Diputados asignan 127,306 millones a la partida "más opaca" del Presupuesto
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Diputados asignan 127,306 millones a la partida "más opaca" del Presupuesto

En el Proyecto del Ejecutivo se le asignaban 93,094 millones y los legisladores aprobaron 127,306. Organizaciones civiles denuncian que esa partida es poco transparente, lo que propicia un manejo discrecional de los recursos.
Por Tania L. Montalvo
14 de noviembre, 2014
Comparte

Foto: Cuartoscuro/ Archivo.

Foto: Cuartoscuro/ Archivo.

Los diputados aprobaron este jueves el Presupuesto de Egresos de la Federación para 2015 pero no sin antes aumentar los recursos del Ramo 23, el cual contiene los fondos para obras en estados y municipios que son considerados por organizaciones civiles y centros de estudio como bolsas que propician un manejo discrecional de los recursos y de las que legisladores pueden sacar un beneficio político o económico.

En el Proyecto de Presupuesto que en septiembre pasado entregó el Ejecutivo al Congreso, para el Ramo 23 se contempló un monto de 93,094 millones, 986 mil 677 pesos y eliminó dos Fondos —el de Cultura y el de Infraestructura Deportiva— de asignación libre, es decir, aquellos en los que los legisladores deciden en qué municipio, para qué obra y cuándo se gasta; proyectos que generalmente ellos mismos impulsarán en sus estados.

Pero en el Presupuesto que aprobaron los diputados la noche del jueves, el monto para el Ramo 23 aumentó 36% para tener una bolsa de 127,306 millones, 879 mil 801 pesos.

Los diputados justificaron el aumento en el Ramo diciendo que ello permitiría mejorar la productividad del país, por lo que de estar en ceros, los Fondos de Cultura y de Infraestructura Deportiva se aprobaron con 2,237 millones y 3,420 millones, respectivamente, y además se dieron más recursos a otra de las bolsas de libre asignación, pues el de Pavimentación pasó de 2,000 millones a 5,000.

“Los recursos son transferidos mediante fondos de subsidios; algunos se entregan con lineamientos, pero otros sin lineamientos. La evaluación de estos fondos hasta le fecha ha sido escasa y con malos resultados, además de que frecuentemente ejercen más de lo que tienen aprobado”, advirtió el centro de estudios México Evalúa.

En el Ramo 23 también se aprobaron 21,354 millones 556, 365 pesos para “Proyectos de Desarrollo Regional” que son elegidos por la Cámara de Diputados y que implican un gasto que no depende directamente de ninguna instancia de gobierno.

Estas asignaciones son las que, según la consultoría Integralia, se dan porque tienen “atractivo político” ya que desde el mismo Presupuesto, los recursos tienen “nombre y apellido” del legislador, alcalde o gobernador y se etiquetan para obras específicas como una alberca olímpica, el techo de un deportivo o un auditorio municipal.

La Secretaría de Hacienda justifica la existencia del Ramo 23 como un “instrumento de política presupuestaria que permite atender las obligaciones del gobierno federal cuyas asignaciones de recursos no corresponden al gasto directo de las dependencias ni de las entidades”.

Con motivo de la discusión del PEF 2015, diferentes organizaciones civiles y centros de estudio —como Mexicanos Primero, el Instituto Mexicano para la Competitividad y México ¿cómo vamos?— dieron a conocer 10 propuestas para tener un mejor Presupuesto; una de estas insistía en “regular el uso del Ramo 23 y de los recursos provenientes de adecuaciones y modificaciones de último momento”.

Además del uso de recursos para obras que luego serán promocionadas por los mismos legisladores o negociadas con alcaldes y gobernadores; dentro del Ramo 23 hay programas que no son evaluados.

Según el IMCO, es una de las razones de su opacidad pues el gobierno federal justifica que los recursos no son evaluables porque “no tienen fines preestablecidos” y no son parte de una estructura de gasto corriente como el resto de los programas presupuestados.

México Evalúa también alerta que el Ramo 23 además de ser uno “con los de mayor opacidad” se caracteriza porque durante su ejercicio hay ampliaciones al presupuesto asignado.

“Entre 2005 y 2013 administró 460 mil millones de pesos “extras”. Dentro de los programas que maneja se encuentra uno de subsidios con el nombre de “Programas Regionales”, que no cuenta con lineamientos para su operación, ni ha sido evaluado, lo que permite que haya ejercido más de diez veces su presupuesto
aprobado”.

En la Cámara de Diputados, los legisladores dijeron que para evitar uso discrecional de los recursos del Ramo 23 la Secretaría de Hacienda deberá publicar de forma trimestral en su sitio web “la información relativa a los proyectos de infraestructura aprobados (…) incluyendo el monto aprobado y pagado, su ubicación geográfica y los lineamientos aplicables a los recursos”.

En este Ramo los diputados también incluyeron un Fondo de apoyo para el estado de Baja California que asciende a 300 millones de pesos y con el que se deberá financiar “la reconstrucción de la infraestructura dañada”.

En total, los diputados aprobaron una bolsa de 4 billones 694 mil 677 millones 400 mil pesos para los gastos de la Administración Pública Federal en 2015, el monto representa un aumento de 1.6% en comparación con lo asignado para este año.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Shutterstock

Así lucha el COVID contra las vacunas para intentar escapar de ellas

El virus lucha constantemente contra las vacunas para intentar escapar de ellas. Sin embargo, nuestros linfocitos B productores de anticuerpos también pueden “mutar” para hacerle frente.
Shutterstock
20 de julio, 2021
Comparte

Las variantes de SARS-CoV-2 y su contagiosidad están causando una gran atención mediática en las últimas semanas.

