Joseph Sepp Blatter, reelecto como presidente de la FIFA
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AP

Joseph Sepp Blatter, reelecto como presidente de la FIFA

Pese a las feroces críticas que ha recibido en los últimos tiempos, el presidente de la FIFA es respaldado –y admirado– por muchos. ¿Qué es lo que destacan?
AP
Por BBCMundo
29 de mayo, 2015
Comparte
Alí bin al Hussein

Blatter es presidente de la FIFA desde 1998.

El suizo Joseph Blatter fue reelecto este viernes para el quinto mandato consecutivo del órgano rector del fútbol mundial.

Tras el resultado de la primera ronda de votación por la presidencia de la FIFA en la que Blatter logró 133 votos y Al Hussein 73, el príncipe decidió dar un paso al costado despejando el camino para que el actual presidente continúe su mandanto.

Para ganar la presidencia alguno de los dos debía conseguir 140 votos.

A pesar del enorme escándalo de corrupción que enfrenta la FIFA, Blatter consiguió el apoyo de la mayoría.

Los 209 miembros de la FIFA votaron en el congreso de la FIFA en Zurich, Suiza, ignorando la petición de varios de sus miembros de posponer la elección por la tormenta global que desató el arresto de siete de sus altos miembros el miércoles, y la noticia de los 47 cargos de corrupción que enfrentan en Estados Unidos.

Una “victoria fácil”

Antes de la votación, Blatter, de 79 años, y el príncipe Alí, de 39, se dirigieron a los delegados.

El primero en hablar fue al Hussein, quien prometió restaurar el prestigio de la FIFA.

“Voy a trabajar sin descanso para cumplir mis promesas y ganarme su respeto, además de recuperar el respeto del mundo por la institución que representamos”, dijo.

Pero la promesa del príncipe no logró convencer a la mayoría de los delegados que avalaron la afirmación de Blatter de que él era el “mejor candidato” para hacer frente a la crisis. Y quien, además, por primera vez aceptó cierta cuota de resposabilidad.

Michele Platini

El presidente de la UEFA Michel Platini, pidió posponer la elección del nuevo presidente de la FIFA cuando se desató el escándalo de corrupción.

Blatter, que lleva en el cargo 17 años, contaba con un gran apoyo en Asia, América y África.

El presidente de la Federación de Fútbol de Nigeria, Amaju Pinnick, le dijo a la BBC que auguraba “al 100%” que Blatter ganaría, por lo menos con “un mínimo” de 50 de los 54 votos africanos.

“Conocemos a nuestros amigos de Asia, a nuestros amigos de América Latina, así que puedo asegurarte que va a obtener una victoria fácil”, dijo Pinnick.

El príncipe Alí contaba con el apoyo de la mayoría europea.

Inicialmente Blatter iba a enfrentarse a tres candidatos, pero dos de ellos se retiraron la semana pasada.

El exjugador de fútbol portugués, Luis Figo, y el presidente de la federación holandesa de fútbol, Michael van Praag, se retiraron para no dividir el voto anti-Blatter.

La tormenta de corrupción que enfrentará Blatter

El miércoles se desató un escándalo mundial tan apasionado como el mismo fútbol, cuando fueron arrestados siete altos funcionarios en Suiza por petición de la justicia estadounidense, y se anunció la imputación de un total de 14 personas, la mayoría de la FIFA.

Concacaf

La sede de la Concacaf en Miami Beach fue revisada por agentes de la FIFA y funcionarios de la oficina de impuestos el miércoles.

La investigación estadounidense acusa a los imputados de soborno, asociación delictiva y lavado de dinero por valor de decenas de millones de dólares durante 24 años, desde 1991.

Uno de los torneos bajo sospecha es la Copa del Mundo de Sudáfrica, en 2010.

Incluye alegaciones de soborno para influenciar el resultado de las pujas para organizar torneos como la Copa del Mundo de Sudáfrica, en 2010, o la Copa América en Estados Unidos, en 2016.

El ex vicepresidente de la FIFA, Jack Warner, que está entre los acusados, pasó una noche en la cárcel en Trinidad antes de ser puesto en libertad con una fianza de US$395.000.

Fue recibido con gritos de apoyo de sus seguidores.

El vicepresidente de la FIFA, Jeffrey Webb, también detenido el jueves, fue “apartado provisionalmente” como presidente de la Confederación de Fútbol de Norte, Centroamérica y el Caribe (Concacaf).

Los fiscales suizos llevan también en curso una investigación propia sobre la adjudicación de las Copas del Mundo de 2018 en Rusia y 2022 en Qatar.

Muchos de los principales patrocinadores de la FIFA han expresado su preocupación por las investigaciones.

Coca-Cola, Visa, Adidas, McDonald’s, Hyundai Motor y Budweiser están presionando a la FIFA para llevar a cabo acciones inmediatas para restaurar su reputación.

Incluso Naciones Unidas, que mantiene convenios con la FIFA, dijo que “observa lo que sucede en Zúrich y otros lugares con mucho detenimiento”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Tsunamis en el Ártico: la nueva y peligrosa amenaza del cambio climático

Geólogos advierten que Alaska está en puertas de un deslizamiento de rocas tan grande que puede ser capaz de provocar un tsunami no visto nunca antes.
28 de octubre, 2020
Comparte
Hielo en Alaska

Getty Images
Millones de toneladas de roca pueden deslizarse hasta el océano por el derretimiento del permafrost.

