Un viaje a nado por las piscinas más fascinantes de Europa
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Un viaje a nado por las piscinas más fascinantes de Europa

Es difícil saber cuál fue la primera piscina que se construyó. Algunos libros de historia la ubican en la localidad pakistaní de Mohenjo-daro, en el valle del río Indus.
Por Yorokobu.es
8 de febrero, 2015
Comparte
La Arena Club en Berlín tiene una cubierta plástica desmontable que permite usar la piscina incluso en esas noches de verano en las que refresca.

La Arena Club en Berlín tiene una cubierta plástica desmontable que permite usar la piscina incluso en esas noches de verano en las que refresca.

«-¿Qué estás haciendo?
-Nado hasta casa. Fíjate, piscina a piscina, a lo largo de todo el condado, se forma un río que me lleva directo a casa».

El Nadador. Frank Perry. 1968.

Si el 75 % del cuerpo humano está cubierto de agua y el ser humano está compuesto por ella en un 71 %, es perfectamente lógico que la humanidad haya establecido gran parte de sus relaciones sociales, urbanas e incluso arquitectónicas tomando al agua como referente. Las canalizaciones, el alcantarillado, los embarcaderos, los puertos, los embalses, los ríos. El mar.

Claro, el mar como objeto y también como símbolo. El mar inabarcable, el fin del mundo durante tantos siglos.

Y sin embargo, desde que dejamos de ser cazadores-recolectores, el impulso de la especie nos ha llevado a intentar domesticar todo lo que nos encontrábamos. Domesticamos el trigo y las naranjas. Domesticamos caballos e incluso lobos –hoy les llamamos «perros»-. Y también hemos domesticado al océano. ¿Qué es, al fin y al cabo, una piscina, sino un trozo de mar domado a nuestro antojo? Un pequeño fragmento de océano o de río al que hemos desposeído de la bravura del oleaje o del peligro de sus rápidos, para quedarnos solo con lo que nos gusta y, en definitiva, nos define: el agua.

Es seguro que los primeros recintos artificiales para contener agua servían para canalizarla y usarla en los campos de riego ante posibles periodos de sequía; albercas, acequias y cisternas. En cambio, es relativamente difícil saber cuál fue la primera piscina que se construyó con objeto puramente recreacional. Algunos libros de historia la colocan en la localidad pakistaní de Mohenjo-daro, en el valle del río Indus. La llaman El Gran Baño, y es considerada «el primer tanque de agua de uso público del mundo antiguo». Y desde luego es antigua, pues las ruinas datan aproximadamente del tercer milenio antes de Cristo.

Fotografía: Saqib Qayyum (CC)

Con la aparición de las civilizaciones griegas y romanas, las piscinas comenzaron a ser artefactos comunes y hasta populares. Tanto en residencias privadas -donde a menudo servían también de acuario- como en recintos públicos, ya fuesen termas y baños o lugares de entrenamiento para atletas o gladiadores. Salvo excepciones como el reino nazarí de Granada, donde los recintos para el agua tuvieron una importancia singular aunque más como objetos arquitectónicos o decorativos que como lugares para el baño, las piscinas no volverían a recibir empuje social hasta mediados del siglo XIX y, sobre todo, principios del XX, con la aparición de los Juegos Olímpicos modernos y la puesta en valor del deporte como actividad saludable y beneficiosa.

Así, a lo largo del siglo pasado las piscinas se fueron multiplicando por todo el mundo, a veces dentro de complejos deportivos y otras veces abiertas al público, que las usaba –y las usa- como simulacro amable y de secano de las playas costeras. Tras la Segunda Guerra Mundial, la piscina se convirtió en objeto de deseo para la clase media norteamericana. Cada dueño de cada chalet de cada calle quería tener su piscina privada y, con el abaratamiento de las técnicas constructivas, el paisaje de los suburbios residenciales estadounidenses se colonizó de pequeños puntos azules encastrados en los patios traseros de las casas.

Vista aérea de un suburbio a las afueras de Phoenix. Imagen: Google

Desde lugares tan ajenos al agua como Phoenix, en medio del desierto de Arizona, hasta urbanizaciones costeras como Cala en Porter en Menorca; todas las casas han acabado teniendo su piscina privada. Y cuando no son chalets unifamiliares, son edificios de pisos, donde ahora mismo no hay prácticamente ninguno que no venga con su piscina comunitaria para que los niños la ocupen hasta los topes como acogotados Choco Krispies en un tazón de leche.

