Las imágenes con las que se entrena a los soldados para matar
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
BBC Mundo

Las imágenes con las que se entrena a los soldados para matar

Desde los sacos de arena utilizados durante la I Guerra Mundial hasta los enemigos virtuales de hoy en día. La fotógrafa Herlinde Koelbi analiza cómo han cambiado las imágenes de blancos de entrenamientos a través del tiempo.
BBC Mundo
17 de enero, 2015
Comparte
Foto: BBC Mundo

Imágenes como éstas son utilizadas en campos de entrenamientos de Estados Unidos. //Foto: BBC Mundo

Los soldados son entrenados para matar. Es parte de su trabajo. Y su entrenamiento incluye disparar a la imagen de un “blanco enemigo”. La fotógrafa alemana Herlinde Koelbi hizo un estudio detallado de estos blancos y conversó con varios soldados para saber cómo es esta imagen, qué significado tiene y cómo ha cambiado a través de los años.

En mi projecto “Blancos”, visité 30 países para documentar cómo son las imágenes con las que los soldados hoy en día practican el tiro al blanco.

Pero, como decía un entrenador, no se trata sólo de aprender a disparar: “Ellos se supone que deben aprender a dar al blanco, no solo a disparar”.

Otro señalaba: “Suena cruel, pero tienes que aprender a matar de forma automática, para poder funcionar”.

¿Cómo se presenta al enemigo que los soldados deben matar? ¿Se trata de una imagen abstracta? ¿Tiene cara? ¿De qué tipo? Y ¿Ha cambiado la imagen de este enemigo a través de los años?

Sí, ha cambiado, según me explicó un soldado que me acompañó a un polígono en Estados Unidos: “Mi blanco era antes la figura de Iván, que tenía una estrella roja en su casco”.

O sea, el enemigo era, en este contexto, la Unión Soviética.

La estrella roja ha desaparecido y han aparecido nuevos blancos, figuras con ropas orientales y piel oscura. ¿Un nuevo enemigo?

Pero ¿quién es este enemigo? El enemigo es siempre el otro.

“Nunca me he sentido culpable de matar a gente que merece morir. Para mí, merecen morir porque son los enemigos. Me entrenan para pensar de esa manera”, me dijo un soldado estadounidense.

“Siempre en el lado justo”

De cualquier lado que se encuentre un soldado, ya sea en EE.UU., en China, en Rusia o en Israel, siempre cree que está del lado de la justicia.

Y tiene que creerlo, a fin de estar dispuesto a morir: “Yo acepté matar y estar dispuesto a morir. Es parte de mi trabajo”, me explicó el soldado.

Confrontar esto en la práctica, particularmente en circunstancias extremas, es algo que nunca olvidan.

Y muchos buscan una y otra vez la oportunidad de probarse a sí mismos: “Nunca estás más vivo que cuando estás enfrentando a la muerte”.

Pero no es sólo el peligro de la muerte lo que está siempre presente en la mente de los soldados. Es también la pregunta de si han actuado de forma correcta.

“En Irak, un menor nos apuntó con una pistola, y le disparamos. Después nos dimos cuenta de que el arma no estaba cargada. Y uno se pregunta si disparar fue la decisión correcta. Uno trata de reprimir esos pensamientos, pero siempre vuelven”, señaló otro soldado.

Un método brutal de eliminar las inhibiciones se practicaba ya en la Primera Guerra Mundial, como muestra una foto del ejército de EE.UU., de 1917, titulada “Matando con una Bayoneta”.

Un soldado de los Carabineros Reales del Reino Unido explica qué impacto tenía esta imagen: “Este enorme saco estaba colgado del techo y tenían que asumir que era una persona. Había que empujarla, tirarla, revolcarla…En ese momento, lo que estaba en frente era un hombre al que había que golpear”.

Los métodos son cada vez más perfeccionados y orientados a eliminar las inhibiciones. Esta es una de las razones por las cuales los países están utilizando simulacros virtuales, en los que los propios soldados son blancos.

Los soldados, sus armas, los vehículos… todo es recreado electrónicamente.

Esto crea una situación casi real, en la que los soldados están disparando a réplicas virtuales de sus propios colegas, que están actuando como enemigos.

El objetivo es insensibilizar con vistas a una realidad futura.

Así se entrenaba a soldados estadounidenses a usar bayonetas durante la Primera Guerra Mundial. //Foto: BBC Mundo

Así se entrenaba a soldados estadounidenses a usar bayonetas durante la Primera Guerra Mundial. //Foto: BBC Mundo

Las guerras cambian

Las guerras también han cambiado.

