Los argumentos de la PGR para 'cerrar' el caso Ayotzinapa; 6 respuestas de los padres
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Los argumentos de la PGR para 'cerrar' el caso Ayotzinapa; 6 respuestas de los padres

Los padres de los normalistas siguen firmes en la exigencia de la presentación con vida de sus hijos, mientras que para las autoridades es un hecho que fueron asesinados e incinerados.
Cuartoscuro
Por Paris Martínez
28 de enero, 2015
Comparte
Padres de los normalistas aseguraron que no creen en las investigaciones del gobierno. // Foto: Animal Político.

Padres de los normalistas aseguraron que no creen en las investigaciones del gobierno. // Foto: Animal Político.

Luego de que el procurador General de la República, Jesús Murillo Karam, anunciara ayer 27 de enero que existe “la certeza legal de que de que los normalistas (desaparecidos por la Policía de Iguala el pasado 26 de septiembre) fueron muertos” en el basurero de Cocula y sus restos arrojados al aledaño río San Juan –certeza basada en los testimonios de los 99 detenidos por este crimen, así como en “elementos materiales, dictámenes científicos y pruebas periciales”–, los padres de los 43 estudiantes refutaron esta versión y expusieron las razones por las que, consideran, no existe sustento para dar por concluida la búsqueda con vida de sus hijos o para cerrar las investigaciones.

A continuación, te presentamos un resumen de los argumentos expuestos ayer por las autoridades federales para elevar su hipótesis sobre el asesinato de los normalistas al rango de “certeza legal”, así como los alegatos de las víctimas para rechazar las conclusiones de la Procuraduría General de la República.

Argumentos de la PGR

1.- La confesión “clave”

El pasado 15 de enero, la Policía Federal y el Ejército capturaron a Felipe Rodríguez Salgado, alias El Terco o El Cepillo, detención que la PGR señaló ayer como “clave dentro de la investigación”.

Esta persona, quien confesó ministerialmente ser el jefe de sicarios de Guerreros Unidos en Iguala, afirmó haber recibido a los estudiantes amordazados y golpeados, luego de ser detenidos por la Policía Municipal de Iguala, a orden del hoy exalcalde José Luis Abarca. El Cepillo, además, confesó haber sido quien “dirigió la operación (para asesinarlos), conduciendo a las víctimas hasta el basurero (de Cocula), interrogándolas, dando la orden de ejecutarlas e incinerarlas, ordenando que no quedara nada“, por lo cual, incluso las pertenencias de los estudiantes fueron calcinadas.

Para la PGR, con la confesión de este presunto sicario no sólo “se comprueban las versiones coincidentes de los otros (presuntos involucrados) investigados”, sino que todas las confesiones incriminatorias, en su conjunto, “fueron confirmadas por los elementos materiales, dictámenes científicos y pruebas periciales” recabadas no sólo por expertos de la Procuraduría, sino también durante peritajes realizados por la Universidad Nacional Autónoma de México.

Tal como informó el procurador Murillo Karam, existen 99 personas detenidas por su presunta participación en el secuestro y homicidio de los normalistas, de los cuales, 39 han confesado su implicación; estas confesiones, luego, fueron confirmadas “científicamente” a través de 487 peritajes científicos, dos reconstrucciones de los hechos y 153 inspecciones ministeriales.

2.- Los restos óseos recuperados

La primera prueba física de que los normalistas fueron asesinados en el basurero de Cocula es que en este lugar fue hallado un fragmento de cráneo perteneciente a uno de los estudiantes, Alexander Mora Venancio, lo cual ya fue confirmado a través de análisis de ADN.

Pero éste, destacó la PGR, no fue el único resto óseo hallado en el basurero y en el río Cocula (donde supuestamente fueron arrojadas las cenizas, tras de ser incinerados los cuerpos), sino que en ambos puntos fueron rescatados más de 60 mil fragmentos de hueso, lo cual es consistente con la hipótesis de que ahí fueron incineradas un número elevado de personas.

De esos 60 mil restos, casi todos quedaron completamente carbonizados, y sólo de 17 fragmentos de hueso quizá pueda ser extraído algún perfil genético, algo sobre lo que aún no hay certeza, con la esperanza de que, tal como pasó con Alexander Mora, otros normalistas puedan ser plenamente identificados.

