close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Tomada de YouTube
La mentira que hizo caer a Brian Williams, la estrella de TV de EU
La polémica sobre el periodista estadounidense Brian Williams se desató luego de sus declaraciones sobre el derribo del helicóptero en el que viajaba, durante la guerra en Irak.
Tomada de YouTube
Por BBC Mundo @bbcmundo
8 de febrero, 2015
Comparte
Brian Williams dejó su programa en la cadena de televisión NBC. // Foto: Tomada de YouTube.

Brian Williams dejó su programa en la cadena de televisión NBC. // Foto: Tomada de YouTube.

La controversia en torno al periodista de la cadena NBC Brian Williams y su “mal recordada” participación en el derribo de un helicóptero, durante la guerra en Irak en 2003, sigue creciendo.

El sábado, Williams decidió apartarse temporalmente de su cargo como presentador de noticias en unas de las cadenas más importantes de Estados Unidos.

Desde que el presentador de noticias de la noche se disculpó el miércoles por lo que dijo fue un “terrible error” causado por un “borroso recuerdo de 12 años”, han surgido nuevos detalles sobre los reclamos de Williams.

Blogueros conservadores y columnistas se han apresurado a señalar su versión de los hechos de Irak, que ha ido cambiando desde la de que él iba en un helicóptero que seguía a otro que fue abatido por fuerzas iraquíes a que él mismo iba en el helicóptero impactado y que terminó atrapado en el desierto durante días.

De acuerdo con el personal militar en la zona en el momento que fueron entrevistados por el medio Stars ans Stripes, Williams llegó al lugar del helicóptero derribado al menos una hora después de ocurrido el ataque.

Don Kaplan, columnista del New York Daily News, cree hay que cuestionar mejor al periodista con problemas de memoria y que sus explicaciones y disculpas no encajan con los informes sobre el terreno.

“Estamos hablando de un cohete que estrelló en el costado de un helicóptero mientras vuela sobre un campo de batalla”, escribe.

“¿Qué importa que haya ocurrido hace 12 años? Yo puedo recordar haber sido golpeado en la cabeza con una roca lanzada por un niño cuando estaba en tercer grado”.

Y concluye: “Como periodistas, la verdad es el papel moneda que cualquiera de nosotros tiene y el mea culpa de Williams es un montón de dinero de dudoso origen”.

Lea también: ¿Puede París demandar a Fox News por decir cosas erradas?

Regocijo conservador

La reacción más feroz ante la historia de Williams, sin embargo, llegó de los conservadores en internet.

Muchos escribieron del “honor robado”, una acusación hecha a individuos que hacen afirmaciones falsas de heroísmo de guerra con el fin de ser adulados y conseguir privilegios.

Sostienen, además, que el episodio ha dañado permanentemente la credibilidad de Williams y que esto debe conducir a su renuncia.

“La mentira de 12 años de Williams es un desastre para él y la cadena de la que es la imagen de noticias”, escribió John Nolte del sitio web Breitbart.

“Obviamente nadie en NBC se molestó en comprobar una historia que era demasiado buena. Y peor aún, esto sólo agravará los problemas de credibilidad y audiencia que han dañado la marca NBC desde hace unos cuantos años”.

“¿Cómo puede Brian Williams sostener tal posición, ser descubierto en semejante cosa y no renunciar inmediatamente para salvar a sus colegas la agonía?”, tuiteó.

As of Spades HQ, un blog conservador, dice que Williams cometió “una práctica reporteril milenaria llamada mentira para imponer una agenda”.

“La agenda aquí era disfrazar a un joven suave y delicado de una especie de hombre de hierro, sin afeitar y que pareciera que pertenecía al campo de batalla,” escribió Ace.

Parte de las razones por las que las revelaciones sobre Williams han tenido especial regocijo entre los blogueros conservadores podría ser que el presentador ha criticado claramente la calidad del periodismo en línea en el pasado.

“Toda la vida desarrollando credenciales para cubrir mi trabajo y ahora estoy frente a un tipo llamado Vinny, en un apartamentico en el Bronx que no ha salido del apartamento en dos años”, dijo Williams en un discurso de 2007.

“En Internet nadie sabe si has estado en Ramadi o si simplemente has estado en Brooklyn y tienes una opinión sobre Ramadi”, agregó.

De acuerdo con David Frum, de The Atlantic, el episodio Williams expone un doble estándar en la industria de las noticias.

“En los medios de comunicación, el plagio y fabulismo están estrictamente prohibidos si tienes menos de 30 años y no eres muy conocido”, tuiteó Frum. “De lo contrario te ganas una multa por exceso de velocidad.”

No es la primera vez

Por supuesto que está lejos de ser la primera vez que una prominente figura pública de EE.UU. se ha visto cuestionado acerca de los peligros de guerra.

En 2008, la entonces candidato presidencial Hillary Clinton fue interrogada por afirmar que su avión estuvo bajo fuego de francotiradores en su visita a Bosnia cuando era primera dama, en 1996.

En la carrera presidencial de 2004, numerosos activistas conservadores revisaron el expediente de la guerra de Vietnam del candidato demócrata John Kerry.

Tan sólo el mes pasado, tras el éxito de “American Sniper”, resurgieron las discrepancias en algunas de las historias contadas por la figura central en la película, el soldado estadounidense Chris Kyle.

