¿Son los 43 estudiantes desaparecidos la peor crisis de la izquierda mexicana?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

¿Son los 43 estudiantes desaparecidos la peor crisis de la izquierda mexicana?

Para los líderes del PRD los ataques provienen de grupos radicales minoritarios. Pero muchos creen que son un síntoma de la mayor crisis en la historia de la izquierda mexicana.
Por BBC Mundo / Alberto Nájar
12 de noviembre, 2014
Comparte
Foto: Cuartoscuro.

Foto: Cuartoscuro.

Son escenas impensables hace apenas unos meses: en unos cuantos días tres políticos de la izquierda mexicana recibieron insultos de jóvenes indignados por la desaparición de 43 estudiantes en Iguala, Guerrero.

Los agredidos –en hechos distintos– forman parte de la cúpula del Partido de la Revolución Democrática (PRD).

Su fundador Cuauhtémoc Cárdenas, el expresidente de la organización Jesús Zambrano y el senador Alejandro Encinas.

Para los líderes del PRD los ataques provienen de grupos radicales minoritarios. Pero muchos creen que son un síntoma de la mayor crisis en la historia de la izquierda mexicana.

Lea también: Auge y caída de la “pareja imperial” de Iguala

Es un problema que tiene nombre: José Luis Abarca Velázquez, exalcalde de Iguala a quien la Procuraduría (fiscalía) General de la República (PGR) involucra con la desaparición de los estudiantes, alumnos de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa.

Abarca fue promovido por el PRD, pero también recibió el apoyo de políticos vinculados al excandidato presidencial Andrés Manuel López Obrador, el principal líder de la izquierda en el país.

Lea también: Las preguntas pendientes por el caso de los 43 estudiantes desaparecidos en Iguala

El costo

Muchos han resultado afectados por el respaldo a Abarca Velázquez explica a BBC Mundo Alberto Aziz Nassif, académico del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (Ciesas).

“La izquierda partidista, pero de forma más central el PRD, vive la crisis de haber postulado a estos individuos, sobre todo al alcalde de Iguala, que resultaron ser delincuentes involucrados con el crimen organizado”.

Es un escenario complicado para ese partido.

Desde la desaparición de los estudiantes, el 26 de septiembre, muchos cuestionaron no sólo la promoción del edil sino el respaldo a su esposa, María de los Ángeles Pineda Villa, quien se preparaba para sucederlo en el cargo.

La mujer fue candidata a consejera estatal del partido. Actualmente está bajo custodia de la PGR.

“Iguales”

El partido ha dicho que asume la responsabilidad política de postular al exalcalde, pero también advierte que el problema va más allá de un partido político.

Cartel del excandidato presidencial Andrés Manuel López Obrador
La crisis también afecta al excandidato presidencial Andrés López Obrador.

“El narcotráfico está afectando absolutamente todo en México, si se dijera que es sólo a una organización política tal vez el problema sería más sencillo, pero no es así”, le dice a BBC Mundo la diputada Amalia García Medina, secretaria de Difusión y Propaganda del PRD.

“También lesiona al PRD y a la izquierda, una fuerza política que ha luchado por que se imponga un ambiente de libertades, de respeto y democracia”.

Medina reconoce que la desaparición de estudiantes y el involucramiento del exalcalde de Iguala es un tema grave para el partido.

“Es un hecho que nos lesiona en nuestros valores fundacionales, es inaceptable”, insiste.

Lea también: México, las últimas horas de los estudiantes desaparecidos en Iguala

El costo ha sido alto, reconoce el senador Encinas. “El PRD tiene que asumir que está en la peor crisis política de su historia”, dice.

Cuauhtémoc Cárdenas también advierte la crisis interna del partido que ayudó a fundar. “El ciudadano común nos ve hoy igual que los demás partidos políticos, iguales a los demás políticos”, dijo en el 25º aniversario del PRD.

“Pragmatismo”

¿Cómo se llegó a esta crisis? El investigador Aziz Nassif cree que es resultado de postular candidatos que garanticen votos, sin importar quiénes sean.

Cuauhtémoc Cárdenas, fundador del PRD. Foto: AFP/Getty
Cuauhtémoc Cárdenas, fundador del PRD, reconoce la crisis del partido. Foto: AFP/Getty

“Revela el pragmatismo oportunista de todos los partidos políticos, eso los lleva a estas complicaciones”, añade.