3.- El lugar del “homicidio”

Según los presuntos homicidas confesos, luego de que la policía de Iguala entregó a los estudiantes a los sicarios de Guerreros Unidos, éstos los condujeron al basurero de Cocula, donde los interrogaron, para luego asesinaros con armas de fuego e incinerarlos.

En este basurero, la PGR identificó tres puntos de concentración de ceniza que, en total, abarcan aproximadamente 140 metros cuadrados (un área de 15 por 9 metros), superficie en la que se encontraron restos de diesel, gasolina, llantas y madera quemadas, además de que hay también latas fundidas y piedras cuya composición química fue alterada por altas temperaturas.

Entre los restos óseos recuperados, de hecho, se encontraron varios dientes fundidos, para lo cual se requieren temperaturas de 1600 grados centígrados, siendo esto prueba, para la PGR, de que en este basurero sí hubo una hoguera de dimensiones suficientes como para incinerar los cuerpos de los 43 normalistas, temperaturas logradas por la combustión de la gasolina, el diesel y las llantas.

Además, se pudo confirmar que el incendio ocurrió el 26 de septiembre, gracias a peritajes realizados por el Instituto de Biología de la UNAM, que llegó a esa conclusión tras analizar el tiempo de evolución de plantas y larvas que comenzaron a crecer en la zona, luego del incendio.

También fueron encontradas las bolsas en las que los presuntos homicidas confesaron haber arrojado los restos calcinados al río San Juan, y su contenido (ceniza, restos óseos, residuos de neumáticos, entre otros) coincide químicamente con aquellos restos encontrados en el el basurero de Cocula, por lo cual, queda comprobado para la PGR que las evidencias de uno y otro puntos tienen el mismo origen.

Entre las evidencias recabadas en este basurero, por último, también hay casquillos percutidos, con los cuales se confirma, según la autoridad, “que en este lugar fueron disparadas armas de fuego, como las referidas por los responsables, con las cuales privaron de la vida a los normalistas”.

Con base en todos estos elementos, señaló el procurador Murillo, “un análisis lógico-causal permite llegar, sin lugar a dudas, a concluir que los estudiantes normalistas fueron privados de la libertad, privados de la vida, incinerados y arrojados al río San Juan”.

Por estos delitos, se anunció que a los presuntos implicados se les fincarán cargos por “delincuencia organizada y secuestro agravado, siendo el agravante el homicidio, y se contempla una penalidad de hasta 140 años de prisión”.

Contraargumentos de los padres y madres

1.- Confesión dudosa

Para el comité de familiares de los 43 normalistas desaparecidos, “no es determinante” la confesión de Felipe Rodríguez Salgado, presunto jefe de sicarios de Guerreros Unidos y quien aceptó haber dirigido el asesinato e incineración de los estudiantes, debido a que en su misma declaración ministerial, “dicha persona no declaró haber permanecido en ese lugar durante todo el tiempo que supuestamente tomaron los hechos”.

Además, subrayaron, hay 20 detenidos que afirman que los estudiantes fueron enterrados en fosas ubicadas en la colonia Pueblo Viejo y el cerro La Parota, de Iguala, lo cual pone en entredicho toda la hipótesis sobre el homicidio en el basurero de Cocula.

De hecho, lamentaron, “la información dada a conocer por la Procuraduría depende en exceso de declaraciones rendidas ante el Ministerio Público, que fácilmente pudieron ser coaccionadas, pues es de todos conocido que en México la tortura es recurrente y, al respecto, se ha hecho pública información sobre la tortura de algunos inculpados sin que, hasta ahora, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos haya intervenido para aclarar estas denuncias”.

Así, para los familiares de los estudiantes desaparecidos, no se puede llegar a una “certeza legal” en torno al destino de sus hijos, más aún cuando siguen prófugos el jefe de la Policía Municipal de Iguala, Felipe Flores; a su subalterno, Francisco Salgado Valladares; a Gildardo Astudillo, “personaje al que la propia PGR asigna gran relevancia en su versión de los hechos”; el líder de Guerreros Unidos, Ángel Casarrubias Salgado, además de otros 11 presuntos sicarios.

2.- El fuego

En el basurero de Cocula, afirmaron los familiares de los normalistas, no existe un área amplia con huellas de fuego, tal como aseguró la PGR, sino que los puntos quemados son de “unos cuantos metros”, en los que no cabrían los cuerpos de los estudiantes, ni siquiera apilados.

