Normalistas bloquean aeropuerto de Acapulco; lo liberan después de tres horas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Normalistas bloquean aeropuerto de Acapulco; lo liberan después de tres horas

Felipe de la Cruz, papá de uno de los normalistas de Ayotzinapa desaparecidos, explicó que más allá de afectar a los turistas éstos respaldaron el movimiento y comprendieron la clausura simbólica de la terminal aérea.
Por Paris Martínez
10 de noviembre, 2014
Comparte

Tras más de tres horas de bloqueos en el aeropuerto de Acapulco, maestros y padres de familia de los 43 estudiantes desaparecidos el 26 de septiembre finalizaron la protesta y se retiraron.

Los padres -a través de su vocero Felipe de la Cruz- calificaron a la de hoy como una jornada satisfactoria tras la toma pacífica de la terminal aérea. El vocero agregó que los manifestantes regresarán a la Normal de Ayotzinapa para definir el plan de acciones de esta semana.

El también padre de uno de los estudiantes desaparecido explicó que más allá de afectar a los turistas, éstos respaldaron el movimiento y comprendieron la clausura simbólica de la terminal aérea.

A las 15:30 horas, normalistas liberaron las 3 puertas de la términal aérea y el estacionamiento. Minutos después empezaron a abordar los más de 30 camiones en los que llegaron para volver a Ayotzinapa.

Como resultado del bloqueo, las aerolíneas Aeroméxico, Interjet y United cancelaron cuatro vuelos programados para llegar o partir este lunes por la tarde en el aeropuerto de Acapulco, informó Grupo Aeroportuario Centro Norte (OMA), la empresa que administra el aeropuerto.

Se trata de los vuelos 313 y 314 de Aeroméxico, y 4094 y 4618, de United Airlines. Los primeros dos tenían como puntos de origen y destino la Ciudad de México, mientras que los últimos conectarían a esta ciudad con Houston, Texas. Adicionalmente, el vuelo 4O2703, de Interjet, proveniente de la Ciudad de México, sufrió un retraso.

Detallaron que “en todo momento los manifestantes guardaron compostura y si bien hicieron pintas en diferentes áreas exteriores, no ocasionaron daños mayores contra las instalaciones del aeropuerto”, añade OMA en un comunicado.

La empresa aseguró también que las instalaciones del edificio terminal “se encuentran operativas”, ya que la manifestación se realizó fuera del edificio.

Normalistas y padres ‘toman’ el aeropuerto de Acapulco por los estudiantes desaparecidos

Al menos 3 mil personas —entre ellas normalistas de Ayotzinapa, Michoacán, Aguascalientes, así como los padres de los estudiantes desaparecidos en pasado 26 de septiembre— tomaron simbólicamente, este lunes 10 de noviembre, el Aeropuerto Internacional del puerto turístico de Acapulco, en Guerrero, para exigir la presentación con vida de los 43 normalistas.

La protesta ocurre tras un fin de semana de manifestaciones en la Ciudad de México, luego de que el procurador general de la República, Jesús Murillo Karam, informó el viernes 8 de noviembre que hay “indicios” de que el grupo de más de 40 personas que fueron asesinadas e incineradas por presuntos integrantes de Guerreros Unidos en Cocula, Guerrero, podrían ser los normalistas, cuyo paradero se desconoce desde septiembre pasado, cuando fueron detenidos por policías de Iguala, en complicidad con los de Cocula, y posteriormente entregados a ese grupo delictivo.

En un comunicado difundido por los manifestantes en Acapulco, y firmado por los normalistas, calificaron el hecho como “una farsa” y un “montaje” por parte de Murillo Karam para “intentar darle carpetazo al delicado asunto de los desaparecidos de la Normal Rural ‘Raúl Isidro Burgos’ de Ayotzinapa”.

Aunque los vuelos partieron sin inconveniente alguno, los manifestantes rodearon las instalaciones impidiendo el acceso al mismo; en los alrededores, algunos usuarios tuvieron que caminar para llegar al lugar.

Foto: Paris Martínez.

Foto: Paris Martínez.

Ahí, los manifestantes realizaron un mitin, en el cual un representante de los normalistas dijo que “hemos pasado a una nueva etapa de lucha para impulsar un movimiento nacional  que cimbre las estructuras del gobierno que carece de autoridad; no nos vamos a detener”.

La nuestra es una violencia de respuesta, producto de la rabia de un padre que no se va a quedar de brazos cruzados ante el asesinato y la desaparición de su hijo; hemos sido pacíficos hasta donde los padres de los desaparecidos nos digan”, agregó el normalista.

En el mismo mitin, profesores de Bachilleres de Guerrero denunciaron que el 26 de septiembre también sufrieron un ataque al pasar una delegación por Igual, sin que nadie resultara herido.

La manifestación, que duró al menos seis horas antes de que el mitin terminara, inició con la participación de una 700 personas. Posteriormente, ocurrió un enfrentamiento contra granaderos que impedían el paso frente a la plaza comercial la Isla, ubicada en los alrededores de Acapulco.

Los elementos de la Policía Federal usaban traje antimotines, toletes largos y escopetas lanzagas, mientras que los manifestantes se armaron con cadenas, palos, tubos, bombas molotov y cohetones.

Al respecto, el vocero de los familiares y padre de uno de los desaparecidos, Felipe de la Cruz, dijo que “las armas son para defenderse de quien ya mató a 43 estudiantes… Tenemos miedo a la represión del Estado. Vamos embozados porque cuidamos la identidad de los jóvenes”. 

