close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
El Ejército en Apatzingán. Foto: Cuartoscuro.
5 años después, autoridades aún investigan la muerte de dos estudiantes del Tec
El Ministerio Público determinará acusar o no a los 20 militares que participaron en la persecución de presuntos miembros del crimen que concluyó con un enfrentamiento alrededor del campus del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey en 2010.
El Ejército en Apatzingán. Foto: Cuartoscuro.
Por Nayeli Roldán
18 de febrero, 2015
Comparte

armas

A casi cinco años de la muerte de los estudiantes del Tec de Monterrey durante un enfrentamiento entre el Ejército y supuestos criminales, las investigaciones se encuentran en la última etapa de integración y al concluir, la Procuraduría General de la República tendrá los elementos para consignar a los presuntos responsables, informa la defensa.

Al terminar la averiguación previa, el Ministerio Público determinará acusar o no a los 20 militares que participaron en la persecución de presuntos miembros del crimen que concluyó con un enfrentamiento alrededor del campus del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey el 19 de marzo de 2010.

Carlos Treviño, abogado de los familiares de los jóvenes asesinados, Jorge Antonio Mercado Alonso y Javier Francisco Arredondo Verdugo, asegura que la investigación medular ya se realizado como consta en los 36 tomos que contienen diversos peritajes, incluyendo el de balística, testimonios, videos y análisis.

En estos años también se han superado los “obstáculos” en la investigación. “La dificultad principal en el caso ha sido la actuación del Ejército”, denuncia Treviño, toda vez ha puesto trabas que han alargado la investigación.

Entre las trabas está que “ellos mismos se tratan de proteger diciendo ‘nosotros mismos los vamos a juzgar’. Muchas veces no quieren colaborar, se batalla para notificarlos, trataron de que no declararan los soldados”, dice el abogado integrante de la organización Ciudadanos en Apoyo a los Derechos Humanos A.C. (CADHAC).

Hace unos días, la defensa revisó el expediente en la PGR y aunque falta concluir la investigación, las pruebas apuntarían a la responsabilidad de los elementos castrenses, pero no incluiría a mandos superiores, lamenta Treviño.

Alguna responsabilidad también tienen los mandos, porque a final de cuentas, los soldados también son víctimas en un momento dado porque esto es consecuencia de que los manden a patrullar. El Ejército no está para hacer funciones de policía porque en un momento de estrés, en una persecución, pasan este tipo de cosas”, dice.

La noche del enfrentamiento, los militares atendían una llamada anónima que denunciaba la presencia de un grupo armado en las calles de Monterrey. Iniciaron la persecución y luego sucedió el tiroteo en los alrededores de las instalaciones universitarias.

En los primeros reportes se informó que los dos jóvenes eran sicarios, sin embargo, el rector del ITESM, Rafael Rangel Sostmann, envió un comunicado en el que reconocía que “esa noche, previo al enfrentamiento, estos alumnos se encontraban estudiando dentro de nuestras instalaciones. Ambos contaban con beca de excelencia y tenían un excelente desempeño académico”.

Incluso, tras una investigación, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) emitió la recomendación 45/2010 en la que documenta que las municiones utilizadas para cometer estos asesinatos eran de uso exclusivo del ejército.

Concluyó que los militares habían colocado armas a los estudiantes para inculparlos y destruido pruebas en la zona para acusar falsamente a las víctimas de pertenecer a una banda de delincuentes.

Además, “se quebrantaron los derechos al acceso a la justicia y al honor por actos consistentes en el uso arbitrario de la fuerza pública, tratos crueles e inhumanos, alteración de la escena de los hechos e imputaciones, así como ejercicio indebido de la función pública”.

Pese a esta evidencia, la investigación estuvo abandonado por parte de la Procuraduría General del Estado de Nuevo León, hasta que hace un año los estudiantes del Tec, junto con CADHAC y Amnistía Internacional retomaron el caso y consiguieron que la PGR encabezara las pesquisas.

