Normalistas bloquean aeropuerto de Acapulco; lo liberan después de tres horas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Normalistas bloquean aeropuerto de Acapulco; lo liberan después de tres horas

Felipe de la Cruz, papá de uno de los normalistas de Ayotzinapa desaparecidos, explicó que más allá de afectar a los turistas éstos respaldaron el movimiento y comprendieron la clausura simbólica de la terminal aérea.
Por Paris Martínez
10 de noviembre, 2014
Comparte

Tras más de tres horas de bloqueos en el aeropuerto de Acapulco, maestros y padres de familia de los 43 estudiantes desaparecidos el 26 de septiembre finalizaron la protesta y se retiraron.

Los padres -a través de su vocero Felipe de la Cruz- calificaron a la de hoy como una jornada satisfactoria tras la toma pacífica de la terminal aérea. El vocero agregó que los manifestantes regresarán a la Normal de Ayotzinapa para definir el plan de acciones de esta semana.

El también padre de uno de los estudiantes desaparecido explicó que más allá de afectar a los turistas, éstos respaldaron el movimiento y comprendieron la clausura simbólica de la terminal aérea.

A las 15:30 horas, normalistas liberaron las 3 puertas de la términal aérea y el estacionamiento. Minutos después empezaron a abordar los más de 30 camiones en los que llegaron para volver a Ayotzinapa.

Como resultado del bloqueo, las aerolíneas Aeroméxico, Interjet y United cancelaron cuatro vuelos programados para llegar o partir este lunes por la tarde en el aeropuerto de Acapulco, informó Grupo Aeroportuario Centro Norte (OMA), la empresa que administra el aeropuerto.

Se trata de los vuelos 313 y 314 de Aeroméxico, y 4094 y 4618, de United Airlines. Los primeros dos tenían como puntos de origen y destino la Ciudad de México, mientras que los últimos conectarían a esta ciudad con Houston, Texas. Adicionalmente, el vuelo 4O2703, de Interjet, proveniente de la Ciudad de México, sufrió un retraso.

Detallaron que “en todo momento los manifestantes guardaron compostura y si bien hicieron pintas en diferentes áreas exteriores, no ocasionaron daños mayores contra las instalaciones del aeropuerto”, añade OMA en un comunicado.

La empresa aseguró también que las instalaciones del edificio terminal “se encuentran operativas”, ya que la manifestación se realizó fuera del edificio.

Normalistas y padres ‘toman’ el aeropuerto de Acapulco por los estudiantes desaparecidos

Al menos 3 mil personas —entre ellas normalistas de Ayotzinapa, Michoacán, Aguascalientes, así como los padres de los estudiantes desaparecidos en pasado 26 de septiembre— tomaron simbólicamente, este lunes 10 de noviembre, el Aeropuerto Internacional del puerto turístico de Acapulco, en Guerrero, para exigir la presentación con vida de los 43 normalistas.

La protesta ocurre tras un fin de semana de manifestaciones en la Ciudad de México, luego de que el procurador general de la República, Jesús Murillo Karam, informó el viernes 8 de noviembre que hay “indicios” de que el grupo de más de 40 personas que fueron asesinadas e incineradas por presuntos integrantes de Guerreros Unidos en Cocula, Guerrero, podrían ser los normalistas, cuyo paradero se desconoce desde septiembre pasado, cuando fueron detenidos por policías de Iguala, en complicidad con los de Cocula, y posteriormente entregados a ese grupo delictivo.

En un comunicado difundido por los manifestantes en Acapulco, y firmado por los normalistas, calificaron el hecho como “una farsa” y un “montaje” por parte de Murillo Karam para “intentar darle carpetazo al delicado asunto de los desaparecidos de la Normal Rural ‘Raúl Isidro Burgos’ de Ayotzinapa”.

Aunque los vuelos partieron sin inconveniente alguno, los manifestantes rodearon las instalaciones impidiendo el acceso al mismo; en los alrededores, algunos usuarios tuvieron que caminar para llegar al lugar.

Foto: Paris Martínez.

Foto: Paris Martínez.

