Familia Peña ocupa casa de contratista, afirma reportaje; pertenece a Angélica Rivera: Presidencia
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Familia Peña ocupa casa de contratista, afirma reportaje; pertenece a Angélica Rivera: Presidencia

La residencia –con un valor aproximado de 86 millones de pesos, unos 7 millones de dólares, según un avalúo independiente contratado para esta investigación es propiedad de Ingeniería Inmobiliaria del Centro, una empresa que pertenece a Grupo Higa.
10 de noviembre, 2014
Comparte
Foto: ArchDaily.com.

Foto: ArchDaily.com.

El portal Aristegui Noticias publicó este domingo una investigación en la que se afirma que el presidente Enrique Peña Nieto y su familia ocupan una casa de la empresa Ingeniería Inmbiliaria del Centro, una filial del Grupo Higa, propiedad del empresario Juan Armando Hinojosa Cantú, quien había participado con China Railways en la licitación cancelada del Tren de Alta Velocidad de Querétaro y que consiguió obras millonarias durante el gobierno de Peña en el Edomex, además de haber rentado helicópteros al PRI para la campaña presidencial de 2012.

La residencia –con un valor aproximado de 86 millones de pesos, unos 7 millones de dólares, según un avalúo independiente contratado para esta investigación, la cual afirma que es propiedad de Ingeniería Inmobiliaria del Centro, una empresa que pertenece a Grupo Higa.

La casa en cuestión está ubicada en la calle de Sierra Gorda 150, en la Colonia Lomas de Chapultepec, y es la misma a la que la familia se había referido como de su propiedad en una entrevista y sesión fotográfica a Angélica Rivera, publicada en mayo de 2013 por la revista ¡Hola!. “Les he hecho saber que Los Pinos nos será prestado sólo por seis años y que su verdadera casa, su hogar, es ésta donde hemos hecho este reportaje” afirmaba la esposa de Peña en aquella fecha.

La casa pertenece a Angélica Rivera: Presidencia

En respuesta a la publicación, Presidencia emitió este mismo domingo una respuesta en la que precisa que la casa que ocupan Enrique Peña Nieto y su familia está a nombre de la empresa Ingeniería Inmobiliaria del Centro, pero agregó que el inmueble pertenece a Angélica Rivera.

En un comunicado, el gobierno afirmó que para adquirir el domicilio en Las Lomas Rivera celebró un contrato con Ingeniería Inmobiliaria del Centro para pagar a plazos la totalidad del monto y una vez que cubra su deuda se le otorgarán las escrituras.

“Angélica Rivera Hurtado pagó a la firma del contrato, en enero de 2012, casi un año antes de que su esposo fuera Presidente de la República, el 30% del total del precio pactado, lo que hizo mediante la emisión de un cheque nominativo, de su cuenta personal, a favor de la empresa Ingeniería Inmobiliaria del Centro, S.A. de C.V., y en virtud de ello, se le otorgó la posesión”, menciona una nota informativa de la Presidencia.

Respecto a su adquisición, Presidencia comentó que “Rivera tiene la solvencia para comprar el inmueble gracias a una carrera profesional que le ha permitido consolidar su patrimonio personal.”

“La señora Angélica Rivera Hurtado, quien contrajo matrimonio con el Lic. Enrique Peña Nieto el 27 de noviembre de 2010, bajo el régimen de separación de bienes, es económicamente solvente y contaba con recursos suficientes para adquirir estos inmuebles”, se agrega.

Aquí, la nota informativa enviada a los medios de comunicación.

Nota de Presidencia a la casa de Sierra Gorda

La polémica por el dueño de Grupo Higa

Ingeniería Inmobiliaria del Centro, también empresa perteneciente a Grupo Higa, fue una de las principales contratistas del Gobierno del Estado de México durante el sexenio de Peña Nieto a la que se le adjudicaron obras por unos 8 mil 807 millones de pesos.

Esa misma empresa formaba parte del conglomerado que había ganado la licitación del tren México-Querétaro, la cual fue cancelada luego de una críticas porque sólo hubo un participante y convocará a una nueva licitación.

Este domingo, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) anunció que prevé indemnizar a las empresas por la revocación de la licitación luego de que se realizara un fallo.

Hinojosa Cantú también es dueño de la empresa Eolo Plus, a la que el PRI pagó 26 millones de pesos por la renta de aeronaves para la campaña presidencial de Peña Nieto en 2012.

A su vez, Arturo Reyes Gómez, como representante legal de Eolo Plus y de Ingeniería Inmobiliaria del Centro, fue el encargado de comprar el predio de 685 metros cuadrados ubicado en Sierra Gorda 150 en noviembre de 2009 a un costo de 8.5 millones de pesos.

