¿Qué veremos en 2015 tras la reforma energética? El ciudadano común, nada

Aunque ya inició la apertura del sector, el ciudadano de a pie no verá una baja en los precios del gas, de la luz o de la gasolina.

¿Qué veremos en 2015 tras la reforma energética? El ciudadano común, nada
Protesta contra la reforma energética frente al Congreso de Jalisco, en una imagen de archivo. //Foto: Cuartoscuro
Protesta contra la reforma energética frente al Congreso de Jalisco, en una imagen de archivo. //Foto: Cuartoscuro
Protesta contra la reforma energética frente al Congreso de Jalisco, en una imagen de archivo. //Foto: Cuartoscuro
En 2014 se completó la reforma energética tras la aprobación de 21 leyes secundarias y algunos reglamentos, pero ¿qué beneficios habrá para la ciudadanía en este año con la apertura del sector que ya inició?

El ciudadano no va a sentir en 2015 absolutamente ningún cambio, ni en materia de petróleo, ni en energía eléctrica ni en el tema del gas. Lo que pueda ocurrir este año con la reforma energética no traerá beneficios para el ciudadano, pues no es una reforma con beneficios a corto plazo”, explicó en entrevista Raymundo Tenorio, director de las carreras de Economía de la Escuela de Negocios del Tecnológico de Monterrey, Campus Sante Fe.

En diciembre de 2013 se aprobaron los cambios constitucionales que permiten la participación de privados en el sector energético y, tras más de 100 horas de discusión legislativa, el Congreso avaló en agosto pasado las leyes reglamentarias que la complementaron.

Y aunque los promocionales del gobierno federal a favor de la reforma insistían en que con ésta bajarían los precios del gas y de la energía eléctrica, en este 2015, el primer año con la reforma energética, no se concretarán ninguna de esas promesas.

¿Por qué no baja la tarifa eléctrica? La Comisión Federal de Electricidad (CFE) todavía no empieza a invertir y a utilizar gas para generar energía, sólo eso le permitirá tener procesos más baratos y reducir los costos. Actualmente está arrancando el proceso de conversión y hasta que éste no se complete —y no tenemos fecha para que eso suceda— y veamos cómo funciona, no sabremos sí será posible bajar las tarifas en el recibo de luz”, explicó el académico.

En el caso del Gas LP los cambios llegarán en 2016 cuando privados podrán importarlo y un año después venderlo, lo que permitirá que el precio deje de ser fijo en todo el país —impuesto por el gobierno federal— y se maneje por la oferta y la demanda.

Sin embargo, lo anterior no garantiza que el precio se vaya para abajo, pues puede ocurrir lo contrario dependiendo de la participación privada y de los costos de importarlo.

¿Y la gasolina?

En el caso del combustible, hay una buena noticia: en este 1 de enero de 2015 se aplicó el último gasolinazo, que fue del 1.9%.

Además se establece un precio máximo para la gasolina y los gasolineros tienen la libertad de ajustarlo a la baja por cuestiones de competencia, aunque los mismos empresarios del ramo reconocen que no están en condiciones de vender a un monto menor del máximo, pues terminarían perdiendo porque en el mercado todavía no hay condiciones para manejar precios diferenciados.

Por lo tanto, será hasta 2017 cuando los ciudadanos verán un cambio real de la apertura energética pues empresas privadas nacionales y extranjeras ya podrán tener gasolineras y vender combustible con sus propias marcas; por lo que éste deja de ser un negocio exclusivo de Petróleos Mexicanos (Pemex).

Los cambios visibles siguen hasta 2018, cuando esas empresas ya no estarán obligados a vender en sus gasolineras el combustible de Pemex y podrán empezar a traer el suyo, con lo que finalmente podría haber cambios significativos en el precio del combustible pues se abre la competencia entre gasolinas de diferentes marcas. En ese año, por lo tanto, se liberará el precio.

Pero entonces, ¿ya inició la apertura energética?

Aunque el ciudadano común no notará en este 2015 algún cambio por la reforma energética, la apertura del sector a la iniciativa privada inició en diciembre pasado con el arranque de la llamada Ronda Uno.

En la Ronda Uno el gobierno federal abrió 14 bloques de exploración en aguas someras para que empresas nacionales y extranjeras concursen para participar en la producción de crudo, lo cuál, podrán hacerlo en alianza con Pemex o tras la firma de contratos de producción, utilidad compartida o licencias que les permitirán hacerlo solos.

El anuncio de qué empresas privadas participarán por primera vez —tras siete décadas de ser una industria estatal— en la exploración de hidrocarburos se dará a conocer en el primer trimestre de 2015.

Lo que sí va a caminar en 2015 son estas asignaciones, licitaciones y concesiones de la llamada Ronda Uno. Es posible que haya otro cambio, las empresas pueden estar en condiciones de emplear a personas y generen empleos. Pero por lo que se incluye en esta primera Ronda los nuevos empleos serán máximo unos 8,000”, dijo el investigador Raymundo Tenorio.

La apertura energética comenzará en la práctica cuando se dé a conocer el nombre de las empresas que participarán en la producción de hidrocarburos y se decida de qué forma será su participación en el sector, si trabajarán con Pemex o lo harán por su parte.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.

Close
Comentarios