La paz no llega al país: 23 estados son más violentos que hace 12 años
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

La paz no llega al país: 23 estados son más violentos que hace 12 años

A pesar del despliegue de fuerzas federales y tras la crisis causada por el caso Ayotzinapa, Guerrero se convirtió en el estado peor evaluado en el Índice de Paz 2015, debido a que es la entidad con más homicidios por habitantes y su tasa de homicidios violentos y crimen organizado está por encima de la media nacional.
Cuartoscuro
Por Arturo Angel
19 de marzo, 2015
Comparte
Protesta en la Ciudad de México contra los feminicidios. Foto: Cuartoscuro/Archivo.

Protesta en la Ciudad de México contra los feminicidios. Foto: Cuartoscuro/Archivo.

La “pacificación” en México tras la guerra contra el crimen organizado sufrió un freno en 2014: el nivel de paz en el país mejoró menos de 1%, luego de tres años donde se superó el 15% y de paso, la violencia le costó casi 25 mil pesos en promedio a cada uno de los mexicanos.

Guerrero se convirtió por primera vez en el estado con el menor nivel de paz, seguido de Morelos y Sinaloa. En el otro extremo, Hidalgo fue la entidad más pacífica de todas.

Estos son algunos hallazgos del Índice de Paz México 2015, elaborado por expertos de Institute of Economics and Peace, la ONG internacional responsable de estimar cada año los índices de paz en todo el mundo.

Aunque en los últimos cuatro años índice de paz en el país ha mejorado, la realidad es que hoy 23 estados son aun más violentos que hace doce años, cuando comenzó a realizarse esta medición.

Luego del pico de violencia registrado en el 2011 que los analistas del Instituto atribuyen en gran medida al choque con los cárteles de la droga, México apenas está regresando a niveles 2007 y el reducido avance en el último año despierta dudas sobre lo que parecía una tendencia a la baja sostenida.

Para establecer el índice de paz, el Instituto toma en cuenta siete variables: la tasa de homicidios, delitos con violencia, delitos cometidos con armas de fuego, encarcelamiento, tasa de financiamiento de las fuerzas policiales, incidencia de delitos de delincuencia organizada y eficiencia del sistema judicial.

A partir de ahí se hace una ponderación y promedio, y se establece una calificación del 1 al 5, que asciende conforme el índice de paz se ve más deteriorado.

indice-de-paz

Lo bueno, lo malo y lo feo

Lo bueno: del 2011 a la fecha el nivel de paz en México mejoró 16 por ciento. Los analistas del Instituto, advierten que esta reducción tiene como principales impulsores una caída del 30 por ciento en la tasa de homicidios, y del 25 por ciento en la tasa de delincuencia organizada.

Un dato importante, es que México también posee uno de los mayores índices en el mundo de lo que el informe llama “Paz Positiva”, superando a naciones como Colombia o Israel. Se trata de factores como instituciones consolidadas, un clima social estable o estructuras ciudadanas que abren la posibilidad de elevar los niveles de paz.

Lo malo: el avance en el nivel de paz se desaceleró dramáticamente el año pasado, llegando apenas a un progreso de 0.7 por ciento. El informe revela que el actual índice de paz en México está 18 por ciento por debajo de lo registrado en el 2003.

En los últimos doce años 23 estados del país sufrieron un deterioro en sus niveles de paz y de ellos hay seis casos en donde la caída es de más del 40 por ciento: Aguascalientes, Guanajuato, Morelos, Nuevo León, Coahuila y Colima.

Lo feo: la impunidad ha crecido. El informe revela en su indicador de eficiencia del sistema judicial, que el número de homicidios que se cometen en comparación con las condenas que se dictan se duplicó, al pasar de 1.45 en el 2006 a 3.34 en 2013.

A esto se suma que la tasa de personas sentenciadas a prisión, en general es por delitos graves, cayó de 210 por 100 mil habitantes en 2013 a 104 por 100 mil habitantes en 2014.