Ahí, los manifestantes realizaron un mitin, en el cual un representante de los normalistas dijo que “hemos pasado a una nueva etapa de lucha para impulsar un movimiento nacional  que cimbre las estructuras del gobierno que carece de autoridad; no nos vamos a detener”.

La nuestra es una violencia de respuesta, producto de la rabia de un padre que no se va a quedar de brazos cruzados ante el asesinato y la desaparición de su hijo; hemos sido pacíficos hasta donde los padres de los desaparecidos nos digan”, agregó el normalista.

En el mismo mitin, profesores de Bachilleres de Guerrero denunciaron que el 26 de septiembre también sufrieron un ataque al pasar una delegación por Igual, sin que nadie resultara herido.

La manifestación, que duró al menos seis horas antes de que el mitin terminara, inició con la participación de una 700 personas. Posteriormente, ocurrió un enfrentamiento contra granaderos que impedían el paso frente a la plaza comercial la Isla, ubicada en los alrededores de Acapulco.

Los elementos de la Policía Federal usaban traje antimotines, toletes largos y escopetas lanzagas, mientras que los manifestantes se armaron con cadenas, palos, tubos, bombas molotov y cohetones.

Al respecto, el vocero de los familiares y padre de uno de los desaparecidos, Felipe de la Cruz, dijo que “las armas son para defenderse de quien ya mató a 43 estudiantes… Tenemos miedo a la represión del Estado. Vamos embozados porque cuidamos la identidad de los jóvenes”. 

Un segundo grupo de granaderos los esperó unos 300 metros adelante de ese lugar. Sin embargo, los policías ofrecieron permitir la protesta junto a la plaza Mundo Imperial, pero los normalistas lo rechazaron.

Los padres advirtieron a los policías que obstruyen su derecho a la libre manifestación y que su presencia es una “provocación del gobierno federal”.

Avanzaron. Los padres en el primer contingente, después normalistas de tercer y cuarto año; el resto detrás.

“Vamos a marchar hasta el aeropuerto”, dijo a medios locales Felipe de la Cruz, padre de uno de los desaparecidos y quien encabeza la protesta.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
AFP

Coronavirus: cómo te puedes contagiar y cómo no

¿Qué tan cerca hay que estar de una persona enferma de covid-19 para contagiarse? ¿Y qué tan peligroso puede ser ese paquete llegado desde China?
AFP
23 de marzo, 2020
Comparte

Más de 15,000 muertos, mucho más de un cuarto de millón de contagiados y contando…

El coronavirus SARS-CoV-2 se propaga a un ritmo vertiginoso por el mundo, incluyendo América Latina.

Todos los países de la región ya han reportado casos de COVID-19, la neumonía causada por el nuevo coronavirus que la Organización Mundial de la Salud describe como pandemia.

Y la mayoría ya también reporta ejemplos de transmisión local, lo que explica por qué en algunos el número de infectados con el coronavirus se duplica cada dos días.

Pero, ¿cómo se contagia el COVID-19? ¿Y cómo no?

Mujeres con mascarillas en China

Getty Images
Los primeros casos de COVID-19 se registraron en China.

Al tratarse de un nuevo virus, hay muchas incógnitas. Pero hay consenso en que se trata de una zoonosis, es decir, de una enfermedad que originalmente saltó de los animales a las personas.

Todo indica que ocurrió originalmente en el mercado de mariscos de Wuhan, en China, donde también se comercializan animales salvajes.

Pero lo que debe preocuparte es que también se contagia de persona a persona.

Y que es algo que pasa con mucha facilidad.

No basta coincidir

¿Significa eso que basta estar cerca de una persona contagiada para infectarse con el coronavirus?

Pues no precisamente, ya que el nivel de cercanía, tipo de contacto, la duración del mismo y nuestros propios comportamientos son clave para el nivel de riesgo.

Y la fortaleza de nuestro sistema inmunológico -a menudo condicionado por nuestra edad y estado de salud- también puede hacer la diferencia.

Mujer tomándole la temperatura a niños en la frontera entre Venezuela y Colombia

AFP
El coronavirus puede infectar a gente de todas las edades, pero afecta con más fuerza a los ancianos.