Tal es así que, en 1968, el cineasta Frank Perry con la ayuda de Sydney Pollackdirigió El Nadador, un filme que se desarrolla íntegramente entre las piscinas de un barrio residencial de Connecticut. Basado en el cuento homónimo de John Cheever, la película es una fábula que narra las peripecias de Ned Merrill, un hombre de mediana edad que, tras haber sufrido un colapso nervioso y aparentemente amnésico, decide atravesar el condado y recorrer el camino que le separa de su casa nadando de piscina en piscina, sea pública o privada. En realidad, la cinta de Perry es un drama psicológico con una intensa componente surrealista, pero también nos sirve para ver a un Burt Lancaster cincuentón en un estado físico más que envidiable para los que tenemos unos cuantos años menos.

Imagen: Columbia Pictures

Nosotros vamos a repetir la odisea de Ned Merrill pero domesticada; intentaremos quitarle el psicodrama y nos quedaremos solo con la parte acuática. Desde Viena hasta Oporto nadaremos por algunas de las piscinas más chulas de Europa. Lo bueno es que ninguna pertenece a un hotel de lujo ni forma parte de un costoso resort. Todas, al margen de su gestión, son de acceso público y a precios populares. Y además, todas son interesantísimas piezas arquitectónicas.

Amalienbad

Fotografía: Mav_at

Fotografía: Alg:Fotografi

Construida en Viena entre 1923 y 1926 por los arquitectos Karl Schmalhofer y Otto Nadel, los baños de Amalienbad formaban parte, en su inauguración, del spa más grande del viejo continente. La piscina climatizada se extiende bajo una bóveda de medio punto de vidrio que se abre en los meses de verano.

Amalienbad en los años 30

Amalienbad sufrió un intenso bombardeo en la Segunda Guerra Mundial, pero tras una profunda restauración llevada a cabo a principios de los 80, los vieneses -y cualquiera al que le apetezca- aún puede nadar en una atmósfera que recuerda al exuberante Imperio Austrohúngaro de entreguerras. De hecho, el edificio conserva el diseño original jugendstil –el art nouveau geométrico y centroeuropeo- con la que fue inicialmente concebido.

Arena Badeschiff

Si las piscinas no dejan de ser una versión controlada de los mares y los ríos, las del Arena Club de Berlín llevan este posicionamiento a sus últimas consecuencias. Porque la piscina está, literalmente, incrustada en medio del río Spree.

Fotografía: Arena Club Berlin

Construidas en 2004 por el extinto estudio canario AMP junto a la artista berlinesa Susanne Lorenz, el proyecto respondía a la propuesta ganadora del concurso internacional de arquitectura que convocó el ayuntamiento de Berlín para revitalizar una zona industrial del río. Atendiendo a criterios de reciclaje material, el vaso de la piscina no es más que el casco reutilizado de una vieja embarcación fluvial hundida rellenado con agua depurada. Las piscinas forman parte de un extenso complejo que incluye una sala de conciertos, salas de exposiciones y locales de ocio.

Fotografía: Arena Club Berlin

Aunque solo están abiertas al público en los meses calurosos del año, también tienen una estupenda cubierta plástica desmontable que permite usar la piscina incluso en esas noches de verano en las que refresca y tu madre te dice que te pongas la rebequita. Porque debajo de esos gusanos de polietileno se conserva muy bien el calor.

Les Bains des Docks

Fotografía: Atelier Jean Nouvel

Continuamos nuestra travesía y seguimos nadando por el cauce de un río, en este caso, el parisino Sena. Sin embargo, nos vamos a ir hasta el final, hasta la desembocadura, hasta la localidad atlántica de Le Havre. Al igual que sucedió en Berlín, la municipalidad de Le Havre decidió poner en valor la zona de los muelles, hasta ese momento dedicada exclusivamente a edificios industriales o almacenes. Para ello, en 2008 encargó al estudio de Jean Nouvel la construcción de un centro acuático público.

Fotografía: Atelier Jean Nouvel

Los Baños de los Muelles son un complejo de termas y piscinas cubiertas y descubiertas, generado mediante una serie de paralelípedos de espacio que se entrelazan y se yuxtaponen. El exterior es gris y austero, en chocante contraste con un interior de gresite blanco –salvo la hipercromática sala de descanso- donde el aire y la luz fluyen como en el interior de una escultura de Eduardo Chillida.

Valdesanchuela

VALDESANCHUELA

Ahora viajamos –vete tú a saber cómo- hasta el sur de Madrid. Es curioso, pero la piscina cubierta más interesante de España no está en ningún lugar especialmente privilegiado: está en Valdemoro, al final del cinturón industrial de la capital.

