La campaña fallida de Plascencia por la reelección en la CNDH
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

La campaña fallida de Plascencia por la reelección en la CNDH

Durante su comparecencia ante senadores el pasado 30 de octubre, Plascencia defendió su administración y se dijo satisfecho de su labor al frente del organismo, descalificando las críticas de organizaciones no gubernamentales acerca de la intervención tardía de la CNDH en casos como el de Tlatlaya, la desaparición de los 43 normalistas en Guerrero y la recomendación emitida sobre el asesinato de 72 migrantes en San Fernando, que originó demandas de amparo contra el organismo.
Por Nayeli Roldán
12 de noviembre, 2014
Comparte
Foto: Cuartoscuro.

Foto: Cuartoscuro.

Meses antes de hacer pública su intención de reelegirse en la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Raúl Plascencia Villanueva emprendió una estrategia para sumar apoyos de organizaciones sociales y comisiones estatales de defensa de los estados que fortalecieran su candidatura. Al mismo tiempo, personalidades que se perfilaban como contendientes enfrentaron incidentes que derivaron en la emisión de medidas cautelares por parte de la Comisión, hasta hackeo de computadoras y teléfonos celulares, según denuncian los candidatos.

Durante su comparecencia ante senadores el pasado 30 de octubre, Plascencia defendió su administración y se dijo satisfecho de su labor al frente del organismo, descalificando las críticas de organizaciones no gubernamentales acerca de la intervención tardía de la CNDH en casos como el de Tlatlaya, la desaparición de los 43 normalistas en Guerrero y la recomendación emitida sobre el asesinato de 72 migrantes en San Fernando, que originó demandas de amparo contra el organismo.

El próximo jueves 13 de noviembrefecha límite para designar al ombudsman nacional, según la convocatoria– los integrantes de las comisiones de Justicia y Derechos Humanos del Senado darán a conocer la terna de los candidatos finalistas y ese mismo día el pleno votará para elegir a la persona que ocupará la presidencia de la CNDH durante los próximos cinco años.

Aunque fuentes legislativas confirman que Plascencia tiene pocas posibilidades para ser reelecto, el ombudsman no ha reparado en esfuerzos para conseguirlo.

La campaña

La inscripción de Plascencia Villanueva estuvo acompañada de 16 cajas de documentos que incluían 2 mil 650 cartas de apoyo. Entre esas, la de la Federación Mexicana de Organismos Públicos de Derechos Humanos (FMOPD) –integrada por las comisiones defensoras del país–, cuyo secretario técnico es Óscar Elizundia Treviño, integrante del Consejo Consultivo de la CNDH y quien formó parte del equipo de apoyo en la comparecencia en el Senado.

El presidente de la FMOPD y ombudsman de Sinaloa, Juan José Ríos Estavillo, pidió a sus agremiados firmar dicha carta,  pero además, conseguir más misivas de organizaciones no gubernamentales de sus estados, como parte de los acuerdos de asamblea de septiembre.

Cartas Apoyo Plascencia by Mayra Zepeda Arriaga

Una de las firmantes fue Lucero Benítez Villaseñor, presidenta de la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Morelos –también aspirante a la presidencia de la CNDH–, quien justificó dicho respaldo ante senadores durante su comparecencia: “Efectivamente firmé una carta de apoyo, así nos lo pidieron a todas las comisiones de los estados (…) Tenemos que respaldar las partes buenas, las partes malas, yo rescato muchas cosas de apoyo que se hizo en materia de capacitación en mi estado”.

En entrevista con Animal Político, explicó que en Morelos, organizó reuniones con organizaciones civiles y consiguió que “30 enviaran las cartas de apoyo al doctor Plascencia por las consideraciones que ha tenido con nuestro estado, por el trabajo que se ha hecho en materia de capacitación”.

“Los presidentes de los estados recabamos esas cuantiosas cajas (16) que trajo el presidente de la CNDH para decir el respaldo que hubo de los estados. El trabajo lo hacemos los presidentes de las comisiones de los estados”, remató.