Los nuevos conflictos asimétricos no se desarrollan en campos de batallas, sino en ciudades y aldeas.

Es por eso que en muchos países los campos de entrenamientos son ahora pueblos fantasmas.

Muchas veces son réplicas bastantes realistas, como en Fort Irwin, en Estados Unidos, donde hay incluso mezquitas con cúpulas doradas.

En Israel también han construidos pueblos fantasmas enormes, con caseríos gigantes. Éstos cuentan con calles señalizadas y con edificios con nombres como el Banco de Palestina.

Durante mi investigación, noté un gran contraste entre el entrenamiento que reciben los soldados en los países avanzados y en desarrollo.

Los blancos en Afganistán son colchones en los que se coloca un papel que sirve como objetivo.

Los combatientes islámicos utilizan círculos que dibujan ellos mismos en papel.

¿Un mundo sin guerra?

Uno de los soldados que entrevisté señaló: “Mientras haya hombres, siempre habrá guerras”.

La historia respalda esta visión. Desde Cain y Abel, ha habido violencia y guerras en todos los países, por muchas razones.

Pero ¿hay esperanzas de un futuro sin guerras?

Los políticos son quienes pueden contribuir a forjar esta realidad y a crear un mundo con más justicia, con más democracia y combatiendo la intolerancia, el extremismo y la violencia.

Y son quienes toman las decisiones políticas los que envían los soldados a la guerra.

Esta es quizás la decisión más difícil que toman los legisladores y parlamentarios de diferentes países, ya que con ello se responsabilizan no sólo de la vida de los soldados, sino también de sus acciones.

Los políticos deben enfocarse en evitar las guerras y en negociar.

Los temas políticos no deben ser decididos por guerras, como fue demostrado con la Primera Guerra Mundial.

Por el contrario, las guerras crean nuevos y más difíciles problemas.

 

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Las pruebas que demuestran que el cambio climático es producido por humanos

Los científicos han analizado millones de medidas tomadas en diferentes partes del mundo para concluir que el calentamiento global es un hecho y cuán responsable es la actividad humana de ello.
2 de noviembre, 2021
Comparte

A pesar de los grupos “escépticos” del clima, hemos llegado al punto en que tanto los científicos como los políticos están diciendo que enfrentamos una crisis planetaria debido al cambio climático.

Recientemente, Naciones Unidas publicó un informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) en el que envía “una alerta roja para la humanidad”.

El mundo se prepara para la Conferencia de la ONY sobre el Cambio Climático (COP26), que se desarrolla del 31 de octubre al 12 de noviembre en Glasgow, Escocia, y se considera crucial para traer el cambio climático bajo control.

Casi 200 países tendrán que presentar planes para reducir sus emisiones, lo que que podrá significar un cambio importante en nuestras vidas diarias.

Pero, ¿cuál es la evidencia del calentamiento global y cómo sabemos que está siendo causado por humanos?

¿Cómo sabemos que el mundo se está calentando?

Nuestro planeta se ha estado calentando rápidamente desde el comienzo de la Revolución Industrial.

La temperatura promedio en la superficie de la Tierra ha aumentado unos 1,1 C desde 1850. Más aún, desde mediados del siglo XIX, cada una de las cuatro últimas décadas ha sido más caliente que cualquier otra anterior.

Se ha llegado a estas conclusiones a partir de los análisis de millones de medidas tomadas en diferentes partes del mundo. Los registros de temperatura fueron recopilados por estaciones meteorológicas en tierra, en barcos y por satélites.

5 revelaciones del preocupante informe de la ONU sobre cambio climático

Múltiples equipos independientes de científicos han obtenido los mismos resultados: un salto en las temperaturas que coincide con el inicio de la era industrial.

Un voluntario observa el incendio en Marmaris, Turquía

Reuters
Turquía fue uno de los lugares impactados por devastadores incendios forestales este verano.

Los científicos pueden reconstruir las fluctuaciones de la temperatura aún mucho más atrás en el tiempo.

Los anillos de los árboles, muestras de extracción de hielo, sedimentos en lagos y los corales todos son un registro histórico del clima pasado.

Esa información provee un contexto muy necesario a la actual fase de calentamiento. De hecho, los científicos estiman que la Tierra no ha sido así de caliente desde hace unos 125.000 años.

¿Cómo sabemos que los humanos somos responsables?

Los gases de efecto invernadero -que atrapan el calor del Sol- son el vínculo crucial entre el aumento de la temperatura y la actividad humana. El más importante es el dióxido de carbono (CO2) por su gran abundancia en la atmósfera.

