El joven que se hizo multimillonario por portarse mal en el colegio
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
HMA

El joven que se hizo multimillonario por portarse mal en el colegio

Jack Cator, de 26 años, acaba de vender su empresa de internet Hide My Ass por 60 millones de dólares, y todo partió de una idea que tuvo cuando estaba en el bachillerato.
HMA
Por BBCMundo
18 de mayo, 2015
Comparte
Jack cator
Jack Cator se hizo millonario a los 26 años, después de vender su empresa “Hide My Ass” en US$60 millones.

Pocas personas pueden decir que se portaron mal en el colegio y, como consecuencia directa, a los 26 años se han convertido en multimillonarios.

El británico Jack Cator es una de esas personas: su fortuna proviene en parte de sus momentos de indisciplina en el bachillerato.

En 2005, cuando tenía 16 años, Cator estaba cansado de que su escuela en la ciudad británica de Norfolk hubiera instalado programas en los computadores que bloqueaban el acceso a internet, para evitar que los estudiantes pudieran bajar canciones y jugar en línea.

Entonces, con su empírico -pero profundo- conocimiento de programación y código se las ingenió para hackear el sistema.

“Pensé que sería divertido saltarme los filtros impuestos por el colegio”, le dijo Cator a la BBC.

Para “saltarse” esos filtros utilizó un sitio en línea que le permitió “disfrazarse” de un perfil autorizado y de esa forma esquivar los programas que bloqueaban el sistema instalado por el colegio.

Todo esto lo logró conectándose a un servidor remoto –ubicado fuera del país- que le permitió navegar de forma anónima y privada. Estos sitios en línea proveen a los usuarios de algo llamado Red Privada Virtual, VPN por sus siglas en inglés.

Sin embargo, a pesar de lograr su objetivo de burlar las barreras impuestas por el colegio, no estaba muy contento con los proveedores de VPN: no eran fáciles de usar y tenían muchos avisos publicitarios.

Jack Cator
HMA permite el acceso a sitios de internet bloqueados en algunos países.

Entonces decidió crear su propio servidor.

Le llevó sólo una tarde, sentado en el sillón de la casa de sus padres. Y le puso un nombre provocador: Hide my Ass(“Esconde mi trasero”).

Miremos qué pasó más tarde: en menos de 10 años Cator logró transformar su idea en una empresa, y en una muy rentable: acaba de venderla en US$60 millones.

HMA, que Cator convirtió en uno de mayores proveedores de VPN en el mundo sin la necesidad de inversionistas, fue comprada por el desarrollador de software AVG.

Por ese dinero, AVG se quedó con una compañía con más de dos millones de clientes, una renta anual de US$3 millones y ventas por más de US$16 millones.

Mientras que Cator continuará como director ejecutivo de HMA.

Volverse viral

Pese a ser un colegial de 16 años, Cator ya sabía entonces sobre el arte oscuro de hacer dinero promoviendo sitios en internet y sabía que HMA podía convertirse en un fenómeno comercial.

Así que comenzó a dar a conocer su sitio en foros de internet para crear algo de ruido alrededor de su idea.

La forma en que HMA hace dinero es un término que se conoce como “marketing de afiliados” (affiliate marketing, en inglés).

En lenguaje más simple esto significa que Hide My Ass obtiene una comisión de los sitios de internet cuando alguien los visita a través de HMA y compra algo en ellos.

En menos de un mes de funcionamiento, HMA logró conectar a miles de usuarios alrededor del mundo y logró en su primer año una facturación de US$22.000.

Nuestro nombre ha sido fundamental. Una vez que escuchas ‘Esconde mi trasero’, es imposible olvidarlo

Jack Cator, fundador de HMA

“Me sorprendió cómo ocurrió todo. Nunca escribí un plan de negocios o algo parecido”, relató Cator.

Y añadió: “Lancé el sitio en una sola tarde. Si la gente piensa que es una buena causa, lo comparten. Y así ocurrió”.

Con su negocio andando, Cator terminó la escuela y se inscribió en la universidad para estudiar computación.

