De México a Argentina: violencia y corrupción en el futbol latinoamericano
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AP/Archivo

De México a Argentina: violencia y corrupción en el futbol latinoamericano

Los recientes actos de violencia en partidos de futbol en Argentina y México ponen en relieve un problema tan conocido como ignorado: las barras bravas. ¿Por qué en la región se hace tan poco para enfrentarlas?
AP/Archivo
Por Raúl Fain Binda, de BBCMundo
19 de mayo, 2015
Comparte
Aficionados de Boca

La agresión de los aficionados de Boca a los jugadores del equipo rival hizo que se suspendiera el encuentro.

Los graves hechos de violencia registrados en los últimos días en el futbol argentino y el mexicano han puesto en el centro de la atención pública un problema que normalmente se barre debajo de la alfombra: la responsabilidad social y política en los excesos de las “barras bravas”.

El ataque con líquido o gas “tumbero” (una mezcla de productos tóxicos con efectos similares al gas pimienta, utilizada por los presidiarios argentinos) a los jugadores de River Plate, en la cancha de Boca Juniors, provocó incredulidad e indignación tanto por su brutalidad como por la supuesta lenidad de la consiguiente sanción de Conmebol a Boca, responsable último de los hechos.

El caso mexicano tuvo características más convencionales: el fin de semana, en el estadio Jalisco, hinchas del Atlas, que jugaba con el Chivas, su tradicional adversario, se enfrentaron con la policía, ingresaron al campo de juego e intentaron agredir a jugadores y técnicos de su equipo, que estaba perdiendo.

Enfrentamientos en el estadio de las Chivas
La polícia también tuvo que intervenir en un partido de la liga mexicana.

El partido estuvo suspendido durante 20 minutos, pero pudo reanudarse, concluyendo con la victoria del Chivas por 4-1. El municipio de Guadalajara suspendió luego el Estadio Jalisco y las autoridades de varios clubes, entre ellos el Chivas, el Santos Laguna y el Querétaro, reiteraron un viejo anhelo: poner coto a “los grupos de animación que generen violencia en las tribunas”.

“Monjas de clausura”

Pero los “barras” del Atlas parecen monjas de clausura en comparación con los argentinos que atentaron con sustancias tóxicas contra jugadores rivales.

Boca y River se enfrentaban el jueves 14 en el segundo partido por octavos de la Copa Libertadores. El primer tiempo había terminado sin goles. De mantenerse el empate, River se clasificaría para los cuartos, ante Cruzeiro.

Marcelo Gallardo

Marcelo Gallardo, técnico del River, sale de la cancha bajo protección de la policía.

Cuando la visita regresaba al campo de juego, un grupo de boquenses, que había perforado la manga del túnel de ingreso, arrojó o inyectó un líquido que provocó “quemaduras químicas” (así las describió el médico encargado del control antidóping) a varios jugadores.

El partido fue suspendido definitivamente 70 minutos después de la agresión, a pesar de que los dirigentes de Boca insistieron en que se terminara de jugar.

El fallo de la Conmebol estuvo precedido de versiones sobre “un castigo ejemplar” a Boca Juniors, de hasta dos años de suspensión del estadio y la prohibición de participar en la próxima Copa Libertadores.

En realidad, la máxima autoridad del futbol sudamericano ni siquiera suspendió la cancha: dio la victoria a River, pero sólo castigó al club local con cuatro partidos (internacionales) a puertas cerradas y otros cuatro sin sus hinchas como visitante, además de una multa de US$200.000.

Aficionados de boca

El castigo al Boca no fue tan severo como muchos esperaban.

Se explicó que la aparente lenidad se debía a que el presidente de Boca, Daniel Angelici, que es abogado, asistió a la reunión en Asunción del Paraguay e informó que el club había hecho una denuncia ante la justicia argentina y que apoyaría la investigación de lo ocurrido y el castigo de los responsables.

Habría destacado que los jugadores no participaron en los hechos y también señalado diferentes interpretaciones de las normas sobre responsabilidad de las instituciones, así como la existencia de un acta de la policía habilitando el estadio para el juego y el hecho de que el ataque no pudiera preverse con los elementos de que disponía inicialmente el club anfitrión.

Policía en el campo, política fuera de él

Todo esto es discutible, pero sobre lo que no hay dudas es que las versiones previas sobre una “sanción severa” no se condecían con la tradicional cautela de un organismo federativo en el cual Boca Juniors tiene un peso considerable.