Barry Arm es una estrecha brecha de costa en el sur de Alaska.

No es muy grande si se la compara con el extenso borde de Norteamérica que colinda con el océano Pacífico, pero el lugar provoca una particular preocupación.

En Barry Arm, advierten geólogos, se puede llegar a producir un deslizamiento de hielo y roca capaz de desatar un tsunami catastrófico para la región.

Y ese sería solo uno de los posibles efectos del cambio climático que amenazan a Alaska y otras regiones del Ártico.

Por ello diferentes autoridades, científicos y activistas ambientales quieren llamar la atención sobre el peligro.

¿Alaska en peligro?

“Posibles efectos devastadores” es como califica Anna Liljedahl a lo que puede pasar en Alaska, que algunos científicos hablan incluso de en 12 meses o tan solo algunos años.

La geóloga le señala a BBC Mundo que su preocupación es muy grande debido a que existen condiciones para un deslizamiento mucho más grande que todos los vistos en el siglo XX.

“Se trata de fenómenos diferentes a los que conocimos antes. Y lo peor es que pensamos que se volverán cada vez más frecuentes”, señala la experta del Woods Hole Research Center de Alaska.

 

Liljedahl añade que la energía de un deslizamiento como el que considera es posible en Barry Arm puede superar al de un terremoto de magnitud 7.

“Se trata de una combinación muy peligrosa y es apenas un ejemplo de los peligros que tenemos en Alaska”, afirma.

Ante este tipo de advertencias, la División de Estudios Geológicos y Geofísicos de Alaska ha querido expresar cautela y señala que monitorea de manera permanente los posibles movimientos de tierra en la zona.

La entidad señala que se generaron modelos para el estudio de la geología de la región para predecir qué tan grande podría ser un tsunami y cómo se propagaría.

Se utilizan monitores con el sistema GPS (sistema de posicionamiento global) que funcionan con energía solar para detectar el potencial de deslizamientos que son los que preceden a los eventos sísmicos.

La preocupación

El estrecho de Barry Arm se encuentra en la bahía de Prince William Sound, en el golfo de Alaska.

Se trata de una zona con frecuente presencia de pescadores y que, antes de la pandemia, también recibía turistas en cruceros.

Ártico

Getty Images
El Ártico es una de las zonas que mayores riesgos corre ante el cambio climático.

Un deslizamiento de millones de toneladas de roca tiene potencial para eliminar esas actividades económicas en el lugar por un tiempo indeterminado.

Así lo advierte Steve Masterman, director de la División de Estudios Geológicos y Geofísicos de Alaska.

“El más notable de los tsunamis fue en 1958, cuando un deslizamiento de tierra generó una ola que se elevó a 1.700 pies (520 metros)”, señala el experto.

Masterman apunta que las rocas liberadas en esa ocasión eran apenas una décima parte del tamaño de un hipotético deslizamiento en Barry Arm.

Es por ello que la entidad dirigida por Masterman expresó su preocupación sobre los peligros geológicos que corren los habitantes de la zona.

Montañas de Alaska

Getty Images
Alaska puede estar a muy poco de un fenómeno climático devastador, advierten los expertos.

El paulatino del derretimiento del permafrost, la capa de suelo congelado existente en regiones como Alaska, el noreste de Canadá, Groenlandia (Dinamarca) o Siberia (Rusia), es apuntado como uno de los principales factores de riesgo de tsunamis en esa zona.

“El permafrost mantiene unida a la tierra y cuando ese hielo se convierte en agua de manera repentina cambian las condiciones y el suelo puede moverse”, explica Liljedahl.

La geóloga apunta que se trata de un asunto muy complejo porque es difícil hacer un diagnóstico de las condiciones en las que se encuentra esa capa congelada en la región, pese a las numerosas simulaciones con computadores que se realizan.

“Realmente necesitamos saber un poco más para determinar qué tan peligroso es el deslizamiento que se avecina. Por eso creemos necesario que se conozca de esta amenaza”, indica.

Liljedahl, al igual que Masterman y un grupo de científicos escribieron una carta pública a mediados de año advirtiendo del peligro de que un deslizamiento y un tsunami devastador se produzca en Alaska.

Otros peligros

Alaska no es la única región que se encuentra en peligro, explica la geóloga del Woods Hole Research Center.

También Columbia Británica, una provincia en el noroeste de Canadá, y Noruega se encuentran ante la posibilidad de deslizamientos y tsunamis por causa del cambio climático.

Terremoto Alaska

Getty Images
En 1964, Alaska vivió un terremoto que dejó decenas de muertos.

“A medida que el calentamiento global continúe derritiendo los glaciares y el permafrost, los tsunamis creados por deslizamientos de tierra están emergiendo como una amenaza mayor”, explica.

Durante el siglo pasado, 10 de los 14 tsunamis más altos registrados ocurrieron en áreas montañosas glaciares.

En 1958, el deslizamiento de tierra en la bahía de Lituya, en Alaska, creó una ola de más de 520 metros, la más alta jamás vista en la zona.

También, después de un el terremoto en Alaska en 1964, la mayoría de las muertes se debieron a tsunamis provocados por deslizamientos de tierra bajo el agua.

190 personas fallecieron aquella vez y se lo registra como el movimiento sísmico más poderoso en Estados Unidos.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=hBN2H-E3KAc

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.