Por si fuera poco, en los últimos dos años subieron 11 por ciento los delitos que se cometen con arma de fuego.

El cielo y el infierno

El estado menos pacífico del país en 2014 fue Guerrero, primera vez que ocupa ese sitio. Eso ocurrió, pese que el año pasado llegaron a dicha entidad miles de agentes federales, tras la crisis desatada por la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa.

Los factores que explican el que Guerrero sea el peor en la medición del índice de paz son claros: su tasa de homicidios, 44 por cien mil habitantes, es la más alta del país, y su tasa de delitos violentos y de delincuencia organizada también están por encima de la media nacional.

Además, el estado concentra dos de las cinco zonas metropolitanas con mayor violencia según el mismo estudio: la de Chilpancingo y Acapulco.

Morelos fue el segundo estado del país con el menor índice de paz, impulsado en gran parte porque tiene la mayor tasa de delitos con violencia de todo México. Le siguieron Sinaloa, Michoacán y Guanajuato.El Institute of Economics and Peace también hizo una medición del índice de paz en 75 ciudades y zonas conurbadas del país y colocó como la menos pacífica a Culiacán, que a nivel metropolitano tiene la mayor tasa de homicidios: 63.5 por cien mil habitantes. “Es una zona con alto nivel de actividad de los cárteles y violencia relacionada con el tráfico de drogas” indica el estudio.

Le siguen como áreas metropolitanas menos pacíficas Chilpancingo, Tecomán (Colima), la Laguna, y Acapulco. El caso de Tecomán, reconoce el estudio, es sorpresivo ya que su incidencia de delitos con violencia es menor a varias de las ciudades más pacíficas, sin embargo, su tasa de 58 homicidios por cien mil habitantes es la segunda mayor de México.

Por otro lado, el estudio ubica a Hidalgo como el estado más pacífico en 2014. Su índice de paz es prácticamente el mismo que hace doce años, y esto se debe en gran parte a que tiene la cuarta tasa más baja de homicidios, la quinta más baja en delincuencia organizada, y uno de los mayores índices de sentencias por crímenes cometidos.

La región sur y este del país, subrayan los analistas del Instituto, concentran la mayoría de los estados más pacíficos del país. La excepción es Querétaro, ubicado en tercer sitio, que se encuentra en tercer sitio.En cuanto al análisis por zonas metropolitanas, la más pacífica es Orizaba en Veracruz, que tiene la menor tasa de delitos con violencia, y la cuarta menor en homicidios dolosos. Le siguen con los mejores índices de paz Tulancingo en Hidalgo, Campeche en el estado del mismo nombre, Los Cabos en Baja California Sur y Pachuca también en Hidalgo.

El precio es alto

La inseguridad no solo deteriora las condiciones de vida de los mexicanos sino también genera un daño en la economía. De acuerdo con el Índice de Paz México 2015, el impacto económico por la violencia en 2014 fue de casi tres billones de pesos, que equivalen a 17.3 por ciento del Producto Interno bruto (PIB)

Si se hace el cálculo, es como si cada uno de los mexicanos hubiera pagado cerca de 25 mil pesos el año pasado por este concepto. Eso es, según los analistas, tres veces más que lo se invierte por persona en salud.

El costo de la violencia, señala el estudio, abarca múltiples factores que van desde las pérdidas directas que ocasionan los delitos, como lo que genera un asalto, hasta el gasto indirecto que por ejemplo, se desprende de la actividad económica que ya no puede realizar una persona por resultar lesionada o muerta.

A lo anterior se suma también el dinero que invierte tanto el gobierno como los particulares en medidas de prevención o el combate a los delincuentes, incluyendo el gasto de militares que también participan en tareas de seguridad.

Por supuesto, el costo no es homogéneo en todo el país y de hecho la disparidad se ha incrementado. Del 2003 al 2014, el crecimiento del PIB en los cinco estados más pacíficos fue superior al 37 por ciento, mientras que en los cinco estados menos pacíficos fue de apenas 14 por ciento.