Fotografía: Roland Halbe

VALDESANCHUELA3

Inauguradas en 2007, las piscinas municipales de Valdesanchuela son el primer proyecto público de Alberto Nicolau y tiene un notable parecido con el Aqualadede Mantes-la-Jolie, al oeste de París. La diferencia es que las piscinas francesas se construyeron cinco años después y su cubierta ajardinada hace referencia a los parterres que se abren frente a ellas junto al río. En Valdemoro no hay río –el Tajo pilla unos cuantos kilómetros más al sur- y la referencia que toman las piscinas es, como ya hemos dicho, industrial. O mejor dicho, híbrida. Industrial porque la cubierta se realiza mediante unas cerchas masivas de acero y todo el recubrimiento, tanto interior como exterior, es metálico. Pero también adopta una metáfora acuática, porque esas cerchas no son rectas, sino onduladas, simulando un oleaje artificial que cubre el espacio y, además, permite un juguetón artificio entre la luz que resbala por los lucernarios y las enormes superficies acristaladas que miran al exterior.

Piscinas das Marés

Fotografía: Verónica Aguilar (CC)

Empezamos por el mar y acabamos en el océano. En el océano Atlántico. A un par de kilómetros al norte de Oporto, en la localidad de Matosinhos se levantan –o quizá debería decir, se agachan- las Piscinas de las Mareas.

En 1961, el Ayuntamiento de Matosinhos encargó a al joven Álvaro Siza el proyecto de unas piscinas para los vecinos y también para los numerosos portuenses que acudían a las playas de Leça da Palmeira. Se trataba de ofrecer un lugar donde la gente, y sobre todos los niños, pudiesen bañarse los días en los que el Atlántico se despertaba embravecido. Así pues, el formidable arquitecto decidió no enfrentarse al océano, sino acariciarlo y domesticarlo.

Fotografía: Fernando Cerqueira (CC)

Fotografía: Velcro (CC)

Por eso decía que las Piscinas das Marés se agachan, porque el edificio de los vestuarios, que es una pastilla casi invisible de hormigón y madera embreada, apenas sobresale desde la altura del paseo marítimo. Hay que descender hasta una cota entre el mar y la ciudad para llegar a las piscinas. Y por eso Siza acaricia al mar bravo, porque los vasos de las piscinas no son rectangulares ni rectos sino que, en el borde de poniente, asumen la propia forma de las rocas preexistentes. De hecho, el formidable arquitecto portugués paso días enteros midiendo cada montículo y cada peñasco, hasta conformar un lugar tan ajeno al hombre como agradable para bañarse. A día de hoy siguen abiertas cada temporada estival y los portuenses, sobre todo los niños, disfrutan de un océano domesticado solo para ellos.

Fotografía: Velcro (CC)

Las Piscinas das Marés son las únicas piscinas de nuestro recorrido que no son cubiertas ni climatizadas, y ya sé que estamos en pleno invierno, pero qué quieres que te diga: no seríamos seres humanos si no tuviésemos siempre la ilusión de un verano en el horizonte.

Fotografía: Velcro (CC)

Nos hemos dejado unas cuantas piscinas por el camino, como el ya nombrado Aqualade parisino diseñado por el estudio Agence Search hace un par de años, o el London Aquatics Centre de la arquitecta Zaha Hadid, construido ex profeso para los Juegos Olímpicos de Londres de 2012. También podríamos  haber incluido las Termas de Vals, exquisito edificio del arquitecto suizo Peter Zumthor, levantado en una ladera alpina, pero no tiene piscina como tal y además pertenece a un carísimo complejo de hotel-resort, y no está la economía para dispendios. De todos modos, como seguro que nos hemos olvidado alguna piscina que a ti te gusta especialmente, aquí debajo tienes los comentarios para recordárnosla.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Foto: GETTY IMAGES

Los 3 países de América Latina que han sufrido las peores devaluaciones de su moneda este año frente al dólar

El dólar se ha fortalecido a nivel global frente al resto de las monedas. En Latinoamérica hay tres grandes economías que han sido duramente golpeadas este año por la depreciación de sus monedas. ¿Por qué se han depreciado tanto?
Foto: GETTY IMAGES
11 de julio, 2022
Comparte

Mientras la incertidumbre sobre el futuro económico recorre el mundo, el dólar sigue ganando terreno frente al resto de las divisas.Argentina, Chile y Colombia son los tres países de América Latina que han sufrido la peor devaluación de sus monedas en lo que va de este año frente al dólar.