Por otro lado, negaron que el basurero esté lejos de cualquier lugar habitado, debido a lo cual la PGR afirma que nadie pudo ver la hoguera requerida para crear una temperatura de 1600 grados centígrados. Por el contrario, afirmaron los familiares, hay colonias desde donde el basurero puede verse de frente, y nadie en esos lugares testificó haber visto un incendio en el basurero, durante la noche del 26 de septiembre.

Además, descartaron que las pertenencias de sus hijos fueran calcinadas hasta que no quedara ninguna evidencia de ellas, como informó la Procuraduría, ya que en días posteriores a la desaparición realizaron llamadas a los teléfonos celulares de los normalistas, y en varios casos el teléfono seguía activo, aunque nadie tomó la llamada.

3.- Fabricación de pruebas

Acerca del cúmulo de evidencias científicas recabadas por la PGR, y que que la institución afirma que sustentan las confesiones formuladas ministerialmente por los presuntos responsables, los familiares de los normalistas desaparecidos enfatizaron su desconfianza sobre los resultados periciales presentados, ya que “es más que conocido que las procuradurías mexicanas son especialistas en fabricar delitos y, puesto que reconocidos científicos han expresado dudas sobre esta hipótesis (la del homicidio e incineración de los cuerpos), las familias no aceptarán esos resultados hasta que expertos independientes realicen esos mismos peritajes“, para lo cual exigieron que se permita realizar esta labor al Equipo Argentino de Antropología Forense.

4.- Delitos no perseguidos

Otro argumento más para rechazar la conclusión de las investigaciones de la Procuraduría, destacaron los padres de los normalistas, es que esta dependencia no ha realizado ninguna indagatoria relacionada con “el cruento homicidio de Julio César Mondragón, cuyo joven cuerpo desollado” fue encontrado a tres cuadras del punto donde los normalistas fueron inicialmente atacados por la policía de Iguala.

Este es un punto que la Procuraduría ha dejado de investigar. Esa línea no ha merecido la más mínima investigación: no se sabe quién lo asesinó, en qué lugar, en qué momento, por qué razón, es un cabo que está suelto dentro de toda la investigación, entonces no puede decir la Procuraduría ‘cerramos el caso’, y que ese homicidio quede sin la más mínima investigación”, afirmaron.

En el ámbito de la técnica legal, de hecho, la Procuraduría piensa dejar impune el delito de desaparición forzada, porque los cargos que se formula contra los detenidos son delincuencia organizada y secuestro agravado con homicidio.

5.- Cargos fallidos

Concretamente sobre el agravante de homicidio, el comité de familiares de los normalistas desaparecidos destacaron que existe una falla en el planteamiento de la Procuraduría, ya que no puede acusar a los detenidos por homicidio, sin contar con la prueba fehaciente de que los jóvenes fueron asesinados, y esta prueba no es otra que sus cuerpos. Sin embargo, advirtieron, “sólo hay certeza de la muerte de uno de los estudiantes desaparecidos, y esto no implica que haya certeza sobre la muerte de los otros 42, ni sobre el lugar donde esto pudo haber ocurrido”.

Por ello, calificaron como un “error jurídico decir que se ha consignado por homicidio, cuando en realidad de nuevo se consignó por secuestro con la agravante de privación de la vida, lo que técnicamente implica una diferencia relevante”.

6.- Implicados impunes

Una razón más para no dar por concluida la investigación sobre el ataque a los normalistas, concluyeron sus padres y madres, es que la PGR no ha investigado el papel que jugó el 27 Batallón de Infantería del Ejército asentado en Iguala.

A pesar de que ayer mismo el procurador Murillo Karam aseguró que no hay ninguna evidencia de que elementos del Ejército participaran, por acción u omisión, en la agresión a los normalistas, sus padres aclararon que sí hay evidencias, y éstas son las declaraciones de estudiantes sobrevivientes, los cuales afirman haber sido agredidos por militares que llegaron a la clínica en la que algunos heridos estaban siendo atendidos; además de que “el policía Salvador Bravo Bárcenas afirmó ante el Ministerio Público que el Ejército sabía desde 2013 que los Guerreros Unidos controlaban a la policía de Iguala, pese a lo cual las Fuerzas Armadas les brindaron protección”.

