¿Por qué los politécnicos piden más presupuesto?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

¿Por qué los politécnicos piden más presupuesto?

A pesar del reconocimiento a las investigaciones que ahí se realizan, los estudiantes y académicos del Poli trabajan con material improvisado o que ellos mismos compran.
Por Nayeli Roldán
17 de noviembre, 2014
Comparte

Las investigaciones que realizan en planteles como la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas del IPN han llegado al Journal Citation Reports, que evalúa y reporta el impacto de los hallazgos científicos publicados en las revistas más importantes en el mundo, pero a diferencia de los investigadores de otros países, los politécnicos trabajan en laboratorios donde a falta de equipamiento, ocupan material reciclado como cajas de cartón, frascos, latas y garrafones o compran sus propios insumos para realizar los experimentos.

Sin embargo, el Poli recibe el segundo mejor presupuesto a una institución educativa, según los datos del Presupuesto de Egresos de la Federación, pues en 2012 le fueron asignados 10 mil 271 millones de pesos; para 2013 aumentó a 11 mil 97 millones de pesos; en 2014 está ejerciendo 12 mil millones 551 mil pesos.

En un recorrido realizado por Animal Político en una de las escuelas que realiza investigaciones, imparte 10 maestrías y doctorados y tiene uno de los cuatro Laboratorio Tercero de instituciones públicas autorizados por la Secretaría de Salud para avalar fármacos, agua y cosméticos, las carencias de infraestructura e instrumentos de laboratorio son evidentes.

En varias ocasiones durante el paro de labores iniciado hace siete semanas, los estudiantes han solicitado auditorías a las administraciones de las escuelas porque no se explican dónde están los millones de pesos entregados por la Federación y a qué se destinan los recursos autogenerados, pues a los laboratorios no llegan.

Así hacen ciencia en el Poli

En el laboratorio de química orgánica de la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas realizan síntesis de compuestos con actividad biológica y nuevas moléculas activas en mesas destartaladas, con frascos de reciclaje y comprando sus propios insumos.

En este espacio de menos de 15 metros cuadrados trabajan un promedio de 6 estudiantes de licenciatura, maestría, doctorado e investigadores, utilizando por turnos instrumentos indispensables para los experimentos como el rotavapor –evaporador de disolventes–.

Aquí debería haber al menos tres (rotavapor) y solo hay uno, eso limita la investigación. Si necesitas avanzar rápido, requieres las herramientas para hacerlo (…) también ponemos dinero de nuestro bolsillo para el laboratorio, pues a veces un reactivo solicitado puede tardar meses en llegar a la escuela”, comenta un investigador que prefiere omitir su nombre.

Las campanas de los laboratorios que debieran absorber los gases generados en los experimentos no funcionan y en cambio son utilizadas como estantes. La bomba que genera vacío está oxidada y el lavabo desgastado; no hay espacio suficiente para los reactivos y tubos de ensayo. Para acomodar pequeños cilindros con muestras químicas utilizan cartón de huevo porque no tienen rejillas.

Aquí improvisamos, de que el trabajo sale, sale, pero de acuerdo a lo que se hace aquí deberíamos tener más recursos. ¿Dónde queda ese dinero o de qué forma lo manejan?”, cuestiona el investigador de doctorado.

La doctora Yadira Rivera, del área de bioquímica e integrante del Sistema Nacional de Investigadores, encabezó desde 2007 una investigación sobre el agua miel cuyos lactobacilos disminuyen el colesterol y previenen el daño hepático. Actualmente está en trámite la patente, pero para llegar hasta ese punto requirió de ingresos adicionales a los 70 mil pesos que recibe anualmente, pues tan solo un reactivo puede costar hasta 45 mil pesos.

“Los investigadores concursamos para obtener recursos en el Conacyt, o el Instituto de Ciencia y Tecnología del Distrito Federal y aunque los obtengamos, cuando llega al politécnico la burocracia retrasa la entrega de los recursos y las investigaciones no se detienen por lo que tenemos que salir a buscar colaboraciones en otras instituciones”.

En su laboratorio, con techo de lámina de asbesto y un hueco en la esquina superior izquierda, advierte que la competencia es desigual con otros centros de investigación, “no tenemos las mismas condiciones”, dice en entrevista.

