close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
close
"Peña Nieto no es Ayotzinapa": la marcha contra el gobierno y por los normalistas
Nuevamente un contingente de jóvenes anarquistas causaron destrozos al finalizar la marcha y mitin pacíficos para exigir la aparición con vida de los 43 normalistas de Ayotzinapa.
Por Paris Martínez
2 de diciembre, 2014
Comparte
Foto: Cuartoscuro.

Foto: Cuartoscuro.

A 11 días de que las policías federal y de la Ciudad de México desalojaran por la fuerza a los manifestantes que protestaban en el Zócalo capitalino, esta plaza volvió a ser tomada ayer lunes 1 de diciembre por miles de ciudadanos que, de forma pacífica, reiteraron la exigencia de presentación con vida de los 43 normalistas desaparecidos por la Policía Municipal de Iguala hace 67 días.

Esta vez, sin embargo, el Zócalo no fue el punto de arribo de la protesta, sino el de partida, y el Ángel de la Independencia fue la meta, itinerario con el cual los organizadores buscaban evitar que durante la marcha de ayer se suscitaran ataques al Palacio Nacional, como los que protagonizaron grupos minoritarios de manifestantes en concentraciones pasadas. Tal estrategia, sin embargo, no funcionó y, en vez de la Puerta Mariana de Palacio, esta vez las que ardieron fueron las puertas de al menos una veintena de negocios ubicados sobre las avenidas Florencia y Bucareli, incendiadas al terminar el mitin por jóvenes agrupados en el contingente anarquista.

Y así, ayer no fue necesario que la policía pusiera en fuga a los manifestantes pacíficos que se concentraron en torno al Ángel para reclamar el retorno de los 43 normalistas de Ayotzinapa: con la sola acción de los anarquistas fue suficiente… y la policía llegó después.

La paz

Encabezados por padres de los normalistas desaparecidos, así como por alumnos de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, que viajaron al DF desde Guerrero, la marcha de ayer dio inicio en punto de las 16:00 horas, momento para el cual la plancha del Zócalo estaba completamente ocupada por contingentes universitarios, así como de organizaciones populares, gremiales y ciudadanas, que aguardaban su turno para partir hacia el Ángel de la Independencia.

A esa misma hora, pero en el Ángel, una docena de estudiantes de la Universidad Tres Culturas y otra treintena de ciudadanos vestidos de negro tapizaron las escalinatas del monumento con fotografías del Presidente en blanco y negro con la frase: “Fuera Peña”, la misma consigna que miles repetirían más tarde al unísono.

Entre los grupos más visibles que participaron en la protesta se encontraban alumnos de las distintas escuelas y facultades de la UNAM y del Poli, estudiantes de las universidades Autónoma Metropolitana y Autónoma de la Ciudad de México, del ITAM, del Colegio de Bachilleres, así como integrantes del Sindicato Mexicano de Electricistas, del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra (de Atenco), de la Unión Nacional de Trabajadores (UNT), del del Sindicato de Trabajadores de la UNAM, del Frente Popular Francisco Villa, y muchos otros colectivos artísticos, culturales, y organismos civiles de defensa de los derechos humanos.

Marchaban también cerca de 50 jóvenes encapuchados que, hondeando banderas anarquistas, parecían respetar el acuerdo colectivo de realizar la protesta de ayer sin agresiones que pudieran servir de pretexto para la intervención policiaca, lo que no obstó para que los anarquistas grafitearan a su paso negocios y paredes. Incluso, los anarquistas que rompieron los cristales de un cajero automático ubicado en 5 de Mayo fueron discretamente reprendidos por sus compañeros.

Ese fue, de hecho, el único incidente de alguna gravedad suscitado durante la marcha, cuya vanguardia alcanzó hacia las 18:30 horas, la columna del Ángel.

Todos somos Ayotzinapa, menos Peña…

Clemente Rodríguez Moreno, padre del normalista desaparecido Cristian Alfonso Rodríguez Telumbre, fue el primero en hablar frente a la multitud que, con veladoras, iluminaba parte de Paseo de la Reforma.

Con la mezcla de dolor y fortaleza que le ha dejado la ausencia de su hijo durante dos meses, Clemente aseguró ante los miles de ciudadanos ahí reunidos que seguirá buscando a Cristian porque “no me voy a cansar” y luego, entre aplausos y gritos de los asistentes para hacerles saber que no están solos, esforzándose por contener el llanto y seguir con su discurso, este padre de familia agradeció el apoyo: “Los llevo a todos en mi corazón. Vamos a encontrarlos. Los estamos esperando en Ayotzinapa”.

También denunció que el ex gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre, les ofreció “mucho dinero” para acallar su protesta, pero “lo mandamos mucho a chingar a su madre” porque su lucha pretende impedir que se repitan actos como los ocurridos el 26 de septiembre. “Queremos cambiar la situación que vive el estado porque Ayotzinapa es la cuna de la conciencia social. No debe haber indiferencia porque estamos luchando por la justicia”, sentenció.

Al tomar la palabra, el estudiante de la normal rural José Solano reprochó a Enrique Peña Nieto por haber hecho suyo el grito popular de “Todos somos Ayotzinapa” durante el discurso con el cual presentó un decálogo para la seguridad el 27 de noviembre pasado.

“Peña Nieto no es Ayotzinapa. Ayotzinapa somos nosotros y toda la gente que nos ha apoyado en donde quiera que nos hemos parado y nos han brindado la solidaridad”. El joven no dudó en decir que el mandatario se equivocó al incluirse en el grito de justicia, porque en “Ayotzinapa tenemos dignidad”.

Somos campesinos de origen indígena y no somos unos políticos hipócritas que han engañado durante muchos años al pueblo mexicano con sus partidos políticos y sus policías relacionadas con la delincuencia organizada, como narco estado”, remató.

El representante de la Asamblea Interuniversitaria, que agrupa a una centena de universidades, insistió que “cuando gritamos que todos somos Ayotzinapa no estamos incluyendo a Peña Nieto ni a los criminales que lo rodean. Él es el culpable de Ayotzinapa y debe renunciar”.

Más tarde, el vocero de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), dijo que las organizaciones sindicales están listas para la toma popular de la Ciudad de México el próximo 6 de diciembre. “Vendrán maestros de forma masiva. Será un éxito y luego, en 2015 impulsaremos la huelga nacional para parar todos los sectores productivos de este modelo neoliberal”.

Los integrantes del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra llegaron hasta el templete junto a su líder Ignacio del Valle con machetes en mano, su símbolo de lucha desde 2001 cuando se opusieron a la construcción del aeropuerto en San Salvador Atenco. También los integrantes del Sindicato Mexicano de Electricistas y la escritora Denise Dresser.

Y fue cuando la académica y analista política Denise Dresser tomó el micrófono, alrededor de las 20:00 horas, que el contingente anarquista dio por concluida la tregua concedida a los manifestantes pacíficos y, con un ataque rápido contra los cajeros de HSBC y Santander de La Palma, dieron inicio a los disturbios que, minutos después, obligarían a todos los demás manifestantes a dispersarse.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Comparte