La Federación es financiada por donativos de sus integrantes y de externos, según se explica en su reglamento. Sin embargo, la situación financiera de cada uno es considerablemente distinta. Mientras la CNDH tuvo un presupuesto de mil 416 millones 382 mil 046 pesos para 2014, su homóloga en Tamaulipas, por ejemplo, tuvo un presupuesto de 20 millones de pesos y la de San Luis Potosí, 26 millones de pesos. Además, la Comisión Nacional también apoya en especie, pues envía mobiliario y artículos de oficina que deja de usar a las comisiones estatales que trabajan en condiciones precarias, según explicó Lucero Benítez.

En tanto, dirigentes de organizaciones sociales en el Distrito Federal que prefirieron omitir su nombre, confirmaron que durante las capacitaciones que ofrecieron los funcionarios de la CNDH, les “sugerían” apoyar la candidatura de Plascencia, con lo cual podrían aumentarse los vínculos de apoyo hacia las ONG.

Los bots

Otros apoyos al ombudsman ocurrieron a través de decenas de cuentas de Twitter de usuarios que tienen pocos seguidores e idénticos time line, características de los llamados bots o usuarios fantasma.

Algunos replicaban notas periodísticas con títulos como “4 razones para reelegirse en la CNDH. Pese a críticas de ONG y senadores” y “¿Crees que Raúl Plascencia debe reelegirse en la CNDH? Él cree que sí”. Otros emitían mensajes como éste: “#Conoce a @mfarahg (Mauricio Farah) actualmente gana más que el presidente #CNDH”.

bot1

 

bot2

 

bot3

 

bot4

 

bot5

De acuerdo con un análisis de Fundar y Artículo 19 sobre la actividad en Twitter en el proceso de elección del ombudsman y los candidatos, se detectó que los trolls tuvieron mayor auge entre el 30 de octubre y 1 de noviembre, sobre todo con dos fenómenos, uno de apoyo a Raúl Plascencia y otro respecto a menciones negativas hacia Raúl González y Mauricio Farah.

En el análisis del 7 de octubre al 5 de noviembre sobre las menciones a los candidatos, la diferencia es abismal. Mientras Raúl Plascencia tuvo 13 mil 426 menciones, otros candidatos como Mauricio Farah consiguió 407; Ricardo Bucio, 2 mil 77 (muchos de ellos debido a una nota periodística); Miriam Cárdenas, 507 y Sara Irene Herrerías, 166.

A esto se suma que el 2 de noviembre, la página www.designaciones.org, proyecto coordinado por Fundar y Artículo 19, que sigue los procesos de elección para ciertos cargos públicos, fue hackeada para alterar el resultado de la encuesta sobre candidatos y favorecer al actual ombudsman.

La votación masiva en pocos minutos fue detectada como un comportamiento anormal en la página por el equipo de Designaciones. En el análisis, detectaron que desde un servidor externo habían introducido un algoritmo en la página para que cada voto a favor de Plascencia generara cinco más. Así, de 39 votos positivos pasó a 666 en cuestión de minutos.

Era una “clara intromisión”, comentó a Animal Político el oficial adjunto del área de derecho a la información de Artículo 19, Ricardo Luévano. Significa, dice, una “suciedad innecesaria” en un proceso de elección para elegir al defensor de derechos humanos.

Los incidentes

Dos de los candidatos que figuraban como fuertes contendientes para relevar a Raúl Plascencia sufrieron percances de distinta índole en los últimos meses. Uno de ellos fue Ricardo Bucio, presidente del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred).

La primera semana de octubre pasado detectó que su teléfono celular institucional fue intervenido, incluyendo el servicio de mensajería. Desde ese número se enviaron mensajes de chat a personas externas al Conapred, además de una llamada al representante de una organización no gubernamental que él no realizó.

El ataque siguió contra Hugo Morales, uno de sus colaboradores más cercanos, una semana después. En entrevista con Animal Político, narró que el 14 de octubre su cuenta de Twitter fue hackeada. Por la mañana aparecieron mensajes que él no había escrito en contra del gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila, de la Procuraduría General de la República y opiniones respecto al supuesto hallazgo de cadáveres en el Gran Canal del Estado de México.

“Mi primera reacción fue borrarlo, pero después comprobé que no había sido un error sino que lo habían hecho con toda intención”.

