close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AP

Olvidados en la frontera: los niños migrantes mexicanos que nadie escucha

La organización civil estadounidense WOLA denuncia que, a diferencia de los menores de origen centroamericano, los niños mexicanos que son detenidos por la Patrulla Fronteriza no tienen las mismas oportunidades para acceder a la justicia de este país, ni para solicitar protección cuando son víctimas de trata, violencia, o abusos.
AP
Por Manu Ureste
26 de enero, 2015
Comparte
Niños migrantes en Nogales, Arizona, EU.  Foto: AP.

Niños migrantes en Nogales, Arizona, EU. Foto: AP.

De los 15 mil jóvenes mexicanos que, en promedio, son detenidos al año por la Patrulla Fronteriza, hasta un 60% refiere que intentó migrar a Estados Unidos para huir de la violencia. Sin embargo, de acuerdo con un informe de la ACNUR, sólo un 5% de esos jóvenes tienen la oportunidad de exponer su caso ante un juez de migración estadounidense, para determinar si tienen derecho a protección en los Estados Unidos, y eviten así la deportación a los lugares de los que huyeron.

Ante esta situación, la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA, por sus siglas en inglés) elaboró un informe y un mini-documental, en el que a través de entrevistas realizadas con niños migrantes, la Patrulla Fronteriza, autoridades mexicanas y expertos en el tema, muestran que, a menos que los niños mexicanos puedan demostrar a un agente de la Patrulla Fronteriza que enfrentan un riesgo creíble de ser víctimas de persecución o trata de personas, éstos son enviados directamente a su país de origen, sin oportunidad de ser escuchados y sin un debido proceso.

En contraste, la organización civil WOLA expone que, según la ley estadounidense, los menores migrantes de otros países —que no sean de México y Canadá—, sí tienen derecho a una audiencia migratoria.

“Hicimos este proyecto para llamar la atención sobre algo que nos parece una injusticia en cuanto a la protección de los niños y el derecho a la infancia”, expone en entrevista con Animal Político Maureen Meyer, coordinadora principal del programa México y derechos de los Migrantes de WOLA, que recuerda que en el año 2008 en Estados Unidos se aprobó una ley que tenía como finalidad dar una mayor protección a los menores. Sin embargo, en esa ley se quedaron fuera los jóvenes de nacionalidad mexicana o canadiense, por ser países fronterizos con Estados Unidos.

“Hay una diferencia clave entre los niños mexicanos y el resto –expone Meyer-. Y es que si un menor centroamericano es detenido por la patrulla fronteriza en su intento de entrar a Estados Unidos, lo van a llevar a un centro de refugiados y luego lo mandarán a la casa de un familiar, donde esperará a que se cumpla su derecho de comparecer ante un juez para que se estudie su caso y se analice si acceden a darle protección y asilo”.

“En cambio, en cuanto a los niños mexicanos, parece que la tendencia es asumir que éstos son para deportarlos directamente, y que la mayoría vienen por motivos diferentes a los de trata de personas, violencia, o persecución. Pero nosotros, viendo la situación de inseguridad que hay en México, pensamos que estos niños merecen la misma protección que cualquier otro de Centroamérica”, señala Mayer.

Asimismo, en el mini-documental de WOLA, en el que se narran diferentes historias de menores migrantes mexicanos, se muestra que la Patrulla Fronteriza no está capacitada ni equipada adecuadamente para evaluar si los jóvenes deben ser referidos a otra entidad para una revisión adicional de su caso.

“Se supone que la Patrulla Fronteriza tiene un cuestionario, y que deben preguntarles a los menores mexicanos una serie de cosas para asegurarse que éstos no están huyendo de la violencia, o que no son víctimas de persecución, ni de trata. Pero creemos que en muchos casos no les hacen estas preguntas”, indica la coordinadora principal del programa México de WOLA.

En este sentido, en el informe elaborado por WOLA, en el que se hace una serie de recomendaciones a los gobiernos de México y Estados Unidos, se hace hincapié en que EU tiene una responsabilidad para asegurar que se evalúe adecuadamente a estos menores y se les dé una protección adecuada.

“Todos los niños tienen derecho a ser protegidos contra la violencia. Como mínimo, la Patrulla Fronteriza debe recibir mejor capacitación para evaluar a estos niños e identificar a víctimas de trata, persecución, u otro tipo de abuso”, insiste Meyer, que critica que ambos países “están incumpliendo con ayudar y proteger a estos niños que huyen de la violencia, y a menudo los devuelven a entornos que pueden poner sus vidas en riesgo”.

