La demostración cartográfica de que México y el mundo se mudan a la ciudad
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

La demostración cartográfica de que México y el mundo se mudan a la ciudad

Para 2050, dos terceras partes de la población mundial vivirá en centros urbanos, por lo que hacen falta proyecciones realistas de las necesidades de suelo, generosos límites metropolitanos, protección de los espacios abiertos y redes viales bien planeadas, afirmó la ONU.
Por Yorokobu.es / Jaled Abdelrahim
16 de noviembre, 2014
Comparte
Foto: Yorokobu.es.

Foto: Yorokobu.es.

«Como habitantes del planeta, tenemos que saber que las ciudades del mundo en desarrollo deben prepararse para un crecimiento explosivo», dice Shlomo Angel, profesor de la Universidad de Nueva York e investigador del Instituto Lincoln de Política de Suelo.

«Se ha calculado, con bastante exactitud, que para 2050 dos terceras partes de la población mundial vivirá en centros urbanos. Hacen falta proyecciones realistas de las necesidades de suelo, generosos límites metropolitanos, protección de los espacios abiertos y redes viales bien planeadas. Para poder tener en cuenta todos esos parámetros desarrollamos Stern Urbanization Project (Proyecto de Urbanización Stern). Hay que estar preparados».

Este plan respaldado por el Programa de las Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos (ONU-Hábitat), consiste en un estudio continuado sobre el crecimiento de las ciudades con mayor velocidad evolutiva del planeta. En 2012 sacaron el primer resultado de la investigación, Atlas de Expansión Urbana, que acompañó al libro Planeta de ciudades, escrito por el científico Solly Angel, y el propio informe del Lincoln Intitute (Crear espacio para un planeta de ciudades).

En aquella ocasión dieron fe de la abrupta expansión de las 120 ciudades más pobladas del mundo. En su nueva edición actualizada para 2015, ampliada a 200 urbes, siguen reversionando el resultado para mantener controlado el crecimiento de estos gigantes de ladrillo y asfalto y pensar en soluciones viables para el futuro problema.

MÉXICO:

El Atlas de la expansión urbana es una muestra representativa del 5% del universo de ciudades que existen en el planeta. «Se analizan urbes de ocho regiones de la Tierra que, al menos, tuvieran una población superior a los 100.000 habitantes antes de 2010», explica Angel.

Los datos estimados por las organizaciones internacionales dicen que para mediados de siglo las ciudades existentes tendrán que hacer espacio para albergar a casi tres mil millones de personas más. Según estos expertos, «algunas llegaran a expandirse más de tres veces su tamaño actual». Para hacer entendible esto a lo que se refieren, estos investigadores desarrollan mapas interactivos con las imágenes de satélite Landsat en combinación con los datos de población del censo de los distritos administrativos que comprenden las áreas urbanizadas.

«Estas ciudades están programadas para duplicar su población urbana en los próximos treinta años, y posiblemente, triplicar la superficie terrestre», advierte el experto. «Nosotros, en nuestras métricas, incluimos la extensión de las áreas urbanizadas para cada ciudad, la población de la ciudad, el promedio densidad de su área construida, el incremento en el área de la ciudad provocada por la inclusión de los espacios abiertos dentro y alrededor de su casco urbano, y el grado en que la ciudad se asemeja a una huella cartográfica. Eso es algo necesario para focalizar el aspecto cuantitativo de la expansión urbana, las futuras fases de una iniciativa más amplia, porque se trata de algo preocupante para lo que tenemos que estar listos».

Angel sostiene que es necesario que empecemos a pensar medidas para saber resolver en el futuro los problemas de transitabilidad, las redes arteriales, los espacios abiertos, las viviendas asequibles, la prestación de servicios básicos como agua y alcantarillado, los efectos sobre las emisiones de carbono, el uso de energía o la pérdida de tierras agrícolas de primera calidad.

«Necesitamos tener evidencias de si en esas áreas de expansión va a ser posible para las personas acceder a puestos de trabajo, o si la tierra y la vivienda en las zonas de expansión son asequibles», esgrime el profesor. «En definitiva, se trata de establecer una relación entre la preparación del público para la expansión urbana y la calidad del entorno construido, ya que, de otro modo, las autoridades urbanas seguirán actuando sin una base empírica para sus decisiones».

