close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

El secuestro se dispara 52.7% durante la gestión de Peña Nieto

En los primeros 27 meses de gobierno del presidente Enrique Peña Nieto se han acumulado un total de cinco mil 389 casos de secuestro, mil 860 casos más que los registrados en los últimos 27 meses de gestión del expresidente Calderón.
Cuartoscuro
Por Paris Martínez
24 de marzo, 2015
Comparte
En enero pasado, el titular de la Coordinación Nacional Antisecuestro, Renato Sales Heredia, dijo que los secuestros en México registraron un descenso durante el año pasado. // Foto: Cuartoscuro.

En enero pasado, el titular de la Coordinación Nacional Antisecuestro, Renato Sales Heredia, dijo que los secuestros en México registraron un descenso durante el año pasado. // Foto: Cuartoscuro.

Durante los primeros 27 meses de gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, que van de diciembre de 2012 a febrero de 2015, en México se han acumulado un total de cinco mil 389 casos de secuestro —sumando averiguaciones previas iniciadas en el fuero común y en el fuero federal—, cifra que representa mil 860 casos más que los registrados en el país durante los últimos 27 meses de gestión de su antecesor, el expresidente Felipe Calderón.

Así, tal como se desprende de las estadísticas sobre incidencia delictiva del Sistema Nacional de Seguridad Pública, de la Procuraduría General de la República (PGR) y del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI), en lo que va del gobierno del presidente Peña Nieto, el secuestro ha registrado un aumento de 52.7%.

Desgloce de datos

Según el Sistema Nacional de Seguridad Pública, entre septiembre de 2010 y noviembre de 2012 —los últimos 27 meses de gobierno del panista Felipe Calderón— se emprendieron tres mil 80 averiguaciones por secuestro en el fuero común, es decir, fueron casos cuya investigación quedó a cargo de las procuradurías de justicia de los estados en los que estos delitos se perpetraron.

A ellas, además, deben sumarse otras 152 averiguaciones por secuestro consignadas en el fuero federal durante 2011 —según el Instituto Nacional de Geografía y Estadística—; y 297 casos más registrados a lo largo de 2012 por la PGR.

En total, en este último periodo de 27 meses del sexenio calderonista, en México se acumularon tres mil 529 casos de privación ilegal de la libertad.

En contraste, durante los primeros 27 meses de gobierno de Enrique Peña Nieto, en México se tomó registro de tres mil 409 casos de secuestro en el fuero común, más otros mil 980 casos en el fuero federal, que dan un total de cinco mil 389 averiguaciones previas emprendidas por este delito, es decir, mil 860 más que con Calderón.

Fuentes consultadas

El número total de averiguaciones previas por secuestro iniciadas en el fuero federal, tanto del gobierno pasado como del actual, proviene de tres fuentes distintas y complementarias: por un lado, las 152 de 2011 están reportadas en la base de datos titulada “Estadística judicial en materia penal 2011”, del INEGI.

Además, aquellas relativas a los años 2012, 2013 y 2014, fueron proporcionadas a Animal Político por la PGR, a través del oficio 0001700071115 (fechado el pasado 12 de marzo). Para presentar este resultado, la Procuraduría divide divide estas averiguaciones federales en dos rubros: dos mil 71 averiguaciones por el delito de “privación ilegal de la libertad”, en los términos del artículo 364 del Código Penal Federal, y otras 122 averiguaciones por el delito de “secuestro”, en los términos de la Ley General para Prevenir y Sancionar los Delitos en Materia de Secuestro, (correspondientes exclusivamente al año 2014).

El sello del crimen organizado

De estas estadísticas se desprende que mientras en los últimos 27 meses de gobierno de Felipe Calderón se emprendieron 449 averiguaciones por secuestro desde el campo federal (152 en 2011 y 297 en 2012), durante los primeros 27 meses de gestión de Peña Nieto, la cifra de secuestros que demandaron la intervención de las autoridades federales aumentó a mil 980 casos.

Si se comparan ambos periodos de gobierno sólo en lo que toca a secuestros que, por su complejidad o impacto social, demandan la atención federal, las estadísticas revelan que este tipo de delitos aumentó 341% desde que el presidente Peña Nieto asumió la conducción del país.

Cabe entonces preguntarse, ¿cuál es la diferencia entre los secuestros que persigue el fuero federal y aquellos que se combaten desde el fuero común? ¿Son más graves los federales?

Según la Ley Federal Contra la Delincuencia Organizada, los tipos de secuestro que toca perseguir al gobierno de la República –descritos por el Código Penal Federal y por la Ley General para Prevenir y Sancionar los Delitos en Materia de Secuestro–, son aquellos en los que “tres o mas personas se organicen de hecho” para llevar a cabo la privación ilegal de la libertad, es decir, cuando el delito es cometido por una banda organizada; cuando los perpetradores “sean o hayan sido integrantes de alguna institución de seguridad pública, de procuración o administración de justicia, o de las Fuerzas Armadas, o (cuando) se ostenten como tales sin serlo”.