Pero en 2009 decidió dejar de estudiar para ponerse a manejar HMA a tiempo completo y añadió un servicio pagado que ahora tiene más de 200.000 usuarios.

Número al que se le unen los casi dos millones que utilizan la versión básica, que es gratuita.

Tercerización necesaria

Con esos dos movimientos, HMA comenzó a crecer. Y comenzó a necesitar gente.

El modo de contratación se hizo acorde al negocio: a ninguno de sus nuevos empleados los contactó por teléfono y ni mucho menos habló con ellos en persona. Entre ellos, un desarrollador de sitios en internet que vivía en Kiev, Ucrania y un gerente de servicio al cliente de Belgrado, Serbia.

Todo se hizo por correo electrónico desde su casa en Norfolk.

“Yo realmente recomiendo la ruta de la tercerización, porque no cuesta mucho, no necesitas mantener una oficina y uno puede encontrar gente con mucho talento”, señaló.

Hide My Ass
HMA ahora tiene su oficina central en un barrio de Londres.

Sin embargo, mientras la compañía crecía, él pronto se dio cuenta de las limitaciones de esa forma de hacer negocios.

“Lo cierto es que me arrepiento un poco de no haber instalado una oficina y convertirla en una compañía como debía un poco antes”, anotó.

“Cuando tu empresa crece de forma acelerada llega un punto en que contratar a gente de manera remota no es lo ideal. Hay muchas cosas que requieren un nivel de confianza distinto”, añadió el joven empresario.

Ese golpe de realidad vino cuando uno de sus contratistas en el extranjero intentó crear una compañía rival.

La realidad lo obligó a tomar ciertas decisiones. Decidió hacer todo en la oficina central y a algunos ayudantes freelancers los convirtió en miembros de tiempo completo.

También se mudó a Londres, donde montó su cuartel general en el barrio de Soho, mientras creaba sucursales en Belgrado y Kiev, con sus colaboradores de confianza al frente.

Actualmente HMA tiene 100 empleados y es posible que duplique sus ingresos este año.

Bloqueo interno

Los proveedores de VPN como HMA les ofrecen a sus usuarios algunas ventajas.

Además del acceso a sitios de internet que están bloqueados en algunos países, también los protege de los piratas informáticos que quieren quedarse con sus detalles personales o averiguar dónde viven.

China
En países como China e Irán las compañías de Red Virtual Privada, VPN, están prohibidas.

Sin embargo, las compañías de VPN –las cuales están bloqueadas en países como China e Irán- también son objeto de críticas.

Así como permiten proteger algunos perfiles en internet, también pueden ser usadas por criminales para cubrir sus huellas en la red.

Cator insiste en que HMA no es más vulnerable a un abuso que otras compañías de internet y que su empresa ha estado siempre abierta a responder a los requerimientos de la policía.

Con la popularidad de su empresa ahora reafirmada por la compra de AVG, Cator tiene la seguridad de que no solo ha sido exitoso por el servicio que ofrece.

“Nuestro nombre ha sido fundamental. Una vez que escuchas ‘Esconde mi trasero’, es imposible olvidarlo”, concluyó.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Vacuna contra la COVID-19: ¿quién decide si es segura?

Reino Unido es el primer país en aprobar la vacuna de Pfizer/BioNTech contra el nuevo coronavirus para uso masivo. La noticia genera muchas preguntas sobre las vacunas y su seguridad. Aquí respondemos algunas de ellas.
Getty Images
2 de diciembre, 2020
Comparte

Las autoridades sanitarias de Reino Unido aprobaron la vacuna contra el coronavirus de Pfizer/BioNTech para uso generalizado, el primer país del mundo en hacerlo. Pero, aunque muchas personas desean ponerse una inyección lo antes posible, a otras les preocupa introducir algo desconocido en su cuerpo.

Aquí despejamos algunas dudas que suscitan las noticias sobre las vacunas.

¿Cómo sabemos que una vacuna es segura?

Esta es la primera pregunta, y la más importante, que hacen los científicos cuando comienzan a diseñar y probar una nueva vacuna o tratamiento.