Para evitar que el caso se olvide, este miércoles 18 de febrero, alumnos del ITESM, familiares de los jóvenes y organizaciones sociales encabezarán un foro de reflexión sobre el caso, además de un homenaje en memoria de Jorge y Javier.

“Queremos que limpien el nombre de los muchachos”

“He sobrevivido”, así puede resumir Rosa Mercado, madre de Jorge, de 23 años, estos cinco años. Después del asesinato de su hijo único se ha refugiado en la fe en Dios porque si no, “tal vez estaría en un manicomio. Me quitaron a mi motor de vida”, dice en entrevista telefónica.

Rosy, como le dicen sus allegados, pide justicia para los dos jóvenes de una forma muy precisa: “que se limpie el nombre de los muchachos, que oficialmente se diga que ellos no tenían nada que ver con el crimen organizado”.

Aunque ella y quienes conocieron a los jóvenes pueden constatar que se trataba de estudiantes de excelencia, becados en una de las instituciones más reconocidas del país, que “llevaban una vida tranquila”, es necesario que a nadie le quepa duda.

De acuerdo con Rosy, en el oficio del forense que recibió los cuerpos, los identifica como “NN sicarios” y eso “es injusto”.

Patricia Varela, tía de Javier Francisco, de 24 años, coincide en que la única petición es el reconocimiento de los jóvenes como estudiantes. “No puede ser que después de cinco años, no haya ninguna resolución que diga eso (…) Queremos que los muchachos descansen en paz. Es lo que siempre hemos pedido”.

Jesús Arredondo, tío de Javier Francisco, agrega que la siembra de armas a lado de los jóvenes en la escena del tiroteo es una muestra de la responsabilidad de los soldados quienes “estuvieron cerca de ellos”.

Para ambas familias, esta es la única justicia posible. Dicen no estar interesados en buscar el castigo a los responsables porque lo más importante es la memoria de los jóvenes.

“Es bastante mi sufrimiento y no podría vivir tranquila pensando que hay otras familias que sufren. Los que mataron a los jóvenes se equivocaron, cometieron un error, pero el único que hace justicia es Dios”, dice Rosy.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Getty
Los países y Papas que han pedido perdón por crímenes y abusos históricos
Mediante una carta México solicitó a España que pida disculpas por los abusos que se cometieron durante la Conquista. España rechazó el contenido de la carta, pero ¿qué otros países sí han pedido perdón por hechos ocurridos hace muchos años?
Getty
27 de marzo, 2019
Comparte

Después de que Andrés Manuel López Obrador les solicitara al rey Felipe VI de España y al papa Francisco que pidan perdón por los abusos cometidos durante la Conquista se armó revuelo a ambos lados del Atlántico.

El gobierno de España respondió con un comunicado que rechaza “con firmeza” el contenido de la carta de AMLO.

Mientras en México, los partidos de la oposición acusaron a AMLO de querer distraer la atención de otros asuntos.

“Este es un tema electoral al 100 % y verdaderamente se me hace vergonzoso este tipo de peticiones cuando deberíamos estar viendo los temas importantes del país”, dijo ante la prensa Mauricio Kuri,coordinador del conservador Partido Acción Nacional (PAN, centro-derecha) en el Senado.

En BBC Mundo recopilamos algunos casos en que países o Papas que sí han pedido que se les perdone por hechos cometidos hace muchos años.

Los casos en América

Chile a los mapuches

“Hemos fallado como país”, decía en junio de 2017 la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, en referencia a las políticas de reconocimiento político y cultural de los pueblos originarios.

“Quiero solemne y humildemente pedir perdón al pueblo mapuche por los errores yhorrores cometidos o tolerados por el Estado en nuestra relación con ellos y sus comunidades”.

