Semáforo Económico: La competitividad en México avanza, pero no lo suficiente
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Semáforo Económico: La competitividad en México avanza, pero no lo suficiente

Los expertos de México, ¿Cómo Vamos? calificaron una luz amarilla el rubro de competitividad en la actualización del Semáforo Económico, debido a que -pese al avance- México aún no ha entrado al 20% de las economías más competitivas del mundo, una meta situada por académicos y organizaciones como el mínimo necesario para impulsar el desarrollo.
13 de noviembre, 2014
Comparte

Mercados_Huevo-1

El #SemáforoEconómico: México, ¿Cómo Vamos?, una iniciativa de académicos y organizaciones sociales, actualizó la información sobre la competitividad en México registrando un avance en esta materia, el cual acerca al país a conseguir por primera vez a la meta fijada por este grupo de expertos.

Los expertos de México, ¿Cómo Vamos? calificaron una luz amarilla el rubro de competitividad en la actualización del Semáforo Económico, debido a que -pese al avance- México aún no ha entrado al 20% de las economías más competitivas del mundo, una meta situada por académicos y organizaciones como el mínimo necesario para impulsar el desarrollo.

México aumentó 4 lugares en el Índice de Facilidad de Hacer Negocios (Doing Business), lo que le coloca en el lugar 39 de 189 países. El país se sitúa así en el 21% más competitivo. Por lo anterior, si en próximas mediciones avanza tan solo una posición más, el rubro de competitividad tendría una luz verde por primera vez en la historia del indicador.

Al colocarnos en el lugar 39, el país exhibe una facilidad para hacer negocios mayor que la de naciones desarrolladas como Italia (lugar 56), Luxemburgo (59), China Contiental (90), India (142) y que países latinoamericanos como Chile (41), Panamá (52), Guatemala (73) y Brazil (120). Sin embargo, aún se coloca por debajo de Colombia (34), Peru (35) y que los tres países con mayor facilidad: Singapur (1), Nueva Zelanda (2) y Hong Kong (3).

En general, si calificamos globalmente la facilidad de hacer negocios en México, notamos que desde 2010 y hasta la fecha, la calificación del país ha aumentado de manera sostenida. Actualmente, obtenemos una nota de 71 (siendo 100 la calificación que se otorga al país con mejores prácticas para negocios), un número mayor que el 65 que obtuvimos en 2010, y que el 70 del año pasado. Si continuamos a este ritmo, muy pronto veremos una luz verde en el #SemaforoEconómico.

La razón por la que aumentó la facilidad de hacer negocios, cambiando de rojo a amarillo el indicador de Competencia, se debe principalmente a mejoras relativas en tres aspectos, en los que aún queda camino por recorrer como se explica a continuación:

  • 1.- Mayor certeza en procesos legales en materia de insolvencia

Pese a la mejora en este sector, en México un juicio de insolvencia toma en promedio 1.8 años y permite a los inversionistas recuperar en promedio 68% de su dinero, sin embargo, entre los países de la OCDE, el tiempo es de 1.7 años y se recupera el 71%. En promedio en AL y el Caribe, por ora parte, toma 2.9 años promedio y sólo se logra recuperar el 36%.

  • 2.- Facilidad en el acceso al crédito

Con respecto a crédito, si bien es cierto que de acuerdo al Banco Mundial, en México el 100% de los individuos ya se encuentran registrados en un buró de crédito privado con información de al menos 5 años de préstamos, quedan importantes avances por hacer para proteger a acreedores. Por ejemplo, en México no se da preferencia de pago a los acreedores ante juicios de insolvencia o cuando un negocio es liquidado, ni cuenta con un registro público de crédito para individuos o empresas.

  • 3.- Mejor capacidad para hacer valer los contratos

Finalmente, hacer valer un contrato en un juicio cuesta 31% del monto reclamado e involucra realizar al menos 37 trámites. En cambio, en la OCDE el costo promedio es de sólo 21% del monto y se realizan 5.5 trámites menos.

*El Índice de competitividad reportado en el #SemáforoEconómico es realizado de manera anual sólo incluyendo información de las dos ciudades principales del país (DF y Monterrey) por lo que no necesariamente refleja la situación de otros estados.

