close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Familia Peña ocupa casa de contratista, afirma reportaje; pertenece a Angélica Rivera: Presidencia

La residencia –con un valor aproximado de 86 millones de pesos, unos 7 millones de dólares, según un avalúo independiente contratado para esta investigación es propiedad de Ingeniería Inmobiliaria del Centro, una empresa que pertenece a Grupo Higa.
10 de noviembre, 2014
Comparte
Foto: ArchDaily.com.

Foto: ArchDaily.com.

El portal Aristegui Noticias publicó este domingo una investigación en la que se afirma que el presidente Enrique Peña Nieto y su familia ocupan una casa de la empresa Ingeniería Inmbiliaria del Centro, una filial del Grupo Higa, propiedad del empresario Juan Armando Hinojosa Cantú, quien había participado con China Railways en la licitación cancelada del Tren de Alta Velocidad de Querétaro y que consiguió obras millonarias durante el gobierno de Peña en el Edomex, además de haber rentado helicópteros al PRI para la campaña presidencial de 2012.

La residencia –con un valor aproximado de 86 millones de pesos, unos 7 millones de dólares, según un avalúo independiente contratado para esta investigación, la cual afirma que es propiedad de Ingeniería Inmobiliaria del Centro, una empresa que pertenece a Grupo Higa.

La casa en cuestión está ubicada en la calle de Sierra Gorda 150, en la Colonia Lomas de Chapultepec, y es la misma a la que la familia se había referido como de su propiedad en una entrevista y sesión fotográfica a Angélica Rivera, publicada en mayo de 2013 por la revista ¡Hola!. “Les he hecho saber que Los Pinos nos será prestado sólo por seis años y que su verdadera casa, su hogar, es ésta donde hemos hecho este reportaje” afirmaba la esposa de Peña en aquella fecha.

La casa pertenece a Angélica Rivera: Presidencia

En respuesta a la publicación, Presidencia emitió este mismo domingo una respuesta en la que precisa que la casa que ocupan Enrique Peña Nieto y su familia está a nombre de la empresa Ingeniería Inmobiliaria del Centro, pero agregó que el inmueble pertenece a Angélica Rivera.

En un comunicado, el gobierno afirmó que para adquirir el domicilio en Las Lomas Rivera celebró un contrato con Ingeniería Inmobiliaria del Centro para pagar a plazos la totalidad del monto y una vez que cubra su deuda se le otorgarán las escrituras.

“Angélica Rivera Hurtado pagó a la firma del contrato, en enero de 2012, casi un año antes de que su esposo fuera Presidente de la República, el 30% del total del precio pactado, lo que hizo mediante la emisión de un cheque nominativo, de su cuenta personal, a favor de la empresa Ingeniería Inmobiliaria del Centro, S.A. de C.V., y en virtud de ello, se le otorgó la posesión”, menciona una nota informativa de la Presidencia.

Respecto a su adquisición, Presidencia comentó que “Rivera tiene la solvencia para comprar el inmueble gracias a una carrera profesional que le ha permitido consolidar su patrimonio personal.”

“La señora Angélica Rivera Hurtado, quien contrajo matrimonio con el Lic. Enrique Peña Nieto el 27 de noviembre de 2010, bajo el régimen de separación de bienes, es económicamente solvente y contaba con recursos suficientes para adquirir estos inmuebles”, se agrega.

Aquí, la nota informativa enviada a los medios de comunicación.

Nota de Presidencia a la casa de Sierra Gorda

La polémica por el dueño de Grupo Higa

Ingeniería Inmobiliaria del Centro, también empresa perteneciente a Grupo Higa, fue una de las principales contratistas del Gobierno del Estado de México durante el sexenio de Peña Nieto a la que se le adjudicaron obras por unos 8 mil 807 millones de pesos.

Esa misma empresa formaba parte del conglomerado que había ganado la licitación del tren México-Querétaro, la cual fue cancelada luego de una críticas porque sólo hubo un participante y convocará a una nueva licitación.

Este domingo, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) anunció que prevé indemnizar a las empresas por la revocación de la licitación luego de que se realizara un fallo.

Hinojosa Cantú también es dueño de la empresa Eolo Plus, a la que el PRI pagó 26 millones de pesos por la renta de aeronaves para la campaña presidencial de Peña Nieto en 2012.

A su vez, Arturo Reyes Gómez, como representante legal de Eolo Plus y de Ingeniería Inmobiliaria del Centro, fue el encargado de comprar el predio de 685 metros cuadrados ubicado en Sierra Gorda 150 en noviembre de 2009 a un costo de 8.5 millones de pesos.

Trece meses después, la empresa adquirió el predio contiguo de una extensión de 728 metros y un valor de 9.8 millones de pesos. En 2011, solicitó y consiguió ante la delegación Miguel Hidalgo fusionar ambos predios y tramitó el número 150 de Sierra Gorda como número oficial.