Con estas palabras, Chile inauguraba un nuevo marco de relaciones con la comunidad indígena más grande del país y la Araucanía, la zona del sur del país de la que son originarios.

El objetivo era crear una comisión que escuchara las reivindicaciones territoriales para proponer soluciones concretas tras años de conflicto.

Sin embargo, el reconocimiento no trajo la paz, la comunidad mapuche y el Estado siguen enfrentados.

Canadá a los pueblos inuit

A mediados del siglo XX, más de 5.000 inuit, es decir, la mitad de la población total del Ártico oriental canadiense, fueron evacuados forzosamente por padecer tuberculosis.

Los inuit son los pueblos originarios que habitan la región del Ártico.

Durante un brote de la enfermedad a mediados de siglo, muchos se vieron obligados a ir al sur de Canadá para recibir tratamiento.

Fue entre las décadas de los años 40 y los 60. Entonces, la tuberculosis era un grave problema entre la población inuit y registraban algunas de las tasas más altas del mundo.

Pero separados de sus familias e incapaces de hablar su idioma, muchos fueron enterrados en tumbas sin nombre.

El pasado mes de marzo, en un viaje oficial a Iqaluit, la ciudad inuit del ártico canadiense, el primer ministro Justin Trudeau pidió disculpas por lo que calificó de “comportamiento colonial”.

“Durante demasiado tiempo, la relación del gobierno con los inuit ha sido una de dobles estándares y de un tratamiento injusto y desequilibrado. Canadá debe cargar con esa culpa y vergüenza”.

Tres Papas a las comunidades indígenas

Juan Pablo II fue el primero, pero Benedicto XVI y el papa Francisco también han reconocido los atropellos cometidos por la Iglesia católica en su intento de evangelizar América Latina.

El más reciente fue en julio de 2015, cuando en un viaje oficial a Bolivia, el papa Francisco pidió expresamente perdón a los pueblos originarios por los crímenes “durante la llamada conquista de América”.

El primer Papa latinoamericano pedía disculpas formalmente por ese periodo oscuro de la era colonial.

“Alguno podrá decir, con derecho, que cuando el Papa habla del colonialismo se olvida de ciertas acciones de la Iglesia”, dijo.

“Les digo, con pesar: se han cometido muchos y graves pecados contra los pueblos originarios de América en nombre de Dios”, añadió Francisco en su discurso en Santa Cruz durante el II Congreso Mundial de Movimientos Populares en Bolivia.

Sus predecesores también tuvieron palabras de arrepentimiento.

En octubre de 1992, Juan Pablo II pidió en Santo Domingo a los indígenas que perdonasen las injusticias cometidas contra sus antepasados, mientras que Benedicto XVI afirmó en 2007 que “el recuerdo de un pasado glorioso no puede ignorar las sombras que acompañaron la obra de evangelización del continente latinoamericano”.

“No es posible olvidar los sufrimientos y las injusticias que infligieron los colonizadores a las poblaciones indígenas, a menudo pisoteadas en sus derechos humanos fundamentales”, dijo entonces.

Estado Unidos por la esclavitud y la segregación

Estados Unidos expresó su pesar por la esclavitud mediante dos resoluciones: una por parte de la Cámara de Representantes en 2008 y otra en 2009 por parte del Senado.

Ambas instituciones se disculparon con los afroamericanos en nombre del pueblo de EE.UU. por los errores cometidos contra ellos y sus antepasados bajo la esclavitud, y las muchas décadas de segregación que siguieron.

Aunque hubo poca oposición a las declaraciones, el hecho de que ambas cámaras del Congreso no lograran ponerse de acuerdo en una sola resolución, expone uno de los principales problemas cuando se trata de pedir perdón.

Las disculpas del Senado incluyeron un descargo de responsabilidad que decía que la resolución no podía usarse para reclamar una compensación financiera a EE.UU. por la esclavitud o la segregación.