El zapato ideológico estaba en el otro pie en ese caso. Fueron los liberales quienes acusaron a Kyle de ser un exagerador en serie y un fanfarrón, y lo usaron para cuestionar la credibilidad de la película nominada al Oscar.

Sin embargo, la historia Williams es diferente porque de esta moneda de la verdades de la que los medios dependen.

“Las normas de la veracidad y exactitud exigidas a un presentador de noticias de la red son muy superiores a los esperadas a un político”, escribe en Daily BeastLloyd Grove.

Lo mismo podría decirse sobre el ahora fallecido Kyle.

Como tuitea el consultor de medios conservadores Frank Luntz: “Brian Williams también es el director editorial de NBC News. En otras palabras, él verifica la credibilidad de los hechos y las historias antes de que salgan al aire”.

Williams podría aferrarse a su trabajo a través de esta controversia, pero este tipo de cosas tienen una manera de marcar a los periodistas por el resto de sus carreras.

El helicóptero de Brian Williams no se estrelló ni se quemó. Su reputación profesional, por otro lado, puede no tener tanta suerte.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
BBC
Chernóbil: cómo es el "bosque rojo", uno de los lugares más radiactivos del mundo
Una exploración con aviones no tripulados permitió obtener una imagen detallada de los niveles de contaminación en los alrededores de la central ucraniana donde en 1986 se produjo el peor accidente nuclear de la historia. La radiación fue tal que algunos árboles de la zona se volvieron rojos.
BBC
8 de mayo, 2019
Comparte

El conocido como “bosque rojo” de Chernóbil, uno de los lugares más radiactivos de la Tierra, está a apenas a 500 metros del reactor 4 de la vieja central ucraniana en la que en 1986 tuvo lugar el peor accidente nuclear de la historia.

Tras la catástrofe, muchos de los seres vivos que lo habitaban murieron, entre ellos sus árboles.

Las agujas de los pinos, un árbol abundante y común en la zona, adquirieron un color rojizo, lo que dio origen al nombre al bosque, y todavía hoy muchos de los árboles mantienen un color anaranjado.

También se registraron daños en la fauna y flora en una zona de hasta 120 kilómetros cuadrados alrededor de la central.

Muchas de las áreas de ese bosque todavía hoy son absolutamente intransitables para los humanos por sus altísimos niveles de contaminación.

Imagen del reactor de Chernobil en la actualidad.

EPA
El reactor dañado está sepultado dentro de un sarcófago de acero.

Ahora, un grupo de investigadores del Centro Nacional de Robótica Nuclear (NCNR) del Reino Unido ha desarrollado un sistema de mapeo de aviones no tripulados que permite a los científicos investigar lugares peligrosos como este desde una distancia segura.

El rastreo de la zona ha permitido evaluar el nivel de contaminación actual y obtener información nueva.

La técnica

Por primera vez se han utilizado naves de ala fija para a elaborar un mapa de radiación. Los aparatos volaron realizando un patrón cuadriculado a una velocidad de 65 kilómetros por hora y a una altura no superior a las copas de los árboles.

Cuando los aparatos detectaron un área de interés, se incorporaron a los trabajos los aviones no tripulados. Gracias a su ala rotatoria pudieron flotar sobre la zona de interés y después usar sus sensores para adquirir información 3D de alta resolución.

Mapa que muestra los niveles de radiación en el bosque rojo.

NCNR/ Universidad de Bristol
El mapeo detectó algunos puntos inesperados con altos niveles de contaminación al sur del bosque rojo.

El rastreo hecho el pasado mes de abril obtuvo una imagen clara de la distribución radiactiva que persiste hoy en el bosque, pero de una manera mucho más precisa y detallada que la que se tenía hasta ahora.

Además, los drones consiguieron identificar algunos puntos con inesperados niveles de contaminación.

Los descubrimientos

Uno de los puntos de interés registrado por los aparatos voladores fue una antigua unidad de separación del suelo, situada unos pocos kilómetros al sur del bosque. Se utilizó en las primeras tareas de limpieza de contaminación tras el desastre.

“Intentaban separar la contaminación y así reducir el volumen de los desechos”, le dijo a la BBC el profesor Tom Scott, de la Universidad de Bristol y codirector del NCNR.

“Lo que queda en esa instalación es básicamente combustible nuclear desperdigado por el piso, que tenía una dosis de radiación muy alta”.

Imagen de los pinos afectados por los altos niveles de radiación tras el accidente de 1986.

BBC
Las hojas de algunos de los árboles se volvieron rojizas tras el accidente.

El equipo de NCNR planea regresar a Ucrania en los próximos meses para estudiar áreas adicionales en la zona de exclusión de 2.600 kilómetros cuadrados de Chernóbil y donde, con el tiempo, se ha permitido que entren cada vez más personas.

Unos 70.000 turistas visitaron la zona el año pasado y hay proyectos que planean la utilización del suelo en esa zona para generar energía mediante paneles solares.

Se espera que el mapeo llevado a cabo por la institución británica ayude a mejorar en el futuro los protocolos de seguridad para la gente que entre en la zona de exclusión.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=tAKlCWeOUe8

https://www.youtube.com/watch?v=uhKyBpghvRk

https://www.youtube.com/watch?v=nyDDFsPojPQ

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.