Él es Moisés Sánchez, el reportero asesinado en Veracruz
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cortesía Familia de Moisés Sánchez

Él es Moisés Sánchez, el reportero asesinado en Veracruz

En conferencia de prensa este 25 de enero, el procurador general de justicia del estado de Veracruz, Luis Ángel Bravo Contreras, dijo que el periodista Moisés Sánchez fue asesinado por las personas que lo sustrajeron de su domicilio.
Cortesía Familia de Moisés Sánchez
Por Manu Ureste
26 de enero, 2015
Comparte
El periodista veracruzano Moisés Sánchez fue sustraído de su domicilio por un grupo de personas armadas, el pasado 2 de enero. //Foto: proporcionada por la familia de Moisés Sánchez

El periodista veracruzano Moisés Sánchez fue sustraído de su domicilio por un grupo de personas armadas, el pasado 2 de enero. //Foto: proporcionada por la familia de Moisés Sánchez

Al otro lado del hilo telefónico la voz de Jorge Sánchez suena relajada, liviana. “Ya salimos de dudas”, dice con un suspiro y como si acabara de quitarse del pecho un enorme peso, aún cuando su padre, el periodista veracruzano Moisés Sánchez y director del semanario La Unión, llevaba desaparecido desde el 2 de enero; día en el que un grupo armado entró a su casa y se lo llevó en una camioneta. Este domingo 25 de enero autoridades confirmaron su asesinato.

A continuación traga saliva, y con un ritmo de plática entrecortado por las interferencias de la línea explica que acaba de salir de la Unidad de Servicios Periciales, en Xalapa, donde se realizaron pruebas de ADN a tres cuerpos encontrados en Soledad de Doblado el pasado lunes 5 de enero.

“Hubo un rumor fuerte aquí en Veracruz, de que ya habían encontrado a mi papá y que estaba muerto. Pero acabo de ver los cadáveres en la morgue y no es él –vuelve a suspirar, aliviado-. Así que seguimos con la esperanza puesta en Dios de que pronto aparecerá vivo”.

A pesar de la esperanza, los resultados de la investigación por parte de las autoridades de Veracruz son prácticamente nulos –13 policías arraigados mientras se realizan las pesquisas es todo el balance hasta ahora-. Y a once días de la desaparición forzada del periodista, aún no hay responsables por lo sucedido ese 2 de enero en el municipio de Medellín de Bravo.

Aquel día, sobre las siete y media de la tarde, Jorge cuenta que su padre estaba durmiendo cuando cuatro vehículos –dos coches blancos, otro rojo, y una camioneta negra- llegaron a la calle donde la familia tiene su domicilio en Medellín, ubicado a menos de 20 kilómetros de la zona conurbada Veracruz-Boca del Río.

“Eran por lo menos nueve personas con el rostro tapado –relata el hijo del comunicador y también activista social-. Entraron rompiendo puertas y armados con metralletas. Revisaron papeles, cogieron algunas cosas, y preguntaron a mi madre que dónde estaba Moisés. Pero en ese momento ella estaba en shock y no pudo decir nada”.

Finalmente, los encapuchados encuentran al periodista en su habitación.

Todo transcurre rápido.

En plena tarde, con vecinos aún en las calles, y con una impunidad que insulta.

“Sólo lo agarraron y se lo llevaron”, lamenta Jorge, que denuncia que a pesar de las llamadas la policía de Medellín tardó horas en llegar en auxilio de su padre, y que cuando lo hizo fue para informar a la familia que “ya no podían hacer nada” al respecto.

Moisés sale a la calle sin gritos, sin oponer resistencia. Sabe que un error en ese momento puede resultar peor para él y su mujer. “Cuando se lo llevaron –cuenta Jorge-, mi madre dice que lo único que mi padre alcanzó a decir fue que no le hicieran daño a la familia. Nada más”.