A esto se opusieron algunos miembros del grupo de representantes negros de la Cámara, quienes estaban haciendo campaña para lograr pagos a los descendientes de esclavos.

El presidente en ese momento, Barack Obama, recibió con agrado las disculpas del Congreso, pero nunca pidió que se pagara una indemnización mientras él estaba en el cargo.

Las personas con historias familiares como la de Obama demuestran lo difícil que sería la compensación: la historia familiar de su madre blanca incluye tanto a dueños de esclavos como a al menos a un esclavo, mientras que su padre negro nació en Kenia y llegó a EE.UU. mucho después de que la esclavitud hubiera terminado.

Si se autorizaran las compensaciones, ¿quiénes tendrían que pagar y quiénes recibirían los pagos?

Los problemas sobre si las disculpas deben incluir una compensación financiera han impedido que muchos líderes admitan formalmente la culpa.

Los casos en Europa

Reino Unido por su rol en la hambruna en Irlanda

Poco más de 150 años después de que comenzara la hambruna irlandesa en 1845, el entonces primer ministro británico, Tony Blair, dijo: “Aquellos que gobernaron en Londres en ese momento le fallaron a su gente”.

Alrededor de un millón de personas murieron y dos millones emigraron cuando la plaga arrasó con la cosecha de papa de Irlanda y el Parlamento británico tardó en eliminar las restricciones a la importación de alimentos.

El discurso de 1997 llegó en un momento en que mejoraban las relaciones entre Reino Unido e Irlanda (que no se independizó hasta 1922) y se firmó el Acuerdo de Viernes Santo, que buscaba resolver muchos de los problemas de los dos países respecto a Irlanda del Norte.

Los críticos se han quejado de que las palabras de Blair no fueron una disculpa completa y formal.

Si bien no se ha hecho ninguna oferta de compensación a Irlanda por la hambruna, Reino Unido ha pagado a personas que fueron gobernadas por los británicos más recientemente.

En 2013, el gobierno se disculpó y acordó un paquete de compensación de US$25 millones para los kenianos que fueron torturados durante la revuelta de Mau Mau en la década de 1950.

Alemania Occidental por el Holocausto

A diferencia de los casos anteriores, Alemania Occidental acordó rápidamente pagos de compensación después de la Segunda Guerra Mundial por las acciones de la Alemania nazi.

En 1951, el canciller Konrad Adenauer dijo: “Se han cometido crímenes indecibles en nombre del pueblo alemán, lo cual hace un llamado a una indemnización moral y material”.

Los pagos a Israel y a los sobrevivientes del Holocausto, que comenzaron en 1953, totalizaron más de US$70.000 millones.

Tal vez sorprendentemente, en este caso, son algunas de las víctimas las que se han quejado de que se haya pagado una indemnización.

Los opositores opinaban que si Israel aceptaba dinero de Alemania Occidental, sería el equivalente a perdonar a los nazis por sus crímenes.

Parte del dinero, pagado a Israel como compensación por el costo de reasentar judíos desde Europa, ayudó al país en sus primeros años de existencia.

Japón indeciso

Otros países no han sido tan decididos.

Aunque Japón firmó acuerdos posteriores a la Segunda Guerra Mundial con Corea del Sur y China, que incluían paquetes financieros, en ocasiones sus relaciones con sus vecinos se han ido a pique.

El primer ministro japonés, Shinzo Abe, ha sido criticado por ser ambiguo sobre si Japón fue “agresivo” durante el conflicto.

Abe ha visitado y enviado ofertas a un santuario que honra a los criminales de guerra.

Pero también ha acordado paquetes de compensación para mujeres coreanas que fueron utilizadas como esclavas sexuales por soldados japoneses durante la Segunda Guerra Mundial.

Al igual que muchos políticos, al primer ministro Abe le ha resultado difícil equilibrar los sentimientos nacionalistas de su país y las buenas relaciones con líderes extranjeros.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.