En cambio México, no ha visto grandes turbulencias en el mercado cambiario, mientras que el real brasileño y el sol peruano no han recibido el golpe hasta ahora y, por el contrario, se han apreciado en los primeros seis meses de este año.

Que la moneda de un país se deprecie hace que aumente el precio de los productos importados, aumenta la inflación y encarece el pago de las deudas en dólares. Dicha situación puede generar presiones fiscales en los países que vaciaron sus arcas para enfrentar la pandemia y actualmente tienen poco margen de maniobra.

La apreciación del dólar se da en medio de un rápido aumento en las tasas de interés, que en Latinoamérica ha sido especialmente veloz, una medida que busca controlar la inflación pero que, al mismo tiempo, le pone un poco de freno al crecimiento.

Desempeño monedas frente al dólar en 2022. Mayores economías de América Latina. Período: 31 de diciembre 2021- 5 de julio 2022..

¿Por qué se han devaluado tanto las monedas de Argentina, Chile y Colombia? Aunque comparten un telón de fondo común en el frente internacional, cada uno tiene sus propias razones internas que han contribuido a la depreciación de sus monedas.

Argentina

El peso argentino encabeza el ránking de las monedas más depreciadas en Latinoamérica durante la primera mitad de este año entre las mayores economías de la región.

Sin duda la actual pérdida de valor de la divisa es parte de una tendencia histórica. Tras décadas de crisis económicas, con recurrentes ciclos inflacionarios, los argentinos no confían en el peso como moneda de reserva, y optan por refugiarse en el billete verde.

El peso argentino se creó hace 30 años con la intención de estabilizar la moneda tras un período de hiperinflación y durante una década valió lo mismo que un dólar estadounidense, gracias a una ley que equiparaba a ambas monedas.

Alberto Fernández y Silvina Batakis, ministra de Economía.

Getty Images
El 2 de julio renunció el ministro de Economía de Argentina, Martín Guzmán. En su reemplazo el presidente Alberto Fernández nombró a Silvina Batakis.

Situación actual

Hoy un peso equivale a menos de un centavo de dólar (contrastado contra el dólar del mercado libre ni siquiera llega a medio centavo).

“El motivo de esta tremenda devaluación, una de las peores del mundo, se resume en una sola cosa:falta de confianza“, explica Verónica Smink, corresponsal de BBC Mundo en Argentina.

En los últimos años, agrega, a los problemas macroeconómicos se han sumado cuestiones políticas que han acelerado el proceso de devaluación.

La derrota electoral del expresidente de centroderecha -y amigo de los mercados-, Mauricio Macri, en 2019, generó una disparada del dólar.

Y, más recientemente, las peleas públicas entre el actual mandatario Alberto Fernández, y su poderosa vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner -que llevaron a la renuncia el pasado 2 de julio del ministro de Economía-, también han generado incertidumbre, provocando una nueva alza (y consecuente devaluación del peso).

Así también lo argumenta Ricardo Delgado, economista y presidente de la consultora Analytica, para quien “el trasfondo de la depreciación tiene que ver con la crisis política que existe en Argentina dentro de la coalición gobernante”.

Billete argentino con flecha roja apuntando hacia abajo

Getty Images

Fernández y Kirchner, agrega, tienen dos visiones muy opuestas sobre la política económica y, particularmente, sobre cómo enfrentar el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional.

Mientras el mandatario está a favor de continuar con el acuerdo firmado en marzo, la vicepresidenta está claramente en contra, explica en diálogo con BBC Mundo.

En ese escenario y con una economía que ha emitido mucha moneda en los últimos dos años producto de la pandemia,”hay muchos pesos circulantes que, en un contexto de aceleración inflacionaria y de incertidumbre política, hacen que las personas deseen refugiarse en el dólar como reserva de valor”.

Argentina tiene una inflación interanual cercana al 62% y las proyecciones hacia fin de año apuntan a una subida mucho mayor.

Chile

La moneda chilena venía debilitándose frente a la divisa estadounidense, pero cuando marcó momentáneamente un récord histórico de 1.000 pesos por dólar el 6 de julio, provocó un fuerte debate sobre qué está ocurriendo en el mercado cambiario.

El peso chileno es la segunda moneda que más se ha depreciado en 2022 entre las grandes economías de América Latina, después de la divisa argentina.

Gabriel Boric

Getty Images
El presidente de Chile, Gabriel Boric, dijo que el aumento del precio del dólar es “tremendamente preocupante”.