También toca a las autoridades federales investigar un secuestro cuando los perpetradores incurren en delitos federales durante el hecho, tales como el uso de armas de uso exclusivo del Ejército o, incluso, cuando la víctima es secuestrada con fines de trata de personas.

Un secuestro debe ser abordado desde el fuero federal cuando la víctima sufrió agresiones físicas graves durante su cautiverio, tales como “una lesión que perturbe para siempre la vista, o disminuya la facultad de oír, o entorpezca o debilite permanentemente una mano, un pie, un brazo, una pierna o cualquier otro órgano, (así como) el uso de la palabra o de alguna de las facultades mentales”.

Igualmente, el tipo de secuestros que corresponde investigar al fuero federal es aquel en el que la víctima ha sido torturada a grado tal por sus captores, que sufre “la inutilización completa o la pérdida de un ojo, de un brazo, de una mano, de una pierna o de un pié, o de cualquier otro órgano; cuando quede perjudicada para siempre cualquier función orgánica; o cuando el ofendido quede sordo, impotente o con una deformidad incorregible”.

Por último, corresponde a la PGR investigar los secuestros en los que las lesiones infringidas “pongan en peligro la vida” del secuestrado, o cuando éste, de plano, fallezca en manos de sus secuestradores.

Estos son, entonces, los tipos de secuestro que han aumentado 341% en México, desde desde el inicio de la administración del presidente Enrique Peña Nieto.

Los estados más afectados

Tal como revelan las estadísticas del Sistema Nacional de Seguridad Pública —secuestro del fuero común— y de la Procuraduría General de la República —secuestro del fuero federal—, el estado que destaca por acumular el mayor número de casos de privación ilegal de la libertad es Tamaulipas, ya que, entre diciembre de 2012 y febrero de 2015, sumó 609 secuestros denunciados ante la autoridad.

En la lista de las entidades con más secuestros durante el gobierno de Peña Nieto siguen el Estado de México (420 casos), Guerrero (351), Michoacán (338), Veracruz (288), Morelos (283), Tabasco (219), Distrito Federal (157) y Jalisco (123).

Epílogo: cifras alegres

En enero pasado, el titular de la Coordinación Nacional Antisecuestro, Renato Sales Heredia, aseguró que durante el año pasado, los secuestros en México registraron un descenso de 18%, gracias a la implementación de un grupo élite para enfrentar este delito.

Para sostener esta afirmación, Sales Heredia presentó las estadísticas sobre secuestro del año 2013 —mil 698 casos—, en comparación con las de 2014 —mil 394 casos—, para destacar que el año pasado se habían dado 304 denuncias menos.

Sin embargo, estas cifras sólo estaban basadas en el secuestro del fuero común, es decir, se soslayaba la magnitud alcanzada en el país los secuestros del fuero federal.

Si se agregan estas estadísticas a las cuentas oficiales, los resultados indican que en 2013, el primer año de gobierno del presidente Peña Nieto, se denunciaron dos mil 654 secuestros, lo que representa un aumento de 44% en la comisión de este delito, en comparación con el último año de Calderón.

Luego, efectivamente, durante el año pasado la incidencia relativa al delito de secuestro registró una disminución, pero ésta fue de 14% —y no de 18% como afirmó Sales Heredia—, al bajar de dos mil 654 casos en 2013, a dos mil 277 casos en 2014.

No obstante, aún cuando hubo una disminución en la incidencia de los secuestros durante 2014, México cerró el año pasado con 23% más secuestros que al final del sexenio calderonista.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Los islandeses que se hartaron de los instagramers irrespetuosos

En Islandia muchos se están quejando de "influencers" de Instagram que no tienen respeto cuando visitan su país. Se sientan en glaciares, beben mientras manejan y vuelan drones donde no deben, aseguran.
Getty Images
25 de junio, 2019
Comparte

Con más de 10 millones de imágenes en Instagram, Islandia es un destino popular entre los turistas que buscan la foto perfecta.

El país nórdico se considera desde hace tiempo un “destino instagrameable”, pero ahora muchos residentes dicen que la isla tiene un problema con los influencers desconsiderados.

A principios de este mes, un visitante fue criticado en Islandia por salirse de la carretera con su auto de alquiler y quedarse atrapado en el barro. Fue rescatado por la policía, quien reportó el accidente en su página de Facebook.

Conducir en campo abierto está estrictamente prohibido en Islandia por temor a que pueda dañar la vida silvestre.