La clave es entender que los virus que afectan al sistema respiratorio viajan sobre todo en las llamadas gotículas respiratorias, esas pequeñas gotitas que expulsamos al respirar, hablar, reír, toser o estornudar.

Por eso el riesgo más alto de contagio se da cuando estamos en contacto cercano con una persona infectada, algo que el servicio de salud pública de Reino Unido, NHS, define como estar a menos de dos metros por 15 minutos.

Eso significa que un enfermo con el que nos crucemos de forma fugaz en la calle se le haría muy difícil contagiarnos, aunque como toda precaución es poca lo mejor es evitar todo tipo de contactos.

Y es que como veremos en detalle más adelante, las gotitas virales que ese transeúnte puede haber dejado a su paso constituyen una potencial amenaza.

Aún así, sin embargo, incluso compartir vivienda con un enfermo de COVID-19 no es garantía de contagio.

Mujeres limpian el interior del metrocable en Medellín

AFP
Cuando estornudamos o nos tocamos la nariz o la boca podemos dejamos atrás gotitas con virus.

De hecho, un estudio de los Centros para la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) sobre los primeros contagiados en ese país encontró que en esos casos la tasa de contagio era del 10%.

La razón: para infectarnos las gotículas respiratorias deben ingresar a nuestro cuerpo por los ojos, la nariz o la boca.

Y para que eso ocurra deben pasar varias cosas.

Frente a frente

Una posible forma de que esas gotículas lleguen a nuestro sistema respiratorio es a través de la tos y los estornudosde una persona infectada, que los expertos estiman son las principales forma de transmisión del coronavirus.

Y es que los estornudos transforman las gotículas en aerosoles que pueden quedar suspendidos en el aire por varios minutos, antes de depositarse en las superficies cercanas.

Una mujer estornuda en Italia

AFP
Lo más peligroso son los estornudos.

Obviamente, las probabilidades de contagio son especialmente altas si nos estornudan o tosen a la cara.

Pero una conversación a corta distancia con una persona infectada con el virus también es una posible forma de atrapar el virus.

De hecho, una buena regla es que si podemos adivinar qué ha comido una persona por su aliento eso significa que lo estamos inhalando, y con el aliento también los virus que este podría contener.

Esa es la razón por la que las autoridades sanitarias de Estados Unidos están recomendando mantener una distancia de al menos 1,80 metros con nuestros interlocutores.

Aunque para que ese consejo funcione también debemos seguir otros como tratar de no tocarse la cara y lavarse las manos constantemente y por al menos 20 segundos.

Lo que nos llevamos a la cara

Esto es así porque si bien los virus eventualmente mueren si no encuentran un organismo en el que reproducirse, hay un período de riesgo en el que lo podemos recoger de diferentes superficies.

“Las manos están todo el tiempo tocando en superficies que pueden estar contaminadas y después la persona al tocarse la cara puede transmitirse el virus”, le explicó a BBC Mundo el subdirector de la Organización Panamericana de la Salud, Jarbas Barbosa.

Gente con mascarillas en el metro de Londres.

Getty Images
Lugares cerrados muy frecuentados aumentan la posibilidad de contagio.

Las barandillas de las escaleras mecánicas de una estación de metro son un ejemplo: el virus puede llegar ahí en forma de estornudo o por el contacto de la mano de un enfermo que se tapó la boca para toser.

Y si después de tocarlas nos llevamos las manos a la cara, el daño muy probablemente está hecho.

A menos, claro está, de que nos hayamos lavado bien las manos antes, pues eso destruye al virus, que no es capaz de atravesar la piel.

¿Ya dijimos que es vital lavarse bien las manos?

No le tengas miedo a ese paquete

Ahora, si el coronavirus sobrevive fuera del cuerpo por un tiempo, ¿qué tan peligroso ese ese paquete con un juguete muy probablemente hecho en China?

La respuesta es: muy poco o nada.

Mujer lavándose las manos

AFP
Una buena lavada de manos ayuda a prevenir el contagio.

Efectivamente, según una investigación publicada en The New England Journal of Medicine el SARS-CoV-2 puede sobrevivir hasta tres días en superficies de plástico o metal.

