Cleto Reyes: el mexicano que “subirá” al ring con Manny Pacquiao para boxear contra Mayweather
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Facebook Cleto Reyes México

Cleto Reyes: el mexicano que “subirá” al ring con Manny Pacquiao para boxear contra Mayweather

En sus 70 años de historia, la marca Cleto Reyes ha sido usada por campeones como Muhammad Ali, Julio César Chávez o Sugar Ray Leonard; Manny Pacquiao se calzará los guantes hechos en México este sábado para su pelea de box.
Facebook Cleto Reyes México
Por Jardiel Palomec
2 de mayo, 2015
Comparte

En septiembre de 1978, Muhammad Ali —el llamado “boxeador más grande de la historia”— amenazó con cancelar su pelea ante Leon Spinks, días antes de subir al ring, si no tenía unos guantes mexicanos Cleto Reyes, los “noqueadores”, pues su diseño favorece a los peleadores de pegada fuerte y rápida, que son capaces de meter sus golpes por cualquier resquicio en la guardia del rival.

Al boxeador también conocido como Cassius Clay (su verdadero nombre, el cual cambió porque pensaba que era de esclavo) no le importó que su promotor tuviera un contrato firmado con la marca Everlast. Su rival era muy complicado y no se iba a arriesgar a sufrir una segunda derrota consecutiva ante Spinks y tercera en su carrera de 43 peleas, hasta ese entonces. Subiría al ring con los guantes que fabricaba don Cleto en la sala de su casa o no habría pelea.

A 37 años de ese combate, este sábado 2 de mayo, la marca mexicana, fundada en 1938 en la ciudad de México por un boxeador amateur, estará presente en otra de las peleas más importantes de la historia: Manny Pacquiao usará los guantes para enfrentar al invicto Floyd Mayweather, en lo que han llamado la pelea del siglo, porque se enfrentan dos de los mejores libra por libra del mundo y por la cantidad de dinero que va a generar.

Casi 80 años después de que Cleto Reyes pasara las noches fabricando dos pares de guantes a la semana en su casa, la marca produce alrededor de 25 mil pares al año en sus plantas ubicadas en Ecatepec y Toluca, en el Estado de México, donde laboran más de 100 personas.

En los 70 años, que recién celebró la marca el pasado 25 de abril, los guantes han sido protagonistas de las batallas de campeones como Julio César Chávez, Sugar Ray Leonard, Roberto Durán, Joe Louis, Mike Tyson, Evander Holyfield, Óscar de la Hoya, Marco Antonio Barrera, Erik Morales, Pipino Cuevas, Raúl “Ratón” Macías, Ruben Olivares, entre otros.

Además, Cleto Reyes también produce costales, peras, guanteletas,  cinturones de campeón, rings y todo el equipo necesario para practicar boxeo.

La obsesión por decir: “Hago los mejores guantes”

El inicio de la marca ocurrió por accidente. En 1938, 40 años antes de que Ali exigiera usar uno de sus modelos y luego de perder una pelea amateur, Cleto Reyes decidió usar sus conocimientos para elaborar artículos de cuero y así arreglar los guantes con los que había sido derrotado.

“Mi papá fabricaba los guantes de par en par. En ese tiempo él no pensaba en una marca y conforme los entregaba, los boxeadores y entrenadores le daban alguna indicación (para mejorar su diseño)”, recuerda nostálgicamente Alberto, hijo de Cleto Reyes, quien explicó que su papá se tardó seis años en reunir todas las especificaciones de peso, medidas, y relleno, las cuales son importantes para evitar lesiones en el instrumento principal de trabajo de los boxeadores: las manos.

El año de 1945 fue importante para Cleto Reyes, ya que obtuvo el aval de la Comisión de Box del DF y se estrenó en las peleas de campeonato mundial —cuando el segundo campeón mexicano, Juan Zurita, fue noqueado por uno de los primeros boxeadores estrella de los pesos ligeros, Ike Williams. Además, abrió su empresa, la cual, para 1965, ya contaba con su primer representante en Los Ángeles, California, plaza importante en esa época para la distribución a diferentes puntos de Estados Unidos y otros países.

El distribuidor de Cleto Reyes en Estados Unidos era un apasionado del boxeo —de nombre Norman Drakud—, quien se encargaba de enviar los guantes a Nueva York, Hawaii o Miami, donde los recibía el entrenador de Ali y otros 14 campeones mundiales, Angelo Dundee, quien fue factor clave en las carreras de boxeadores legendarios como Sugar Ray Leonard, Ultiminio Ramos, Jimmy Ellis, entre otros.

“En la década de los 60, la calidad del producto permitió que los campeones exigieran usar los guantes y se los llevaran a las peleas en diferentes ciudades en el mundo. Ellos fueron nuestros embajadores. Esto se ha traducido en una pasión para trabajar, se ha vuelto una obsesión por decir que hago los mejores guantes”, reconoce orgulloso Alberto, mientras se le dibuja una sonrisa.