En el área de microbiología, requieren una cámara de anaerobiosis para realizar los cultivos en condiciones de microaerofilia –bajos niveles de oxígeno–, pero en cambio, usan frascos reciclados.

También necesitan frigoríficos especiales para mantener los cultivos a baja temperatura, pero a falta de ellos, los investigadores optan por comprar con sus propios recursos, refrigeradores comunes. Tan solo de los 25 que se encuentran en uno de los pasillos de edificio, solo cinco son profesionales y para almacenar muestras utilizan vasos jaiboleros en lugar de vasos de precipitados.

En las plantas piloto para los estudiantes de ingeniería bioquímica se hacen prácticas sobre la producción de alimentos a nivel industrial con pasteurizadores e intercambiadores de calor, pero “la mayoría son como muestra de museo porque no sirven”, dice una de las estudiantes del área.

En el área de lacteos, solo sirven tres máquinas, aunque por cada equipo trabajan seis o siete personas, “en las prácticas terminas solo limpiando o llevando una lata porque las procesadoras son insuficientes”.

Bajo estas condiciones estudian la especialidad en ​​​​​​Hematopatología; las maestrías y doctorados en Alimentos, Biociencias, Biomedicina y Biotecnología Molecular, Ciencias Quimicobiológicas, Inmunología

Las carencias no solo están en los laboratorios, sino también en la infraestructura. La Escuela Nacional de Ciencias Biológicas tiene 80 años y sus edificios lo confirman. En la entrada principal está una estructura metálica que intentó reforzar la estructura del edificio luego del sismo de 1985; sin embargo, al interior se notan las separaciones de columnas que son tapadas con láminas en el suelo o paredes.

En los salones hay grietas provocadas por los temblores, los plafones están desgastados, las tuberías están oxidadas, lo mismo que los pocos aires acondicionados que aún funciona y uno de los muros que se vino abajo en uno de los temblores fue reemplazado por tablas.

Aún con las adversidades económicas, sus estudiantes e investigadores hicieron de la escuela una precursora mundial en el campo de la ingeniería bioquímica, pues ahí surgieron los primeros grupos de investigación en alimentos, biotecnología, inmunoquímica del DNA, microbiología, y de la biología aplicada al estudio del impacto ambiental. Además, 13 de sus egresados han recibido el Premio Nacional de Ciencias y Artes.

Debido a las deficiencias estructurales, desde 2006 comenzó el proyecto para trasladar a la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas ubicada en la unidad profesional “Lázaro Cárdenas”, hacia la unidad “Adolfo López Mateos” en nuevas instalaciones. En 2009, el exdirector Enrique Villa entregó un complejo de edificios de las áreas de Fisiología, Farmacia y Morfología de la nueva Escuela Nacional de Ciencias Biológicas, cuya inversión ascendió a más 250 millones de pesos en obra, mobiliario y equipamiento.

Sin embargo, en los cinco años de la administración de Yoloxóchitl Bustamante –quien renunció el 3 de octubre, una semana después del paro de labores en el IPN– no concretó el traslado de la ENCB, escuela de donde, incluso, es egresada.

Presupuesto, punto número ocho del pliego petitorio

Las carencias en las escuelas del politécnico fueron mostradas en fotografías a través de una proyección durante la cuarta mesa de diálogo politécnica –como si fuera una exposición en clase– el viernes 14 de noviembre. Frente a los funcionarios de la SEP, Gobernación y Hacienda y a través de la transmisión en vivo de canal 11, los jóvenes evidenciaron las paupérrimas condiciones en las que logran hacer ciencia. Pretendían sensibilizar a los representantes gubernamentales sobre las necesidades de una institución educativa y convencerlos de asignar ocho por ciento del PIB a educación, porque en días previos, habían agotado varias horas de discusión en este punto.

El representante de Hacienda, José Ángel Mejía, les informó que la inversión federal en educación superior y posgrado aumentó 40% en los últimos dos años y reconocía que era insuficiente para subsanar las necesidades en educación, pero advertía poco margen de acción para distribuir los recursos en todos los sectores debido a las variables económicas y a las proyecciones de ingresos anuales. Además, aunque la dependencia lo prepusiera, los diputados son quienes aprueban el presupuesto y el proceso legislativo estaba por concluir.

