"Sí significa sí", la nueva regla para el sexo en las universidades de California
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

"Sí significa sí", la nueva regla para el sexo en las universidades de California

Llevando a cuestas un pesado colchón, Emma Sulkowicz se pasea por el campus de la Universidad de Columbia para denunciar que los responsables del prestigioso centro educativo no han tomado ningún tipo de medida disciplinaria contra el compañero que, según ella, la violó en 2012.
Por BBC Mundo / Jaime González
28 de noviembre, 2014
Comparte
Emma Sulkowicz quiere que se tomen medidas contra el estudiante que, según ella, la violó en 2012. Foto: BBC Mundo / Getty.

Emma Sulkowicz quiere que se tomen medidas contra el estudiante que, según ella, la violó en 2012. Foto: BBC Mundo / Getty.

Desde hace varias semanas Emma Sulkowicz se pasea por el campus de la Universidad de Columbia, en Nueva York, llevando a cuestas un colchón. Esta estudiante de Artes Visuales de 21 años no anda en busca de una habitación ni está cumpliendo una penitencia.

Carga el pesado colchón para denunciar que los responsables del prestigioso centro educativo no han tomado ningún tipo de medida disciplinaria contra el compañero que, según ella, la violó en 2012.

El caso Sulkowicz ha vuelto a poner el foco sobre las deficiencias en la manera en la que las universidades estadounidenses investigan las denuncias de agresiones sexuales en sus campus.

La gravedad de este asunto hizo que el propio presidente Barack Obama se pronunciara sobre el mismo en varias ocasiones en los últimos meses, calificándolo de “totalmente inaceptable”.

Ahora, California se ha convertido en el primer estado de EE.UU. en el que entra en vigor una ley aplicable en los centros de educación superior que reciben fondos públicos que exige que en las relaciones sexuales entre estudiantes haya un consentimiento explícito de las partes, un requerimiento que fue bautizado como “sí significa sí”.

La nueva legislación define el consentimiento como “un acuerdo afirmativo, consciente y voluntario para involucrarse en una actividad sexual”, que no tiene por qué ser verbal aunque debe quedar claro.

La ley SB-967 también señala que el silencio o ausencia de resistencia no constituye consentimiento y especifica que un acusado no puede alegar que había asumido que la víctima había dado su consentimiento cuando esta estaba ebria, drogada, inconsciente o dormida.

Además, la legislación impulsada por el senador demócrata Kevin de León, especifica qué procedimientos deben seguir las universidades cuando investiguen denuncias sobre agresiones sexuales y el tipo de servicios médicos y de orientación que deben ofrecer a las víctimas.

Mujer se cubre el rostro
Una de cada cinco universitarias en EE.UU. habría sufrido algún tipo de agresión sexual.

La problemática de las agresiones

Según un informe de la Casa Blanca presentado el pasado enero, una de cada cinco universitarias en EE.UU. ha sufrido algún tipo de agresión sexual. De entre estas, tan sólo un 12% lo denunció.

En muchos casos las denuncias tan sólo se presentan ante las autoridades universitarias, que son las responsables de investigar internamente si la agresión tuvo lugar y de adoptar las medidas disciplinarias adecuadas contra aquellos que son encontrados culpables.

En los últimos años se han presentado numerosas demandas contra universidades en EE.UU. a las que se las acusa de falta de imparcialidad a la hora de llevar a cabo las investigaciones y de no apoyar a las víctimas.

Ante esta situación, el gobierno de Barack Obama creó hace unos meses un equipo de trabajo para estudiar esta problemática.

A finales de abril el grupo emitió una serie de recomendaciones sobre el manejo de las denuncias de agresiones sexuales dirigidas a los centros universitarios del país.

Además, el Departamento de Educación de EE.UU. publicó una lista de más de 50 universidades que están siendo investigados por posibles violaciones de leyes federales en la tramitación de esas denuncias.

Jerry Brown
El gobernador Jerry Brown estampó su firma en la nueva ley este domingo.

“Sí significa sí”

Los impulsores de la nueva ley que acaba de entrar en vigor en California destacan que con el concepto de “sí significa sí” se cambia el paradigma del tradicional “no significa no”, que implicaba que las víctimas de las agresiones debían demostrar que se habían negado o habían opuesto resistencia a las relaciones sexuales.

Así, “es responsabilidad de los implicados en la actividad sexual el asegurarse de que tienen el consentimiento afirmativo del otro u otros” para mantener relaciones.

Además, el consentimiento afirmativo “debe ser obtenido por la persona que quiere iniciar la actividad sexual” y “debe mantenerse durante toda la actividad sexual”, pudiendo ser revocado “en cualquier momento”.

“La existencia de una relación de pareja entre las personas involucradas o el que hubieran tenido relaciones sexuales en el pasado nunca debe ser considerado por sí mismo como un indicador de consentimiento”, señala la ley.

La entrada en vigor de la nueva legislación fue recibida muy positivamente por organizaciones como la Coalición Contra las Agresiones Sexuales de California (CALCASA, por sus siglas en inglés).

Escuchar a las víctimas

“Esta ley que tiene como objetivo proteger el bienestar de los estudiantes y de las víctimas de abuso sexual”, señala en conversación con BBC Mundo Shaina Brown, portavoz de CALCASA.

“El concepto de consentimiento afirmativo que recoge es importante porque hace que la carga de la prueba recaiga en los acusados y no en las víctimas, como sucedía hasta ahora”.