En esto coincide la diputada García Medina. La selección de personajes populares es una práctica de todos los partidos, incluso el PRD.

“En los últimos años entraron en un proceso de postular a los llamados candidatos externos con el único objetivo de ganar, no importaba qué perfil tenían, sus valores o compromisos”.

Fue el caso del exalcalde de Iguala, conocido en la región como un próspero comerciante de oro y joyas. Pero eso no es el único problema, insiste García.

“La población votó por él, una ciudadanía que seguramente estaba informada y sabía de quién se trataba”.

Pero lo cierto es que la tragedia en Iguala afecta profundamente al PRD.

En una entrevista con el portal Reporte Índigo, Alejandro Encinas reconoce que ahora el partido aparece como represor de estudiantes y vinculado al crimen organizado. “Es un golpe directo al corazón del PRD y de la izquierda”, indica.

¿Menos votos?

Hasta ahora se desconoce la consecuencia política del caso Iguala pero es seguro que formará parte de la contienda electoral de 2015, señala Aziz Nassif.

“Será parte de la artillería de los partidos para culparse sobre esto que está pasando”, explica.

En tal escenario todos resultan manchados, incluso el partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), del excandidato presidencial López Obrador:

Uno de sus principales aliados en Guerrero, Lázaro Mazón, fue el principal impulsor de Abarca Velázquez.

¿Es Iguala el Waterloo de la izquierda mexicana? Los analistas creen que al menos le costará muchos votos.

Pero Amalia García no lo ve así. “El resultado electoral será la gente quien lo determine”, concluye.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¿A qué se han comprometido los países de América Latina en la cumbre sobre cambio climático?

Acabar con la deforestación y depender menos del metano y del carbón fueron algunas de las propuestas de la COP26 en Escocia, pero ¿qué países de la región firmaron los acuerdos al respecto?
10 de noviembre, 2021
Comparte

El cambio climático se está intensificando y ahora amenaza todos los aspectos de la vida humana.

De no controlarse, la humanidad se enfrenta a sequías cada vez más graves y un mayor aumento del nivel del mar, lo que conllevaría a la extinción masiva de especies: sería una catástrofe.

También aumentaría la frecuencia de inundaciones, olas de calor, huracanes e incendios forestales.

Para controlarlo, líderes de todo el mundo se encuentran reunidos desde el 1 de noviembre en la ciudad de Glasgow, en Reino Unido, donde se lleva a cabo la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático COP 26.

La cumbre ya ha rendido frutos y generado varios acuerdos, pero no todos los países asistentes los respaldan.

Aquí te ofrecemos un resumen de los compromisos más importantes que se han logrado y de los países que se adhirieron, con un foco en América Latina.

Acabar con la deforestación para 2030

Más de 130 líderes mundiales prometieron la semana pasada ponerle fin y revertir la deforestación para 2030. Fue el primer gran acuerdo logrado en la cumbre climática COP26.

Brasil, donde grandes partes de la selva amazónica ya han sido taladas, fue uno de los signatarios. Canadá, China, Estados Unidos, Reino Unido y Rusia también respaldaron la iniciativa.

Los árboles a veces son talados para crear tierras de pastoreo y alimentar al ganado.

Getty Images
Los árboles a veces son talados para crear tierras de pastoreo y alimentar al ganado.

Dentro de los países latinoamericanos que firmaron este acuerdo se encuentran Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, Guatemala, Haití, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú República Dominicana y Uruguay.

Para lograr la meta se utilizarán alrededor de US$19.200 millones de fondos públicos y privados.

Simon Lewis, experto en clima y bosques de la University College London, le dijo a la BBC que es una buena noticia que tantos países se comprometan a ponerle fin a la deforestación y que se cuente con una “financiación significativa para seguir adelante en ese viaje”.

Pero recordó que el mundo “ha estado aquí antes”, haciendo alusión a una declaración voluntaria similar que fue firmada por 40 países en 2014 en Nueva York y que “no logró frenar la deforestación en absoluto”.

Boris Johnson, el primer ministro de Reino Unido y anfitrión de cumbre mundial en Glasgow, calificó de “histórico” este nuevo compromiso firmado por más de 130 países.

La tala de árboles contribuye al cambio climático porque agota los bosques que absorben grandes cantidades de CO2.

