Esta app no cuesta un riñón, te lo salva

La aplicación para smartphones RenalHelp ayuda a las personas que padecen una enfermedad del riñón a convivir mejor con su padecimiento.

Esta app no cuesta un riñón, te lo salva
Este equipo de médicos es parte del equipo de trabajo que desarrolló RenalHelp. // Foto: @renalhelp @renalhelp
Yorokobu
Este equipo de médicos es parte del equipo de trabajo que desarrolló  RenalHelp. // Foto: @renalhelp
Este equipo de médicos es parte del equipo de trabajo que desarrolló RenalHelp. // Foto: @renalhelp
Es una cuestión de alcance. Tais Pérez trabajaba como psicóloga general sanitaria especialista en enfermedades renales. Dice que lo que hacía en el hospital llegaba a un número determinado de pacientes que, según su juicio, era insuficiente. Pero la tecnología, además de para montar compartir vídeos de fails está para servir al ser humano. Pensó que una app podía expandir su área de influencia y creó RenalHelp.

«Empecé a ver absurdo que algunos de los pacientes tuvieran que desplazarse al hospital para preguntar dudas cotidianas que impactan directamente en su calidad de vida», explica la propia Tais Pérez. Dice que solo quería construir algo que ayudara a estos pacientes a revolver dudas acerca de asuntos como la dieta.

RenalHelp es «una plataforma web y aplicación móvil para ayudar a familiares y personas a convivir mejor con su enfermedad renal. Éstos deben cumplir dietas muy complicadas y tomar una gran cantidad de medicamentos. El seguimiento de toda esta tarea supone una ardua tarea para ellos y nosotros les ayudamos». Para ello, se ha rodeado de un equipo de nefrólogos, enfermeros, nutricionistas, expertos en educación física, psicólogos y pacientes mentores especializados en enfermedad renal.

screen568x568

El volumen de trabajo comenzó a crecer tanto en España como en Latinoamérica y la psicóloga se vio obligada a elegir entre su trabajo en el hospital o convertir la plataforma en su apuesta de futuro. «Me encantan los desafíos. RenalHelp empezó a requerir toda mi atención por lo que me vi ante la obligación de decidir . Me lancé a disfrutar del 100% de mi tiempo en lo que supone emprender y en lo que conlleva», cuenta.

La inspiración le llegó corriendo. Dice que hace deporte enganchada a una app que controla su actividad y se preguntó cómo era posible que no hubiera algo para controlar a los pacientes que ella estaba acostumbrada a tratar. Pérez ‘engañó’ a los habituales de siempre -amigos, familiares e incautos- para conseguir la primera ronda de financiación, con ese dinero encargó el desarrollo de la plataforma y puso el sueño a funcionar.

Toda la base aplicada a la plataforma viene de «la experiencia y el conocimiento. Trabajé varios años en investigación, centrándome en los aspectos psicológicos y la calidad de vida de las personas con enfermedad renal crónica. Además, trabajé no solo con estos pacientes y sus familiares pero también con el personal sanitario que los rodeaba. Te vas dando cuenta de que se pueden hacer muchísimas cosas apoyadas en la tecnología para ayudarles».

Pérez explica que, más allá del asesoramiento y la información que ofrece RenalHelp, la aplicación se ha convertido en un lugar en el que los pacientes se sienten cerca de otros con muchos de sus mismo problemas. Tiene sentido. Así funciona una red social y por eso crea lazos entre las personas. «El alivio psicológico que supone poder contar tu experiencia y sentirte realmente apoyado y entendido por alguien que ha pasado la misma situación que tu minimiza el riesgo de un trastorno de ansiedad o depresivo, muy común cuando se padece una enfermedad cónica», señala la psicóloga.

La membresía y la app de RenalHelp son gratuitas. Los ingresos que permite que el proyecto siga adelante provienen de servicios personalizados de atención, la intermediación de las cistas entre pacientes y seguros de salud o clínicas privadas y el patrocinio de empresas privadas y farmacéuticas.

Que la carrera comenzase con los pacientes renales tiene sentido teniendo en cuenta a qué se dedicaba Tais Pérez antes de emprender el proyecto RenalHelp. Dice que tienen «una metodología ya probada y testada por lo que pretendemos replicar este mismo modelo con otras enfermedad crónicas».

En cualquier caso, el crecimiento sigue centímetro a centímetro y lo primero es que RenalHelp se consolide en Latinoamérica. «Llevamos 10 meses online y hemos ayudado a casi 1500 personas. Existen 200,000 aplicaciones médicas en el mercado y nosotros hemos conseguido estar entre las 200 más descargadas en 15 países. Actualmente buscamos inversores para expandirnos y traducir la plataforma a otros idiomas y llegar a muchos más países».

Yorokobu
Close
Comentarios