El observatorio económico México ¿cómo vamos? es una iniciativa de un grupo plural de expertos en economía y política pública comprometidos con impulsar el crecimiento económico de nuestro país. Desde nuestras instituciones, entre las que destacan universidades como Anáhuac, CIDE, COLMEX, ITAM, ITESM y UNAM y centros de investigación como IMCO, México Evalúa, CIDAC Y CEESPdiseñamos una herramienta para identificar cómo va avanzando nuestra economía llamada #SemáforoEconómico.

El #SemáforoEconómico le da seguimiento al cumplimiento de metas puntuales en bienestar, productividad, inversión y competencia que deben lograrse para que México crezca. El #SemáforoEconómico está disponible en versión nacional y para cada entidad federativa en www.mexicocomovamos.mx  y en el twitter @mexicocomovamos.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¿Cómo puedes volver a hacer ejercicio después de haber tenido COVID-19?

Independientemente de la gravedad del cuadro, un 16% de los pacientes con covid-19 sufre complicaciones cardíacos. Esto es algo crucial a tener en cuenta al retomar el ejercicio.
4 de diciembre, 2020
Comparte

Encuestas realizadas en todo el mundo estiman que hasta un 16% de los pacientes con covid-19 tienen algún tipo de complicación cardíaca.

El daño al corazón no depende del grado de la enfermedad: incluso los cuadros más leves pueden dañar el sistema cardiovascular.

El problema es que, muchas veces, esta secuela en el pecho no da ningún síntoma y la persona solo sentirá sus consecuencias cuando exija un trabajo extra al sistema cardiovascular.

Esto sucede, por ejemplo, durante la actividad física: el corazón necesita latir más para bombear sangre a los músculos y, si tiene algún daño causado por el coronavirus, puede funcionar mal e incluso descomponerse.

Por esta razón, lo más recomendable es consultar con un médico, quién puede ordenar una serie de exámenes cardiológicos antes de que volvamos a hacer ejercicio de más intensidad.

Pero, ¿cómo afecta el coronavirus al corazón?

Atrás quedó la época en que el covid-19 se veía solo como una enfermedad respiratoria.

Hoy en día se sabe que no se limita a los pulmones y tiene varias repercusiones en el organismo, con consecuencias para el intestino, los riñones, el cerebro y, por supuesto, el corazón.

En el músculo cardíaco, el Sars-CoV-2, el virus responsable de la pandemia actual, tiene una acción directa e indirecta. En primer lugar, el patógeno puede alojarse allí y devastar las células del órgano.

Corazón

Getty Images
El covid-19 puede afectar al corazón de manera directa e indirecta.

En segundo lugar, la infección genera una inmensa respuesta del sistema inmunológico. Esto, a su vez, lleva a un estado de inflamación que afecta el funcionamiento de varias partes del cuerpo (incluido el propio sistema cardiovascular).

“Estos procesos pueden derivar en miocarditis, con la aparición de áreas con cicatrices y fibrosis que se relacionan con arritmias”, señala Marcelo Leitão, expresidente de la Sociedad Brasileña de Medicina del Ejercicio y el Deporte, que elaboró en colaboración con la Sociedad Brasileña de Cardiología una guía sobre cómo volver a hacer ejercicio de forma segura después del covid-19.

La arritmia no es más que un desajuste en los latidos que permiten que el corazón se contraiga para bombear sangre a través de las arterias.

En un momento de esfuerzo, el órgano necesita funcionar de forma rápida y eficiente, dado que aumenta la demanda de oxígeno y nutrientes de todo el cuerpo.

Médica y paciente

Getty Images
El desequilibrio cardíaco puede ocurrir hasta 60 días después del diagnóstico y recuperación del covid-19.

Y es exactamente en una situación como esta donde puede aparecer este desequilibrio cardíaco. “La miocarditis es una de las causas más frecuentes de muerte súbita”, señala Colombo.

Se estima que esto puede ocurrir hasta 60 días después del diagnóstico y recuperación del covid-19.

Los estudios realizados durante la pandemia muestran que las complicaciones cardiovasculares relacionadas con el coronavirus aparecen incluso en las condiciones más leves.