Junto con el periodista, los encapuchados también se llevan su cámara fotográfica, su laptop, su celular, y su tablet. Algo que la familia apunta como “un claro indicio” de que tras la desaparición forzosa del periodista está la mano del alcalde de Medellín, el panista Omar Cruz Reyes, quien habría amenazado al comunicador tres días antes de los hechos, según denuncian la organización defensora de la libertad de expresión, Artículo 19, la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), y el propio Jorge Sánchez.

“Mi padre nos dijo que hubo una amenaza. Que un amigo suyo le avisó que estuvo presente en una reunión donde el alcalde se jactaba de que le iba a dar un susto porque no le parecía las cosas que publicaba. Y tres días después, Moisés desaparece. Por eso creemos que el alcalde está involucrado en todo esto, aunque eso ya lo decidirá un juez”, señala el hijo del periodista, luego que la procuraduría del estado “invitara” a Omar Cruz a declarar ante un Ministerio Público, lo cual hizo ayer lunes 12 de enero.

 

Video: Artículo 19

“Moisés publicaba su periódico del sueldo que le daba el taxi”

La mañana del sábado 3 de enero, un día después de la desaparición forzada de Moisés Sánchez, el gobernador de Veracruz habla ante los micrófonos de diversos medios de comunicación. El mandatario comienza a decir generalidades sobre los buenos deseos del año nuevo, cuando varias reporteras aprovechan una pausa en su discurso y le lanzan al unísono la misma pregunta: “¿Qué información hay sobre la desaparición del reportero Moisés Sánchez, de Medellín?”

A Duarte –que gobierna una entidad en la que Artículo 19 ha documentado el asesinato de 15 periodistas desde el año 2000, diez de los cuales se han producido desde que comenzara su mandato en el verano de 2010-, la pregunta le hace ruido, lo incomoda.

“No es reportero –corrige de inmediato a la periodista-. Es conductor de taxi y activista social”, puntualiza.

A continuación, asegura que su gobierno está haciendo todo lo posible por localizarlo, y pide que se deje a las autoridades hacer su trabajo. Sin embargo, cuando otra reportera le pregunta si no cree que con sus declaraciones “está demeritando” la labor del director del semanario La Unión, Duarte eleva de nuevo el tono.

“No, yo nunca he dicho que se demerita. Simplemente hay que decir las cosas como son. Y así son las cosas. Punto”, da por zanjado el asunto.

Ante estas declaraciones, tanto la familia del comunicador, como organizaciones civiles y periodistas veracruzanos, salieron indignados en defensa de la labor del reportero, y coincidieron en resaltar que el hecho de que Moisés también trabaje manejando un taxi no le resta importancia a su labor periodística. Al contrario, alegan, gracias a ese otro trabajo, Moisés podía publicar su semanario La Unión.

“Es muy conocido que Moisés siempre iba con su taxi por Medellín y las comunidades aledañas”, apunta Félix Márquez, fotoperiodista veracruzano. “Él podía ir con su pasaje, y si pasaba por un colonia y veía que las luminarias no funcionaban, dejaba a los clientes y regresaba al lugar para preguntar a la gente cuánto tiempo llevaban sin luz –agrega-. O si pasaba con el taxi por otra colonia donde se había prometido pavimentación y el piso estaba en mal estado, se bajaba del carro, tomaba fotos, y luego lo denunciaba en su periódico. En definitiva, Moisés hacía un periodismo comunitario, un periodismo social”.

Por su parte, Ángel Ramos, periodista que conoce a Moisés Sánchez desde el año 2012, explica que a pesar de la cercanía de Medellín con la zona conurbada Veracruz-Boca del Río, éste “no es un municipio que los medios cubran habitualmente”. De ahí que el papel de Moisés como comunicador sea “fundamental” para “dar voz a quienes viven en su comunidad”.

“En su gacetilla, Moi informaba de las carencias sociales que aquejan al municipio, de la violencia, y de la corrupción en el gobierno municipal, y de los malos manejos”, expone Ramos, que define al respecto a Moisés Sánchez como “un periodista incómodo para el poder”, el cual, a pesar de no dedicarse a la nota roja, sí informaba abiertamente “de la escalada de violencia” que se produjo en Medellín en los últimos meses de 2014.