PARÍS:

En declaraciones de William Cobbett, exgerente de la Alianza de Ciudades (una coalición mundial de ciudades para el desarrollo relativa al Banco Mundial), a Urban Gateway, «el actual modelo dominante es marginar y excluir a los pobres urbanos, y luego pasar dos o tres décadas tratando de arreglar el problema, con un gran coste financiero y humano».

Los datos de los autores de Stern Urbanization Project certifican la afirmación, y gracias a sus imágenes e informes de libre descarga, demuestran hechos como que, en promedio, «la densidad de población en las zonas urbanas construidas por los países en desarrollo son el doble de las de Europa o Japón, y las densidades en Europa y Japón son el doble de las de los Estados Unidos, Canadá y Australia».

O que «la tasa de crecimiento anual de cobertura de la tierra urbana fue el doble de aumentativa entre 1990 y 2000». También ven claro que, para 2040, varias ciudades del África subsahariana llegarán a crecer hasta siete u ocho veces su tamaño actual». Y que las ciudades de América Latina representan mejor que nadie «la relación causa y efecto entre el progreso y la pobreza a través de las restricciones al acceso del suelo». Gracias a los vídeos que han creado del crecimiento de 30 de las ciudades más grandes del mundo, han podido demostrar que «la mayoría de estas ciudades estudiadas han ampliado su área construida de más de 16 veces en el siglo XX».

Cobbett opina que con este trabajo «los autores ofrecen un nuevo paradigma que es a la vez asequible y práctico: la anticipación, la planificación y los preparativos para el futuro crecimiento urbano». El propósito final, afirma el equipo, es crear ciudades más equitativas y sustentables «en vez de solo manchas urbanas de viviendas precarias que se expanden sin control». La evidencia empírica mundial que aquí se presenta «es fundamental» para una discusión de los planes y políticas para gestionar la expansión urbana en todas partes.

«Ofrecemos con esto un recurso en línea crítico para proporcionar educación, y una investigación de alta calidad para mejorar el diálogo público y las decisiones sobre la política de tierras», termina Angel de explicar sus pretensiones con estos mapas. «Si se aplica en las ciudades este enfoque se podría transformar el futuro de las ciudades del mundo en desarrollo. La expansión urbana, en definitiva, es ahora una preocupación mundial».

CAIRO:

LONDRES:

SIDNEY:

SAO PAULO:

BUENOS AIRES:

MANILA:

LOS ÁNGELES:

Lea la nota original en Yorokobu.es.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Reuters

La preocupación por el cohete chino cuyos restos se dirigen sin control hacia la Tierra

Un cohete ingresará en la atmósfera a gran velocidad y existe preocupación por el lugar donde sus restos podrían estrellarse.
Reuters
7 de mayo, 2021
Comparte
cohete chino

Reuters
El cohete fue lanzado la anterior semana

El cohete chino Long March 5B avanza sin control hacia la Tierra a una velocidad de 27.600 kilómetros por hora.

Mientras se estima que entrará a la atmósfera terrestre este fin de semana, aún se desconoce si sus restos se desintegrarán al hacerlo o si impactarán contra la superficie del planeta, y en caso de que ocurra esto último, en qué punto sucederá.

Aunque no se descarta que pueda ser en una zona habitada, los expertos coinciden en que el riesgo de que alguien salga lastimado es “extremadamente improbable” y llaman a la calma.

Será uno de los reingresos no controlados más grandes de los últimos 30 años.

La preocupación

La mayor parte del aparato debería quedar calcinada cuando haga su última inmersión en la atmósfera, consideran los expertos.

Pero siempre existe la posibilidad de que los metales con altos puntos de fusión y otros materiales resistentes sobrevivan hasta la superficie.

El Pentágono estadounidense es una de las entidades estatales que rastrea al cohete chino.

El Departamento de Defensa de EE.UU. cree el el impacto puede producirse “alrededor del 8 de mayo” y descartó de momento derribarlo.

cohete chino nuevo

BBC

Mike Howard, portavoz de la oficina gubernamental, señaló este jueves que el Comando Espacial monitorea la trayectoria del cohete.

Sin embargo, reconoció que ni siquiera se conoce el punto exacto de entrada a la atmósfera y que su avance no tiene control.