La infección puede ser un factor que empeore una enfermedad cardíaca preexistente, pero también es el desencadenante de la aparición de una enfermedad torácica en aproximadamente el 12% de los pacientes.

¿Cómo protegerse?

Según el documento de las dos sociedades médicas brasileñas, antes de volver a practicar cualquier deporte, todas las personas que hayan tenido covid-19 deben someterse a una evaluación médica.

“El profesional analizará la condición de acuerdo con la gravedad de la infección, hará un examen físico en el consultorio y solicitará algunas pruebas adicionales”, describe Leitão.

Electrocardiograma

Getty Images
Los médicos brasileños recomiendan en todos los casos un electrocardiograma.

Los expertos sugieren que todas las personas recuperadas se hagan al menos un electrocardiograma, una prueba sencilla que mide la actividad eléctrica del corazón -que se encarga de regular el latido de este músculo.

Ahora, para los casos más graves o para deportistas profesionales y o personas que hacen deportes competitivos, el chequeo posterior al covid-19 debe ser más completo.

Además del electrocardiograma, la guía brasileña enumera otras pruebas, como la dosificación en sangre de troponina (una proteína que se altera cuando el corazón no está bien), la prueba de esfuerzo (la que se hace en una cinta para medir la resistencia física, cardíaca y pulmonar), el holter (que mide la presión arterial durante 24 horas) e incluso una resonancia magnética.

Si los resultados son correctos, la persona puede reanudar el entrenamiento. En caso de cualquier alteración o diagnóstico de miocarditis, es importante esperar un poco más.

“Por lo general, el paciente necesita entre tres y seis meses de descanso y hacer algunas reevaluaciones mientras tanto para ver cómo evoluciona la situación”, dice Colombo.

Reinicio y cuidados básicos

Para aquellos que han recibido luz verde para volver al gimnasio, es importante que se lo tomen con calma al principio.

Gimnasio

Getty Images
Es importante no olvidarse de continuar con las medidas para evitar el contagio como por ejemplo limpiar con gel todo lo que tocas en el gimnasio.

No se puede seguir el mismo ritmo que antes de la pandemia, porque el cuerpo no está acostumbrado y ha perdido el acondicionamiento en los últimos meses.

“El retorno debe ser gradual y vale la pena hacer un fortalecimiento muscular antes de iniciar un entrenamiento aeróbico, como correr o andar en bicicleta”, sugiere Colombo.

Contar con la orientación de un profesional de educación física es aún más esencial en este punto.

También es bueno reforzar las medidas básicas de protección frente al coronavirus: trata de hacer ejercicio en casa o en lugares abiertos, como parques, plazas y clubes, con buena circulación de aire.

Usa mascarilla antes y después del entrenamiento. No te detengas a hablar con otras personas y mantén siempre una distancia mínima de 2 metros de otros deportistas.

Por último, lávate las manos con agua y jabón y desinfecta los objetos que utilizaste en el entrenamiento con gel de alcohol o alcohol al 70%.

Estas recomendaciones son válidas incluso si ya has tenido covid-19, ya que aún no se sabe cuánto dura la inmunidad y siempre existe el riesgo de contagiarte y transmitir el agente infeccioso a quienes te rodean.

¿Es necesaria una reevaluación?

“Si durante o después del ejercicio, te sientes muy cansado y tienes palpitaciones, dificultad para respirar o dolor en el pecho, consulta nuevamente con un profesional de la salud”, dice Leitão.

Hombre y mujer haciendo yoga

Getty Images
Después de dos o tres meses de comenzar a hacer ejercicio, es recomendable reevaluar el estado físico.

Estos pueden ser signos de que algo anda mal en el sistema cardiovascular.

Si todo está bien y el ritmo de las actividades evoluciona sin problemas, los expertos de las dos sociedades médicas piden que todos se sometan a una reevaluación dos o tres meses después de empezar a ejercitar, así la persona puede estar segura de que no han surgido nuevos problemas.

Después de todo, todavía hay mucho que no se sabe sobre el coronavirus y sus efectos a largo plazo.

Para evitar sorpresas desagradables en tu corazón, lo mejor es siempre tener mucho cuidado.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=sNuAl-Lj8PI

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.