Moi llevaba muchos años informando lo que pasa en Medellín y naturalmente también empezó a reportear estas cosas; los asesinatos, los secuestros, las extorsiones, y comenzó a pasar información a los periodistas del Puerto de Veracruz para que los diéramos a conocer”, apunta Ramos, que también plantea la faceta de activista del comunicador como otro factor por el que resultaba “muy incómodo” a las autoridades.

“Por esa misma oleada de asaltos, los vecinos estaban cansados y empezaron a hacer una guardia vecinal de las colonias. Y Moi estaba participando dando difusión al problema, y contactando a otros reporteros de la zona conurbada para que fueran a ver lo que estaba pasando. Y eso también pudo haber incomodado a mucha gente, por ser parte visible de una organización de vecinos que están cansados de la inseguridad”.

En cuanto a las declaraciones del Gobernador sobre la faceta de taxista de Moisés Sánchez, el periodista veracruzano lamenta, en la misma línea que la organización civil Artículo 19, que el ejecutivo estatal trate “una vez más” de desvirtuar la labor de los comunicadores que son agredidos en la entidad, como ya pasó recientemente con los casos de los periodistas asesinados Gregorio Jiménez y Regina Martínez, cuando las autoridades se apresuraron a decir que perdieron la vida por causas ajenas a su profesión periodística.

“Las declaraciones de Duarte diciendo que Moi era sólo un taxista son lamentables –critica el reportero-. Efectivamente, Moi también es taxista. Y es de ahí precisamente de donde obtiene sus recursos para hacer periodismo. Y por eso para mí él es un ejemplo como periodista, porque muchos hacemos este trabajo a cambio de un pago económico, pero a Moisés el periodismo sólo le generaba gastos, porque él no vendía su periódico, lo regalaba”.

Así lo corrobora también su hijo, Jorge Sánchez.

“Mi padre saca el periódico con el sueldo del taxi -enfatiza varias veces-. Y todo lo que publica, los mil o mil 500 ejemplares o lo que vaya a imprimir, sale de su bolsa. Nunca ha cobrado ni un peso para sacar una nota o para callar algo –concluye el joven hablando de su padre siempre en presente-. Él es una persona recta, un apasionado del periodismo”.

**Nota publicada el 13 de enero.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Rescatan en México a niños de un campamento perteneciente a Lev Tahor, grupo judío ortodoxo

El grupo de Lev Tahor se extiende actualmente por Israel, EU, Macedonia del Norte, Marruecos, México y Guatemala.
29 de septiembre, 2022
Comparte

La policía de México sacó a un grupo de niños y adolescentes de un campamento en la jungla, perteneciente a un grupo judío ultraortodoxo en el país, según pudo saber la BBC.

Los agentes arrestaron a dos miembros de Lev Tahor sospechosos de estar involucrados en tráfico de personas y cometer ofensas sexuales graves, incluyendo violación, informó el Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel.

Uno de los menores rescatado del campamento, de 3 años de edad, fue puesto en un vuelo con destino a Israel.

El grupo Lev Tahor (Corazón Puro en hebreo) se conoce por sus prácticas extremas y por imponer un régimen estricto a sus miembros.

Aboga por los matrimonios infantiles, impone castigos severos a las transgresiones más pequeñas y les pide a las mujeres y a las niñas desde los 3 años de edad que se cubran completamente con túnicas.

Los lineamientos le han ganado el apodo del Talibán judío, debido a las similitudes que su código de vestimenta tiene con el que impone el grupo islamista sunita que controla Afganistán.

El operativo

La policía entró en el campamento, situado unos 17 kilómetros al norte de la ciudad de Tapachula, en el estado de Chiapas, en la mañana del pasado viernes.

Un niño saca su mano por debajo de una cerca a manera de protesta.

Reuters
Se vio a varios miembros de la secta Lev Tahor protestando en las instalaciones donde los mantienen, en el estado de Chiapas.