Al día siguiente, también fue atacada su cuenta de Facebook, pues subieron imágenes que él no reconocía. Al mismo tiempo, la computadora que utiliza en el edificio del Conapred presentaba fallas. Los ingenieros en sistemas detectaron que a través del celular que conectaba al equipo, intentaban entrar a su sistema desde un servidor externo. En el análisis detectaron que fueron sustraídos diversos documentos referentes a la gestión en el Conapred.

El 27 de octubre ratificó la denuncia que había interpuesto antes en la Agencia del Ministerio Público “Benito Juárez 4” para que se investigara lo ocurrido y un día después, su computadora fue bloqueada por completo. “Hasta el momento no he podido entrar”, comentó.

Otro caso fue el ocurrido el 12 de octubre, cuando fue enviado a la cuenta de correos de reporteros que cubren la fuente de derechos humanos, un mail supuestamente firmado por Yoloxóchitl Casas, directora de comunicación social del Instituto Nacional de Desarrollo Social (Indesol), pidiendo a organizaciones sociales que enviaran cartas de apoyo a favor de “Ricardo”.

En el mail, supuestamente dirigido a organizaciones sociales, se lee “me pidió Ricardo que le comente que ahora lo importante es que juntemos el mayor número de cartas posibles, de lo que sea, respecto al tema económico ya lo tenemos listo y financiado”.

Incluso se adjuntaba el machote de una carta. Sin embargo,  el mail provenía de una dirección de correo falso, aunque incluía datos reales de Casas.

La información de dicho mail fue retomado por el columnista Carlos Ramírez quien argumentó que se utilizaba una estructura y recursos públicos a favor de un candidato. Luego vinieron críticas en el mismo sentido desde diversas cuentas en twitter.

Por lo ocurrido, Yoloxóchitl Casas interpuso una denuncia por el delito de “suplantación de identidad” el 15 de octubre ante la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal.

Correito

Otro caso fue el de Luis Raúl González Pérez, abogado general de la UNAM con licencia, y uno de los finalistas en el proceso de elección. En agosto pasado estuvo envuelto en un escándalo sobre el supuesto plagio de un trabajo sobre libertad de expresión, cuyo autor era Enrique Carpizo Aguilar.

El académico presentó una queja ante la CNDH por este motivo el 28 de agosto pasado y cinco días después (2 de septiembre), el organismo presidido por Plascencia dictó medidas cautelares a su favor.

El rector de la UNAM, José Narro, respaldó a González Pérez, y consideró como “muy lamentable que se utilicen a las instituciones para perjudicar a otras”. En tanto, el abogado general cuestionó la “celeridad” con que la Comisión trabajó en dicho caso para dictar medidas cautelares en su contra.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Antártida: qué países reclaman su soberanía y por qué

El llamado "continente blanco" es el único que no pertenece a ningún país y se rige por un tratado internacional. Sin embargo, 7 naciones reclaman parte de su territorio.
1 de diciembre, 2020
Comparte
Imagen satelital de la Antártida

Getty Images
La Antártida es el único continente que no pertenece a ningún país, aunque varios reclaman una porción.

La Antártida es el continente más frío, seco y ventoso de la Tierra, y eso explica por qué es el único sin una población indígena.

Sin embargo, el cuarto continente más grande del mundo -después de Asia, América y África- es uno de los lugares más anhelados del planeta.

Siete países reivindican partes de su extenso territorio de 14 millones de kilómetros cuadrados.

Algunas son naciones lindantes, como Argentina, Australia, Chile y Nueva Zelanda.

Pero también tres países europeos -Francia, Noruega y Reino Unido- reclaman soberanía sobre sectores de la Antártida.

El primero en instalar una base permanente en la región y declarar su soberanía allí fue Argentina, en 1904. La Base Orcadas es la estación científica antártica más antigua todavía en funcionamiento.

El país sudamericano consideraba la región como una extensión de su provincia más austral, Tierra del Fuego, al igual que las islas Malvinas (o Falklands), Georgias del Sur y Sándwich del Sur.

https://www.youtube.com/watch?v=HwQIES5OuyQ

Sin embargo, Reino Unido, que controla esas islas, hizo su propia reclamación antártica en 1908, reivindicando una región que abarca por completo el sector reclamado por Argentina.