El Presidente Gabriel Boric declaró que el aumento del dólar “es tremendamente preocupante” y argumentó que una de las principales razones “es la baja del precio del cobre producto de dos factores que son externos a lo nacional”.

“Uno, es la perspectivas de recesión en Europa y Estados Unidos, que recién se van a aclarar en la próxima reunión de la Reserva Federal, que todavía tienen un tiempo, y además el proceso que todavía sigue China con el cierre de ciudades que ha bajado la demanda de cobre”, precisó.

Razones de la devaluación

Junto al escenario internacional, Boric advirtió que “también hay factores internos y en esto la incertidumbre, sin lugar a dudas, contribuye”, refiriéndose al plebiscito del 4 de septiembre en que el país decidirá finalmente si aprobar o rechazar la propuesta de nueva Nueva Constitución elaborada por una Convención Constituyente elegida por voto popular.

Leonardo Suárez, director de Estudios de LarrainVial, una firma de servicios financieros, sostiene que la principal razón de la escalada del dólar en Chile es el aumento del déficit en cuenta corriente, es decir, que el gasto en las importaciones de bienes y servicios es superior a los ingresos por las exportaciones.

Pesos chilenos

Getty Images

Este déficit, agrega, fue impulsado por un “exceso de gasto” el año pasado, en el contexto de una inyección de liquidez masiva -tanto por las ayudas fiscales a raíz de la pandemia, como por el retiro anticipado de los fondos de pensiones.

La depreciación cambiaria, dice en diálogo con BBC Mundo, ya venía desde fines de 2019, cuando en medio del estallido social se logró un acuerdo político para cambiar la Constitución. A partir de ese momento, afirma, “se produjo un castigo al tipo de cambio”.

Y en el último mes, ocurrió una abrupta caída del precio del cobre, provocando una mayor depreciación del peso chileno frente al dólar, dado que el 56% del total de las exportaciones chilenas son cobre.

“Esto genera un shock de expectativas en los mercados y por eso le pasan la cuenta al peso chileno con más fuerza que a otras monedas”.

Todo esto ocurre cuando cada día crecen más los pronósticos sobre una eventual recesión global, un panorama que afecta al precio del cobre y, por lo tanto, los ingresos que recibe Chile.

Colombia

La moneda colombiana “se ha devaluado más que la mayoría de sus pares en América Latina”, dice Ricardo Ávila, analista senior del periódico colombiano El Tiempo, en diálogo con BBC Mundo.

Efectivamente, el peso colombiano ocupa el tercer lugar del ránking después de Argentina y Chile.

Gustavo petro

Getty Images
Gustavo Petro asumirá la presidencia de Colombia el 7 de agosto.

Además del contexto internacional que ha empujado a grandes inversores a refugiar sus capitales en activos menos riesgosos, “en el caso de Colombia hay un elemento extra que tiene que ver con el riesgo político”, explica Ávila.

Desde su perspectiva, existe preocupación por la llegada de Gustavo Petro al poder, en la medida que ha entregado el mensaje de que Colombia va a depender cada vez menos del petróleo, que es el principal producto de exportación.

Ante la perspectiva de que Petro no va a firmar nuevos contratos de exploración petrolera, por ejemplo, las proyecciones muestran, señala Ávila, que en 2026 Colombia tendría que empezar a importar gas y en 2028 Colombia tendría que empezar a importar petróleo.

Si se hace realidad esa promesa, existe el temor de que Colombia enfrente un déficit de divisas y devaluación, explica.

“En el último mes el peso colombiano se ha devaluado mucho y eso coincide con la elección de Petro”.

Otros observadores argumentan que eso no es tan así porque los papeles de deuda de Colombia no se han desvalorizado. Ahora bien, específicamente en el tema cambiario, dice el experto, “si la percepción es que habrá un menor ingreso de dólares, eventualmente eso incide en la tasa de cambio”.

El único país que marca una clara tendencia contra la corriente es Uruguay, cuya moneda se ha apreciado más de 10% en 2022 respecto al dólar.

Mano con dólares

Getty Images

El peso uruguayo repuntó desde que el Banco Central de ese país anunció el 17 de mayo que planeaba elevar su tasa de referencia al menos 100 puntos básicos a 10,25% a mediados de agosto, como una de las medidas para contener la inflación.

La moneda también está recibiendo un impulso por el auge de las exportaciones de productos básicos agrícolas como la carne de res, la pulpa de madera y la soja, en un contexto de aumento del precio de las materias primas como consecuencia de la invasión rusa a Ucrania.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=eVsy3NQybQM

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.