Algunas de esas versiones mencionaron la presión política de la FIFA, cuyo presidente, Joseph Blatter, tiene la reelección asegurada sin necesidad de los votos de la Conmebol, y que supuestamente pidió que se diera “un ejemplo”.

Policía en las canchas

Agentes de seguridad en las canchas: ¿una imagen cada vez más presente?

(Blatter tiene interés en aparecer como campeón de la justicia natural, en un marco de descrédito de su organización tras la controvertida designación de Qatar como sede del mundial de 2022 y otros episodios de corte similar.)

Pero si la FIFA y Blatter tienen sus razones políticas, la Conmebol también tiene las suyas y entre ellas no figura un “castigo ejemplar” a uno de los clubes más poderosos del continente, aun en el caso de que la FIFA, en represalia, le retirase el derecho de aspirar por repechaje a una quinta plaza en mundiales.

De concretarse esto último, sería un error atribuirlo a un gesto de nobleza de la FIFA, el deseo de atender a la moral pública por encima de los intereses corporativos: por supuesto que no; lo que ocurre es que desde hace tiempo busca un pretexto para eliminar esa rémora del derecho sudamericano a un repechaje por una quinta plaza en los mundiales.

En vida del argentino Julio Grondona, el influyente ex vicepresidente primero de la FIFA, su amigo Blatter nunca habría tomado esa decisión, pero ahora es más fácil. Cosas de la política.

Ya quedan muy pocos ingenuos que creen que los “barras” son jovencitos con mucha energía y poco seso, que se dejan llevar por la pasión de la divisa.

Son grupos organizados que ordeñan las numerosas oportunidades de lucro que se les presentan bajo la sombra protectora de los clubes y de los intereses económicos y políticos vinculados a los dirigentes. Algunas de esas actividades son legales, otras…

Esto, que en Argentina es más que evidente, también vale para otros países latinoamericanos, aunque sus casos no hayan despertado tanto eco.

En algunos países de otras regiones el control ha sido más eficaz, debido en buena parte a una mayor transparencia política.

En España, para mencionar un país próximo a nuestro carácter social y político, la muerte de un “ultra” del Deportivo La Coruña, asesinado por ultras del Atlético de Madrid antes de un partido, provocó una saludable reacción en la sociedad y las instituciones públicas, con varios clubes tomando medidas radicales contra los grupos violentos, a pesar del amparo que solían darles.

Habrá que ver cuánto dura esto, pero conviene tener en cuenta un par de antecedentes importantes:

  • Joan Laporta, expresidente del Barcelona, arriesgó mucho en 2003 al expulsar del Camp Nou a los Boixos Nois, los ultras del Barça. Debió contratar guardaespaldas, que en una ocasión frustraron un intento contra su vida.
  • Florentino Pérez, presidente del Real Madrid, desplazó el año pasado a los Ultra Sur de su lugar preferido en el Estadio Bernabéu, consignándolos a unas gradas secundarias, sujetas a controles más estrictos.

Esto sugiere que en determinado momento de la maduración social, los líderes de las instituciones del futbol encuentran más ventajas políticas en la resistencia a los grupos violentos que en su utilización con fines espurios.

Cosas del folklore

Pero en Argentina muchos no quieren escuchar este tipo de razonamiento: el periodista Daniel Arcucci, de La Nación, fue calificado de “cipayo”, incapaz de “entender el folklore del futbol argentino”, por haber elogiado la actitud de los madridistas que ovacionaron a Pirlo, o de los hinchas del Bayern que aplaudieron a los jugadores del Barcelona.

La bombonera

Volviendo al caso de La Bombonera, más que un simple hecho de intimidación espontánea en un ámbito caracterizado por la violencia, el episodio se reveló como un acto criminal premeditado, con numerosos participantes que habrían sido identificados, ya que existen vídeos que han salido a la luz, en vez de ser guardados en un cuarto oscuro.

Al mismo tiempo, las investigaciones y pericias parecen confirmar algo que muchos observadores presumían: que la motivación principal no fue el odio al adversario tradicional, sino la necesidad de “mostrar huevos” y capacidad de violencia, con el fin de consolidar mediante la extorsión a un grupo que se sentía desplazado en la pugna por el amparo oficial y las habituales prebendas: viajes, reventa de entradas, venta de souvenirs, servicios a políticos de diversas filiaciones (seguridad, intimidación, organización de marchas y actos), etc.

Esto es de sobra conocido en Argentina. El periodista Ezequiel Fernández Moore, de La Nación, recuerda que en mayo de 2000 un grupo de “barras” de Boca, que pretendía consolidar su posición en “la interna” del club, hizo explotar tres bombas de estruendo en la cancha de Newell’s Old Boys.