Un segundo grupo de granaderos los esperó unos 300 metros adelante de ese lugar. Sin embargo, los policías ofrecieron permitir la protesta junto a la plaza Mundo Imperial, pero los normalistas lo rechazaron.

Los padres advirtieron a los policías que obstruyen su derecho a la libre manifestación y que su presencia es una “provocación del gobierno federal”.

Avanzaron. Los padres en el primer contingente, después normalistas de tercer y cuarto año; el resto detrás.

“Vamos a marchar hasta el aeropuerto”, dijo a medios locales Felipe de la Cruz, padre de uno de los desaparecidos y quien encabeza la protesta.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Médico de China intentó alertar sobre el coronavirus y fue obligado a callar

A comienzos de año, un oftalmólogo de Wuhan detectó siete casos de un virus muy similar al SARS. Cuando advirtió sobre su descubrimiento a sus colegas en un chat, la policía fue a visitarlo y lo amenazó con llevarlo ante la Justicia si continuaba divulgando "comentarios falsos".
4 de febrero, 2020
Comparte

A principios de enero, las autoridades de la ciudad china de Wuhan trataban de mantener en secreto la noticia sobre la aparición de un nuevo coronavirus.

Cuando un médico intentó advertir a sus colegas sobre el brote, la policía le hizo una visita y le dijo que dejara de hablar de ello.

Un mes más tarde, y después de que publicase su historia desde su cama en el hospital, mucho lo consideran un héroe.

“Hola a todos, soy Li Wenliang, un oftalmólogo del Hospital Central de Wuhan“, comenzaba diciendo su mensaje.

Lo que le ocurrió a este doctor revela la respuesta fallida de las autoridades locales de Wuhan en las primeras semanas del brote de coronavirus.

Visita policial

En diciembre, Li estaba trabajando en el epicentro del brote cuando detectó siete casos de un virus que se asemejaba al SARS, el que provocó una epidemia global en 2003.

Se sospechaba que los casos provenían del mercado de pescados y mariscos Huanan, en Wuhan, y los pacientes fueron puestos en cuarentena en su hospital.

El 30 de diciembre, Li le envió un mensaje a sus colegas en un chat, en el que les advirtió del brote y les recomendó usar ropa protectora para evitar contagiarse.

Wuhan

Getty Images
Las autoridades obligaron a Li a decir, en una carta, que había difundido “comentarios falsos”.

Li no sabía en aquel entonces era que lo que acababa de identificar era un coronavirus completamente nuevo.

Cuatro días más tarde, recibió una visita de funcionarios de la Oficina de Seguridad Pública, quienes le dijeron que firmase una carta.

En ella, lo acusaban de “hacer comentarios falsos” que habían “perturbado severamente el orden social”.

“Le advertimos solemnemente: si sigue siendo terco e impertinente, y continúa con esta actividad ilegal, será llevado ante la Justicia ¿se entiende?”.

Debajo, Li escribió: “Sí, entiendo”.

Disculpas tardías

Él fue una de ocho personas que la policía dijo que estaban siendo investigadas por “divulgar rumores”.

Al final de enero, Li publicó una copia de la misiva en Weibo, explicando lo que pasó.

Entretanto, las autoridades locales le ofrecieron una disculpa. Pero es una disculpa que llegó muy tarde.

En las primeras semanas de enero, las autoridades en Wuhan insistían en que solo aquellos que entraban en contacto con animales infectados podían contraer el virus.

Médicos en Wuhan

Getty Images
En un principio, a los médicos no se les advirtió que usaran mascarillas o ropa protectora.

A los médicos no les dieron instrucciones para protegerse.

Y una semana después de que recibiera la visita de la policía, Li tuvo que tratar a una mujer que sufría glaucoma.

No sabía que ella había contraído coronavirus.

En el texto que publicó en Weibo, el médico describió cómo el 10 de enero empezó a toser, que al día siguiente tuvo fiebre, y dos días más tarde estaba en el hospital.

Sus padres también se enfermaron y fueron trasladados al hospital.

Decenas de milones de Li Wenliang

Fue 10 días más tarde, el 20 de enero, cuando China declaró la emergencia a raíz del brote.

Li contó que le hicieron pruebas varias veces para ver si se trataba de coronavirus, y que todas dieron negativo.

El 30 de enero volvió a hablar del tema en las redes sociales.

“Hoy me dieron el resultado de las pruebas de ácido nucleico y es positivo. Finalmente he sido diagnosticado”, publicó.

Paciente en Wuhan

Getty Images
El número de infectados ha superado los 20.000.

Al final de este breve mensaje añadió el emoji de un perro con los ojos mirando para arriba y la lengua afuera.

Su mensaje recibió miles de comentarios y palabras de apoyo.

“El doctor Li Wenliang es un héroe”, señalaba un usuario, preocupado por lo que esta historia dice sobre su país.

“En el futuro, los médicos tendrán más miedo de hacer advertencias tempranas cuando detectan signos de enfermedades infecciosas”.

“Un entorno de salud pública más seguro… requiere decenas de millones de Li Wenliang”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=B_Gzc2Z7uQY

https://www.youtube.com/watch?v=FAfZ-GhFurA&t=20s

https://www.youtube.com/watch?v=eXH1xrnAFas

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.