Secretaría de Salud se "come" el presupuesto para prevenir la obesidad
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Secretaría de Salud se "come" el presupuesto para prevenir la obesidad

300 millones de pesos destinados a evitar el crecimiento de la epidemia que afecta a 50 millones de mexicanos, se destinaron a atender otros padecimientos.
Por Margarita Vega
19 de febrero, 2015
Comparte


promo_nota4

El presupuesto que la Secretaría de Salud etiquetó en 2013 para la prevención de la obesidad, no se gastó en su propósito original. La dependencia “se lo comió” en atender a quienes ya presentaban padecimientos vinculados con el exceso de peso, en lugar de dirigirlo a prevenir la epidemia. La Secretaría destinó los fondos, sin la autorización de Hacienda, a atender pacientes con diabetes mellitus e hipertensión arterial.

En el informe de la Cuenta Pública 2013, presentado este martes 18 de febrero, la Auditoría Superior de la Federación reporta que en el Presupuesto de Egresos de ese año se autorizaron 300 millones de pesos para prevenir la epidemia de sobrepeso y obesidad que afecta a 50 millones de mexicanos, sin embargo, en los 32 convenios que suscribió la Secretaría con las 32 entidades federativas, con la asistencia del Centro Nacional de Programas Preventivos y Control de Enfermedades (Cenaprece), las partes establecieron que los recursos federales serían aplicados a la atención de la diabetes y el riesgo cardiovascular; modificación que sale de las normas.

El Cenaprece no pudo acreditar ante la Auditoría Superior de la Federación la autorización de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público para modificar el alcance o la modalidad del programa y atender así cuestiones distintas a la prevención de la obesidad y el sobrepeso, según señala el reporte.

El desvío del presupuesto reviste gravedad puesto que en ninguna otra partida se destinaron fondos específicos para el combate a la obesidad y el sobrepeso, así que al haber enfocado esos recursos a otros padecimientos, la prevención de esa epidemia no recibió dinero de ninguna otra fuente.

Además de criticar el desvío, la Auditoría también hace una serie de observaciones al propio diseño del programa, identificado como la partida U008. Igualmente hace señalamientos a sus mecanismos de evaluación y de rendición de cuentas.

Sobre la rendición de cuentas que hace el Cenaprece, la Auditoría considera que es insuficiente debido a que no presenta los resultados de las evaluaciones de impacto para conocer si el sobrepeso disminuyó en el país como resultado de las acciones del programa U008.

Además, la Auditoría observa una incongruencia entre lo que la Secretaría de Salud reporta y lo que presenta como evidencia de las acciones realizadas. La Secretaría informó que hizo 13 millones 921 mil 634 detecciones de sobrepeso y obesidad en población de 20 años y más, pero sólo acreditó información de 10 millones 692 mil 469 detecciones. Es decir, hay más de 3 millones 200 mil supuestas detecciones que la Secretaría, hasta ahora, no ha demostrado. 

A lo anterior hay que sumar que, según la Auditoría, en los convenios de coordinación con los estados, mediante los cuales se transfieren los recursos para la operación de los programas, no se precisó a la población objetivo ni los mecanismos por los que se garantizaría que el presupuesto se canaliza exclusivamente para atender a determinado sector.

La Cuenta Pública agrega que el programa “Prevención contra la obesidad” presentó también deficiencias en cuanto a la verificación de sus objetivos, pues no contó con indicadores para evaluar el ejercicio del presupuesto transferido a los estados, ni de la capacitación de los recursos humanos encargados de prevenir este padecimiento.

Sobre ese tema, el reporte indica que la Secretaría de Salud, a través del Cenaprece, tampoco pudo acreditar la capacitación de los mil 642 profesionales y los 98 activadores físicos del Modelo contra la Diabetes y Obesidad reportada en el Primer Informe de Labores de la dependencia.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Homero Zamorano, el conductor acusado de la muerte de al menos 53 migrantes en Texas

El chofer del tráiler en el que murieron decenas de migrantes cerca de San Antonio, Texas, ha sido acusado y enfrenta una posible cadena perpetua o hasta la pena de muerte.
1 de julio, 2022
Comparte

Cuatro días después del hallazgo de decenas de migrantes muertos en un tráiler en Texas, Homero Zamorano está frente a un proceso judicial que podría llevarlo a pasar el resto de su vida en la cárcel o incluso enfrentar la pena de muerte.