¿Qué significa esto? Que la desaceleración en el crecimiento del PIB que ha generado la violencia en los estados más afectados no existiera, hoy en día la economía en México sería 140 mil millones de pesos.

Estados con el mayor costo per cápita por violencia 2014
Estado Costo en pesos
Guerrero $43,666
Morelos $41,313
Baja California $36,731
Tamaulipas $33,482
Sinaloa $33,414
Promedio nacional $24,844
Fuente: Índice de Paz México 2015

 

Hablando de costos directos por la violencia, la delincuencia organizada es la actividad que más daño genera; en 2011 generó pérdidas superiores a los 196 mil 200 millones de pesos, el máximo hasta ahora. En 2014 este delito le costó al país casi 171 mil millones.

Pero en gasto indirecto son los homicidios la principal amenaza: del 2003 a 2014 dicho gastó se elevó más de 170 mil millones de pesos.

El Institute of Economics and Peace hizo énfasis además en el daño que genera la violencia para las empresas en el país, a partir de los resultados de la última Encuesta de Victimización Empresarial del INEGI, dada a conocer en diciembre del 2014, destaca que 1 de cada 5 empresas que fue víctima de un delito canceló planes de crecimiento o inversión, lo que también representa un daño para la economía.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Qué hay detrás de los cambios de política de EU hacia Cuba y Venezuela

El alivio de algunas restricciones a ambos países marca un giro de Washington respecto a la estrategia de mano dura de Trump y busca dar señales de cambio a la región, según analistas.
19 de mayo, 2022
Comparte

Después de insistir por un buen tiempo con sanciones, reproches y presión extrema, Estados Unidos comenzó a flexibilizar su política hacia dos de sus mayores antagonistas latinoamericanos: Cuba y Venezuela.

Washington anunció por separado esta semana que aliviaría sus restricciones para viajes y remesas a Cuba, así como para las negociaciones de la principal petrolera estadounidense en Venezuela.

Las medidas son limitadas y están lejos de suponer una normalización de las relaciones de EE.UU. con los gobiernos de ambos países.

Pero sí resulta evidente el giro que la Casa Blanca de Joe Biden busca darle a la estrategia de mano dura diseñada por el anterior presidente Donald Trump para esos países.

Y detrás de este cambio hay varios motivos, según expertos.

Una cumbre polémica

Los anuncios de Washington surgieron mientras el gobierno de Biden se prepara para organizar la novena Cumbre de las Américas el mes que viene en Los Angeles.

La antesala del cónclave está signada por pugnas y un riesgo de boicot de algunos presidentes por la probable exclusión de Cuba, Venezuela y Nicaragua, países a los que EE.UU. ha sugerido que dejaría fuera por considerarlos autocráticos.

Joe Biden

Getty Images

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, ha condicionado su asistencia al encuentro a la participación de esas tres naciones, una postura que también asumió su homólogo boliviano, Luis Arce.

Otros gobiernos latinoamericanos cuyos presidentes prevén asistir a la cumbre, como Argentina, Chile y Honduras, también pidieron que todos los países de la región sean invitados.

EE.UU. ha respondido que aún debe tomar la decisión final sobre los invitados y abrió un diálogo con López Obrador sobre su reclamo.

En el gobierno de Biden niegan que esta polémica por la cumbre tenga alguna relación con los cambios de política hacia Cuba y Venezuela.

“El momento de esto diría que está completamente separado de lo que ha dicho el presidente mexicano respecto a Cuba”, sostuvo un alto funcionario del gobierno de EE.UU. al explicar el martes a periodistas el alivio de sanciones a Venezuela.

El funcionario dijo que las medidas, que incluyen una autorización “limitada” a la petrolera estadounidense Chevron para negociar posibles actividades futuras con Venezuela, buscan respaldar un reinicio del diálogo entre el gobierno de Nicolás Maduro y sus opositores.

Nicolás Maduro

Getty Images
El gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela podrá entablar negociaciones con la petrolera estadounidense Chevron.