Asimismo, resaltaron que la investigación no puede concluirse sin que se hayan deslindado responsabilidades penales por el “entorno de corrupción política que desencadenó los hechos del 26 e septiembre: está pendiente investigar a otros alcaldes”, entre los que señalaron al de Taxco, Salomón Majul González, o al de Tepecoacuilco, Antonio Galarza Zavaleta, los cuales, afirmaron, están coludidos con el crimen organizado, además de que insistieron en la necesidad de fincar cargos al exgobernador guerrerense Ángel Aguirre.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Ivermectina: cómo la ciencia falsa inventó un fármaco "milagroso" contra COVID

Varios países promueven el uso de ivermectina contra la covid y miles en el mundo han tomado el fármaco. Pero ¿qué tan sólida es la evidencia de su efectividad?
8 de octubre, 2021
Comparte

La ivermectina ha sido llamada un medicamento “milagroso” contra la covid, promovido por los opositores a las vacunas y recomendado por las autoridades sanitarias en algunos países. Sin embargo, la BBC revela varios errores graves en una serie de estudios claves en los que se basan los promotores del polémico fármaco.

Durante años, la ivermectina ha sido un medicamento antiparasítico vital usado en el tratamiento de humanos y animales.

Pero durante la pandemia se ha escuchado el clamor de algunos para que este fármaco se utilice para otra cosa: en la lucha contra covid-19 y evitar muertes.

Las autoridades sanitarias en Estados Unidos, Reino Unido y la Unión Europea han determinado que la evidencia es insuficiente para el uso del fármaco contra la covid, pero miles de promotores, muchos de ellos activistas antivacunas, siguen efectuando una vigorosa campaña a favor de su uso.

Un paciente de covid recibe asistencia médica a la entrada de un hospital en Perú

Getty Images
Ivermectina fue aprobada como un tratamiento contra la covid en Perú, en mayo de 2020, pero después las autoridades dejaron de recomendarla.

Grupos en las redes sociales intercambian consejos sobre cómo conseguir el medicamento, hasta proponiendo el uso de las versiones producidas para animales.

Errores y fraude

El bombo publicitario en torno a la ivermectina -basado en la firme creencia de los estudios- ha llevado a que un gran número de personas en todo el mundo tomen el fármaco.

Sus abanderados apuntan a una serie de investigaciones científicas y suelen afirmar que esta evidencia está siendo ignorada y encubierta. Pero un grupo de análisis compuesto de científicos independientes han puesto en serias dudas los resultados de esos estudios.

La BBC puede revelar que más de un tercio de las 26 principales pruebas experimentales del fármaco en el uso contra la covid tienen graves errores o señales de potencial fraude. Del resto, ninguna muestra evidencia convincente de la efectividad de la ivermectina.

El doctor Kyle Sheldrick, de uno de los grupos que investiga los resultados, dijo que no habían encontrado “una sola prueba clínica” que afirmara demostrar que la ivermectina prevenía las muertes ocasionadas por covid que no contuviera “o señales obvias de invención o errores tan críticos que invalidaban el estudio”.

Los principales problemas incluyeron:

  • Los mismos datos de pacientes usados múltiples veces en supuestas personas diferentes
  • Evidencia que la selección de pacientes para los grupos de ensayo no fue aleatoria
  • Poca probabilidad que las cifras se dieran de manera natural
  • Los porcentajes calculados erróneamente
  • Las autoridades sanitarias locales no estaban al tanto de los estudios

Cada uno de los científicos del grupo -los doctores Gideon Meyerowitz-Katz, James Heathers, Nick Brown y Sheldrick- tienen una trayectoria de sacar a la luz la ciencia dudosa. Han estado trabajando juntos remotamente en capacidad informal y voluntaria durante la pandemia.

Formaron el grupo para ahondar en los estudios de ivermectina, después de que el estudiante en biomedicina Jack Lawrence detectara problemas con un estudio influyente de Egipto. Entre otros problemas, contaba con pacientes que resultaron haber muerto antes de que los ensayos empezaran. Ahora, la revista especializada que publicó el estudio lo ha retractado.

El grupo de científicos independientes examinó virtualmente cada prueba controlada aleatorizada (RCT, por sus siglas en inglés) de ivermectina y covid -en teoría la evidencia de mayor calidad- incluyendo los estudios clave frecuentemente citados por los promotores del fármaco.

RCT implica escoger personas al azar para que reciban el fármaco que está siendo ensayado o un placebo -un medicamento inerte sin propiedades activas.

Manifestación en Sudáfrica a favor de la ivermectina contra la covid, 2021

Getty Images
En Sudáfrica salieron a las calles para exigir que las autoridades permitieran el uso de la ivermectina.

¿Falsificados?

