Las crisis que acabaron con la euforia del “Momento Mexicano”

Protestas han recibido al presidente Enrique Peña Nieto, quien esta mañana se reunirá con Barack Obama.

Las crisis que acabaron con la euforia del “Momento Mexicano”
Enrique Peña Nieto se reunirá esta mañana con Barack Obama. Foto: Cuartoscuro.
BBC Mundo
Enrique Peña Nieto se reunirá esta mañana con Barack Obama. Foto: Cuartoscuro.
Enrique Peña Nieto se reunirá esta mañana con Barack Obama. Foto: Cuartoscuro.

Cuando este martes 6 de enero el presidente de México Enrique Peña Nieto se siente en la Oficina Oval de la Casa Blanca con su anfritión Barack Obama varios temas de la agenda nacional estarán gravitando en el debate bilateral.

La debilidad de la economía mexicana, el repunte de la violencia –tema catapultado a nivel internacional tras la desaparición de 43 estudiantes de la escuela de Ayotzinapa, en Iguala– ayudan a dar una imagen que hace que el país resulte hoy menos atractivo para los inversionistas que un año atrás.

Un notable contraste con el optimismo que en febrero de 2014 reflejaba la revista Time en su edición estadounidense cuando sobre una foto del presidente mexicano, de traje azul y corbata de seda con franjas rojas y grises colocaba en su titular: “Salvando a México. Cómo las reformas radicales de Enrique Peña cambiaron la narrativa de su nación narco Estado”.

Parecía entonces la confirmación del llamado “Momento México”, una manera de definir las oportunidades de inversión en el país. Hoy algunos creen que se perdió la oportunidad de un repunte económico.

Para el excanciller Jorge Castañeda el país pasó del Momento México al “desastre mexicano”, según dijo al diario Financial Times.

Y el lunes 5 de enero, en la víspera de la reunión bilateral, la organización Human Rights Watch le pidió al presidente Obama que ayudara a abordar la “crisis de derechos humanos por la que México atraviesa en la actualidad”.

¿Qué pasó en estos meses para transformar el esperanzador clima con que inició el gobierno de Peña Nieto?

Sorpresas

Presidente de México, Enrique Peña Nieto
Las reformas constitucionales impulsadas por Peña Nieto fueron el germen del llamado Momento México.

La definición de Momento México surgió después que el presidente Peña Nieto ofreció una serie de reformas constitucionales, que según especialistas propiciaría un repunte en la actividad económica del país.

Muchos destacaron la firma de un acuerdo político para concretar las reformas, el llamado Pacto por México. Pero eso ya no existe.

Detrás del nuevo escenario hay una serie de escándalos, masacres y problemas económicos que se combinan con una respuesta oficial de las autoridades que resultó poco adecuada, coinciden especialistas consultados por BBC Mundo.

Una mezcla que en poco tiempo modificó la imagen del país. En unas cuantas semanas las referencias sobre México pasaron de las reformas económicas a las noticias sobre hechos de creciente violencia.

A pesar de esas noticias, funcionarios del gobierno estadounidense reiteraron este lunes la relación “única” que mantienen con México y su deseo de seguir trabajando para fortalecerla en la reunión que los dos mandatarios sostendrán el martes en Washington.

Violencia

Hasta ahora el caso más grave es la desaparición de 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa tras un ataque de la policía local de Iguala, en el estado de Guerrero.

Pero antes había ocurrido la muerte de 22 presuntos secuestradores en una comunidad de Tlatlaya, en el estado de México, atribuida a un grupo de militares.

Y después la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública, realizada por el gubernamental Instituto Nacional de Estadísticas y Geografía (Inegi), reveló un aumento en el número de delitos comunes en el país.

Búsqueda de restos humanos en Iguala, Guerrero. Foto: AFP/Getty
Organizaciones civiles buscan a sus desaparecidos. Foto: AFP/Getty.

El escenario contrastó con la posición del gobierno que desde su inicio, en 2012, descartó la violencia como parte de su discurso oficial, le dice a BBC Mundo Lorena Becerra, analista del Centro de Investigación para el Desarrollo (CIDAC).

Incluso la Secretaría de Gobernación sostuvo que el índice delictivo había bajado, especialmente el número de homicidios.

Vuelta al pasado

La realidad era otra, afirman especialistas.

“El gobierno dejó fuera el tema de la inseguridad pero obviamente no dejó de atenderlo, siguió con una estrategia muy parecida al gobierno anterior salvo en el tema de la comunicación”, explica la investigadora de CIDAC.

“Pero de repente explotó algo que pareció tomar por sorpresa al presidente, y de allí salieron una serie de factores que desviaron el discurso de que avanzábamos a una nueva etapa y lo movió al tema de inseguridad“.

A la tragedia de Ayotzinapa se sumó el escándalo por la mansión –conocida como la Casa Blanca- que compró Angélica Rivera, esposa del presidente Peña Nieto, al consorcio Higa que es contratista del gobierno.

Secretario de Hacienda de México, Luis Videgaray
El secretario de Hacienda de México, Luis Videgaray, reconoció en foros internacionales que hay un daño en la imagen del país.

“Fue como un retroceso, como despertar otra vez a esa realidad que pensábamos ya no estaba tan presente”, explica Becerra.

Y en este nuevo panorama la respuesta oficial causó suspicacias. En el caso de los estudiantes de Ayotzinapa, por ejemplo, las autoridades tardaron en responder.

“La imagen es: ¿qué pasó, el presidente no estaba al tanto o no quería decirlo? Luego vienen los problemas de credibilidad por el conflicto de interés de su Casa Blanca”.

La economía

El problema se agravó cuando la percepción de inseguridad, especialmente por las protestas ante la desaparición de estudiantes de Ayotzinapa, empezó a afectar la economía.

El Consejo Coordinador Empresarial, uno de los principales representantes del sector privado en México, pidió a las autoridades aumentar la seguridad en Guerrero, donde las protestas por el caso Iguala provocan bloqueos frecuentes de carreteras.

El secretario de Hacienda, Luis Videgaray, reconoce el problema. “Hechos tan graves como éste pueden tener un efecto sobre la percepción del país en general, en la actividad económica, en el inversionista“, dijo el funcionario en Washington.

Hasta ahora no se conoce de inversiones canceladas por la inseguridad. Pero algunos cuestionan el papel de las autoridades en el tema.

“Estamos urgidos de ver acciones concretas, contundentes, ver un gobierno con mano firme, condiciones de gobernabilidad y estado de derecho”, le dice a BBC Mundo el especialista Juan Musi, de la consultora CI Estrategias.

¿Habilidades?

El analista está convencido de que el Momento México no se perdió, sino que se ha transformado.

Las inversiones en la explotación de hidrocarburos, por ejemplo, están vigentes a pesar de la baja temporal en el precio del petróleo.

Pero se necesitan señales de confianza. Al inicio el actual gobierno fue reconocido por su habilidad para concretar las reformas económicas.

Y eso ahora no existe, coinciden los especialistas.

Una parte del Momento México fue la habilidad del gobierno para concretar las reformas económicas, recuerda Musi. Algo que se extraña en la crisis actual.

“Hay cosas que nos han hecho cuestionarnos: cómo puede ser que esta administración que tuvo estos logros hace tan poquito tiempo no ha sabido manejar las últimas situaciones”, subraya el analista.

“No es definitivo, estamos en el segundo año de gobierno y quedan cuatro”, apunta.

BBC

BBC Mundo
Close
Comentarios