Trece meses después, la empresa adquirió el predio contiguo de una extensión de 728 metros y un valor de 9.8 millones de pesos. En 2011, solicitó y consiguió ante la delegación Miguel Hidalgo fusionar ambos predios y tramitó el número 150 de Sierra Gorda como número oficial.

Todo se hizo al mismo tiempo que Grupo Higa tenía contratos con la administración de Peña Nieto en el Estado de México. (Descarga el documento aquí)

La investigación que duró varios meses y fue realizada por Rafael Cabrera, Daniel Lizárraga, Irving Huerta y Sebastián Barragán, con el apoyo de la plataforma de periodismo latinoamericano Connectas y el International Center For Journalists, pudo confirmar que la residencia no está registrada a nombre de Enrique Peña Nieto, tampoco al de Angélica Rivera ni a los de sus hijos.

Documentos oficiales del Registro Público de la Propiedad en el Distrito Federal entregados a los periodistas el 29 de octubre de este año muestran que la empresa “Ingeniería Inmobiliaria del Centro” continúa siendo la dueña legal del inmueble de Sierra Gorda 150.

La investigación comprueba que el Estado Mayor Presidencial (EMP) resguarda la casa y que el presidente Enrique Peña Nieto y su esposa participaron personalmente con el arquitecto Miguel Ángel Aragonés para que el trazo se ajustara a sus necesidades familiares. Aragonés publicó fotos bajo el título de “Casa La Palma” exhibió fotos en su sitio de internet.

Los planos están disponibles en el portal archdaily.com y llevan la fecha de octubre de 2010, un mes antes de la boda de Peña Nieto y Angélica Rivera en Toluca, Estado de México.

De acuerdo con la descripción de los periodistas, la casa cuenta con estacionamiento subterráneo, planta baja y nivel superior con tapancos, un elevador que conecta todos los niveles, así como un jardín con sala y comedor techados En el primer piso están las recámaras: en un ala están seis para los hijos de la familia, mientras que en la otra está la habitación principal con vestidor, baños separados y área de spa.

El inmueble es de color blanco, pero cuenta con un sistema de luces que cambia de colores para crear ambientes. Las fotos muestran iluminaciones rosa, naranja y violeta.

Como candidato y tras la toma de posesión, Peña Nieto dejó fuera de sus declaraciones patrimoniales la casa de Sierra Gorda 150 tampoco fue registrada.

Lea el reportaje en Aristegui Noticias.

**Nota publicada el 9 de noviembre.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Vacuna contra COVID: por qué algunas dosis acaban en la basura y qué se puede hacer para evitarlo

El mundo vive una carrera por hacerse con las escasas vacunas disponibles contra la COVID. ¿Por qué algunas acaban en la basura o se vacuna a personas no prioritarias?
5 de febrero, 2021
Comparte
Enfermeras cargan dosis de la vacuna en Nantes, Francia.

Reuters
Muchos países se enfrentan al reto de administrar las vacunas antes de que se estropeen.

Golpeado por la pandemia de covid, el mundo se enfrentó primero al reto de desarrollar en tiempo récord una vacuna. Ahora, al de distribuirla a escala planetaria sin malgastar una sola de las preciadas dosis.

Con la oferta de vacunas disponibles lejos aún de cubrir la ingente demanda mundial, los gobiernos han establecido rigurosos planes de vacunación que establecen los colectivos que deben ser vacunados primero: generalmente, personas mayores, enfermos crónicos y trabajadores de los servicios de salud.

Sin embargo, no han tardado en aparecer las noticias de personas no pertenecientes a estos grupos prioritarios que recibían la vacuna, o, algo más sorprendente aún, de dosis que acababan en el cubo de la basura.

En la ciudad de Trelew, en la Patagonia argentina, la prensa local informó de que hubo que desechar 140 dosis de la vacuna rusa Sputnik-V porque se había roto la cadena de frío en su conservación.

En España, el general al mando de las Fuerzas Armadas tuvo que dimitir después de que se hiciera público que había recibido la vacuna, pese a que algunos de sus colaboradores les dijeron a los medios españoles que lo había hecho precisamente para evitar que se echaran a perder las dosis sobrantes en su departamento tras vacunar a las personas prioritarias.

En México, el presidente, Andrés Manuel López Obrador, condenó por “inmoral” al médico que vacunó a dos familiares después de un error en el sistema de citas del hospital en el que trabaja.

Son solo algunos ejemplos de noticias que han provocado malestar y críticas en muchos países cuando la mayoría de la gente sigue a la espera y en muchos casos aún sujeta a distintos grados de confinamiento.