Un juez federal dio la orden de arrestar a varios líderes del grupo de los cuales se sospecha la participación en abuso a menores, después de una investigación llevada a cabo por la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada.

Una fuente israelí con conexiones al operativo de rescate dijo que los niños y niñas fueron separados rápidamente del resto del grupo, ante el temor de que otros miembros los pusieran en riesgo al intentar impedir el rescate.

Se encontró a 26 miembros del grupo en el campamento, dentro de los cuales había israelíes con ciudadanía doble de países que incluían Canadá, EE.UU. y Guatemala, explicó el Ministerio de Relaciones Exteriores israelí.

Agregó que en el operativo se arrestó a un ciudadano canadiense y un ciudadano israelí. Otros dos miembros requeridos por la justicia se encuentran a la fuga después de abandonar el campamento dos días antes dela acción policial.

Otros cinco fueron detenidos por presunta violación de las leyes migratorias.

El resto de los miembros de la secta se encuentran en instalaciones de la Secretaría de Bienestar de México, a la espera de la decisión que se tome con ellos, dijo la Cancillería israelí.

El menor de 3 años era el hijo de un israelí, Yisrael Amir, quien abandonó el grupo anteriormente. Amir voló con su hijo a Israel este lunes.

“Culto peligroso”

Niñas de la secta

Raffi Berg
Hay niños de hasta 3 años en la secta Lev Tahor.

La policía de México trabajó en conjunto con un grupo de cuatro voluntarios de Israel, incluyendo exagentes del Mossad, para llevar a cabo la operación.

La unidad élite de policía que llevó a cabo la redada “de manera muy cuidadosa y sin acudir a métodos violentos” incluía agentes masculinos y femeninos por el gran número de mujeres y niños en la secta, dijo la fuente israelí.

“Las autoridades mexicanas cumplieron con su labor de la mejor manera posible”, añadió.

La operación echó a andar aproximadamente hace dos años, cuando Amir y otros familiares de miembros de la secta le pidieron ayuda a los exagentes del Mossad.

El equipo viajó entre Israel y Guatemala, donde la agrupación religiosa se instaló en 2014, y llevó a cabo operaciones de seguimiento en colaboración con autoridades locales, agencias de seguridad y un investigador privado guatemalteco.

En enero, unos 40 o 50 miembros de la secta cruzaron la frontera de forma ilegal hacia México, donde se les siguió hasta una zona selvática en el norte de Tapachula.

El grupo en Guatemala

El liderazgo del grupo en Guatemala está en el centro de la investigación de un caso de secuestro desde 2018, cuando dos menores que fueron llevados a Nueva York por su madre luego de escapar de la comunidad fueron raptados nuevamente.

Fueron rescatados tres semanas después en México.

Nueve miembros de la secta fueron acusados por este caso:

  • Cuatro -incluido el hijo del fundador de la secta y actual líder, Nachman Helbrans- están en prisión.
  • Uno fue condenado, pero quedó en libertad por sentencia cumplida.
  • Se espera que otro sea sentenciado en noviembre.
  • Otros dos están a la espera de juicio y uno está bajo custodia en Guatemala.

El rabino Shlomo Helbrans formó Lev Tahor en Israel en 1988 y luego se mudó a EE.UU.

Estuvo preso dos años después de ser sentenciado por secuestro en 1994. Se ahogó en México en 2017.

El grupo cuenta con unos 350 miembros y ha sido obligado a mudarse de país en país en los últimos años después de estar bajo escrutinio de las autoridades locales.

Actualmente se extiende por Israel, EE.UU., Macedonia del Norte, Marruecos, México y Guatemala. Por lo menos 70 u 80 de sus miembros permanecen en el país centroamericano.

Mientras algunos describen a Lev Tahor como ultraortodoxo, el grupo sigue sus propias reglas y ha sido considerado un “culto peligroso” por una corte israelí.

Sus líderes niegan haber violado leyes locales y dicen que son perseguidos por sus convicciones.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=ccR7nBO-7w0&list=PLLhUyPZ7578fO1FAne436D26PBdXhqG4p&index=22

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.