Menos metano

El metano es uno de los gases de efecto invernadero que más contribuye al cambio climático y es responsable de un tercio del calentamiento actual de la Tierra.

Metano.

Getty Images
Argentina, Chile y México son tres de los más de diez países latinoamericanos que se comprometieron a reducir las emisiones de metano en un 30% para 2030.

Decenas de países se han sumado a una iniciativa liderada por EE.UU. y la Unión Europea (UE) que busca reducir las emisiones de este gas en al menos un 30% para 2030, en comparación con los niveles de 2020.

En el marco de la COP26 casi 100 países suplementarios se sumaron al compromiso.

La lista ahora incluye a Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Perú, República Dominicana y Uruguay.

China, Rusia e India, tres de los principales emisores de metano en el mundo, se abstuvieron de adherirse al plan.

Alrededor del 40% de las emisiones de metano provienen de fuentes naturales como los humedales, pero la mayor parte ahora proviene de una variedad de actividades humanas, que van desde la agricultura, como la producción de ganado y arroz, hasta el uso de gas natural y los vertederos de basura.

Desde 2008 ha habido un gran aumento en las emisiones de metano, que algunos investigadores vinculan al auge de la fracturación hidráulica en algunas partes de EE.UU.

Carbón

Más de 40 países se comprometieron a acelerar la transición energética y reducir el uso del carbón, el mayor contribuyente al cambio climático.

El compromiso incluye poner fin a todas las inversiones que consideren abrir nuevas centrales eléctricas que utilicen carbón, además de impulsar el desarrollo de “energías limpias“.

Planta de carbón en China.

Getty Images
Alrededor del 37% de la electricidad mundial se produjo con carbón en 2019.

Los firmantes estipulan eliminar gradualmente el uso de este contaminante hacia la década de 2030 para las principales economías y la década de 2040 para las naciones más pobres.

“El fin del carbón está a la vista”, aseguró el ministro británico de Energía y Negocios, Kwasi Kwarteng.

“El mundo se está moviendo en la dirección correcta, está listo para sellar el destino del carbón y abrazar los beneficios ambientales y económicos de construir un futuro impulsado por la energía limpia”, añadió.

Grandes consumidores de carbón como Alemania, Canadá, Chile, Corea del Sur, Polonia, Ucrania y Vietnam respaldaron el acuerdo.

Docenas de organizaciones también lo hicieron y varios de los bancos más importantes del mundo acordaron dejar de financiar la industria del carbón.

No obstante, Australia, India, China y EE.UU., cuatro de los más dependientes del carbón en el mundo, no lo firmaron.

Además de Chile, Ecuador ha sido el único país de América Latina que se ha adherido.

Para Juan Pablo Osornio, jefe de la delegación de Greenpeace en la COP26, esta declaración “aún está muy por debajo” de lo que el mundo necesita.

“A pesar del titular brillante, da a los países un enorme margen de maniobra para elegir su propia fecha de eliminación”, precisó.

Zona ecológica libre de pesca

Colombia, Ecuador, Panamá y Costa Rica acordaron el segundo día de la cumbre un convenio para crear una zona ecológica libre de pesca en sus aguas en el océano Pacífico.

El llamado Corredor Marino del Pacífico Tropical Oriental (CMAR) tendrá una extensión de 500.000 kilómetros cuadrados y conectará a las islas Galápagos en Ecuador, la isla Malpelo en Colombia y las de Cocos y Coiba, situadas en aguas territoriales de Costa Rica y Panamá.

Corredor Marino

CMAR
El Corredor Marino del Pacífico Tropical Oriental es una de las áreas de conservación de vida marina más grande del planeta.

“Vamos a proteger ecosistemas como Galápagos y las islas Cocos, que se encuentran entre los más valiosos del mundo”, dijo el presidente de Costa Rica, Álvaro Quesada, durante la firma del acuerdo.

La iniciativa tiene como principal objetivo resguardar las especies migratorias que transitan anualmente por la zona y que no se vean afectadas por la pesca comercial.

Con 500.000 kilómetros cuadrados, el corredor será “la reserva marina más grande en Occidente”, de acuerdo con el gobierno colombiano.

Al darse a conocer el pacto, el primer ministro británico, Boris Johnson, describió el esfuerzo como una “iniciativa audaz, ambiciosa y crucial para los esfuerzos de conservación en esta hermosa región”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=2zHpbpjUUY4

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.