El desafío de optimizar las vacunas

Lo cierto es que los sanitarios se pueden ver a veces ante un incómodo dilema, ya que las vacunas requieren condiciones especiales de conservación y, en algunos casos, sobre todo en pequeñas localidades o lugares alejados, no pueden cumplirse a rajatabla los estrictos criterios fijados por los gobiernos.

La vacuna fabricada por Pfizer, por ejemplo, debe conservarse a temperaturas muy bajas y, una vez descongelada, ha de usarse antes de 5 días.

La Sputnik-V se comercializa en ampollas de cinco dosis, por lo que si se quiere evitar malgastar ninguna, debe haber un número igual de pacientes listos para recibir el pinchazo.

Una profesional de la salud recibe la vacuna en un hospital de Ciudad Juárez, México.

Reuters
Los trabajadores sanitarios figuran entre los colectivos prioritarios en la mayoría de países.

Como explicó en conversación con BBC Mundo el doctor Pablo Bonvehí, jefe de la sección Infectología y Control de Infecciones del CEMIC, un centro de investigación médica de Buenos Aires, “la prioridad es no desperdiciar la vacuna“.

“Una campaña de vacunación, y más una como esta, es siempre un gran desafío de ingeniería”, indica el experto. Y no siempre es posible acomodar la disponibilidad de vacunas con el número de pacientes dispuestos a ponérsela, su disponibilidad para acercarse a los centros de vacunación a recibirla y las necesidades de espacio para mantener la distancia social en ellos.

A esto se suma el problema de los pacientes que no acuden a las citas programadas, sea porque no pueden desplazarse o porque, como los seguidores del movimiento antivacunas, rechazan la inmunización o desconfían de los gobiernos y los fabricantes de medicamentos.

¿Qué hacer entonces con la dosis sobrante cuando ya se ha cubierto el cupo de pacientes prioritarios agendados para el día?

Contenedores de residuos sanitarios en Manchester, Inglaterra.

Getty Images
En algunos países ya ha habido noticias de vacunas que acaban en la basura.

En Estados Unidos ya ha habido centros sanitarios que han empezado a convocar por la emisora de emergencias a los paramédicos que quieran vacunarse una vez cubierto el cupo diario para evitar que se echen a perder las dosis sobrantes.

Y un equipo médico del estado de Oregón que quedó atrapado en una congestión de tráfico comenzó a vacunar a otros automovilistas retenidos ante la imposibilidad de volver a refrigerar a tiempo las dosis que llevaban consigo.

Mejor en un brazo que en el cubo de la basura

Ante la emergencia sanitaria global, los centros médicos a nivel local se enfrentan al desafío de vacunar a la mayor cantidad de gente en el menor tiempo posible, conservando adecuadamente las vacunas y priorizando a los grupos de población de riesgo establecidos por las autoridades nacionales.

En esa tarea titánica, han encontrado una inesperada colaboración en los grupos de espontáneos que hacen fila junto a las clínicas y los centros de vacunación a la espera de que se les administre alguna de las dosis no utilizadas, una imagen cada vez más frecuente en Estados Unidos y en Israel, el país que lidera la frenética carrera global por la vacunación.

“A todas las dificultades se suma la de la incertidumbre acerca de las dosis que se van recibir y cuándo”, señala el doctor Bonvehí.

Para los dispensarios locales se complica aún más llevar una planificación adecuada de la vacunación ya que en muchos casos los gobiernos tampoco han podido ofrecer un calendario claro de vacunación y son ellos quienes centralizan la adquisición de los medicamentos.

Un hombre carga una bombona de oxígeno en Manaos, Brasil.

Reuters
América Latina es una de las regiones más golpeadas por la pandemia y muchos países aún no han podido comenzar a vacunar.

Para los países de renta media, como la mayoría de los de América Latina, que se encuentran detrás de los más ricos en la lista de espera global por recibir la vacuna en la cantidad y con la regularidad suficientes, hacer un uso óptimo de las que llegan se hace más crítico si cabe.

Bonvehí propone que “en las citas se llame a pacientes suplentes, para que, si alguien no se presenta, no haya que desperdiciar ninguna dosis”.

Y la Organización Mundial de la Salud ha pedido que los países más prósperos, que han comprado muchas más dosis de las necesarias para vacunar a toda su población, envíen las que no usen a los países en desarrollo.

Todo, porque, como le dijo Amesh Adalja, especialista en enfermedades infecciosas de la Johns Hopkins University, a la cadena NPR, “una vacuna en un brazo siempre va a ser mejor que una vacuna en el cubo de la basura”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PY2lDqGL8n0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.