Señaló además que el gobierno de Biden llevaba meses preparando su nueva política hacia Cuba, que autoriza vuelos comerciales a ciudades de la isla más allá de La Habana y suspende el límite de US$1.000 por trimestre a las remesas.

Sin embargo, algunos analistas observan un vinculo claro entre estos cambios y las críticas de la región a la Cumbre de las Américas a celebrarse del 6 al 10 de junio.

“Es una muestra de que la administración Biden no quiere llegar a la cumbre con las manos vacías”, dice Cynthia Arnson, directora del programa latinoamericano del Wilson Center, un centro de análisis independiente en Washington, a BBC Mundo.

Y agrega que el objetivo de la Casa Blanca es mostrar diferencias con el gobierno de Trump en las políticas sobre Cuba, Venezuela y la migración, en medio de las dudas sobre los compromisos que se lograrán en la cumbre.

De hecho, muchos anticipaban que Biden aliviaría las restricciones impuestas por Trump a Cuba y Venezuela poco después de asumir en enero de 2020, pero diferentes razones demoraron el cambio.

Banderas de países americanos en Washington.

Getty Images
La cumbre de las Américas se realiza en junio en Los Angeles.

“El país obvio”

Pese al afloje de las restricciones a Cuba y Venezuela, los analistas consideran improbable que Biden invite finalmente a ambos países al cónclave de Los Angeles.

En esto también pesan razones de política doméstica: la presencia de autoridades de cubanas o venezolanas en EE.UU. provocaría rechazos internos a meses de las elecciones de mitad de período en noviembre.

Los cambios anunciados esta semana por Washington fueron criticados no solo por opositores republicanos, sino también por demócratas como Bob Menéndez, que preside el poderoso comité de Relaciones Exteriores del Senado de EE.UU.

Bob Menéndez

Getty Images
El senador demócrata Bob Menéndez ha rechazado los planes de la administración Biden para Cuba y Venezuela.

“Darle a Maduro un puñado de dádivas inmerecidas solo para que su régimen prometa sentarse a negociar es una estrategia destinada al fracaso”, sostuvo Menéndez en un comunicado.

El alto funcionario del gobierno de Biden que habló bajo la condición de que su nombre se mantuviera en reserva negó que el permiso a Chevron vaya a derivar en un aumento de ganancias para el gobierno de Maduro, quien sigue bajo sanciones de Washington.

También advirtió que EE.UU. podría aumentar o aliviar más las sanciones a Venezuela en función de lo que ocurra en el diálogo entre el gobierno de Maduro y sus opositores.

Y señaló que el objetivo de Washington es lograr avances hacia elecciones libres y justas en Venezuela, negando que el foco esté en el petróleo.

Pero algunos prevén un mayor rédito para la petrolera estatal venezolana PDVSA luego de este anuncio.

“Tarde o temprano, Chevron explorará petróleo y PDVSA se beneficiará de eso”, dice a BBC Brasil Ryan Berg, investigador para América Latina del Centro para Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS), una organización bipartidista en Washington.

Otros creen que EE.UU. ve en Venezuela, el país con las mayores reservas probadas de crudo en el mundo, una oportunidad para rebajar el precio del petróleo, que se disparó tras la invasión de Rusia a Ucrania en febrero.

En marzo, mientras EE.UU. impulsaba sanciones al petróleo ruso, enviados de Biden viajaron sorpresivamente a Venezuela para conversar reservadamente con Maduro, un aliado de Moscú que dijo estar dispuesto a aumentar la producción petrolera.

Venezuela liberó a dos prisioneros estadounidenses luego de aquel encuentro, que también generó críticas de republicanos y demócratas en Washington.

Ahora cobra fuerza para algunos la idea de que el pulso de Occidente con Rusia también ha movido la política de EE.UU. hacia Venezuela.

“La visita en marzo (a Maduro) fue parte de una mirada global sobre cómo sustituir el petróleo de Rusia al mundo con producción en otros sitios”, señala Arnson. “Y en América Latina, el país obvio es Venezuela”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=rlYN7MCr_i0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.