Danza de esculturas: el arte de Calder llega a México
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Karen Quevedo.

Danza de esculturas: el arte de Calder llega a México

La muestra 'Calder: derechos de la danza' estará abierta al público hasta el próximo 28 de junio, en el Museo Jumex.
Karen Quevedo.
Por Karen Quevedo
17 de abril, 2015
Comparte
Calder: derechos de la danza, del 22 de marzo al 28 de junio de 2015 en el Museo Jumex. //Foto: Karen Quevedo.

Calder: derechos de la danza, del 22 de marzo al 28 de junio de 2015 en el Museo Jumex. //Foto: Karen Quevedo.

Con el nombre de Calder: derechos de la danza la Fundación Jumex Arte Contemporáneo presenta una selección de casi cien obras del artista estadounidense Alexander Calder (1898-1976). Famoso por la invención de distintos tipos de esculturas cinéticas, la exposición permite a los asistentes apreciar ésta y muchas otras facetas de su trabajo: esculturas (de alambre, varilla, lámina, madera, cuerda), pintura, maquetas y hasta joyería.

Curada por Alexander S. C. Rower, nieto del escultor y presidente de la Fundación Calder, la muestra —primera del artista en México en más de 25 años— incluye piezas que jamás habían estado en México. Por ejemplo, tres obras de 1936 de la serie de “paneles” o “marcos” con los que el artista plástico exploró el concepto de pinturas con movimiento dentro de un plano de referencia, ‘creando una coreografía de formas abstractas’: Snake and the Cross, White Panel y Red Panel.

Snake and the Cross (1936), en el Museo Jumex. //Foto: Karen Quevedo.

Snake and the Cross (1936), en el Museo Jumex. //Foto: Karen Quevedo.

Hay otras piezas incluidas que también habían tenido muy poco contacto con el público general, y no sólo en México. Como es el caso de Scarlet Digitals (1945), la cual se exhibió poco tiempo después de creada en la Galería Buchholz/Curt Valentin, en Nueva York, para luego ser resguardada en el domicilio de la familia Calder durante décadas.

Scarlet Digitals (1945). Lámina, alambre y pintura. //Foto: Karen Quevedo

Scarlet Digitals (1945). Lámina, alambre y pintura. //Foto: Karen Quevedo

Pero lo excepcional de Derechos de la danza no sólo radica en las piezas que fueron reunidas especialmente para esta ocasión. Los involucrados en la conformación de la exposición quisieron reflejar la cercanía que tuvo Calder con México y el resto de latinoamérica. De hecho, el título de la exposición está tomado de una frase en la que el escritor y crítico Juan García Ponce pondera el logro de Calder al integrar la gracia y el movimiento en una disciplina donde los volúmenes y el peso dominaban:

“ el gran artista revolucionario en el que la ingenuidad es siempre sabiduría y en el que el azar se convierte en un nuevo orden que sigue y reproduce las leyes de transformación de la naturaleza, el perpetuador de inesperadas formas de equilibrio que conquistan para la escultura los derechos de la danza”.

El crítico mexicano escribió esas palabras en 1968, cuando Calder visitó México para participar como invitado en el proyecto de la Ruta de la Amistad, con la escultura El Sol Rojo; colocada frente al Estadio Azteca. Antes, en 1961, en la Revista de la Universidad, García Ponce ya había descrito el espíritu que guiaba la elaboración de las piezas del norteamericano, a las que califica como una especie de espejos, que “son antes que nada recipientes sobre los que podemos ejercer nuestra capacidad para proporcionarnos a nosotros mismos placer estético. Calder, creador ejemplar, se limita a hacerlos posibles construyéndolos y apartándose de ellos, podríamos decir concediéndoles libre albedrío.”

El establecimiento del movimiento en las esculturas tuvo un desarrollo. En 1933 se planteó  “¿por qué no formas plásticas en movimiento? No una simple traslación o movimiento rotatorio, sino varios movimientos de diferentes tipos, velocidades y amplitudes compuestos para hacer un todo. Así como uno puede componer colores o formas, uno puede componer movimientos”.