Sin embargo, Abraham de la Cruz, estudiante de Economía explicó que parte del problema está en la asignación de los recursos, pues más de 90% del presupuesto se destina a gasto corriente, es decir, al pago de salarios y una mínima parte a becas e infraestructura.

Por ello propuso una ampliación presupuestal de 92 millones 777 mil 763 pesos, destinados a becas, con lo que se podría pasar de 20% a 50% de población estudiantil beneficiada; toda vez que de los 176 mil 500 alumnos, solo 35 mil 300 reciben una beca de 830 pesos al mes.

Hasta el momento, el pre acuerdo alcanzado en la mesa redactora –encargada de unificar las propuestas de ambas partes en cada una de las demandas estudiantiles– incluye el compromiso de que la nueva administración del IPN realice una auditoría externa anual para transparentar la asignación de recursos.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Vacunas contra COVID: ¿por qué podrían desperdiciarse 241 millones de dosis?

Si los líderes mundiales se comprometieron a donar vacunas, ¿por qué siguen teniendo excedentes? ¿qué soluciones se están poniendo sobre la mesa para que no sean desechadas?
22 de septiembre, 2021
Comparte

Los países más ricos del mundo acumulan millones de vacunas contra la Covid-19 y siguen cerrando contratos con farmacéuticas, mientras algunos de los países más pobres todavía no han vacunado al 2% de su población.

Las estadísticas son contundentes: el excedente asciende a 1.200 millones de dosis, según un informe de Airfinity, una empresa de análisis de datos científicos que investiga el suministro global.

Una quinta parte de esas dosis –241 millones de vacunas– podría desperdiciarse si los países ricos no las donan.

Son vacunas que Estados Unidos, la Unión Europea, Reino Unido, Canadá y Japón no van a necesitar incluso aunque comenzaran a administrar una tercera dosis de refuerzo, pero que los países más pobres no pueden aceptar a menos que les queden un mínimo de dos meses de caducidad.

Mientras tanto, poco más de la mitad de la población mundial no ha recibido ni siquiera una dosis de la vacuna.

En América Latina, solo una de cada cuatro personas está completamente vacunada contra la covid-19, según datos de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) en un informe publicado el 1 de septiembre.

“Más de un tercio de los países de nuestra región aún no han vacunado al 20% de su población. Y en algunos lugares, la cobertura es mucho menor”, explicó la directora de la OPS, Carissa F. Etienne.

vacuna contra el covid en Brasil

Mario Tama/Getty Images
En América Latina, solo una de cada cuatro personas está completamente vacunada contra la covid.

“Las tasas de vacunación siguen estando por debajo del 20% en varios países del Caribe y Sudamérica, y la cobertura sigue siendo de un solo dígito en naciones centroamericanas como Guatemala, Honduras y Nicaragua. […] Lamentablemente, los países con alta cobertura son la excepción en nuestra Región”, remarcó.

En cuanto a las cifras globales, según Human Rights Watch, el 75% de las vacunas contra la covid han sido enviadas a 10 países.

La Economist Intelligence Unit calculó que la mitad de todas las vacunas fabricadas hasta ahora solamente han llegado al 15% de la población mundial; los países más ricos del mundo administran 100 veces más vacunas que los más pobres.

Agathe Demarais, autora principal del estudio sobre las vacunas de The Economist, dice que no se tomaron en serio las promesas hechas al respecto: “Lo hemos visto mucho y sabemos que nunca va a suceder”, asegura.

¿Cuántas vacunas se prometieron y cuántas fueron entregadas?

La diferencia entre dosis que se prometieron entregar y las que efectivamente fueron entregadas es abismal.

enfermera

Getty Images
Los países ricos podrían tener 1.200 millones de dosis más de las que necesitan para fin de año, mientras otros no llegan al 2% de vacunación.

En junio, los miembros del G7 (Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón, Reino Unido y Estados Unidos) se comprometieron a donar 1.000 millones de dosis a países pobres durante el año siguiente.

Reino Unido comprometió 100 millones a esa promesa; hasta ahora, ha donado algo menos de nueve millones.

El presidente estadounidense Joe Biden prometió 580 millones, de los cuales Estados Unidos ha entregado hasta ahora 140 millones.

