Diputados asignan 10% del presupuesto a obras de las que obtienen un beneficio político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Diputados asignan 10% del presupuesto a obras de las que obtienen un beneficio político

En promedio, ese es el porcentaje del Presupuesto de Egresos que los legisladores entregan cada año a proyectos que sirven para promoción de políticos y no para cumplir con las metas de inversión del Ejecutivo, advierten centros de estudio.
Por Tania L. Montalvo
12 de noviembre, 2014
Comparte

Foto: Cuartoscuro

Foto: Cuartoscuro

Los diputados tienen en sus manos cada año cerca del 10% del Presupuesto de Egresos de la Federación para asignarlo a fondos cuyos recursos no se tendrán que justificar y que servirán para proyectos que los mismos legisladores impulsarán en estados y municipios y de los que podrán obtener un beneficio político o una “recompensa”, concluye un análisis de la consultoría Integralia.

Tras revisar el Proyecto de Presupuesto de Egresos que el Ejecutivo entregó cada año desde 1997 y compararlo con lo aprobado por los diputados, se concluyó que la regla es sólo modificar las partidas “con atractivo político” como lo asignado a carreteras y caminos rurales, infraestructura hidráulica, programas sociales, programas del campo, universidades públicas, cultura y deporte.

“Los rubros más negociables en el presupuesto tienen algunas características que los hacen atractivos políticamente: tienen gran relevancia y visibilidad para la población, en algunos casos exceden la capacidad de pago de los estados y el ejercicio de algunos de estos rubros se descentralizó y ello les da atractivo especial porque aumenta los recursos de quien ejerce el gasto”, explica el estudio La Negociación política del presupuesto en México que se presentó este martes.

Según los cálculos de esta consultoría, los montos susceptibles a reasignaciones para estas partidas atractivas fueron de entre 80 mil y 120 mil millones de pesos entre 2002 y 2012.

“Cuando los diputados pueden asignar libremente recursos millonarios se estimula que haya sobornos o los llamados moches porque alcaldes y gobernadores ofrecen recompensas a cambio de recibir recursos”.

Actualmente, la Cámara de Diputados discute el Presupuesto de Egresos de 2015, el cual deberá estar aprobado a más tardar el próximo 15 de noviembre.

Integralia advierte que en la discusión de este año también se han incluido partidas dentro del Ramo 23 que contemplan proyectos de gestión para que los mismos legisladores los promuevan en municipios o estados; u obtengan comisiones y recompensas de los alcaldes y gobernadores tras la asignación de recursos.

Los fondos que están en la mira son tres: el fondo de cultura, el fondo para infraestructura deportiva y el fondo de pavimentación que, en conjunto, este año recibieron 11 mil millones de pesos.

Por ejemplo, para 2015, el Proyecto de Presupuesto del Ejecutivo sólo propone 2 mil millones de pesos para el Fondo de Pavimentación, pero los diputados buscan que lo mínimo asignado sean 5 mil millones, monto que recibió en 2014.

diagrama2

 

diagrama1

Según cifras oficiales, del Fondo de Pavimentación, a la fecha se han entregado 99.90% de los recursos, divididos en 2 mil 800 programas en todas las entidades federativas. Sin embargo, centros de estudio advierten que no hay transparencia en cómo se utilizaron esos recursos.

“No tenemos justificación ni análisis de impacto del uso de esos recursos. No nos dicen por qué había que pavimentar una calle en tal municipio de tal estado, tampoco nos hablan del costo promedio de construcción de esa entidad versus otra ni se evalúa el uso de los recursos. Sólo hay reporte de que los recursos se usaron y listo”, dijo Luis Carlos Ugalde, director general de Integralia.

Lo que hacen los diputados con esos fondos de libre asignación es etiquetar el gasto, es decir, decidir específicamente cómo, en dónde y en qué se deberá gastar ese monto.

Según Integralia éste es el peor escenario para el Estado, pues al etiquetar para obras específicas en municipio y en estados “los proyectos no siempre cumplen con los requisitos mínimos para su ejecución y responden a intereses clientelares más que a las metas de inversión del Ejecutivo”; a lo que se suma que sólo se reportará si los recursos se entregaron y no necesariamente si cumplieron su propósito.

“La etiquetación y la libre asignación de partidas pervierte la función de control del Congreso, diputados se concentran en gestionar recursos y algunos en cobrar comisiones (…) Entre legisladores se llama “la bolsa negociable”. Esa bolsa concentra recursos dirigidos a obras o proyectos de gran interés para los diputados y los gobernadores (…) esto se debe a que en ese rubro sus promotores pueden ver reflejado su nombre y apellido en obras de gran relieve y visibilidad para la población, así como el incentivo de llevar recursos a empresas constructoras de sus entidades”, se lee en el documento que presentó Integralia.

El monto que para 2015 los diputados podrán dividir en fondos de libre asignación asciende a 65 mil millones de pesos, según lo negociado con Hacienda durante la discusión de la Ley de Ingresos.

Junto con el Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP) y la Red por la Rendición de Cuentas —que integra a más de 60 organizaciones civiles y centros de estudio—, Integralia recomienda eliminar cualquier forma de etiquetación de recursos durante la negociación del presupuesto; pero también que las asignaciones se basen en evaluar la eficacia de los programas públicos y no en intereses políticos de alcaldes, gobernadores y legisladores.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

La princesa Mako de Japón renuncia a la realeza para casarse con su novio plebeyo de la universidad

Tras años en el ojo del huracán por su relación, la princesa y su novio desde la universidad, Kei Komuro, contrajeron matrimonio este martes en una discreta ceremonia.
26 de octubre, 2021
Comparte

Este martes la princesa Mako de Japón se casó finalmente con Kei Komuro, su novio desde la universidad, renunciando así a su estatus real.