Elephant (1928). //Foto: Karen Quevedo

Elephant (1928). //Foto: Karen Quevedo

Al principio Calder utilizaba algunos motores eléctricos y manivelas; y desde entonces Marcel Duchamp bautizaría a ese tipo de pieza abstracta como “mobile”, término que en francés indica motivo y movimiento. Posteriormente experimentó con materiales y mecanismos cada vez más sutiles, Calder consiguió que otros factores como la temperatura o incluso los cambios de humedad provocan una “reacción” por parte de las piezas.

En medio de ese trayecto llega un punto en que incluso la palabra “escultura” parece quedar rezagada para poder englobar el trabajo de Calder. En 1946, tuvo una importante exposición en la Galerie Louis Carré de París, para la cual el filósofo Jean-Paul Sartre escribió un influyente ensayo en el que anota: “si es cierto que el escultor debe infundir a la materia estática con movimiento, entonces sería un error asociar el arte de Calder con el de un escultor… No es su objetivo sepultarlo para siempre en bronce o en oro, esos materiales gloriosos y estúpidos, condenados por su naturaleza a la inmovilidad”.

Las salas 3 y 2 del Museo Jumex se arreglaron específicamente para albergar esta muestra: Tatiana Bilbao, la arquitecta que llevó a cabo dicho diseño, se inspiró en Mathias Goeritz; amigo cercano de Calder. De hecho, fue por invitación de Goeritz que en 1968 Calder participó en el conjunto escultórico que se creó en torno a las Olimpiadas de ese año.

Bañistas (1947) en el Museo Jumex. //Foto: Karen Quevedo

Bañistas (1947) en el Museo Jumex. //Foto: Karen Quevedo

La mayoría de las piezas provienen de la colección de la Fundación Calder. La exposición estará abierta al público hasta el próximo 28 de junio en el Museo Jumex, en la Ciudad de México. Si te es imposible asistir, te recomendamos el recorrido virtual.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Qué es la regla del 10-4 propuesta por científicos para reabrir la economía y aprovechar un punto débil del COVID

Gobiernos de todo el mundo se enfrentan al dilema de cómo reabrir su economía sin arriesgarse a que los contagios de coronavirus repunten. Un grupo de científicos israelíes propone una solución.
Getty Images
13 de mayo, 2020
Comparte

Es un dilema al que ahora se enfrentan muchos gobiernos: ¿cómo reabrir la economía sin arriesgarse a un repunte de contagios de coronavirus?

Muchos países están poco a poco levantando las duras medidas restrictivas que tuvieron que imponer para combatir el COVID-19. En algunos casos, como España e Italia, dos de los países más afectados por la actual pandemia, se impuso el cierre total de la economía.

Pero en otros que están reabriendo sus economías se ha registrado un repunte en el número de casos de coronavirus. Ocurre por ejemplo en Corea del Sur, que ha tenido que volver a cerrar bares y locales de ocio nocturno, y en Alemania.

Pero mantener la economía cerrada para evitar los contagios también puede tener un efecto devastador para los países y las personas.

Para solucionar este dilema, un grupo de científicos del Instituto Weizmann de Israel propone un modelo cíclico 10-4 (10 días de cuarentena y 4 de trabajo). ¿En qué consiste exactamente?

Aprovechar el punto débil del virus

Los investigadores del Instituto Weizmann desarrollaron un modelo matemático que propone que las personas trabajen en ciclos de dos semanas, con 10 días en cuarentena y 4 yendo al trabajo o a la escuela.

Gente en un parque.

Getty Images
Este modelo debe combinarse con otras medidas, como la distancia social.

“Es un modelo que alterna entre cuarentena y trabajo/escuela, un camino intermedio que ofrece un equilibrio entre salud y economía”, le dice a BBC Mundo Uri Alon, profesor de Biología Computacional y de Sistemas y uno de los investigadores que desarrolló este modelo.