La Unión Europea prometió 250 millones de dosis para finales de año; ha enviado alrededor del 8% de ellas.

gráfico

BBC

Los fallos del Covax

Varios países de ingresos medios compraron vacunas a través del Covax, el plan global respaldado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para garantizar que las dosis se distribuyen de manera equitativa entre todas las naciones.

A través de la alianza se compran y luego se venden vacunas a bajo costo a países de ingresos medios, y son donadas a países pobres.

Pero el Covax se ha enfrentado a un importante problema de suministro.

Planeaban distribuir 2.000 millones de dosis en 2021. La mayoría de ellas provenían de una instalación en India, pero cuando una segunda ola de infecciones paralizó el país asiático en mayo, el gobierno emitió una prohibición de exportación.

Desde entonces, el Covax se ha basado en dosis donadas por países ricos y el suministro ha sido muy lento.

“Actualmente, las dosis tienden a compartirse en volúmenes bajos, con poca antelación y con fechas de vencimiento más cortas que las ideales, lo cual hace que sea un gran esfuerzo logístico asignarlas y entregarlas a países capaces de absorberlas”, le dijo a la BBC Aurélia Nguyen, directora ejecutiva del programa Covax.

jeringuillas de vacunas contra el covid en un contenedor en España

AHMAD GHARABLI/Getty Images
Millones de vacunas corren el riesgo de ser desperdiciadas si no se toman medidas.

¿Por qué hay un excedente?

El excedente no se debe para nada a un problema de suministro global.

Según el estudio de Airfinity, los fabricantes de vacunas están produciendo actualmente unas 1.500 millones de dosis cada mes. Habrán producido 11.000 millones de dosis para final de año.

“Están produciendo una gran cantidad de dosis. Se ha incrementado enormemente en los últimos tres o cuatro meses”, dice el doctor Matt Linley, investigador principal de Airfinity.

“No creo que los países ricos fueran necesariamente codiciosos, es más que no sabían qué vacunas iban a funcionar, así que tuvieron que comprar varios tipos de ellas”, añade Linley.

Con su reciente investigación, Airfinity espera mostrar a los gobiernos que existe un suministro saludable de vacunas y que no necesitan mantener excedentes.

En lugar de eso, pueden donar lo que no necesitan ahora y estar seguros de que se producirán más dosis en los próximos meses.

“No quieren que los pille desprevenidos”, le dice a la BBC Agathe Demarais. “También se trata de presión política interna porque parte del electorado probablemente estaría muy descontento de ver que se donan vacunas, si existe la sensación de que todavía se necesitan en ‘casa'”.

vacuna contra el covid

Andriy Onufriyenko/Getty Images
La presión política puede ser un factor determinante de la acumulación de vacunas.

El gobierno británico dice que no tiene una reserva de vacunas y ha llegado a un acuerdo con Australia para compartir cuatro millones de dosis que serán devueltas de la asignación de Australia a finales de año.

“El suministro y la entrega de vacunas se han gestionado cuidadosamente en Reino Unido para ofrecer a todos los que cumplen los requisitos la oportunidad de vacunarse lo antes posible”, dice un vocero del Departamento de Salud y Asistencia Social.

La semana que viene se celebrará en Nueva York, EE.UU., el segmento de alto nivel de la Asamblea General de la ONU. Su presidente, el embajador de Maldivas, Abdulá Shahid, dijo que planea convocar a una reunión con líderes y expertos para discutir cómo cerrar la brecha en el acceso a las vacunas.

Las miradas también están puestas en una cumbre anunciada por el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, el próximo miércoles para pedir a los líderes mundiales que se comprometan a vacunar al 70% de la población mundial para septiembre del próximo año.

Falta de compromiso

Aurélia Nguyen cree que los gobiernos no son los únicos que deben actuar.

“También necesitamos que los fabricantes cumplan con sus compromisos públicos con Covax y nos den prioridad sobre los acuerdos bilaterales con naciones que ya tienen dosis suficientes”.

“Si los fabricantes globales de vacunas están produciendo 1.500 millones de dosis cada mes, la pregunta que debe hacerse es: ¿por qué tan pocas llegan a los países pobres?

“Donde la necesidad de Covax es mayor, los gobiernos deberían cambiar su lugar en la cola para que podamos obtener las dosis que hemos ordenado con anterioridad”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=WMr3tw4Igo0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.