También sabemos que es el CO2 el que atrapa la energía del Sol. Los satélites muestran que hay menos calor emitido desde la Tierra hacia el espacio precisamente a la longitud de onda a la cual el CO2 absorbe la energía irradiada.

La quema de combustibles fósiles y la tala de árboles conducen a la fuga de este gas de efecto invernadero. Ambas actividades se dispararon después del siglo XIX, así que no sorprende que el CO2 atmosférico haya aumentado a lo largo del mismo período.

Una imagen aérea de la refinería de la empresa petrolera Marathon, en Los Ángeles, el mayor productor de gasolina en California.

Getty Images
La quema de combustibles fósiles contribuye a la fuga de CO2 en la atmósfera.

Hay una manera en la que se puede demostrar definitivamente de dónde vino todo este CO2 adicional. El carbón producido por la quema de combustibles fósiles tiene una marca química única.

Los anillos de los árboles y el hielo polar registran los cambios en la química atmosférica. Después de examinarlos, se ve que el carbono -específicamente el de fuentes fósiles- ha aumentado significativamente desde 1850.

Los análisis demuestran que durante 800.000 años, el CO2 en la atmósfera no subió por encima de 300 partes por millón (ppm). Sin embargo, desde la Revolución Industrial, la concentración de CO2 se disparó a su nivel actual de casi 420 ppm.

Simulaciones de computadora, conocidas como modelos climáticos, se han utilizado para mostrar lo que hubiera sucedido con las temperaturas sin las enormes cantidades de gases de efecto invernadero generadas por los humanos.

Revelan que hubiera habido poco calentamiento global -y posiblemente cierto enfriamiento- a lo largo de los siglos XX y XXI, si sólo los factores naturales hubieran influido en el clima.

Solamente cuando se introducen los factores humanos es que los modelos pueden explicar el aumento de las temperaturas.

Soldados y rescatistas asisten a la evacuación de personas afectadas por las inundaciones en la ciudad de York, Inglaterra

Getty Images
El número de desastres relacionados al clima se ha quintuplicado a lo largo de 50 años.

¿Cuál es el impacto de los humanos en el planeta?

Se vaticina que los niveles de calentamiento por los que ya ha pasado la Tierra ocasionarán cambios significativos en nuestro entorno.

Observaciones de estos cambios en el mundo real corresponden a los patrones que los científicos esperan ver con el calentamiento provocado por la actividad humana. Estos incluyen:

  • Las capas de hielo de Groenlandia y Antártida se derriten rápidamente
  • El número de desastres relacionados al clima se ha quintuplicado en los últimos 50 años.
  • Los niveles globales del mar subieron 20 cm en el último siglo y continúan subiendo
  • Desde los 1800, los océanos se han vuelto 40% más ácidos, afectando la vida marina

Pero, ¿no era más caliente en el pasado?

Ha habido varios períodos de calentamiento en la Tierra en épocas pasadas.

Hace unos 92 millones de años, por ejemplo, las temperaturas eran tan altas que no había capas de hielo polares y animales parecidos a los cocodrilos vivían el el Ártico canadiense.

Eso no debería ser consuelo para nadie, sin embargo, porque los humanos no existían en ese entonces. Hubo momentos en el pasado que el nivel del mar alcanzó 25 metros más de lo que es hoy en día. Se considera que un aumento de entre 5-8 metros sería suficiente para sumergir la mayoría de las ciudades costeras del mundo.

gráfico - calentamiento

BBC

Hay evidencia abundante de extinciones masivas de vida durante estos períodos. Y los modelos climáticos sugieren que, en algunos, los trópicos pudieron ser “zonas muertas” demasiado calientes para la supervivencia de la mayoría de las especies.

Estas fluctuaciones entre calor y frío fueron causadas por una variedad de fenómenos, incluyendo la manera en que la Tierra se bambolea en su órbita alrededor del Sol a través de largos períodos, erupciones volcánicas y ciclos climáticos de corto plazo como El Niño.

Durante muchos años, grupos denominados como “escépticos” del clima han cuestionado las bases científicas del calentamiento global.

Sin embargo, virtualmente todos los científicos que publican regularmente en los sitios especializados, que son evaluados por sus pares expertos, concuerdan en las actuales causas del cambio climático.

Un informe clave de la ONU publicado en 2021 dijo que “es indiscutible que la influencia humana ha calentado la atmósfera, los océanos y la tierra”.

¿Te interesaría leer más sobre el cambio climático? Haz clic aquí para encontrar amplios artículos al respecto

More on Climate Change bottom strapline

BBC

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=4QEW0DHWIlg&t=15s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.