La idea es que en una misma casa, padres e hijos salgan los mismos días a trabajar y a la escuela.

“Es predecible y equitativo, por lo que puede llevarse a cabo durante meses hasta que tengamos una vacuna, tratamiento u otra solución, y mientras la economía puede tener una producción casi continua en turnos”, agrega Alon.

El modelo básicamente se aprovecha de una debilidad del coronavirus: su período de latencia, es decir, el retraso promedio de tres días entre el momento en que una persona se infecta y el momento en que puede contagiar a otros.

“Sabemos que cuando una persona se infecta, tiene un período de latencia de tres días antes de tener síntomas y poder contagiar a otro”, explican los investigadores en su estudio.

Así, este modelo cíclico funciona de la siguiente manera: si una persona se contagia en sus días de trabajo, estará dentro de su período de latencia, y solo alcanzará el pico de la infección en casa, durante los días de cuarentena, cuando no entra en contacto con tanta gente.

Por supuesto, si una persona presenta síntomas, tendrá que permanecer en cuarentena.

El número mágico

En ese punto entra algo que se considera clave en los contagios de coronavirus: el número de reproducción básico o R0.

El R0 es el número de personas a las que un individuo puede pasar un virus, en promedio, suponiendo que nadie es inmune y que la gente no cambia su comportamiento para evitar enfermarse. Es decir, mide la capacidad del virus para propagarse.

Si el número de reproducción es mayor a 1, entonces la cantidad de casos aumenta exponencialmente.

La meta de los gobiernos en todo el mundo ha sido llevar el número de reproducción a menos de 1.

El R0 del coronavirus es aproximadamente 3. Lo que significa que una persona infectada contagia naturalmente a otras tres en promedio.

Getty Images
El R0 del coronavirus es aproximadamente 3. Lo que significa que una persona infectada contagia naturalmente a otras tres en promedio.

Y según los modelos matemáticos desarrollados por los investigadores israelíes, la regla 10-4, que restringe la habilidad del virus de infectar a mucha gente, mantiene ese número por debajo de 1.

El profesor Alon explica que es un modelo que debe formar parte de una estrategia más amplia para salir de la cuarentena, y “debe combinarse con otras medidas, como el uso de mascarillas, distancia física, realización de pruebas y protección de grupos de riesgo”.

Ventajas y desventajas

Además de permitir el regreso al trabajo a millones de personas -y obtener ingresos- y reabrir la economía, según los investigadores del Instituto Weizman la regla del 10-4 tiene la ventaja de que reduce el número de personas en los lugares de trabajo, en las escuelas, y también en el transporte público.

Personas en el metro.

Getty
Aplicando el modelo del 10-4 también se observaría menos densidad en el transporte público.

Esa es la lógica precisamente del gobierno de Austria para reabrir sus escuelas primarias a partir del lunes 18 de mayo. Los estudiantes austríacos se dividirán en dos grupos y cada uno de ellos asistirá a clase 5 días cada dos semanas, para tener menos alumnos por clase.

El país centroeuropeo ha sido uno de los más exitosos a la hora de contener la pandemia.

El modelo 10-4, además, puede aplicarse a cualquier escala: una escuela, una fábrica, una ciudad, o un estado.

“Es aplicable a cualquier lugar donde la cuarentena se pueda ejecutar de manera efectiva, y no requiere de una gran capacidad para hacer tests, que, lamentablemente, es lo que ocurre en la mayoría de la población”, explica Alon.

Sin embargo, reconoce el investigador, hay sectores para los que, aunque se siga este modelo, la reapertura es mucho más difícil.

“Sectores como clubes nocturnos y grandes eventos probablemente no podrán regresar al principio, y los restaurantes y hoteles necesitarán hacer grandes ajustes”.

Mientras, los gobiernos de todo el mundo estudian fórmulas para mantener el equilibrio entre retomar la actividad económica y controlar el número de contagios.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=HJFAoUU2alE

https://www.youtube.com/watch?v=QBv7nudMSpc&t=30s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.