close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

El Cisen de Medina Mora estuvo involucrado en tráfico de migrantes: Embajada de EU

Cuando el nuevo ministro de la Suprema Corte era director general, el embajador Jeffrey S. Davidow informó que funcionarios de la agencia participaban en el tráfico de migrantes
Por Tania L. Montalvo
13 de marzo, 2015
Comparte
Eduardo Medina Mora compareció el  lunes 2 de marzo ante la Comisión de Justicia del Senado. // Foto: Cuartoscuro.

Eduardo Medina Mora compareció el lunes 2 de marzo ante la Comisión de Justicia del Senado. // Foto: Cuartoscuro.

Cuando Eduardo Medina Mora era director general del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) el embajador de Estados Unidos en México, Jeffrey S. Davidow, informó que la agencia estaba involucrada en el tráfico de migrantes.

En un cable diplomático enviado en mayo de 2002 a la Secretaría de Estado estadounidense en Washington, Davidow describió la situación de los migrantes en la frontera sur de México y detalló cómo oficiales de la Embajada recolectaron información sobre la existencia de redes de tráfico de migrantes en las que participaban funcionarios del Cisen y del Instituto Nacional de Migración (INM).

Según el documento desclasificado y obtenido a través de la organización National Security Archive (NSA) “una persona de la oficina” del Cisen, “funcionarios de alto nivel de Migración y del Grupo Beta” estaban involucrados en el tráfico de migrantes justo cuando la Embajada de Estados Unidos reportaba un aumento en el flujo de centroamericanos que intentaban cruzar México para llegar a la frontera norte.

Eduardo Medina Mora fue director general del Cisen de diciembre de 2000 y hasta octubre de 2005. El martes pasado, el Senado votó para que fuera ministro de la Suprema Corte de Justicia (SCJN) durante los próximo 15 años pese a diversos señalamientos de académicos y organizaciones civiles sobre su vínculo con violaciones a derechos humanos y su responsabilidad en “la descomposición de la seguridad y la justicia”.

En la versión pública del cable diplomático no aparece el nombre de ningún funcionario, pero sí describe una situación crítica de los migrantes en tránsito, que la edad de quiénes migran se ha reducido, la forma en que las autoridades están rebasadas para atender el problema y cómo surgen acusaciones de una red de tráfico en la que servidores públicos están involucrados.

“La edad promedio de los migrantes ha bajado a los 20 años de edad desde los 27 años que se registraba en el pasado. En entrevista con migrantes (el funcionario de la Embajada) calcula que el 78% están migrando por primera vez, mientras que entre 61 y 51% lo hacen por segunda o tercera ocasión”.

“El precio que los polleros estaban cobrando por llevarlos a los Estados Unidos era de aproximadamente 3 mil 500 dólares pero ahora son 4 mil 500 dólares o más debido a la dificultad para cruzar la frontera norte tras el 11 de septiembre”.

Otra de las alertas que se hacen en el documento oficial es que lo que motiva a los migrantes ya no es, en primera instancia, reunirse con algún familiar, si no hallar cualquier oportunidad de trabajo.

También se alerta sobre el incremento de redes de tráfico de niños y del aumento de menores migrantes.

“Muchos tienen familia, padre o madre en los Estados Unidos, pero otros son pequeños y apenas están en pañales por lo que no hay posibilidad de que la madre esté en Estados Unidos. Sospecha (el funcionario de la Embajada) que esos niños fueron robados o vendidos para ser llevados a Estados Unidos. Esos niños son fácilmente abandonados por los polleros porque muchas veces representan una amenaza de ser descubiertos. Los más pequeños no pueden dar información a las autoridades sobre los polleros o sobre sus verdaderos padres”.

Finalmente, el entonces Embajador de Estados Unidos en México reporta al Departamento de Estado que la situación de los migrantes “es cada vez peor y México tiene un grave problema en su frontera sur”, en dónde no sólo ubica un problema de aumento en el flujo de migrantes, si no también en el tráfico que involucra a funcionarios.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty

Crisis climática: cómo era la Tierra cuando había tanto CO2 en la atmósfera como ahora

Hace millones de años las concentraciones del dióxido de carbono fueron similares a las actuales. Las condiciones extremas de la Tierra en esa época ofrecen importantes lecciones para el futuro.
Getty
26 de noviembre, 2019
Comparte

“Los datos son desoladores”, señala el informe de este martes de Naciones Unidas.

Los países deben quintuplicar sus compromisos de reducción de emisiones de CO2, uno de los principales gases de efecto invernadero, si se quiere evitar un calentamiento mayor de 1,5 grados respecto a la era preindustrial.

Ésa es una de las conclusiones del nuevo informe de ONU-Medio Ambiente sobre “disparidad de emisiones”, la comparación entre los niveles actuales de emisiones de gases de invernadero y los niveles admisibles para evitar los efectos más catastróficos del calentamiento global.

Aun si los países cumplieran sus compromisos delineados tras el Acuerdo de París, el mundo va camino a un calentamiento de al menos tres grados si no hay cambios drásticos y se reducen las emisiones en un 7,6% cada año durante la próxima década. La temperatura ya amentó un grado a nivel global respecto a la era preindustrial (cerca del año 1780).

El reporte se suma a otro publicado el lunes por la Organización Meteorológica Mundial (OMM) sobre un nuevo récord en las concentraciones de gases de invernadero en la atmósfera.

Desde la era preindustrial, cuando los niveles de CO2 eran de 228 partes por millón o ppm, las concentraciones promedio alcanzaron en 2018 un nivel de 407,8 ppm. El año anterior el nivel fue de 405,5 ppm.

