Mamá Rosa está de regreso: atiende a 4 que no fueron recibidos en ningún albergue
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Mamá Rosa está de regreso: atiende a 4 que no fueron recibidos en ningún albergue

Cuatro meses y medio después de que la PGR desarticulase el internado de Rosa Verduzco, cuatro adultos y un bebé vuelven a vivir con ella. El DIF de Zamora, Michoacán lo sabe y no hace nada y el DIF estatal se concentra únicamente en los 46 niños que tiene albergados en sus instalaciones.
Por Majo Siscar
2 de diciembre, 2014
Comparte
El albergue de Mamá Rosa, con candados. //Foto: Majo Siscar.

El albergue de Mamá Rosa, con candados. //Foto: Majo Siscar.

Cuatro adultos que crecieron con Mamá Rosa vuelven a vivir con ella. Son dos chicos y dos chicas. Una de las mujeres tiene un bebé, los otros tres adultos presentan alguna discapacidad intelectual. “No podemos hacer nada porque es una casa particular”, alega a Animal Político el vocero de la delegación del Sistema de Desarrollo Integral de la Familia (DIF) en Zamora, que ya conoce del caso. Es la misma explicación que dio cuando se le preguntó porqué no revisaban el albergue La Gran Familia, en la misma localidad, antes del operativo de la Procuraduría General de la República.

El pasado 15 de julio la PGR –en coordinación con el Ejército– desarticuló el internado La Gran Familia donde vivían 438 niños y 158 adultos bajo la regencia de Rosa del Carmen Verduzco en condiciones insalubres y con denuncias de malos tratos, abuso sexual y privación de la libertad. La noticia dio la vuelta al mundo y ocupó las portadas de medios nacionales e internacionales durante días. El albergue se clausuró y después de sufrir un incendio parcial en octubre, está resguardado por dos policías estatales. Seis de los ocho colaboradores de Verduzco están presos y enfrentan cargos por secuestro y trata de personas. La ley cayó sobre la fundadora y sus colaboradores, pero ni el DIF que le remitía niños, la Secretaría de Educación Pública que le daba subvenciones por su educación musical, o los diferentes gobiernos que la apoyaron financieramente, respondieron por qué nunca antes habían revisado las condiciones del lugar. El Ministerio Público tenía denuncias de padres al menos desde 2010

Después del linchamiento público –que no respetó la presunción de inocencia–, fue eximida de toda responsabilidad al considerar que, por su avanzada edad presentaba un estado mental y de salud que no permitía fincarle responsabilidades penales. El Procurador General, Jesús Murillo Karam la declaró “inimputable”  con base en un estudio médico, patológico y psicológico.

Ahora, esta mujer presentada como incapaz vuelve a albergar en su domicilio privado –a 800 metros del antiguo albergue– a cinco de sus hijos, como ella los llama. Al tocar a la puerta dos de ellos abren. Uno de ellos, con sobrepeso y con un grado de discapacidad intelectual llegó caminando desde Morelia a un pueblo cercano a Zamora, donde un vecino lo acompañó donde Rosa. No tenía donde ir. Pero no quieren hablar con una desconocida. Solo confirman que ahí viven. La empleada doméstica, que se ocupa de la limpieza y la cocina de la casa, confirma que viven cinco con Rosa y que a diario llegan jóvenes de la calle o de escasos recursos al almuerzo. Ella hace de comer como una docena de raciones. Por si tocan a la puerta a pedir. Los limpiavidrios del barrio aseguran que los ha invitado a ir a comer. Para ello, Rosa sigue recibiendo el apoyo de amigos y comerciantes locales. El mandadero y chofer de la vieja camioneta con redila y el logo de La Gran Familia que laboraba para el albergue, llega el miércoles a las dos de la tarde a la casa con cuatro sacos de zanahorias que ya agotan su frescura. Vuelven a abrir los muchachos. El trabajador descarga algo y ahora sí sale Rosa Verduzco. Viste como siempre, falda a cuadros roja y azul y polo rojo de manga corta con La Gran Familia bordada en la pechera. El mismo uniforme escolar que portaban las niñas del internado durante décadas y que ha caracterizado el atuendo de la fundadora en todos los recuerdos de los zamoranos. Solo acepta algunos víveres, el resto ordena que lo repartan en una colonia popular de Zamora. “No se lo van a comer aquí”, dice.

A sus 80 años su cuerpo espigado y huesudo es dos terceras partes del de la mujer frondosa que revelan las fotografías que ilustraron las notas del operativo en julio. “Ya estoy mejor, he subido ocho kilos desde el golpe”, dice. Se la ve enérgica y resolutiva.