Todo se hizo al mismo tiempo que Grupo Higa tenía contratos con la administración de Peña Nieto en el Estado de México. (Descarga el documento aquí)

La investigación que duró varios meses y fue realizada por Rafael Cabrera, Daniel Lizárraga, Irving Huerta y Sebastián Barragán, con el apoyo de la plataforma de periodismo latinoamericano Connectas y el International Center For Journalists, pudo confirmar que la residencia no está registrada a nombre de Enrique Peña Nieto, tampoco al de Angélica Rivera ni a los de sus hijos.

Documentos oficiales del Registro Público de la Propiedad en el Distrito Federal entregados a los periodistas el 29 de octubre de este año muestran que la empresa “Ingeniería Inmobiliaria del Centro” continúa siendo la dueña legal del inmueble de Sierra Gorda 150.

La investigación comprueba que el Estado Mayor Presidencial (EMP) resguarda la casa y que el presidente Enrique Peña Nieto y su esposa participaron personalmente con el arquitecto Miguel Ángel Aragonés para que el trazo se ajustara a sus necesidades familiares. Aragonés publicó fotos bajo el título de “Casa La Palma” exhibió fotos en su sitio de internet.

Los planos están disponibles en el portal archdaily.com y llevan la fecha de octubre de 2010, un mes antes de la boda de Peña Nieto y Angélica Rivera en Toluca, Estado de México.

De acuerdo con la descripción de los periodistas, la casa cuenta con estacionamiento subterráneo, planta baja y nivel superior con tapancos, un elevador que conecta todos los niveles, así como un jardín con sala y comedor techados En el primer piso están las recámaras: en un ala están seis para los hijos de la familia, mientras que en la otra está la habitación principal con vestidor, baños separados y área de spa.

El inmueble es de color blanco, pero cuenta con un sistema de luces que cambia de colores para crear ambientes. Las fotos muestran iluminaciones rosa, naranja y violeta.

Como candidato y tras la toma de posesión, Peña Nieto dejó fuera de sus declaraciones patrimoniales la casa de Sierra Gorda 150 tampoco fue registrada.

Lea el reportaje en Aristegui Noticias.

**Nota publicada el 9 de noviembre.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Mónica González/Pie de Página

Fosas clandestinas: el "campo de exterminio" donde Los Zetas desaparecieron a cientos de personas en Tamaulipas

En uno de los estados con más violencia en México activistas localizaron un lugar donde el cartel de Los Zetas se deshacía de sus víctimas. Es un “campo de exterminio” donde murieron cientos de personas.
Mónica González/Pie de Página
30 de agosto, 2019
Comparte

A primera vista el lugar parece un campo más en la Sierra de Cucharas de Tamaulipas, en el noreste de México. Pero en este sitio cientos de personas fueron asesinadas por el cartel de Los Zetas.

Los activistas que exploran el sitio en busca de restos humanos le llaman “Ejido 7”. Está dentro de la reserva de la biósfera El Cielo, una de las áreas naturales más bellas de México.

Pero el impresionante paisaje contrasta con lo que allí sucedió. Durante varios años el grupo criminal lo utilizó para deshacerse de sus víctimas.

Es un campo de exterminio“, le dice a BBC Mundo Graciela Pérez Rodríguez, fundadora del colectivo Milynali Red CFC, que busca a personas desaparecidas en México.

“Un sitio de exterminio donde llevaban a personas secuestradas. Ahí mismo las ejecutaron y las quemaron”.

Campo exterminio Tamaulipas

Mónica González/Pie de Página
Los expertos mueven la tierra en busca de restos humanos.

No se sabe cuántas personas fueron asesinadas en esta zona de la Sierra de Cucharas. Los activistas creen que fueron al menos 200.

Pero cuando fue detenido en 2014, Enrique Santillán Trejo, quien fuera responsable de Los Zetas en la región, dijo que su grupo había asesinado a por lo menos 500 personas.

Muchos fueron ejecutados en Sierra de Cucharas y sus cuerpos incinerados. De muchas víctimas sólo quedaron fragmentos de huesos, dientes y algo de ropa.

En los últimos años el colectivo y peritos de la Fiscalía General de la República (FGR), han recolectado más de 100 kilos de esta clase de restos.

Todos son analizados con la esperanza de encontrar una huella genética que permita saber a quién pertenecen.

Hasta ahora se han identificado perfiles de una docena de personas.

La guerra

Desde 2010 Tamaulipas es el escenario de una intensa guerra entre los grupos que formaron parte del Cartel del Golfo, que se dividió ese mismo año.

La facción más violenta fue el cartel de Los Zetas, fundado por exmilitares de élite y que mantuvo el control de varios estados del país.

fosa clandestina México

AFP
En México existen más de 1.100 fosas clandestinas.

Según activistas y autoridades, el grupo es responsable de la muerte de miles de personas y de la desaparición de cientos más.

En algunos casos se trató de miembros de grupos rivales, pero muchas víctimas nada tenían que ver con la guerra de bandas del narcotráfico.