Barras bravas

Quienes integran las barras bravas no son solo “jovencitos con mucha energía y poco seso”.

Ese procedimiento extorsivo tuvo éxito: el grupo fue aplacado con pasajes para viajar a Tokio, donde Boca venció al Real Madrid en la Copa Intercontinental, y poco a poco consolidó su posición hasta convertirse en la barra dominante.

Fernández Moore agrega que ahora “otros quieren formar parte de estos nuevos tiempos que prometen o prometían felicidad uno de los grupos que, supuestamente, habían amenazado con represalias porque lo habían dejado fuera del negocio”.

Ya en diciembre del año pasado, un artículo de Clarín advertía que “la interna de La Doce puede explotar”, al informar de la disputa entre las diversas facciones que se disputaban el control de la máquina de fabricar dinero.

No hay que engañarse, esto es un negocio; un negocio criminal, sí, pero negocio al fin, y entre la mugre están prendidos diversos intereses de lo más pulcros, de lo más respetables.

Estamos esperando que pase una desgracia real, que maten a alguien, para entonces de verdad tomar cartas en el asunto”

Néstor de la Torre, el presidente del Chivas
AFP

Por eso habrá que tomarle la palabra a Néstor de la Torre, el presidente del Chivas, cuando se pregunta si “estamos esperando que pase una desgracia real, que maten a alguien, para entonces de verdad tomar cartas en el asunto”.

El problema es que ya han matado a varios en el futbol latinoamericano. Pero si entramos en eso este artículo se haría interminable.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¿Cómo puedes volver a hacer ejercicio después de haber tenido COVID-19?

Independientemente de la gravedad del cuadro, un 16% de los pacientes con covid-19 sufre complicaciones cardíacos. Esto es algo crucial a tener en cuenta al retomar el ejercicio.
4 de diciembre, 2020
Comparte

Encuestas realizadas en todo el mundo estiman que hasta un 16% de los pacientes con covid-19 tienen algún tipo de complicación cardíaca.

El daño al corazón no depende del grado de la enfermedad: incluso los cuadros más leves pueden dañar el sistema cardiovascular.

El problema es que, muchas veces, esta secuela en el pecho no da ningún síntoma y la persona solo sentirá sus consecuencias cuando exija un trabajo extra al sistema cardiovascular.

Esto sucede, por ejemplo, durante la actividad física: el corazón necesita latir más para bombear sangre a los músculos y, si tiene algún daño causado por el coronavirus, puede funcionar mal e incluso descomponerse.

Por esta razón, lo más recomendable es consultar con un médico, quién puede ordenar una serie de exámenes cardiológicos antes de que volvamos a hacer ejercicio de más intensidad.

Pero, ¿cómo afecta el coronavirus al corazón?

Atrás quedó la época en que el covid-19 se veía solo como una enfermedad respiratoria.

Hoy en día se sabe que no se limita a los pulmones y tiene varias repercusiones en el organismo, con consecuencias para el intestino, los riñones, el cerebro y, por supuesto, el corazón.

En el músculo cardíaco, el Sars-CoV-2, el virus responsable de la pandemia actual, tiene una acción directa e indirecta. En primer lugar, el patógeno puede alojarse allí y devastar las células del órgano.

Corazón

Getty Images
El covid-19 puede afectar al corazón de manera directa e indirecta.

En segundo lugar, la infección genera una inmensa respuesta del sistema inmunológico. Esto, a su vez, lleva a un estado de inflamación que afecta el funcionamiento de varias partes del cuerpo (incluido el propio sistema cardiovascular).

“Estos procesos pueden derivar en miocarditis, con la aparición de áreas con cicatrices y fibrosis que se relacionan con arritmias”, señala Marcelo Leitão, expresidente de la Sociedad Brasileña de Medicina del Ejercicio y el Deporte, que elaboró en colaboración con la Sociedad Brasileña de Cardiología una guía sobre cómo volver a hacer ejercicio de forma segura después del covid-19.

La arritmia no es más que un desajuste en los latidos que permiten que el corazón se contraiga para bombear sangre a través de las arterias.

En un momento de esfuerzo, el órgano necesita funcionar de forma rápida y eficiente, dado que aumenta la demanda de oxígeno y nutrientes de todo el cuerpo.

Médica y paciente

Getty Images
El desequilibrio cardíaco puede ocurrir hasta 60 días después del diagnóstico y recuperación del covid-19.