Y seguramente eso es mucho menos tiempo del que el juguete en cuestión tarda en llegar a su destino.

El riesgo, si acaso, estaría en la gente que te lleva el paquete a casa, pero el coronavirus se desintegra en menos de un día en el cartón.

(Y, claro está, para que sea potencialmente contagioso tendría que haber sido manipulado por alguien infectado con el virus y entrado en alguna tipo de contacto con su saliva).

Hombre limpia el interior de un bus en México

AFP
El virus puede sobrevivir hasta tres días en superficies metálicas.

Además, la fortaleza del virus también va disminuyendo con el paso del tiempo.

Y todavía hay poquísima evidencia de que la transmisión a través de superficies sea particularmente frecuente con el causante de covid-19.

Aunque, si prefieres evitar riesgos, siempre puedes desinfectar los objetos potencialmente riesgosos con una toallita con alcohol… empezando por el celular.

No solo los enfermos

El hallazgo más importante del estudio en The New England Journal of Medicine, sin embargo, fue que el nuevo coronavirus “permanece viable” en el aire hasta por tres horas.

Aunque un poco más tranquilizador es que su capacidad para permanecer en el aire es mucho menor que su viabilidad, pues solo se suspende en forma de aerosol hasta por media hora.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Según los investigadores del Instituto Nacional para Alergias y Enfermedades Infecciosas de EE.UU, los hallazgos sugieren que la transmisión vía aérea es posible.

Pero la Organización Mundial de la Salud insiste en que su principal forma de transmisión es “por contacto con gotículas respiratorias, más que por el aire“.

Y los mismos investigadores reconocen que la alta tasa de contagio parece ser más el resultado de que todo portador es contagioso, incluso en la fase de incubación del covid-19.

Prueba de laboratorio

Getty Images
Las personas sin síntomas también pueden contagiar el coronavirus.

En otras palabras, una persona infectada puede transmitir el virus incluso antes de empezar a presentar síntomas.

Es decir, un joven de apariencia sana puede ser más peligrosa que un mocoso que en realidad solo tiene una gripe común.

En grupo más peligroso que por separado

Todo esto también ayuda a entender por qué las autoridades han pedido evitar las aglomeraciones, que son particularmente peligrosas en espacios cerrados.

Y es que entre más gente se junte más probabilidades hay de entrar en contacto con el virus, por la sencilla razón de que también aumentan las probabilidades de entrar en contacto con algún infectado que ni siquiera sepa que es portador del coronavirus.

En algunos países la recomendación es no exceder las 10 personas, para reducir esas probabilidades y tal vez facilitar el dejar un espacio de seguridad superior a un metro, que según la OMS es la distancia de mayor riesgo.

Pero claro está, un grupo de 10 personas sanas es mucho menos peligroso que un encuentro íntimo con una persona infectada.

Cinta métrica

AFP
Según la OMS, el riesgo de contagio es particularmente alto dentro de un metro de distancia.

Y la mejor forma de evitar el riesgo es minimizando al máximo todo tipo de contactos a través de la llamada distancia social o el autoaislamiento.

¿Y el sexo?

La mala noticia es que una relación sexual con un portador del sars-cov-2 es una forma casi segura de contagiarse del virus.

Nada indica que el COVID-19 sea lo que se conoce como enfermedad de transmisión sexual.

Pero los besos o la proximidad de unos rostros jadeantes garantizan el intercambio de gotículas.

Pareja con mascarillas besándose

Getty Images
Sí, los besos pueden ser contagiosos.

En esas circunstancias, incluso una cena íntima puede ser propicia a ese intercambio

La comida en sí misma, sin embargo, muy probablemente sería segura: los expertos no creen que el virus sea capaz de sobrevivir el proceso de cocción de los alimentos (o su recalentado).

El riesgo, si acaso, estaría en que una persona enferma manipule los alimentos sin las precauciones necesarias antes de llevarlos a la mesa.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Zh_SVHJGVHw&t=1s

https://www.youtube.com/watch?v=FAfZ-GhFurA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts