“Los políticos son payasos, pero malos”: Lagrimita, aspirante a candidato a alcalde de Guadalajara
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

“Los políticos son payasos, pero malos”: Lagrimita, aspirante a candidato a alcalde de Guadalajara

Guillermo Cienfuegos, mejor conocido como el payaso Lagrimita, ha reunido alrededor de seis mil firmas y necesita cerca de 17 mil más para ser candidato independiente a la alcaldía de Guadalajara.
Cuartoscuro
Por Jardiel Palomec
3 de febrero, 2015
Comparte
Lagrimita (izquierda) y su hijo Costel comenzaron a reunir las firmas para su candidatura desde el 19 de enero pasado. // Foto: Cuartoscuro.

Lagrimita (izquierda) y su hijo Costel comenzaron a reunir las firmas para su candidatura desde el 19 de enero pasado. // Foto: Cuartoscuro.

Con propuestas como “sacar a los animales del gobierno”, “darles un pastelazo” a los funcionarios que no sean bien calificados por los ciudadanos o “poner a payasos como empleados públicos para que siempre se les dé buena cara y sonrisas en la atención a la gente”, Guillermo Cienfuegos, mejor conocido como el payaso Lagrimita, busca convertirse en candidato independiente a la alcaldía de Guadalajara, Jalisco.

Para demostrar que “cualquier ciudadano puede ser alcalde o diputado”, Lagrimita, vestido con pantalones bombachos y su característica nariz roja, insiste en que los políticos “son payasos pero malos”, por lo que decidió usar su popularidad para reunir “23 mil firmas y un poquito más” (23 mil 887, en 491 secciones electorales de Guadalajara, entre el 19 de enero y el 27 de febrero), con lo que contaría con el apoyo de 2% del padrón de la capital de Jalisco, que se conforma por más de un millón 200 mil electores repartidos en 982 secciones.

“La información (sobre cómo obtener una candidatura independiente) la tomé de la publicidad que empezaron a dar en los aeropuertos y en otros lugares. Me llamó mucho la atención que decía que cualquier ciudadano ya podía ser alcalde o ser diputado y entonces empecé a investigar”, señala con voz chillona.

Su tono de voz cambia por completo y se torna serio al momento de hablar de sus “deseos” o propuestas: “Mi sueño es tener un Guadalajara hermoso que nuevamente le llamen el Guadalajara de las rosas (en los años 50 la capital de Jalisco era conocida con ese sobrenombre). Me gustaría que los viejitos tuvieran ese trabajo. Sueño mucho con la policía más amable del mundo. Me gustaría siempre tener orejotas grandes para escuchar lo que cada ciudadano necesita o algunos de sus sueños y llevarlos a cabo”, expresa.

Lagrimita revela que su reto más complicado, además de conseguir la candidatura, es convertir a la policía municipal en la más amable del mundo. “Hay patrones que puede uno copiar como el que sucedió en Nuevo León, que llevaron un coronel del Ejército a la policía y saneó todo”, dice, antes de explicar que “estaría dispuesto a lo que fuera necesario con tal de que la ciudad (Guadalajara) estuviera mejor”.

Para diseñar esas propuestas, Lagrimita cuenta con la ayuda de “amigos” que lo asesoran. “Nada más me dicen ‘oye yo quiero trabajar contigo, no me pagues nada, yo conozco, tengo tantos premios en esto, me ha contratado fulanito de tal’ y me reúno con ellos y nos dan sus puntos de vista y nos asesoran, porque realmente uno no sabe de esto, pero lo que uno sí sabe son las necesidades de los ciudadanos”, indica.

Sin embargo, no todo ha sido diversión en la búsqueda de la candidatura independiente, ya que Lagrimita no conoce a fondo la ley electoral y pensó que si tomaba fotos de las credenciales de elector y presentaba las firmas sería suficiente para demostrar que tenía el apoyo de 2% del padrón electoral de Guadalajara.

Después de juntar alrededor de seis mil fotografías de credenciales de elector en menos de una semana, Lagrimita se enteró que tenía que presentar copias fotostáticas, por lo que le pide a quienes ya le habían firmado que acudan otra vez a sus mítines para que puedan realizar el registro como es debido.