Chile, sumó su propio reclamo años más tarde, en 1940, también sobre la base de que era una extensión natural de su territorio.

La Antártica Chilena -como se la conoce allí- forma parte de la Región de Magallanes, la más austral de las 16 regiones en que se divide el país, y se superpone en partes con los terrenos antárticos exigidos por Argentina y Reino Unido.

Las otras demandas de soberanía se basan en las conquistas realizadas por famosos exploradores antárticos a comienzos del siglo XX.

El reclamo de Noruega se funda en las exploraciones de Roald Amundsen, el primero que alcanzó el Polo Sur geográfico, en 1911.

Y las pretensiones de Nueva Zelanda y Australia se basan en las gestas antárticas de James Clark Ross, quien izó la bandera del Imperio británico en territorios que fueron puestos bajo la administración de esos dos países por la Corona británica, en 1923 y 1926, respectivamente.

En tanto, Francia también reclama una pequeña porción de suelo antártico que fue descubierta en 1840 por el comandante Jules Dumont D’Urville, quien lo bautizó Tierra Adelia, en honor a su esposa.

Países que reclaman soberanía en la Antártida

BBC

Sin dueños

Más allá de estos reclamos soberanos, otros 35 países, incluyendo a Alemania, Brasil, China, Estados Unidos, India y Rusia, tienen bases permanentes en el continente blanco.

Sin embargo, el lugar que muchos llaman el Polo Sur (porque contiene el polo sur geográfico) no pertenece a nadie.

La Base Orcadas, de Argentina, ubicada en la Isla Laurie (parte de las Islas Orcadas del Sur, de la Antártida)

Getty Images
La Base Orcadas, de Argentina, ubicada en la Isla Laurie (parte de las Islas Orcadas del Sur, de la Antártida) es la estación permanente más antigua del continente blanco.

Desde 1961 es administrado por un acuerdo internacional, el Tratado Antártico, que fue firmado el 1 de diciembre de 1959 originalmente por los siete países con pretensiones soberanas más otros cinco: Bélgica, Estados Unidos (donde se firmó el acuerdo), Japón, Sudáfrica y Rusia.

El Tratado, firmado en el contexto de la Guerra Fría, buscó evitar una escalada militar, afirmando que “es en interés de toda la humanidad que la Antártida continúe utilizándose siempre exclusivamente para fines pacíficos y que no llegue a ser escenario u objeto de discordia internacional”.

El pacto congeló las reclamaciones territoriales existentes y estableció que la Antártida se convierta en una reserva científica internacional.

También prohibió las pruebas nucleares y “toda medida de carácter militar, excepto para colaborar con las investigaciones científicas”.

Desde entonces, otras 42 naciones se han sumado al Tratado, aunque solo 29 -aquellas que realizan “actividades de investigación sustanciales”- tienen poder de voto y pueden tomar decisiones sobre el presente y futuro de la Antártida.

Hasta ahora todos miembros del pacto han acordado seguir prohibiendo cualquier otra actividad en la Antártida que no sea científica.

Render de una bandera de la Antártida

Getty Images
La Antártida no tiene dueño, pero 29 países con presencia activa en el continente deciden sobre su presente y futuro.

Riqueza

Pero ¿por qué tanto interés por un continente cubierto casi enteramente de hielo?

Uno de los principales motivos tiene que ver con lo que potencialmente yace debajo de ese hielo: abundantes recursos naturales.

“Hay una razón por la cual los geólogos a menudo tienen el lugar más destacado (en las bases científicas de la Antártida)”, señala el documentalista y periodista Matthew Teller, quien ha escrito extensamente para la BBC sobre el continente blanco.

A pesar de que la prospección petrolera y minera está prohibida por el Tratado Antártico, sí se puede explorar con fines científicos.

Así, los expertos han logrado estimar que bajo el suelo antártico hay unos 200.000 millones de barriles de petróleo, dice Teller.

“Mucho más que Kuwait o Abu Dhabi”, resalta.