A medida que ha ido pasando el tiempo, el virus ha ido cambiando. Ha introducido mutaciones puntuales en su secuencia génica, muchas de las cuales se traducen en cambios de aminoácidos de sus proteínas.

Con estos cambios, el virus adquiere ventajas evolutivas en el proceso de adaptación a nuestras células y organismos, que son el medio en el que se replica.

Este proceso de adaptación no implica necesariamente una mayor virulencia, pero si avances en mejorar la unión al receptor, una optimización de su replicación, la producción más efectiva de partículas virales y su transmisión, la modulación de la patología o, eventualmente, el escape parcial de alguno de los mecanismos inmunes.

Cuando no teníamos vacunas, el virus campaba a sus anchas

Uno de los mecanismos inmunes más importantes frente a la infección es la producción de anticuerpos por parte de los linfocitos B y su capacidad de reconocer y neutralizar al virus.

Hasta el comienzo de la campaña de vacunación, cada vez que el SARS-CoV-2 infectaba a alguien, se encontraba con el reto de superar las distintas barreras del hospedador infectado.

Pero si el individuo no había contagiado previamente, había pocas posibilidades de que el virus se encontrase con algún anticuerpo que le reconociese.

De esta forma, en cada infección, las mutaciones que el virus pudiera generar iban a ser seleccionadas e incorporadas en las nuevas partículas virales en la medida en la que supusieran ventajas evolutivas independientes del escape de los anticuerpos.

Pero cuando se encuentra con personas vacunadas, el escenario cambia.

Un trabajador sanitario muestra ampollas que contienen la vacuna Sinovac contra la Covid-19 hecha por Biopharma en Indonesia el 22 de junio de 2021.
EPA

Sin vacunas el virus campaba a sus anchas

Un obstáculo en el camino: las vacunas

La evolución en general, y la de los virus en particular, está determinada por las condiciones reproductivas en un determinado medio.

En virología existe un concepto denominado “viral fitness”, que podría ser traducido como aptitud viral, que determina la selección de aquellas partículas virales que introducen cambios para replicarse y transmitirse de forma más efectiva.

En otras palabras, se seleccionan virus más aptos al contexto de infección con el que se van encontrando.

Cuando el virus se encuentra a más personas con inmunidad, se ve obligado a enfrentarse a las defensas con las que antes no se encontraba, además de tener que competir entre sí con otras variantes.

De esta forma, las variantes que “ganarán” serán aquellas que tengan una ventaja sobre variantes previas, no preparadas para ese nuevo escenario inmune.

Por tanto, las variantes que escapen del efecto de las vacunas serían, en teoría, las que se impondrían sobre otras. En este escenario, las vacunas dejarían de funcionar a medio o largo plazo.

Fortaleza de las vacunas

Esta situación, que pudiera parecer descorazonadora en cuanto al papel de las vacunas en la pandemia, esconde un paradigma que juega en contra del virus.

Ya conocemos la capacidad de los anticuerpos neutralizantes de bloquear la unión de la proteína S del virus a la célula hospedadora. Al prevenir esta unión, el virus no nos llega a infectar.

Para escapar de esto, una estrategia que podría utilizar una nueva variante del virus sería cambiar la región de esta proteína S donde se unen estos anticuerpos para así no ser neutralizada.

Sin embargo, estos cambios que parecieran una ventaja para el virus suponen también un coste.

Al situarse los cambios en la misma zona empleada por la proteína S para unirse al receptor celular, podría empeorar su unión al receptor y reducir, a su vez, su capacidad infectiva.

Los virus tratan de solventar este paradigma de “lo que se gana por lo que se pierde” con mutaciones que afecten mínimamente a su capacidad infectiva y replicativa y que, al mismo tiempo, sean capaces de evadir parcialmente las defensas del organismo.

Como resultado de esta continua adaptación, el virus cambia parcialmente algunas de sus proteínas más inmunogénicas, como la proteína S, en un proceso denominado deriva antigénica.

Los virus de la gripe son uno de los más estudiados en cuanto al proceso de deriva antigénica.

Esta es la fuerza responsable de la aparición de nuevas cepas que circulan cada año y que obligan a reformular la estrategia vacunal frente a la gripe.

Pero a pesar de estos cambios, las nuevas cepas gripales no evaden completamente la capacidad de luchar frente a la infección de una persona inmunizada peviamente.

¿Y si nuestros anticuerpos se adaptasen a las nuevas mutaciones?

La adaptación a las condiciones cambiantes no solamente ocurre en el lado del virus.

Nuestros linfocitos B productores de anticuerpos pueden sufrir también un proceso de adaptación denominado hipermutación somática, que se deteriora con la edad.

De esta forma, los linfocitos B productores de anticuerpos frente al virus también pueden “mutar” para mejorar la capacidad de unirse a las proteínas del virus y neutralizarlos.

Esta mejora de los anticuerpos permitiría adaptarse a los cambios de las variantes.

El escenario cambiante de la lucha entre virus y hospedador se juega a dos bandas. El virus tiene que evolucionar y adaptarse continuamente a la situación inmune cambiante o, de lo contrario, extinguirse.

Alicia

Shutterstock

Quizás esta continua adaptación recuerde a situación en la novela de Lewis Carroll “Alicia a través del espejo”, donde los habitantes del país de la Reina Roja deben correr lo más rápido posible, solo para permanecer donde están.

Justamente por eso, la continua evolución de los virus en condiciones cambiantes se denomina (debido a su similitud), “efecto de la Reina Roja”. Es decir, cambiar para tratar seguir en el mismo sitio.

*Estanislao Nistal Villán, es virólogo y profesor de microbiología de la Facultad de Farmacia de la Universidad CEU San Pablo. Este artículo apareció originalmente en The Conversation. Puedes leer la versión orginal aquí.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PpkidolMaRw&t=6s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.