Muchas fueron secuestradas cuando viajaban en las carreteras de Tamaulipas, por ejemplo. A otras los sicarios se las llevaron de sus comunidades durante enfrentamientos con otros grupos.

De acuerdo con la Secretaría de Gobernación (Segob), en el estado hay al menos 6.000 personas desaparecidas. El 79% son hombres según datos de la FGR.

La Fiscalía señala que en la lista abundan quienes se dedican a vender comida, estudiantes, obreros, migrantes centroamericanos o amas de casa, por ejemplo.

Es uno de los problemas más graves de México. Hasta febrero pasado los datos oficiales reportaron 40.000 personas desaparecidas, 1.100 fosas clandestinas y unos 26.000 cuerpos sin identificar en las morgues del país.

Desaparecidos en México

AFP
En México hay más de 40.000 personas desaparecidas.

De hecho el subsecretario de Derechos Humanos de la Segob, Alejandro Encinas, dice que México se convirtió “en una enorme fosa clandestina”.

La crisis se agravó porque los distintos gobiernos han aplicado una estrategia equivocada de seguridad, explica Ana Lorena Delgadillo, directora de la Fundación para la Justicia y el Estado Democrático.

En el caso de los desaparecidos “se olvidaron de ellos, las instituciones no cumplieron con su obligación de buscarlos“, le dice a BBC Mundo.

Muchos familiares de víctimas asumieron esa responsabilidad y, de hecho, son ellos quienes han encontrado muchas fosas clandestinas.

Restos calcinados

Fue el caso de las fosas clandestinas en Sierra de Cucharas, localizadas en 2013 por la Secretaría de la Defensa y ubicadas a unos 40 kilómetros de Ciudad Mante, en el sur de Tamaulipas.

El colectivo Milynali Red CFC confirmó que Los Zetas se deshacían allí de sus víctimas, y empezó la búsqueda de restos humanos en una zona conocida como Papalote.

Durante varios años los activistas visitaron la zona con regularidad, pero hace unos meses supieron del llamado Ejido 7. Es un lugar de difícil acceso, arriba de un cerro.

restos humanos

Mónica González/Pie de Página
Hasta ahora se en encontrado más de cien kilos de restos humanos.

Al llegar “encuentras de un lado y otro del camino montículos de tierra” dice Graciela Pérez. Es una señal de que puede haber restos humanos enterrados.

Hasta ahora el colectivo localizó 15 posibles fosas clandestinas, pero pueden ser muchas más porque el terreno es extenso.

No se sabe cuántas personas fueron asesinadas en este lugar. “Encontramos un campamento, una casa de campaña y ropa enterrada, mucha ropa de niños y adultos“, explica Pérez Rodríguez.

También “muchas botellas del aceite que usan para limpiar armas, eso me impactó. Todo estaba enterrado, no sabemos para qué”.

Graciela Pérez, activista

Mónica González/Pie de Página
Graciela Pérez encabeza la búsqueda de restos en el lugar.

Una hipótesis, dicen los activistas, es que los sicarios trataron de ocultar las evidencias de la vigilancia aérea de los militares.

También se han encontrado barriles metálicos donde al parecer incineraban los cuerpos.

Algunos restos calcinados fueron enterrados, pero otros se dispersaron con las lluvias. Eso vuelve más difícil la búsqueda porque se extiende el área que debe ser examinada.

Los activistas aprendieron a distinguir entre un trozo de madera quemada, por ejemplo, y un fragmento de hueso. También identifican dientes mezclados con pedazos de piedra.

“Todos lo sabían”

El trabajo se hace a mano, con ayuda de picos, palas y tela metálica para cernir la tierra y encontrar restos humanos.

El colectivo Milynali ha explorado siete fosas clandestinas, y esperan concluir la revisión este año.

Los responsables del “campo de exterminio” prácticamente vivían en el sitio. Lo muestran las latas vacías de comida, cepillos dentales y bolsas de pan y golosinas.

Desaparecidos en México

AFP
Las familias de los desaparecidos encabezan las búsquedas en México.

Tenían un campamento de vigilancia en la parte más alta de la sierra, y abajo “las cocinas”, como se llama al sitio donde incineraban a las personas dicen activistas que han visitado el campo.

Aunque se trata de un área deshabitada, por la cantidad de víctimas incineradas es difícil que no se hubiera notado lo que allí sucedía, reconocen los activistas.

Prácticamente todos los vecinos lo sabían pero no lo dijeron”, lamenta Graciela Pérez.

“Parte de todos los crímenes cometidos en Tamaulipas son por la sumisión en que está metida la ciudadanía, el temor de que les ocurra lo mismo”.

Un miedo que sirve a los criminales, añade la activista. “Eso provoca que no hablen, y mientras nosotros padeciendo” durante varios años.

“Si hubiéramos sabido a tiempo quizá no hubiera ocurrido“.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=kFWx2T-_6_I

https://www.youtube.com/watch?v=oDv3GWOZTNQ

https://www.youtube.com/watch?v=_FQKdGuFim4

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.