“La mayoría de la gente cuando andamos en la calle me grita ‘¿dónde te firmo? ¡voy a votar por ti!’ aunque no es un voto ahorita, yo lo que les pido es que ahora ellos me regalen su autógrafo”, dice.

A pesar de los problemas, Lagrimita confía en que su imagen aparecerá en la boleta electoral el próximo 7 de junio y, en caso de ganar la elección, el personaje que gobierne tendrá una doble personalidad. “Cuando sea necesario gobernará Lagrimita”, mientras que cuando sean asuntos “más serios” será Guillermo Cienfuegos quien dé la cara.

“La diferencia (entre Lagrimita y Guillermo Cienfuegos) es que yo creo que la política no debería estar peleada con ser feliz o con la risa, porque yo veo que los políticos no saben reír y la diferencia es que Guillermo es un poco más serio, aunque de pronto se avienta sus chascarrillos. Cuando haya que tratar problemas más serios pues tendría que llamarlo a él”, explica.

Hasta ahora, Lagrimita no descarta continuar en la política a pesar de que, casi 15 días después de que comenzó con su búsqueda de la candidatura independiente, todavía necesita alrededor de 17 mil firmas para aparecer en la boleta electoral.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Giorgia Meloni, la controvertida política de extrema derecha en curso de convertirse en la primera mujer en gobernar Italia

Su partido, Hermanos de Italia, tiene sus raíces políticas en el Movimiento Social Italiano (MSI), que surgió de las cenizas del fascismo de Mussolini.
25 de septiembre, 2022
Comparte
Giorgia Meloni

Reuters
Giorgia Meloni tiene 45 años.

Durante 40 años, Anna Maria Tortora ha vendido sus tomates maduros y pepinos frescos a clientes fieles en su puesto del mercado de Roma. No se dio cuenta de que la joven que solía hacer cola de la mano de su abuelo ahora estaría en camino de convertirse en la próxima primera ministra de Italia.

“Era una persona maravillosa”, recuerda, “y enamorado de su nieta”.

Con esa niña, Giorgia Meloni, que llevó a su partido al primer lugar en las elecciones de este domingo, Anna Maria se enorgullece.

“¡La crié con mis frijoles! Comió bien y creció bien”.

El mercado está en Garbatella, un barrio obrero del sur de Roma y tradicionalmente un bastión de la izquierda, un lugar incongruente para escuchar esto de una política que se podría convertir en la primera líder de extrema derecha de Italia desde Benito Mussolini.

Una vez que se confirmen los resultados de las elecciones anticipadas de Italia, el presidente del país, Sergio Mattarella, consultará a los líderes del partido para determinar quién puede liderar un gobierno estable.

Meloni, como favorita, argumentará que es la primera opción.

“Ella no es representativa de esta zona, que históricamente es roja”, dice Marta, una compradora que empuja su cochecito entre los puestos de verduras.

Su anciana madre, Luciana, me dice que la perspectiva le asusta. “Soy profundamente antifascista”, añade. “Si ella entra, será un período muy feo”.

La etiqueta de fascista es algo que Giorgia Meloni rechaza con vehemencia. Hablando en inglés, español y francés en un video reciente, insistió en que había consignado la ideología a la historia.

Problemas de la historia

Pero la historia es parte del problema en un país que no tuvo equivalente a la desnazificación de Alemania después de la guerra, lo que permitió que los partidos fascistas se reformaran.

Fundado en 2012, Hermanos de Italia tiene sus raíces políticas en el Movimiento Social Italiano (MSI), que surgió de las cenizas del fascismo de Mussolini.

El partido mantiene el logotipo de los partidos de extrema derecha de la posguerra: la llama tricolor, a menudo percibida como el fuego que arde en la tumba de Mussolini.

“Giorgia Meloni no quiere dejar caer el símbolo porque es la identidad de la que no puede escapar; es su juventud”, dice Gianluca Passarelli, profesor de ciencias políticas en la Universidad Sapienza de Roma.

“Su partido no es fascista”, explica.

- Anna Maria

BBC
Anna Maria conoció a Meloni cuando era niña.

“El fascismo significa obtener el poder y destruir el sistema. Ella no hará eso y no podría. Pero hay alas en el partido vinculadas al movimiento neofascista. Ella siempre ha jugado de alguna manera en el medio”, agrega.