El estadounidense de 45 años era el conductor que manejaba el vehículo en el que murieron al menos 53 personas. Es el más grande caso de migrantes fallecidos en EE.UU. del que haya registro.

Zamorano ya recibió cargos federales por “tráfico de extranjeros con resultado mortal”, informó el Departamento de Justicia de EE.UU.

“Si es declarado culpable, Zamorano enfrenta cadena perpetua o posiblemente la pena de muerte”, señala.

Junto a él, otro estadounidense, Christian Martínez, enfrenta los mismos cargos. Dos mexicanos, Juan Claudio D’Luna Méndez y Juan Francisco D’Luna Bilbao, están siendo procesados bajo distintos cargos por su posible participación en el fatal incidente.

Conforme ha avanzado la investigación, han surgido más detalles de quién es Zamorano y por qué se le responsabiliza de la tragedia que ha puesto de luto a decenas de familias en México, Guatemala, Honduras y El Salvador.

¿Qué se sabe de Zamorano?

Zamorano, de 45 años, es originario de Brownsville, una ciudad de Texas fronteriza con México.

Familiares han señalado que desde muy joven hizo su vida apartado de ellos y que sabían que se metía en problemas frecuentemente. Supuestamente trabajaba como empleado de mantenimiento en Houston.

Una ilustración de Zamorano en el tribunal

Reuters
Zamorano tuvo su primera comparecencia ante una jueza el jueves.

“Se perdía durante años y aparecía de vez en cuando. Básicamente se crió a sí mismo”, dijo uno de sus cuñados al diario The Texas Tribune.

“Él siempre ha tenido un problema con las drogas”, señaló la hermana de Zamorano, Tomasita Medina, al diario Los Angeles Times. “Él siempre estaba dentro y fuera de nuestras vidas por eso”.

Según el congresista Henry Cuellar, que ha accedido a detalles de la investigación, un examen toxicológico después del incidente mostró que Zamorano había consumido metanfetamina, una potente droga sintética.

¿Qué se sabe de su participación?

El pasado 27 de junio, Zamorano condujo el tráiler en el que aparecieron los migrantes en la ruta que va de Laredo, en la frontera, a San Antonio, un trayecto de unos 250 km.

Fue captado por las cámaras en un punto de inspección del servicio de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) a unos 50 km de distancia desde Laredo.

El conductor al pasar por Encinal

INAMI
Al pasar por el filtro de revisión del CBP en Encinal, el conductor fue captado por las cámaras de seguridad.

Sin embargo, el vehículo no fue revisado debidamente. El gobernador de Texas, Greg Abbott, aseguró que ocurrió así “porque la Patrulla Fronteriza no tiene los recursos para poder inspeccionar todos los camiones”.

Horas después, cuando ocurrió el hallazgo de los migrantes, Zamorano “fue encontrado escondido en la maleza después de intentar fugarse”, según la investigación del Departamento de Justicia.

En un principio, los servicios de emergencia le prestaron ayuda, pero luego fue detenido por la policía de San Antonio.

La investigación ha revelado que, aparentemente, Zamorano no sabía que el aire acondicionado del tráiler no funcionaba. Los migrantes estaban en el vehículo con mínima ventilación en un día que rozó los 40 °C a la sombra.

Los cuerpos de emergencia que hallaron a los migrantes muertos dijeron que estaban “calientes al tacto”.

Mapa del presunto trayecto del camión

BBC

Según los documentos de la acusación, Christian Martínez envió mensajes de celular a Zamorano para indicarle la ubicación de una casa de seguridad de traficantes donde recogió a los migrantes en Laredo.

En camino a San Antonio, el conductor ya no respondió a los mensajes.

Fue a través de una revisión del teléfono de Zamorano que las autoridades dieron con los otros presuntos cómplices.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=DSeuPF0Fn_g&feature=emb_title

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.