Ve aquí el mini-documental:

Lee el informe completo: ‘Cómo pueden los gobiernos de los EU y México proteger mejor a los niños mexicanos no acompañados que huyen de la violencia’

Y aquí el reportaje: Olvidados en la frontera: Los niños mexicanos que huyen de la violencia rara vez son escuchados

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Científicos descubren por qué el estrés te hace tener canas

Un descubrimiento casual durante una investigación con ratones abre la opción a desarrollar un medicamento que retrase la aparición de las canas.
23 de enero, 2020
Comparte

Pasan los años y el cuerpo cambia. Es inevitable: tarde o temprano todos los seres humanos terminaremos con la piel más arrugada y, probablemente, con la pérdida parcial de uno u otro sentido.

Pero quizás uno de los signos más evidentes (y simbólicos) de la vejez, está en el cabello: esos pelos blancos que, sin previo aviso, comienzan a aparecer.

Sin embargo, un nuevo experimento llevado a cabo por investigadores estadounidenses y brasileños confirma que no solo la vejez es la culpable de un pelo canoso sino también el estrés.

El estudio -publicado en la revista Nature– explica por qué esta condición mental afecta el color del cabello y rebela una potencial solución para frenar la temida aparición de las canas.

¿Cómo hicieron el experimento?

Fue un hallazgo casual. Científicos de las universidades de Sao Paulo y Harvard estaban experimentando con ratones cuando notaron que, tras un intenso estrés, las células madre que controlan el color de la piel y el cabello, se habían dañado.

En cuestión de semanas, los ratones de pelaje oscuro se volvieron completamente blancos.

Ratón con pelo blanco

William A Goncalves
En cuestión de semanas, los ratones de pelaje oscuro comenzaron a mostrar pelos blancos.

La explicación detrás de esto, es más o menos así: el dolor en los ratones provocó la liberación de adrenalina y cortisol, haciendo que sus corazones latieran más rápido y la presión arterial aumentara, afectando el sistema nervioso y causando un estrés agudo.

Este proceso aceleró el agotamiento de las células madre que producían melanina en los folículos capilares. Y, así, el pelo se les puso blanco.

“Ahora sabemos con certeza que el estrés es responsable de este cambio específico en la piel y cabello, y cómo funciona”, explicó a BBC el profesor Ya-Cieh Hsu, autor de la investigación de la Universidad de Harvard.

El académico aseguró que el impacto perjudicial del estrés fue “más allá de lo que imaginaba”.

“Esperaba que el estrés fuera malo para el cuerpo”, dijo. “Pero después de unos pocos días, se perdieron todas las células madre regeneradoras de pigmento”, agregó.

El académico afirmó que, una vez que se pierden estas células madre, ya no se puede volver atrás. “El daño es permanente”, dijo.

¿Se puede retrasar la aparición de canas?

El hallazgo fue sorpresivo para los investigadores pues no tenían claro cómo el estrés podía afectar realmente los pelos de nuestras cabezas.

Mujer con canas

Getty Images
La investigación abre la opción a crear una fórmula para retrasar la aparición de canas.

Tras la investigación, aseguran que vale la pena explorar más sobre esta materia para desarrollar un medicamento que evite la pérdida de color del cabello debido al envejecimiento.

Las canas en hombres y mujeres pueden aparecer en cualquier momento a partir de los 30 años. El envejecimiento y los genes han sido los dos factores que, hasta ahora, se conocían que afectaban su posible aceleramiento.

En otro experimento, los investigadores descubrieron que podían bloquear los cambios dándoles a los ratones un antihipertensivo, que reduce la presión arterial alta.

Y al comparar los genes de los ratones que sintieron dolor con los de otros ratones, identificaron la proteína involucrada en causar daño a las células madre por el estrés.

Cuando se suprimió esta proteína -llamada Quinasa Dependiente de Ciclina (CDK, por sus siglas en inglés)-, el tratamiento evitó un cambio en el color de su pelaje.

Esto deja la puerta abierta para que los científicos ayuden a retrasar la aparición de canas atacando a la proteína CDK con un medicamento.

“Nuestro descubrimiento, realizado en ratones, es solo el comienzo de un largo viaje para encontrar una intervención para las personas”, afirmó Ya-Cieh Hsu.

“También nos da una idea de cómo el estrés podría afectar muchas otras partes del cuerpo”, concluyó.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=qd1YehNpbV4

https://www.youtube.com/watch?v=mQckRZL-Gho

https://www.youtube.com/watch?v=RYBMPAGd6PA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.