El equipo también examinó en particular seis influyentes ensayos de observacionales. Este tipo de ensayo analiza lo que le sucede a la gente que de cualquier forma toma el fármaco, así que puede estar sesgado por el tipo de persona que opta por ese tratamiento.

De un total de 26 estudios examinados, hubo evidencia en cinco que los datos pudieron haber sido falsificados, por ejemplo, contenían números o filas virtualmente imposibles de pacientes idénticos que habían sido copiados y pegados.

En otros cinco más hubo importantes señales de alarma: por ejemplo, las sumas no daban, los porcentajes habían sido calculados erróneamente o las autoridades sanitarias locales no estaban al tanto de los estudios.

Además de estos estudios defectuosos, 14 de los autores de los estudios no entregaron sus datos. Los científicos independientes alertaron que esto como un posible indicador de fraude.

La muestra de los documentos de investigaciones examinada por el grupo independiente también contiene unos estudios de alta calidad de diferentes partes del mundo.

Pero los problemas principales se encontraron en los estudios que hacían la afirmaciones más grandes sobre la ivermectina -de hecho, entre más grande la afirmación en términos de vidas salvadas o infecciones prevenidas, más grande resulta la preocupación de que pueda ser falsa o inválida, según descubrieron los investigadores.

Aunque es extremadamente difícil descartar el error humano en estos ensayos, el doctor Sheldrick, un médico e investigador de la Universidad de New South Wales en Sídney, Australia, cree que es muy probable que por lo menos algunos de estos hayan sido manipulados adrede.

En un reciente estudio de Líbano se encontró que tenía trozos enteros con los detalles de 11 pacientes que habían sido copiados y pegados repetidamente, lo que sugiere que muchos de los supuestos pacientes de ese ensayo nunca existieron.

Los autores del estudio divulgaron a la BBC que el “conjunto original de datos fue manipulado, saboteado o incluido incorrectamente en el archivo final” y que han solicitado formalmente una retracción a la revista científica que lo publicó.

Un paciente de covid trasladado en silla de ruedas en Perú

Getty Images

Probabilidades bajas

Otro estudio de Irán aparentó demostrar que la ivermectina impedía las muertes por covid.

Pero los científicos que lo investigaron encontraron problemas. Los registros de la cantidad de hierro en la sangre de los pacientes contenían números en una secuencia que tiene muy pocas probabilidades de surgir naturalmente.

Y los pacientes a los que se les suministró el placebo resultaron tener niveles de oxígeno en su sangre mucho más bajos antes del inicio del ensayo que a los que se les suministró ivermectina. Así que ya estaban más enfermos y estadísticamente más propensos a morir.

Pero este patrón se repitió a través de una gama de medidas diferentes. La gente con “malas” medidas terminaba en el grupo de placebo, mientras que la de “buenas” medidas terminaba en el grupo de ivermectina.

La probabilidad de que esto ocurra de manera aleatoria con todas estas medidas diferentes es diminuta, expresó el doctor Sheldrick.

El doctor Morteza Niaee, que lideró el estudio de Irán, defendió los resultados y la metodología y discrepó con los problemas que le señalaron, añadiendo que era “muy normal observar esa aleatoriedad” cuando tantos factores diferentes eran considerados y que no todos tenían relevancia con (el riesgo de contraer covid) de los participantes”.

Pero los ensayos de Líbano e Irán fueron excluidos de un artículo para Cochrane -los expertos internacionales en el análisis de la evidencia científica- porque fueron “estudios muy pobremente reportados”. El análisis concluyó que no había evidencia de beneficio de la ivermectina cuando se trata de covid.

El estudio más extenso y de mayor calidad sobre ivermectina que ha sido publicado hasta ahora es el ensayo Together de la Universidad McMasters, en Canadá. Este no encontró beneficio alguno del fármaco en términos de covid.

Un sito web con la imagen de un frasco de ivermectina diciendo: "Toma la mejor defensa contra covid-19"

BBC
Este sitio web -ahora desaparecido- ofrecía ivermectina a la venta online.

Seguro pero…

En general, la ivermectina se considera un fármaco seguro, aunque se han reportado algunos efectos secundarios.

Las llamadas de emergencia sobre supuesto envenenamiento por ivermectina en EE.UU. han aumentado mucho de una muy pequeña muestra (de 435 a 1.143 este año) y la mayoría de los casos no fueron serios. Los pacientes han sufrido vómito, diarrea, alucinaciones, confusión, somnolencia y temblores.