Por su parte, Jonathan McDowell, experto del Centro de Astrofísica de la Universidad de Harvard, indicó que la situación tampoco significa “el fin del mundo”.

“No creo que la gente deba tomar precauciones. El riesgo de que haya algún daño o de que golpee a alguien es bastante pequeño. No es despreciable, podría suceder, pero el riesgo de que te impacte es extremadamente pequeño“, afirmó el investigador a la cadena CNN el miércoles.

McDowell explicó que señalar hacia dónde pueden dirigirse los restos del cohete que sobrevivan la entrada a la atmósfera es casi imposible debido a la velocidad a la que viaja.

Basura espacial alrededor de la Tierra

BBC
La tierra está rodeada de satélites, pero también de basura espacial.

Sin embargo, hace un año sucedió algo similar con otro cohete.

Una de sus tuberías apareció en el suelo en Costa de Marfil, África.

Ante la inquietud despertada en la comunidad internacional, un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino recordó que dejar que un cohete se autodestruya al entrar en la atmósfera es “una práctica internacional común”.

“China está prestando mucha atención a la etapa final del reingreso del cohete a la atmósfera” afirmó.

Y es que las posibilidades de que alguien realmente sea alcanzado por un trozo de basura espacial son muy pequeñas.

Sobre todo porque gran parte de la superficie de la Tierra está cubierta por océanos y porque esa parte que es tierra incluye enormes áreas que están deshabitadas.

“Si quiere apostar sobre dónde aterrizará algo en la Tierra, apueste por el Pacífico, porque el Pacífico es la parte más extensa de la Tierra. Es así de simple”, añadió McDowell.

Además, la posible zona de caída está restringida por la trayectoria del cohete.

Se mueve con una inclinación hacia el ecuador de unos 41,5 grados.

Esto significa que ya es posible excluir que los escombros puedan caer más al norte que aproximadamente 41,5 grados de latitud norte y más al sur que 41,5 grados de latitud sur.

Posibles lugares de caída

BBC

Detalles

China utilizó el cohete para poner en órbita parte de su estación espacial la semana pasada.

La estación espacial del gigante asiático se ensamblará a partir de varios módulos que se enviarán en diferentes momentos.

Y espera tenerla en pleno funcionamiento a fines de 2022.

Y aunque la mayoría de los desechos espaciales se queman en la atmósfera, el tamaño del cohete de 22 toneladas es lo que provoca preocupación.

China pide calma

Analistas de China minimizaron las preocupaciones sobre los restos del cohete espacial.

“Es muy probable que los escombros del cohete que puso en órbita la primera sección de la estación espacial china caigan en aguas internacionales y la gente no debe preocuparse”, dijeron analistas espaciales del gigante asiático en un comunicado el miércoles.

Los expertos chinos señalan que es común que restos de lanzamientos de cohetes caigan de regreso a la Tierra y que la afirmación del Pentágono de que los escombros de la aeronave regresan “fuera de control” y “pueden causar daños si impactan en áreas habitadas” no son más que una exageración.

Wang Ya’nan, editor jefe de la revista china Aerospace Knowledge, señaló que las autoridades espaciales de China consideraron cuidadosamente el desarrollo de la caída de los restos de cohetes desde la fase inicial de diseño y la elección del sitio de lanzamiento. También las características del despegue y su trayectoria.

“La mayoría de los escombros se quemarán durante el reingreso a la atmósfera de la Tierra, dejando solo una porción muy pequeña que puede caer al suelo, que potencialmente aterrizará en áreas alejadas de las actividades humanas o en el océano”, afirmó.

Estación espacial china

BBC

Al igual que otros expertos de su país, Wang sostiene que, como el dispositivo aeroespacial de China está hecho principalmente de materiales livianos, la mayor parte se quemará fácilmente con el aire denso en la atmósfera después de su reentrada a alta velocidad.

Para tener lista su estación espacial en las fechas previstas, China estableció una apretada agenda de 11 lanzamientos para los próximos dos años.

La estación en forma de T está pensada para estar operativa durante 10 años y su vida puede extenderse a 15 años con la reparación y el mantenimiento adecuados, según la Academia de Tecnología Espacial de China.

Se espera que sea la única estación operativa en órbita abierta a socios extranjeros tras el retiro de la Estación Espacial Internacional.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Rj9JiCY49CE

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.