La policía de Islandia reportó el accidente en Facebook

Policía de Islandia
La policía de Islandia dijo que este conductor se vio en problemas por conducir en campo abierto cerca de unas aguas termales.

El problema de la falta de respeto por parte de los turistas se ha vuelto tan problemático que existen páginas en Facebook e Instagram de islandeses que documentan malos comportamientos por parte de usuarios de Instagram.

Esas cuentas muestran a influencers bebiendo mientras manejan, sentados en glaciares, caminando sobre musgo, cruzando los perímetros turísticos en sitios populares y volando drones sobre caballos salvajes.

Michalina Okreglicka, una fotógrafa radicada en la capital, Reikiavik​, le dijo a la BBC que muchos influencers que viajan a Islandia “no conocen lo que se debe y no se debe hacer en el país”.

“Me da la sensación de que ahora todo gira en torno a Instagram y a la foto perfecta para la plataforma. Nunca vi tantos comportamientos estúpidos e irresponsables en otros países como en Islandia. Voy a sus perfiles, comento sobre lo que están haciendo y trato de informarles para detener esto”.

La oficina de turismo Visit Iceland ha lanzado varias iniciativas para intentar promocionar el comportamiento responsable de los turistas en el país.

La agencia advierte a los visitantes en videos en su sitio web sobre la importancia y la necesidad de no salirse de las principales carreteras y caminos mientras se conduce en el país.

Turistas en Islandia

EPA
El Gran Geysir, el géiser conocido desde hace más tiempo, es una de las principales atracciones turísticas de Islandia.

También se ha comprometido a obligar a los turistas a que firmen un documento en el aeropuerto por el que se comprometan a dejar los lugares tal y como los encuentran y a dejar de orinar en el campo.

El musgo en Islandia es especialmente frágil y puede morir si se pisotea. Es importante porque ayuda a prevenir la erosión del suelo, retiene el agua y la humedad y aloja muchos microorganismos.

Conducir fuera de la carretera se considera destructivo para el medio ambiente del país. Los veranos en las Tierras Altas de Islandia son cortos y húmedos, lo cual hace que se requiera tiempo para que la vegetación se recupere de los efectos de la conducción todoterreno.

Pararse en un acantilado por un selfie

Pall Jokull Petursson, que se gana la vida mostrando a los turistas la naturaleza única de Islandia, cree que en Instagram hay influencers buenos y malos.

Una fotógrafa en unas montañas de Islandia

Getty Images
No todos los instagramers se comportan igual, pero muchos residentes de Islandia se están quejando.

“Los malos a menudo atraen a malos visitantes al mostrar un comportamiento imprudente y romper las normas, dando a otros la idea de que en Islandia no tienen que seguir las normas, como no salirse de la carretera”, señala.

“He visto todo tipo de comportamientos que son tanto peligrosos como irrespetuosos, como escalar las vallas para colocarse en el borde de un acantilado solamente para la foto de Instagram.

“Los buenos instagramers intentamos mostrar diferentes formas de disfrutar de la naturaleza. No etiquetamos lugares que se salen de los caminos que deben visitarse para protegerlos en la mayor medida de lo posible. Algunos lugares se han convertido en ‘instafamosos’ sin ni siquiera mencionar dónde están, pero al final todo el mundo termina conociéndolos”, añade.

Islandia

Getty Images
Muchos islandeses destacan la importancia de preservar la belleza natural de la isla.

Un destino que se dio a conocer gracias a los turistas es Fjaðrárgljúfur, un cañón en el sureste de la isla que se hizo famoso luego de que el cantante canadiense Justin Bieber filmara allí el video musical de su tema I’ll show you, de 2015.

El gobierno se vio obligado a cerrar la zona durante dos semanas y después optó por vetarla del todo a principios de junio.

“¿Realmente les importa?”

Justin Bieber

Barcroft Media/Getty Images
Justin Bieber grabó el video de su hit “I’ll show you” en un lugar de Islandia que después se hizo conocido.

Aunque al fotógrafo Ben Simon Rehn le encanta Instagram para buscar inspiración y hacer contactos, también ve grandes problemas cuando los visitantes muestran conductas que considera irrespetuosas.

“Algunos instagramers están patrocinados por compañías y no cumplen las normas solo por obtener una foto más espectacular desde un ángulo un poco diferente”.

“Es una pena que se comporten así, sobre todo los fotógrafos de paisajes y aventura, que parecen más cercanos al mundo natural y a quienes les encantan las actividades al aire libre, pero parecen haberse olvidado o fallar a la hora de comprender las normas más simples para proteger la naturaleza”.

“Así que yo siempre me pregunto si realmente se preocupan por el planeta y la naturaleza…. o si solo lo hacen por los likes y por sí mismos“.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=fQcI0qFkzwQ

https://www.youtube.com/watch?v=RvYz63RfE8c

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.