 años, y uno de cada 1.000 infectados sintomáticos con alrededor de 40 años.

Sin embargo, el balance entre riesgo y beneficio en los menores de 30 años no es tan amplio, dado que los pacientes en este rango de edad son mucho menos propensos a morir o enfermar de gravedad por covid.

Pero incluso en este grupo de población el compuesto de AstraZeneca sigue aportando muchos más beneficios que riesgos.

Personal sanitario en Reino Unido con una inyección de la vacuna de AstraZeneca.

PA Media
La vacuna de AstraZeneca sigue aportando mayores beneficios que riesgos a cualquier grupo de edad y está salvando miles de vidas.

Solo que otras vacunas, en este caso, pueden ser una mejor apuesta.

“Mientras más te acercas a una persona de 20 años, sin culpar su estado de salud, más debes pensar sobre estos efectos secundarios muy raros. Los riesgos y beneficios quizás se aproximen a la paridad”, explicó el doctor Chris Witty, jefe médico de Inglaterra.

Puede que los titulares de los últimos días y el torrente de información sobre los efectos secundarios de las vacunas preocupen, pero hay que pensar que son una probabilidad extremadamente baja.

Normalmente, el ser humano no piensa en lo que hace o deja de hacer solamente en función de los riesgos.

Por ejemplo, hacer 400 kilómetros en auto implica una entre un millón de probabilidades de morir en un accidente. Sin embargo, ¿cuántos de nosotros pensamos esto antes de ponernos a manejar?

Otros riesgos de la covid-19 en los menores de 30

Analizar los riesgos y beneficios, en este caso con AstraZeneca, no solo debe limitarse a la probabilidad de morir o no por coronavirus, según explica el jefe de estadísticas de la BBC Robert Cuffe.

“Alrededor de un cuarto de personas en cuidado intensivo con covid-19 también acaban desarrollando algún trombo producto de la infección”, señala Cuffe.

Paciente hospitalizado en Londres, Reino Unido.

Getty Images
Muchos pacientes ingresados con coronavirus también desarrollan trombos como consecuencia de la infección.

A eso se le suma la probabilidad de sufrir lo que se conoce como “covid de larga duración” o “covid crónica”, en que algunos de los síntomas de la enfermedad persisten durante varias semanas o meses.

“Y la covid persistente es más probable que afecte a treintañeros que a pacientes con 70 años”, explica Cuffe.

Un balance “complejo”

Frente a la posibilidad de sufrir uno de estos muy poco frecuentes efectos secundarios, autoridades médicas e individuos deberán tomar la decisión de equilibrar pros y contras.

“Analizar el balance de riesgos y beneficios puede ser muy complejo”, explicó al programa de radio Today de la BBC David Spiegelhalter, del Centro Winton de Comunicación de Riesgos y Evidencia de la Universidad de Cambridge.

“Para los jóvenes, el beneficio directo de la vacuna es menor. Entonces es inevitable que este balance se incline en algún contexto determinado”, añadió el experto.

En el caso de Reino Unido, al actualmente haber tan poco virus circulando, se optó por inclinar la balanza y ofrecer una vacuna alternativa a los menores de 30.

“Pero en otro contexto, con más virus circulando y sin otras vacunas disponibles, la recomendación sería distinta“, asegura Spiegelhalter.

El experto también insiste en que los jóvenes, aunque ellos mismos no sufran las peores consecuencias del virus, estando inoculados ayudan a evitar más muertes de pacientes con mayor riesgo.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=EqG2FLNJvIQ

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.