PGJDF confirma asesinato de empleada de Liverpool

El cuerpo de Angélica Trinidad Romero Severiano, de 24 años, fue encontrado en el baño para empleados de la sucursal de Liverpool ubicada en el centro comercial Perisur.

PGJDF confirma asesinato de empleada de Liverpool

[slider_pro id=”203″]

La Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) confirmó la muerte de una empleada de la tienda departamental Liverpool ocurrida la noche del 15 de noviembre en el interior de la sucursal ubicada en el centro comercial Perisur.

“El día de hoy (miércoles 17 de diciembre), el Instituto de Ciencias Forenses del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal, en ampliación al protocolo de necropsia de fecha 17 de noviembre pasado y con base en las fotografías y el estudio histopatológico realizado al cuerpo de la víctima, concluyó que la congestión visceral generalizada que presentó, se debió a una asfixia por estrangulamiento”, indicó la PGJDF en un comunicado.

Angélica Trinidad Romero Severiano, de 24 años, falleció la noche del 15 de noviembre, cuando se realizó el Buen Fin, en el baño para empleados de la tienda departamental ubicada en el centro comercial Perisur; sin embargo, su cuerpo fue encontrado la mañana del 16 de noviembre por personal de Liverpool, de acuerdo con una entrevista con Omar Robles, primo de la víctima, difundida por La Izquierda Diario.

Robles señaló en la entrevista que, tras encontrar el cadáver, personal de la tienda contrató a un médico particular, quien estableció que la muerte se debió a un paro cardiaco, y después contrató los servicios de una agencia funeraria sin dar aviso de la muerte a las autoridades.

Fue hasta después de que el médico emitió el acta de defunción que los empleados de la tienda se comunicaron con la familia para avisarles que Angélica había muerto un día antes debido a un infarto.

Durante la llamada, explicó Omar Robles, el personal de Liverpool les dijo a los familiares que no tenían de qué preocuparse, puesto que la tienda cubriría los gastos de la funeraria, incluidos los gastos por la cremación.

Tras enterarse de la muerte de Angélica, los familiares acudieron a la tienda; sin embargo, no les permitieron ver el cadáver “porque el médico la estaba preparando”, señaló el primo de la víctima, quien agregó que después acudieron a funerales Gris, en la delegación Benito Juárez, a donde había llevado el cuerpo, para evitar que sus restos fueran cremados y se encontraron con que el cadáver ya estaba embalsamado.

“El que sacó el cadáver de la tienda fue la funeraria, nunca se le dio parte a las autoridades de que había fallecido ahí, entonces la trasladan a la funeraria y a nosotros nos dicen ‘saben qué ella ya está en la funeraria, ya no está aquí en la tienda, ya no pueden pasar, y si van a la funeraria, ahí ya la ven’. Cuando nosotros llegamos, en menos de una hora, hora y media, ella ya estaba preparada, ya estaba embalsamada y tenían órdenes los de la funeraria de cremar el cuerpo”, explicó Omar Robles.

Cuando vieron el cuerpo, uno de los familiares se percató que Angélica tenía un golpe en la cabeza, por lo que solicitaron que personal de la funeraria le quitara el maquillaje y descubrieron que tenía una herida en la cabeza y otros signos de violencia.

“En ese momento, al estar discutiendo entre nosotros, uno del personal de la funeraria se acerca y nos dice: ‘la encontramos en muy mal estado cuando la recogimos en Liverpool’. Cuando nosotros vemos eso pasó de una suposición a algo cierto eso de que algo más le había pasado”.

Luego de ver las marcas, los familiares de Angélica pidieron la intervención del Ministerio Público de Tlalpan, quien determinó que los restos de Angélica fueran llevados al Servicio Médico Forense del Distrito Federal, donde se estableció que el cadáver presentaba heridas defensivas en el pecho y abdomen, además de que se rechazó la versión del infarto.

“Ahí nos dieron otro diagnóstico totalmente distinto, el cual fue congestión visceral generalizada, que es provocada por aplastamiento de tórax, golpes o asfixia. Aparte, la médica forense nos comentó que la muchacha presentaba golpes defensivos”, aseguró el primo de la víctima.

Robles aseguró que, a pesar de las irregularidades en el caso, Liverpool se ha negado a entregar los videos de vigilancia del sábado 15 de noviembre.

“Nosotros no buscamos dinero, lo que deseamos es que se capture al culpable. ¿Cómo es posible que Liverpool permita que un asesino esté suelto, impune, que esto pase en sus tiendas? ¿A quién protege Liverpool?”, concluyó Omar Robles.

Angélica Trinidad Romero Severiano era madre soltera de una niña de dos años y desde hace siete meses trabajaba en Liverpool.

Hasta el momento, Liverpool no ha realizado algún pronunciamiento sobre el caso.

Close
Comentarios