“Mira, eso fue como cuando tienes un accidente, se desarma todo el carro pero hay que seguirle”, asevera al preguntarle como se siente después de la clausura del internado. No quiere hablar más, ni que lo hagan los jóvenes que han vuelto a vivir con ella. Pero no se esconde, cada lunes almuerza con uno de sus mejores amigos, el dueño de un hotel en el centro Zamora. Va al mercado, saluda a los vecinos. “Aquí todo el mundo me conoce y me respetan” dice orgullosa.

En el DIF estatal dicen no saber nada de ella desde el 30 de julio. Ese día recibieron a las 102 personas entre menores y adultos que el DIF nacional no pudo reubicar en otros estados. En Morelia los alojaron en las antiguas instalaciones del Centro Michoacano de Salud Mental que el DIF estatal reconvirtió en el albergue infantil Vivan los Niños. Allí viven ahora 46 niños, y a una madre que creció en el albergue y salió con tres hijos sin tener de donde ir. El resto aseguran que paulatinamente fueron trasladados con sus familias.

“Sabemos que algunos tuvieron una reintegración muy adecuada, algunos otros no estaban con sus familias por algunas circunstancias y no es lo que más quisieran ellos, pero esa es la situación. Nosotros a los que estamos más enfocados es a los niños que están bajo nuestra custodia. De personas discapacitadas no tuvimos conocimiento”, se defiende la directora general del sistema michoacano del DIF, Mariana Sosa. Y asegura que los menores de Vivan Los Niños ya están recibiendo clases y atención integral.

“No hubo el apoyo de parte de gobierno, no debió hacerse el operativo sin tener un lugar adecuado donde realojarlos”, critica el Padre José Antonio Torres, párroco de la localidad vecina de Tangancícuaro y que apoyaba a Verduzco en el albergue. Este cura también ha criado niños abandonados y conoce a Mamá Rosa desde los 19 años, cuando apenas empezaba a hacerse cargo de algunos menores.

“Ella comenzó con una finalidad muy buena pero se le fue de las manos, porque tenía 600 y alimentar y hacerse cargo de 600 es imposible, también por la edad de ella y porque la gente que tenía ahí cuidando hacían lo que les daba la gana”, explica. Reconoce que Verduzco cometió errores pero opina que no se remediaban con un operativo. “Se necesitaba una solución a como estaba ahí pero no como se hizo. El gobierno tenía que haberla ayudado, no era de Rosa la obligación de estos niños, era del Estado”, concluye.

Al preguntarle a Rosa Verduzco directamente, se niega a responder. Dice que no quiere poner en peligro a sus hijos que enfrentan procesos judiciales, refiriéndose a sus seis colaboradores presos, de los cuales al menos tres de ellos crecieron en La Gran Familia. Y da por cerrada la conversación y se da la vuelta.

**Nota publicada el 1 de diciembre.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¿En México hay más terremotos en septiembre? Esto dice la ciencia

Las coincidencias en las fechas de sismos intensos han llevado a muchos en México a afirmar que septiembre es el mes de los terremotos. Pero los científicos y los números muestran que no es así.
17 de septiembre, 2021
Comparte

Se trata de un mito que se ha visto reforzado por recientes coincidencias: septiembre es un mes de grandes sismos en México.

El pasado 7 de septiembre, un sismo de magnitud 7.1 sacudió la Ciudad de México y el sur del país, al igual que ocurrió en la misma fecha de 2017, cuando otro terremoto de magnitud 8.2 remeció la región.

Y el 19 de septiembre es otro día grabado en la mente de muchos.

En 1985 ocurrió un terremoto de magnitud 8.1, el más devastador de los últimos tiempos para el país. Y exactamente 32 años después, otro sismo de 7.1 también dejó cientos de muertos y edificios destruidos.

Esto ha llevado a muchos mexicanos a cuestionarse si hay algún fenómeno que haga que septiembre -o “septiemble”, como algunos lo llaman en broma- sea un mes de grandes terremotos.

Para los científicos hay una respuesta clara: son solo coincidencias. ¿Por qué?

¿Es septiembre cuando más ha temblado? No

Desde que hay registros sísmicos en México, a partir del año 1900, ocurrieron 86 sismos considerados “grandes” por ser de magnitud mayor a 7.0, según las estadísticas del Servicio Sismológico Nacional (SSN) mexicano.

El mes que más eventos acumuló en los últimos 121 años es diciembre, con 12 terremotos. Un paso atrás está septiembre, con 11, y le sigue junio con 10.