¿Qué es lo que hace tan especiales a los Cleto Reyes? “Dentro de la filosofía que tenemos para trabajar es hacer los guantes y los demás productos como si fuera para nosotros mismos”, indica Alberto, quien destaca que el relleno de hule espuma y cerdas, además de la fabricación artesanal son algunas de sus ventajas frente a otras marcas.

La pelea del siglo

Como broche de oro del 70 aniversario de Cleto Reyes, el filipino Manny Pacquiao subirá al ring con un par de guantes mexicanos para enfrentar al estadounidense Floyd Mayweather, quien posee un récord inmaculado de 47 victorias y cero derrotas, lo que lo hace autodenominarse “the best ever”.

La pelea podría generar ingresos de hasta 300 millones de dólares, de los cuales Mayweather se llevará alrededor de 180 millones de dólares, en lo que será el combate más costoso de la historia.

En caso de que se alcancen esas cifras y la pelea se extienda hasta el límite de los 12 rounds, Mayweather ganaría cinco millones de dólares por minuto —cifra que triplica su récord de ganancias de 2014, cuando ganó 1.46 millones de dólares por estar 72 minutos en el ring, de acuerdo con la revista Forbes, que lo nombró el atleta mejor pagado del mundo—, mientras que Pacquiao se llevaría 3.33 millones de dólares cada 60 segundos.

Las ganancias para cada peleador no son el único monto que impondrá un récord. Para este combate los cinco patrocinadores pagaron 13.5 millones de dólares, de los cuales la cervecería Tecate puso 5.6 millones de dólares con tal de poner su nombre en el centro de ring para que sea visto por alrededor de 33 millones de espectadores en todo el mundo.

A pesar de que esos números son impresionantes, a Alberto no le importan, pues su mayor satisfacción surge del hecho de que Cleto Reyes, la marca que fundó su padre y que él ha mantenido en la preferencia de los campeones mundiales, volverá a estar arriba de un ring en la pelea estelar de una función de campeonato; sin embargo, eso no le impide desear que Manny Pacquiao resulte el vencedor, tal como lo hizo Muhammad Ali hace 37 años en la revancha ante Spinks.

Con información de Forbes.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Mucormicosis, el raro y peligroso "hongo negro" que afecta a pacientes de COVID-19 en India

Aunque un funcionario del gobierno señaló que "no hay un brote grande", un número creciente de casos de mucormicosis están siendo reportados en todo el país, con consecuencias devastadoras para muchos pacientes.
11 de mayo, 2021
Comparte

El sábado por la mañana, el doctor Akshay Nair, un cirujano oftalmológico que vive en Bombay, se preparaba para operar a una mujer de 25 años que se había recuperado, tres semanas antes, de una infección de covid-19.

Ya en cirugía, la paciente, que es diabética, estaba siendo atendida por un especialista en oído, nariz y garganta.

El experto le estaba insertando un tubo en una de las fosas nasales y estaba extrayendo tejidos afectados por mucormicosis, una infección fúngica rara y peligrosa que ataca agresivamente la nariz, los ojos y, algunas veces, el cerebro.

A ese paso le seguiría un procedimiento de tres horas, a cargo del doctor Nair, para sacarle un ojo.

“Le quitaré el ojo para salvarle la vida. Así es como funciona esta enfermedad”, me dijo el doctor Nair.

En medio de una segunda ola mortal de covid-19 que asola India, los médicos están reportando una serie de casos vinculados con esta afección también llamada el “hongo negro” entre pacientes que ya se recuperaron de la covid-19 o están en ello.


¿Qué es la mucormicosis?

La mucormicosis es una infección muy rara causada por la exposición a hongos de la familia de los mucorales, que se hallan comúnmente en el suelo, las plantas, el estiércol y las frutas y verduras en estado de descomposición.

“Es omnipresente y se encuentra en el suelo y el aire e incluso en la nariz y la mucosidad de las personas sanas”, indica Nair.

Afecta los senos paranasales, el cerebro y los pulmones y puede ser potencialmente mortal en personas diabéticas o gravemente inmunodeprimidas, como pacientes con cáncer o personas con VIH/sida.


Los médicos creen que la mucormicosis, que tiene una tasa de mortalidad general del 50%, puede estar desencadenada por el uso de esteroides, un tratamiento que salva la vida de los pacientes de covid-19 que se encuentran en estado crítico.

Los esteroides reducen la inflamación en los pulmones causada por covid-19 y parecen ayudar a detener algunos de los daños que pueden ocurrir cuando el sistema inmunológico se acelera para combatir el coronavirus.

Pero también reducen la inmunidad y aumentan los niveles de azúcar en la sangre tanto de pacientes diabéticos como no diabéticos que contraen covid-19.

Se cree que esta disminución de la inmunidad podría estar provocando estos casos de mucormicosis.