Pero el daño indirecto puede resultar de dar la a la personas un sentido falso de seguridad, especialmente si optan por la ivermectina contra la covid en lugar de buscar tratamiento en un hospital o vacunarse.

La doctora Patricia García, una experta en salud pública en Perú, dijo que en un momento dado estimó que 14 de cada 15 pacientes que examinó en el hospital habían tomado ivermectina y que para cuando llegaron estaban “muy, muy enfermos”.

Grandes grupos en Facebook que abogan por ivermectina se han convertido en foros para las personas que buscan consejos de dónde comprar el fármaco, incluyendo las fórmulas destinadas para animales.

Algunos grupos frecuentemente contienen posts sobre teorías de la conspiración que alegan encubrimiento sobre la ivermectina, así como publicaciones que fomentan opiniones antivacuna o exhortaciones para que lo pacientes abandonen el hospital si no están recibiendo el fármaco.

Esos grupos suelen ser el conducto hacia comunidades más marginales en la aplicación codificada Telegram.

Un post de Facebook que se queja de un hospital que no trata a un paciente grave de covid con ivermectina, aunque lo esté solicitando

BBC

Estos canales han coordinado el acoso de doctores que no formulan ivermectina y los científicos también han sido víctimas de abuso.

El profesor Andrew Hill, de la Universidad de Liverpool, escribió un influyente artículo analizando positivamente la ivermectina, originalmente declarando que el mundo debería “prepararse, acumular suministros, estar listo a aprobar (el fármaco)”.

Ahora concluye que los estudios no se sostienen frente al escrutinio, pero después de que cambió de opinión, basado en la nueva emergente evidencia, fue objeto de abusos violentos.

Influencia exagerada

Un pequeño número de doctores calificados han tenido una influencia exagerada en el debate sobre la ivermectina. La opinión del doctor Pierre Kory, un notable partidario del fármaco, no ha cambiado a pesar de las graves dudas sobre los ensayos. Criticó las “interpretaciones superficiales de los datos emergentes de los ensayos”.

La doctora Tess Lawrie -médica especializada en embarazo y parto- fundó el Grupo de Desarrollo Británico para la Recomendación de Ivermectina (Bird, por sus siglas en inglés).

Ella ha llamado a una pausa en el programa de vacunación de covid-19 y emitido afirmaciones infundadas que implican que la vacuna de covid ha resultado en un gran número de muertes basada en una lectura comúnmente equivocada de los datos de seguridad.

Una mujer en una protesta antivacuna con un cartel que lee "Libertad médica para todos"

Getty Images

Cuando se le preguntó durante un debate online qué evidencia la persuadiría de que la ivermectina no funciona dijo: “Ivermectina funciona. No hay nada que me pueda persuadir”. Le dijo a la BBC: “Los únicos problemas con la evidencia de base son los implacables esfuerzos para deslegitimizarla”.

Alrededor del mundo, originalmente no fue la oposición a la vacunas sino la escasez de éstas lo que llevó a la gente a la ivermectina.

En varias instancias, el fármaco ha sido aprobado, recomendado o formulado contra covid en India, Sudáfrica, Perú y mucho del resto de América Latina, como también en Eslovaquia.

Las autoridades sanitarias en Perú e India dejaron de recomendar la ivermectina en sus guías de tratamiento.

En febrero, Merck -una de las farmacéuticas que produce el medicamento- dijo que “no hay una base científica para el potencial efecto terapéutico contra covid-19”.

El Sudáfrica, el fármaco se ha convertido en campo de batalla. Los médicos señalan la falta de evidencia pero muchos pacientes buscan acceso mientras que la distribución de la vacuna ha sido desigual y problemática. Una médico general en ese país describió a una pariente, una enfermera titulada, que no se registró para una vacuna de coronavirus cuando era elegible y luego se infectó del virus.

“Cuando comenzó a empeorar, en lugar de buscar una evaluación y tratamiento apropiados, se formuló a sí misma ivermectina”, dijo.

“En lugar de consultar con un doctor, continuó con la ivermectina y obtuvo oxígeno en casa. Para cuando supe lo bajos que tenía sus niveles de saturación de oxígeno (66%), le rogué a su hija que la llevara a emergencias”.

“Al principio estaba renuente, pero las convencí de que fueran. Murió una horas después“.

Shruti Menon contribuyó a este reportaje


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=TO3983r5RJo

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.