Y es exactamente en una situación como esta donde puede aparecer este desequilibrio cardíaco. “La miocarditis es una de las causas más frecuentes de muerte súbita”, señala Colombo.

Se estima que esto puede ocurrir hasta 60 días después del diagnóstico y recuperación del covid-19.

Los estudios realizados durante la pandemia muestran que las complicaciones cardiovasculares relacionadas con el coronavirus aparecen incluso en las condiciones más leves.

La infección puede ser un factor que empeore una enfermedad cardíaca preexistente, pero también es el desencadenante de la aparición de una enfermedad torácica en aproximadamente el 12% de los pacientes.

¿Cómo protegerse?

Según el documento de las dos sociedades médicas brasileñas, antes de volver a practicar cualquier deporte, todas las personas que hayan tenido covid-19 deben someterse a una evaluación médica.

“El profesional analizará la condición de acuerdo con la gravedad de la infección, hará un examen físico en el consultorio y solicitará algunas pruebas adicionales”, describe Leitão.

Electrocardiograma

Getty Images
Los médicos brasileños recomiendan en todos los casos un electrocardiograma.

Los expertos sugieren que todas las personas recuperadas se hagan al menos un electrocardiograma, una prueba sencilla que mide la actividad eléctrica del corazón -que se encarga de regular el latido de este músculo.

Ahora, para los casos más graves o para deportistas profesionales y o personas que hacen deportes competitivos, el chequeo posterior al covid-19 debe ser más completo.

Además del electrocardiograma, la guía brasileña enumera otras pruebas, como la dosificación en sangre de troponina (una proteína que se altera cuando el corazón no está bien), la prueba de esfuerzo (la que se hace en una cinta para medir la resistencia física, cardíaca y pulmonar), el holter (que mide la presión arterial durante 24 horas) e incluso una resonancia magnética.

Si los resultados son correctos, la persona puede reanudar el entrenamiento. En caso de cualquier alteración o diagnóstico de miocarditis, es importante esperar un poco más.

“Por lo general, el paciente necesita entre tres y seis meses de descanso y hacer algunas reevaluaciones mientras tanto para ver cómo evoluciona la situación”, dice Colombo.

Reinicio y cuidados básicos

Para aquellos que han recibido luz verde para volver al gimnasio, es importante que se lo tomen con calma al principio.

Gimnasio

Getty Images
Es importante no olvidarse de continuar con las medidas para evitar el contagio como por ejemplo limpiar con gel todo lo que tocas en el gimnasio.

No se puede seguir el mismo ritmo que antes de la pandemia, porque el cuerpo no está acostumbrado y ha perdido el acondicionamiento en los últimos meses.

“El retorno debe ser gradual y vale la pena hacer un fortalecimiento muscular antes de iniciar un entrenamiento aeróbico, como correr o andar en bicicleta”, sugiere Colombo.

Contar con la orientación de un profesional de educación física es aún más esencial en este punto.

También es bueno reforzar las medidas básicas de protección frente al coronavirus: trata de hacer ejercicio en casa o en lugares abiertos, como parques, plazas y clubes, con buena circulación de aire.

Usa mascarilla antes y después del entrenamiento. No te detengas a hablar con otras personas y mantén siempre una distancia mínima de 2 metros de otros deportistas.

Por último, lávate las manos con agua y jabón y desinfecta los objetos que utilizaste en el entrenamiento con gel de alcohol o alcohol al 70%.

Estas recomendaciones son válidas incluso si ya has tenido covid-19, ya que aún no se sabe cuánto dura la inmunidad y siempre existe el riesgo de contagiarte y transmitir el agente infeccioso a quienes te rodean.

¿Es necesaria una reevaluación?

“Si durante o después del ejercicio, te sientes muy cansado y tienes palpitaciones, dificultad para respirar o dolor en el pecho, consulta nuevamente con un profesional de la salud”, dice Leitão.

Hombre y mujer haciendo yoga

Getty Images
Después de dos o tres meses de comenzar a hacer ejercicio, es recomendable reevaluar el estado físico.

Estos pueden ser signos de que algo anda mal en el sistema cardiovascular.

Si todo está bien y el ritmo de las actividades evoluciona sin problemas, los expertos de las dos sociedades médicas piden que todos se sometan a una reevaluación dos o tres meses después de empezar a ejercitar, así la persona puede estar segura de que no han surgido nuevos problemas.

Después de todo, todavía hay mucho que no se sabe sobre el coronavirus y sus efectos a largo plazo.

Para evitar sorpresas desagradables en tu corazón, lo mejor es siempre tener mucho cuidado.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=sNuAl-Lj8PI

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.