Según la ley japonesa, los miembros femeninos de la familia imperial pierden su posición si se casan con un “plebeyo”, aunque esa regla no aplica a los miembros masculinos.

Mako obvió los tradicionales ritos de una boda real y rechazó el pago que se le ofrece a las mujeres de la realeza cuando se retiran de la familia.

Ella es la primera miembro femenina de la familia real en rehusar ambas costumbres.

Se prevé que la pareja se irá a vivir a Estados Unidos, donde Komuro trabaja como abogado.

Esa salida ha suscitado comparaciones inevitables con la pareja real británica formada por Meghan Markle y el príncipe Harry, por lo que los recién casados han sido apodados los “Harry y Meghan de Japón”.

Igual de Markle, Komuro ha sido objeto de un intenso escrutinio desde que su relación con Mako se hizo pública. La crítica más reciente que recibió fue por lucir una cola de caballo cuando regresó a Japón.

Algunos tabloides y usuarios en las redes sociales opinaron que su peinado —considerado poco convencional en Japón— era impropio de alguien dispuesto a casarse con una princesa.

“Kei es irremplazable”

En una rueda de prensa que la pareja dado el mismo día de la boda, Mako pidió escusas por cualquier molestia que su matrimonio pudo haber causado al pueblo.

“Siento mucho la inconveniencia causada y estoy agradecida a aquellos que han continuado apoyándome”, declaró, según un informe del medio público NHK.

“Para mí, Kei es irremplazable. El matrimonio fue una opción necesaria para nosotros”.

Komuro añadió que ama a Mako y quiere pasar el resto de su vida con ella.

“Amo a Mako. Sólo contamos con una vida y quiero que la pasemos con la persona que amamos”, dijo Komuro, según lo reporta la agencia AFP.

“Me siento muy triste de que Mako haya estado en una mala situación, mental y físicamente, debido a las acusaciones falsas”.

La princesa Mako (der.) abraza a su hermana, la princesa Kako, en la hacienda Akasaka, 26 de octubre, 2021

Getty Images
La princesa Kako, hermana menor de Mako, felicitó a la pareja.

La princesa Mako abandonó su residencia en Tokio a eso de las 10:00 de la mañana hora local de este martes para casarte, haciendo la venia varias veces a sus padres, al príncipe heredero Fumihito y a la princesa heredera Kiko. También abrazó a su hermana menor antes de partir.

La pareja ha recibido una extensa cobertura mediática a lo largo de los años y su relación ha sido objeto de polémica, lo que le ha causado a la princesa desorden de estrés postraumático, reportó con anterioridad la agencia oficial de asuntos reales, IHA.

Este mismo martes varias personas protestaron contra la boda, portando pancartas apuntando a asuntos financieros de la familia de Komuro, particularmente de la madre del novio.

Una protesta contra la boda de la princesa Mako y Kei Komuro in Tokio, el 26 de octubre, 2021.

Getty Images
Algunos japoneses conservadores que no creen que Komuro sea una pareja digna de la sobrina de un emperador.

La ahora exprincesa se comprometió con Komuro en 2017 y los dos planearon casarse el año siguiente.

Pero la boda se pospuso tras unas denuncias sobre los problemas financieros de la madre de Komuro.

El palacio negó que la postergación estuviera vinculada a eso, aunque el príncipe heredero Fumihito afirmó que era importante que los asuntos de dinero se aclararan antes de que la pareja se casara.

Según el corresponsal de la BBC en Tokio, Rupert Wingfield-Hayes, la verdadera razón de la animosidad contra Komuro parece venir de un sector conservador de la sociedad que no cree que sea una pareja digna de la sobrina de un emperador.

Komuro —que recibió una oferta de trabajo de un destacado bufete de abogados— es de origen humilde y los tabloides locales han pasado años buscando chismes sobre su familia, incluyendo las acusaciones contra su madre.


Análisis: Hideharu Tamura, BBC News, Tokio

La reacción de algunos medios y parte del público a la relación entre la princesa Mako y Kei Komuro ha dejado patente la presión que enfrentan las mujeres de la familia imperial.

La IHA ha informado de que la princesa Mako sufrió de desorden de estrés postraumático por la fuerte crítica desde los medios y las redes desde el anuncio de su compromiso hace cuatro años.

Ella no es la primera mujer de la familia real japonesa en ser afectada de esta manera.

Su abuela, la emperatriz emérita Michiko, perdió la voz temporalmente hace casi 20 años cuando desde los medios se la tachó de no apta para ser la esposa de un emperador.

Su tía política, la emperatriz Masako, sufrió depresión después de ser culpada por no haber tenido un hijo varón.

Las mujeres de la realeza están forzadas a cumplir con ciertas expectativas: deben apoyar a sus esposos, dar a luz a un heredero y ser guardianas de las tradiciones japonesas. Si se quedan cortas, se las critica salvajemente.

Lo mismo sucedió con la princesa Mako, quien dijo que renunciaría a su estatus real. Pero ni siquiera eso ha sido suficiente para frenar los ataques contra ella, su esposo y su matrimonio.

Si quieres leer esta historia en japonés, la encuentrasaquí.


Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.