“La diabetes reduce las defensas inmunológicas del cuerpo, el coronavirus las exacerba y luego los esteroides, que ayudan a combatir la covid-19, actúan como combustible para el fuego”, explica Nair.

“Es una pesadilla dentro de una pandemia”

El médico, que trabaja en tres hospitales de Bombay, una de las ciudades más afectadas por la segunda ola, dice que en abril ya vio a unos 40 pacientes con la infección fúngica.

Prueba de covid-19

Getty Images
Los esteroides son un fármaco esencial para salvar la vida de los pacientes con covid-19.

Muchos de ellos eran diabéticos que se habían recuperado de covid-19 en sus casas. A 11 de ellos se les tuvo que quitar quirúrgicamente un ojo.

Entre diciembre y febrero, solo seis de sus colegas en cinco ciudades (Bombay, Bangalore, Hyderabad, Nueva Delhi y Pune) informaron de 58 casos de la infección. La mayoría de los pacientes la contrajeron entre 12 y 15 días después de haberse recuperado de covid-19.

El concurrido Hospital Sion de Bombay ha registrado 24 casos de infección por estos hongos en los últimos dos meses, en comparación con los seis casos que se reportan aproximadamente cada año, según la doctora Renuka Bradoo, jefa de la división de oído, nariz y garganta del ese centro médico.

Once de ellos perdieron un ojo y seis murieron. La mayoría de sus pacientes son diabéticos de mediana edad que fueron atacados por el hongo dos semanas después de recuperarse de la covid-19.

“Aquí, ya estamos viendo dos o tres casos por semana. Es una pesadilla dentro de una pandemia”, me dijo la especialista.

“Este año es algo diferente”

En la ciudad sureña de Bengaluru, el doctor Raghuraj Hegde, un cirujano oftalmológico, cuenta una historia similar.

Jornada de limpieza en Bombay.

EPA
Bombay es una de las ciudades más afectadas en la segunda ola de India.

Ha visto 19 casos de mucormicosis en las últimas dos semanas, la mayoría de ellos son pacientes jóvenes. “Algunos estaban tan enfermos que ni siquiera pudimos operarlos”.

Los médicos dicen que están sorprendidos por la gravedad y la frecuencia de esta infección fúngica durante la segunda ola, en comparación con algunos casos durante la primera ola del año pasado.

Nair dice que no se había encontrado con más de 10 casos en Bombay en los últimos dos años. “Este año es algo diferente”, dice.

En Bangalore, el doctor Hegde nunca había visto más de uno o dos casos al año en más de una década de práctica.

Los pacientes que padecen la infección por estos hongos suelen tener síntomas de congestión y sangrado nasal, hinchazón y dolor en el ojo, párpados caídos, visión borrosa y, posteriormente, pérdida de la misma.

También se pueden presentar manchas negras de piel alrededor de la nariz.

Los médicos dicen que la mayoría de sus pacientes llegan tarde, cuando ya están perdiendo la visión, y tienen que retirar quirúrgicamente el ojo para evitar que la infección llegue al cerebro.

En algunos casos, los pacientes han perdido la visión en ambos ojos. Y en casos raros, los doctores tienen que extirpar el hueso de la mandíbula para evitar que la enfermedad se propague.

“No hay un brote grande”

El único fármaco eficaz contra la enfermedad es una inyección intravenosa antifúngica, que cuesta 3.500 rupias (US$48) la dosis y que debe administrarse todos los días por ocho semanas.

Mujer a la que se le hace la prueba

Getty Images
La segunda ola de coronavirus está causando estragos en India y la crisis se ha agudizado por la falta de oxígeno e insumos en muchos lugares del país.

Una forma de detener la posibilidad de contraer la infección por hongos es asegurarse de que a los pacientes con covid-19, tanto los que están bajo tratamiento como los que se han recuperado, se les administre la dosis correcta de esteroides durante el tiempo idóneo, explica el Rahul Baxi, un especialista en diabetes radicado en Bombay.

El experto indica que trató a unos 800 pacientes diabéticos con covid-19 el año pasado, y ninguno de ellos contrajo la infección por hongos. “Los médicos deben cuidar los niveles de azúcar después de que los pacientes sean dados de alta”, me dijo el doctor Baxi.

Un alto funcionario del gobierno señaló que “no hay un brote grande“. Sin embargo, es difícil decir por qué un número creciente de casos de mucormicosis están siendo reportados en todo el país.

“La variante del virus parece ser virulenta, elevando el azúcar de la sangre a niveles muy altos. Y, extrañamente, la infección por hongos está afectando a muchos jóvenes”, indica el doctor Hegde.

Su paciente más joven el mes pasado fue un hombre de 27 años, que ni siquiera era diabético. “Tuvimos que operarlo durante su segunda semana de covid-19 y quitarle el ojo. Es bastante devastador”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=ifbO_Aw0TCE

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.