El secretario general de la OMM, Peteri Taalas, recordó que “la última vez que la Tierra experimentó concentraciones de CO2 comparables a las actuales” fue hace millones de años, cuando el nivel del mar alcanzó niveles que pondrían hoy en peligro a todas las ciudades costeras del planeta.

Fósiles de hojas de hayas

JANE FRANCIS/BAS
Estos fósiles de hojas de hayas revelan cómo eran los bosques cerca del Polo Sur durante el Plioceno.

¿Qué lecciones alberga ese pasado geológico para nuestro futuro?

“El mar era 20 metros más alto que ahora”

Las concentraciones de CO2 fueron comparables a las actuales, de unos 400 ppm, “durante el Plioceno, hace entre 5 y 3,5 millones de años aproximadamente”, explicó a BBC Mundo Martin Siegert, experto en geofísica y cambio climático de Imperial College en Londres.

No se trató de un momento sino de un proceso de cientos de miles de años, “pero en cierto punto durante el Plioceno la temperatura fue 4 grados centígrados superior a la actual y el nivel del mar llegó a ser 20 metros más alto que ahora”.

Fósiles de árboles hallados en la Antártica demuestran que durante el Plioceno había bosques de hayas (Nothofagus beardmorensis) cerca del Polo Sur.

Y se había perdido el hielo en Groenlandia y en gran parte del oeste y este de la Antártica.

Rocas a 500 km de Polo Sur

JANE FRANCIS/BAS
Estas rocas en las que se hallaron fósiles de árboles del Plioceno están a solo 500 km del Polo Sur.

Pero las concentraciones del Plioceno representaron una reducción de un nivel mucho mayor.

Siegert señaló que hace 55 millones de años las concentraciones de CO2 alcanzaron más de 1000 partes por millón, lo que fue producto fundamentalmente de gases emitidos por la actividad volcánica.

A partir de ese momento el carbono en la atmósfera comenzó a bajar a lo largo de millones de años debido a procesos naturales, lo que explica por qué en la era preindustrial los niveles eran de 280 ppm.

La reducción se debió a que el carbono en la atmósfera fue extraído gradualmente por plantas y animales, y luego enterrado.

“Los organismos marinos que mueren caen al fondo del mar y son enterrados con el carbono que contienen. Recordemos que todos los árboles formaron depósitos de carbón y los organismos marinos formaron reservas de petróleo y gas”, afirmó Siegert.

“Y lo que hemos estado haciendo en los últimos 150 años es excavar todo el carbono y ponerlo en la atmósfera. Es una locura”.

Antárctica

Getty Images
El mar durante el Plioceno llegó a tener 20 metros más de altura que en la actualidad.

“Esto nunca pasó antes”

El Plioceno, con sus concentraciones de CO2 similares a las actuales, podría ofrecer una analogía útil para entender los cambios que la acción humana está forzando en el planeta.

Pero hay un aspecto en el que los niveles actuales de CO2 no tienen precedente, de acuerdo a Siegert.

Cuando hace 55 millones de años los niveles de CO2 pasaron de unas 300 ppm a cerca de 1000 ppm debido a la actividad volcánica, eso sucedió en un período de unos 20.000 años.

Siegert advirtió que “si seguimos quemando combustibles fósiles al ritmo que lo hacemos ahora, llegaremos a 1000 ppm a fin de este siglo. Esto significa que lo que le llevó a la Tierra 20 mil años antes, nosotros lo haremos en 80″.

“Por eso digo que estamos ante una verdadera emergencia climática”, agregó el experto de Imperial College.

Planta que emite dióxido de carbono

Getty Images
La ONU advirtió que las emisiones de gases de efecto invernadero deben reducirse un 7,6% cada año durante la próxima década.

No tenemos una analogía para el ritmo de cambio que estamos viendo ahora, esto nunca pasó antes en la historia de la Tierra”.

COP25

La próxima semana representantes de cerca de 200 países se reunirán en Madrid en la nueva cumbre anual de cambio climático, la conferencia de las partes o COP25.

El mensaje que esos delegados y todos debemos tener presente tras el nuevo informe de la ONU es que “el problema es urgente y las naciones deben enfocarse en qué van a hacer el respecto”, señaló a BBC Mundo Chris Rapley, exdirector del Instituto Antártico Británico y profesor de ciencia climática de University College London.

Torre de energía eólica

Getty Images
Los países deben quintuplicar sus compromisos de reducción de emisiones para evitar un calentamiento mayor de 1,5 grados.

“Desafortunadamente, con inundaciones, incendios, olas de calor y tormentas intensas, vemos cómo los impactos del cambio climático se están acelerando más de lo que esperábamos hace unos años”.

Rapley señala que, además de la acción de los gobiernos, se necesita que cada persona reflexione sobre qué puede hacer.

Para algunos será comer menos carne, para otros dejar de invertir dinero en instituciones que financian combustibles fósiles, votar por candidatos que lidien con el cambio climático o usar transporte público.

Según el científico británico, “cada uno de nosotros debe pensar en una cosa grande que podría hacer y hacerla”.

Para Siegert, “cuanto más tardemos en actuar más difícil y más caro será hallar soluciones”.


https://www.facebook.com/BBCnewsMundo/posts/10157613595709665


https://www.youtube.com/watch?v=qd1YehNpbV4

https://www.youtube.com/watch?v=KD1_rWvZnzg&t=18s

https://www.youtube.com/watch?v=-NSjnc3NL2k&t=7s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.