Sin embargo, hoy no es viable explotar esos recursos, porque -además de que está expresamente prohibido- el costo de extracción sería demasiado alto.

Esto se debe a que, a diferencia del Ártico, que está conformado principalmente por océano congelado, la Antártida es un continente rocoso cubierto de hielo.

Y esa capa de hielo puede alcanzar los cuatro kilómetros de profundidad.

En tanto, construir plataformas petroleras off shore en las proximidades de la costa antártica, donde se cree hay vastos depósitos de petróleo y gas, también resultaría muy costoso debido a que allí el agua se congela en invierno.

Un pingüino en la Antártida

Getty Images
Hoy la Antártida está protegida, pero en 2048 eso podría cambiar.

No obstante -advierte Teller- “es imposible predecir en qué estado estará la economía mundial en 2048, cuando sea el momento de renovar el protocolo que prohíbe la prospección antártica”.

“En ese escenario, un mundo hambriento de energía podría estar desesperado”, afirma.

Además de petróleo y gas, se cree que la región antártica es rica en carbón, plomo, hierro, cromo, cobre, oro, níquel, platino, uranio y plata.

Plataforma continental

El Océano Antártico también tiene grandes poblaciones de kril y peces, cuya pesca es regulada por la Comisión para la Conservación de los Recursos Marinos Vivos Antárticos.

Todas estas riquezas naturales explican por qué los países que reivindican partes de la Antártida también han realizado reclamos ante la Organización de Naciones Unidas (ONU) para demandar sus derechos de propiedad sobre el lecho marino adyacente a los territorios antárticos que pretenden.

En 2016, la Comisión de Límites de la Plataforma continental (CLPC) de la ONU reconoció el derecho de Argentina de extender sus límites externos en el Atlántico Sur, lo que le permitió al país sudamericano sumar 1,6 millones de kilómetros cuadrados de superficie marítima.

Sin embargo, la CLPC no se pronunció sobre el reclamo relacionado con los territorios antárticos (ni de Argentina ni de ningún otro país) ya que el organismo no considera ni emite recomendaciones sobre áreas en disputa.

Antártida

Getty Images
El Tratado Antártico, que fue firmado el 1 de diciembre de 1959.

Beneficios menos conocidos

Hay dos potenciales utilidades más que tiene el continente blanco, que son únicas, pero menos conocidas que las riquezas naturales tradicionales.

Mientras muchos se enfocan en los potenciales beneficios económicos que yacen kilómetros debajo del hielo o en los mares, pasan por alto lo que muchos consideran será el bien más preciado en el futuro: el agua dulce.

Y es que el hielo que cubre la Antártida es la mayor reserva de agua dulce del mundo, un recurso esencial escaso que algún día podría valer más que el oro.

Se calcula que la Antártida contiene el 70% del agua dulce del planeta, ya que allí se concentra el 90% de todo el hielo de la Tierra.

Y hay mucha más agua dulce congelada que la que se halla debajo del suelo, y en ríos y lagos.

Si se considera que el 97% del agua en el mundo es salada, se comprende la importancia que tiene ese recurso hídrico congelado en el extremo sur del planeta.

La otra ventaja poco conocida de la Antártida tiene que ver con sus cielos, que son particularmente claros e inusualmente libres de interferencias de radio.

Esto los hace ideales para la investigación del espacio profundo y el seguimiento satelital.

El cielo de la Antártida

Getty Images
El cielo antártico es tan potencialmente rico como su suelo y agua.

“Pero también son ideales para el establecimiento de redes de vigilancia encubierta y el control remoto de sistemas de armas de ataque”, advierte Teller.

Australia ha advertido que China podría utilizar su base científica Taishan -la cuarta del país en territorio antártico, construida en 2014- para realizar tareas de vigilancia.

“Las bases antárticas se utilizan cada vez más para un ‘doble uso’: la investigación científica que es útil para fines militares”, denunció el gobierno australiano en 2014.

Sin embargo, el sistema de navegación satelital chino, BeiDou, cumple con las reglas del Tratado Antártico, al igual que el sistema Trollsat de Noruega.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=0fHkEolNWFc

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.