“Con esta ley no aseguramos de que las voces de las víctimas serán escuchadas”.

Brown no está de acuerdo con la opinión de algunos críticos de la SB-967 que aseguran que esta hará que aumenten las denuncias falsas, ya que considera que ser víctima de una agresión sexual “es un hecho muy traumático que no se toma a la ligera”.

Pero el punto de vista de la portavoz de CALCASA no es compartido por Joe Cohn, de la Fundación para los Derechos Individuales en la Educación (FIRE, por sus siglas en inglés), quien cree que en muchas ocasiones el “consentimiento afirmativo” que exige la ley hará que sea muy difícil que los acusados puedan probar su inocencia y puede hacer que aumenten las denuncias sin fundamento.

Estudiantes
Algunos grupos creen que la nueva ley es injusta para los acusados de una agresión.

“Esta ley es preocupante por varios motivos. Para empezar no creo que haga que los campus universitarios sean más seguros y además socavará la imparcialidad y la fiabilidad de las investigaciones de las agresiones sexuales en las universidades”, señala Cohn en conversación con BBC Mundo.

“Hace que la carga de la prueba pase al estudiante acusado y eso es injusto porque hará que sea muy difícil que puedan probar su inocencia. Tendrían que tener grabado el encuentro sexual para demostrar que hubo consentimiento todo el rato”, apunta Cohn.

Cohn cree que las denuncias de agresiones sexuales no deberían ser investigadas por los reponsables de las universidades sino por la justicia ordinaria.

“No puede ser que decanos, profesores o estudiantes de doctorado sean los que deciden si ha ocurrido o no una violación. La universidades deberían centrarse en la educación preventiva y en establecer los sitemas de apoyo que las víctimas de las agresiones necesitan”.

**Nota publicada el 27 de noviembre.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Tan lento como sea posible: 'la pieza musical más larga del mundo' planeada para sonar hasta 2640

Una obra experimental del compositor John Cage comenzó a sonar en 2001 y, si todo sale según lo planeado, deberá poder escucharse durante más de 600 años.
15 de septiembre, 2020
Comparte
El órgano de Tan lento como sea posible.

Reuters
El órgano está ubicado en una iglesia de Alemania.

Tan lento como sea posible.

Ese es el título una obra musical avant-garde del compositor estadounidense John Cage (Los Ángeles 1912 – Nueva York, 1992).

El título de la melodía no es una metáfora, por el contrario, el objetivo es que sea “la pieza musical más larga y más lenta del mundo”.

Desde 2001, un órgano especialmente diseñado para esta melodía comenzó a interpretar la obra en la iglesia San Burchardi, en Halberstadt, Alemania.

Tuvo una pausa de 17 meses y, desde entonces, el sonido del incesante del órgano retumba entre las paredes de la iglesia.

Aquí puedes escuchar cómo suena Tan lento como sea posible:

Pueden pasar años entre un cambio de acorde y otro. Desde que comenzó el concierto, solo ha habido 14 cambios de acordes.

El más reciente fue el pasado 5 de septiembre. Antes de eso, el órgano había sostenido la misma nota desde 2013.

El próximo cambio de “Tan lento como sea posible” está programado para el 5 de febrero de 2022.

A ese ritmo de interpretación, el concierto terminará en 2640.

El órgano de Tan lento como sea posible.

Reuters
Los operarios del órgano utilizan bolsas de arena para sostener los arcordes.

¿De qué se trata la pieza?

Tan lento como sea posible es parte del Órgano John Cage, un proyecto artístico que tiene la misión de interpretar la melodía que el artista compuso en 1985.

Rainer Neugebauer, director del proyecto, dice con esta obra Cage buscaba liberar los sonidos de cualquier intención, retórica o moralidad.

“Es un proyecto de arte a la vez radical, irritante, abierto y extremadamente delicado”, le dice Neugebauer a BBC Mundo.

Según Neugebauer, el hecho de tener acordes sostenidos produce la sensación de que “el tiempo está detenido” o de que surge la noción de eternidad.

El órgano de Tan lento como sea posible.

Reuters
La partitura está planeada para interpretarse durante más de 600 años.

La obra, según los encargados del proyecto, también es un “símbolo de confianza en el futuro”.

Música en medio de la pandemia

Para cada cambio de acorde, un grupo de operarios intercambian los tubos metálicos del órgano y añaden bolsas de arena para lograr y mantener lo que dicta la partitura.

Muchos de los fanáticos que llevaban siete años esperando este momento, tuvieron que conformarse con ver el cambio de acorde a través de una pantalla gigante, debido a las restricciones impuestas por la pandemia de coronavirus.

Iglesia

Reuters
Cientos de fanáticos llegaron a ver el cambio de acorde, pero debido a las restricciones por el coronavirus no todos pudieron entrar a la iglesia.

Según Neugebauer, la pandemia ha reducido significativamente el número de visitantes que reciben, por lo que también reciben menos donaciones.

Aun así, Neugebauer es optimista con el futuro del proyecto.

“Quizás en 2620, 20 años de que termine la interpretación según lo planeado, alguien diga: ‘Oh, esto no es lo más lento posible, vamos a tocarlo un poco más lento y le añadiremos algunos años o siglos’”, concluye Neugebauer.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=6kQ0oCfV43I

https://www.youtube.com/watch?v=0fHkEolNWFc&t=47s

https://www.youtube.com/watch?v=jizwCrw_WEU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.