Camino hacia la política

Aunque ahora trata de proyectar una imagen más suave, la juventud de Meloni está anclada en la derecha dura, y entre comienzos humildes: clave de su imagen de mujer del pueblo.

Nacida en Roma en 1977, tenía solo un año cuando su padre, Francesco, abandonó a la familia y se mudó a las Islas Canarias.

Francesco era de izquierda, su madre Anna era de derecha, lo que provocó especulaciones de que su trayectoria política estuvo motivada en parte por el deseo de vengarse de su padre ausente.

La familia se traslada entonces a Garbatella, cerca de sus abuelos.

Allí, a los 15 años, Meloni se unió al Frente Juvenil, el ala juvenil del MSI neofascista, y luego se convirtió en presidenta de la rama estudiantil del sucesor del movimiento, Alianza Nacional.

Giorgia Meloni,

Getty Images
Giorgia Meloni iespera formar un gobierno de extrema derecha con Silvio Berlusconi (C) y Matteo Salvini

Marco Marsilio estaba celebrando una reunión en la oficina de MSI en Garbatella cuando Giorgia Meloni llamó a su puerta en 1992.

Diez años mayor que él, se convirtió en un amigo cercano y aliado político y hoy es presidente de la región de Abruzzo.

“Aquí estaba esta chica esbelta, pero siempre muy seria y decidida”, dice. “Te fijarías en ella porque en las reuniones de estudiantes, detendría a cualquiera que le quitara el micrófono”.

A lo largo de los años, compartieron vacaciones familiares, debates y reuniones sociales, y él la ha visto crecer en seguridad en sí misma.

“Ella tenía sus inseguridades en ese entonces”, dice Marsilio, “pero tal vez eso fue una fortaleza porque la hizo leer un expediente más, en lugar de menos, antes de abordar un problema”.

Carrera política

En 2008, a los 31 años, Giorgia Meloni se convirtió en la ministra más joven de Italia, designada para la cartera de Juventud y Deporte por Silvio Berlusconi.

Después de formar su propio partido en 2012, obtuvo solo el 4% de los votos en las últimas elecciones de 2018.

Ahora, como el único partido importante que se ha mantenido fuera del gobierno de coalición de unidad nacional de Mario Draghi, se prevé que los Hermanos de Italia obtengan entre el 22 y el 26 % de los votos.

Su alianza de derecha con Silvio Berlusconi y el partido de extrema derecha Liga del exministro del Interior Matteo Salvini fijó una mayoría parlamentaria.

Women walk passed a 'Meloni' campaign sign in Garbatella

BBC
A campaign poster for Giorgia Meloni in Garbatella, Rome

Pero aunque ha tratado de tranquilizar a los aliados occidentales de Italia, por ejemplo, apoyando firmemente la línea pro-ucraniana del gobierno de Draghi, sus políticas sociales conservadoras de línea dura están preocupando a muchos.

“¡Sí a la familia natural, no a los grupos de presión LGBT!”, dijo en un mitin reciente del partido Vox de extrema derecha de España.

Meloni ha pedido un bloqueo naval de Libia para detener los barcos de inmigrantes.

“Meloni no es un peligro para la democracia, sino un peligro para la Unión Europea”, dice el profesor Passarelli, quien la pone en el mismo molde que los líderes nacionalistas en Hungría y Francia.

“Está del mismo lado que Marine Le Pen o Viktor Orban. Y quiere una ‘Europa de las naciones’, para que todos estén básicamente solos. Italia podría convertirse en el caballo de Troya de Putin para socavar la solidaridad, por lo que le permitiría seguir debilitando a Europa.”

Otras controversias

En su intento de convertirse en la primera mujer en ser primera ministra de Italia, ha afirmado su identidad femenina, pero, según cree Passarelli, de una manera política y machista.

“El dominio de la familia italiana es la ‘mamma’. Ella es la figura machista que controla la cocina. Meloni lo usa inteligentemente porque va directamente al núcleo de nuestro sistema”, dice.

Para sus aliados, la mujer representaría el cambio político radical que necesita Italia, dado su largo estancamiento económico y por ser una sociedad vista como una gerontocracia.

“Me siento genial, como un padre que lleva a su hija al altar”, dice Marco Marsilio.

“No habríamos fundado el partido a menos que pensáramos que ella tenía el potencial para esto”, agrega.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=StKur7oONyw&t

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.