Eso muestra que en realidad esos tres meses acumulan la mayor actividad sísmica, pero por una diferencia marginal. El resto de los meses tienen registros variados.

Sismos en México desde 1900*. Magnitud mayor a 7,0. *Hasta el 15/09/2021.

¿Por qué la gente “siente” que tiembla más en septiembre?

Los científicos reconocen que la duda de la población es entendible dado que una persona acostumbra a relacionar los eventos que le han tocado vivir.

Cualquier habitante de Ciudad de México que tenga más de 40 años vivió dos temblores, el de 1985 y el de 2017, en la misma fecha: un 19 de septiembre.

“Esto es una percepción. Percepción válida, percepción lógica de la gente, porque estamos acostumbrados a medir los fenómenos naturales a escala de la vida humana, lo cual no siempre es el punto de vista más adecuado”, dijo el sismólogo Luis Quintanar en una rueda de prensa el pasado 13 de septiembre.

“Para medir su frecuencia, su intensidad, debe de ser a escala geológica, no a escala de la vida humana, que son 60, 70 años, sino a escala un poco mayor de los 100, 200 o más años”, añadió.

Un vendedor de periódicos

Getty Images
“De nuevo” titulaba el diario Metro luego del terremoto del 19 de septiembre de 2017, 32 años después del de 1985.

¿Se pueden predecir los sismos?

Los científicos del SSN y de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) fueron cuestionados sobre la posibilidad de que vuelva a ocurrir otro sismo este 19 de septiembre.

Pero la respuesta es enfática: no es posible saberlo.

“Los sismos no pueden predecirse. Y esto hay que tomarse muy claramente desde ambos puntos de vista: no podemos decir cuándo va a ocurrir un sismo, pero tampoco vamos a poder asegurar que no van a ocurrir sismos”, dijo Jorge Aguirre, del Instituto de Ingeniería de la UNAM.

“Sabemos que existe una cierta actividad sísmica debido a la dinámica de la Tierra y que eventualmente vamos a seguir teniendo sismos en México, pero no sabemos ni cuándo, ni a qué horas. Y no podemos ni asegurar que no vaya a haber sismos, ni asegurar que vaya a haber sismos en algún lugar o en alguna fecha”, añadió.

Las poblaciones del centro, sur y sureste de México, incluida la capital del país, están expuestas a la sismicidad por las diversas fallas geológicas que hay en sus alrededores, así que es probable que los eventos sísmicos sigan presentándose.

¿La época de lluvias genera sismos?

Al proliferar la creencia de que septiembre es un mes de sismos grandes también se ha difundido entre la gente que esto podría deberse a que es la época de lluvias puede tener algún efecto en el subsuelo.

Pero no es así: “Desde el punto de vista científico (…) ni las lluvias, ni mucho menos otras cosas tiene que ver con que tiemble más en septiembre. No sólo en México, en todo el mundo no hay ninguna evidencia de esto”, dijo Arturo Iglesias, jefe del SSN.

“Quizá la excepción sea la sismicidad que a veces se induce por la recarga de presas. Ahí sí, a veces, cuando una presa se recarga de manera típica, por ejemplo, después de un huracán o algo así, suele ocurrir sismicidad local pequeña que tiene que ver con el propio peso del agua que altera el estado de esfuerzos alrededor de una presa”, explicó.

Edificios destruidos tras el terremoto de 1985 en México

Getty Images
El terremoto del 19 de septiembre de 1985 fue el más devastador del último siglo.

¿Y hay una relación de los sismos con el cambio climático?

Relacionado a las lluvias más intensas, huracanes, inundaciones o sequías de los últimos años con el cambio climático, también han surgido dudas de si puede haber una relación con los sismos.

Pero los expertos nuevamente indican que no hay ninguna evidencia de eso.

“No hay una correlación”, explicó Rosa María Ramírez, directora del Instituto de Ingeniería de la UNAM.

“El cambio climático causa desastres, al igual que los sismos. Pero no hay una correlación”, enfatizó.

Los científicos dicen que la tecnología ha evolucionado en las últimas décadas para mejorar la detección, medición y pronóstico de afectación de un sismo, lo cual permite salvar vidas a través de las alertas tempranas y el mejoramiento de los códigos de construcción.

Pero piden a la población evitar la difusión de rumores como el de que septiembre es un mes de “temblores grandes”.

Madre

Getty Images
Una madre llora en la ceremonia en recuerdo de los niños fallecidos en una escuela en el terremoto de 2017.

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=96ijHXnxBw8

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.