Las pruebas de seguridad comienzan en el laboratorio, con ensayos e investigación en células y animales, antes de pasar a los estudios en humanos.

El procedimiento requiere comenzar poco a poco y solo pasa a la siguiente etapa de prueba si no hay problemas de seguridad pendientes.

¿Qué papel tienen los ensayos?

Si los datos de seguridad de los laboratorios son buenos, los científicos pueden verificar que la vacuna o el tratamiento son efectivos.

Eso significa realizar pruebas en un gran número de voluntarios, alrededor de 40.0000 personas en el caso de Pfizer/ BioNTech.

Vacuna de Pfizer/BioNTech

Getty Images
La vacuna de Pfizer/BioNTech se desarrolló en apenas 10 meses.

En los ensayos, a la mitad de las personas se les administra la vacuna y a la otra mitad una inyección simulada o de placebo.

Para evitar sesgos, ni a los investigadores ni a los participantes se les dice a qué grupo de esos pertenecen hasta que se hayan analizado los resultados.

Todo el trabajo y los hallazgos se revisan y verifican de forma independiente.

Los ensayos de la vacuna de COVID-19 se han realizado a una velocidad vertiginosa, pero no se han saltado ninguno de estos pasos.

Las pruebas de la vacuna de Oxford/AstraZeneca se suspendieron voluntariamente en una etapa para investigar por qué había muerto un participante, entre muchos miles. Se reinició una vez que quedó claro que lo ocurrido no estaba relacionado con la vacuna.

¿Quién aprueba las vacunas o los tratamientos?

Solo se aprueba una vacuna si el regulador gubernamental -en el caso de Reino Unido es la Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios (MHRA) que depende del Departamento de Salud- está satisfecho y considera que esta es segura y eficaz.

Después de que la MHRA se convirtiera en la primera agencia del mundo en aprobar una vacuna de COVID-19, su directora, June Raine, dijo: “El público puede estar absolutamente seguro de que los estándares con los que hemos trabajado son equivalentes a los de todo el mundo”.

Ahora los controles de la vacuna continuarán para asegurarse de que no haya más efectos secundarios o riesgos a largo plazo.

En Estados Unidos el organismo encargado de aprobar cualquier vacuna contra el COVID-19 es la Administración de Alimentos y Fármacos (FDA).

Una vez autorizada una vacuna, la FDA continúa supervisando la producción y evaluando los lotes para controlar potenciales efectos indeseados y asegurarse de que siga siendo segura y efectiva.

Una persona recibiendo una vacuna.

Getty Images
Algunos grupos en la sociedad tendrán prioridad a la hora de recibir las vacunas aprobadas.

En Latinoamérica ocurre una situación similar.

En México, por ejemplo, el ente encargado de aprobar las vacunas contra el COVID-19 es la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), de la Secretaría de Salud.

El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, dijo a fines de noviembre que Pfizer/BionTech ya había entregado “el expediente de solicitud de registro sanitario” de la vacuna contra el COVID-19 a la Cofepris y, por ende, se está a la espera de una respuesta.

¿Qué contienen las vacunas de COVID-19?

Hay muchas vacunas distintas en desarrollo para el COVID-19.

Algunas contienen el virus pandémico en una forma debilitada.

La vacuna de Oxford/AstraZeneca utiliza un virus inofensivo alterado.

Las vacunas de Pfizer/BioNTech y Moderna utilizan fragmentos de código genético para provocar una respuesta inmune y se denominan vacunas de ARNm.

Estos fragmentos no alteran las células humanas, solo le presentan al organismo instrucciones para que desarrolle inmunidad contra el COVID-19.

Otras inmunizaciones para COVID contienen proteínas del coronavirus.

Las vacunas a veces contienen otros ingredientes, como aluminio, que hacen que la vacuna sea estable o más eficaz.

¿Me enfermará una vacuna?

No hay evidencia de que alguno de estos ingredientes cause daño cuando se usa en cantidades tan pequeñas.

Las vacunas no provocan enfermedades. En cambio, enseñan al sistema inmune a reconocer y combatir la infección contra la que han sido diseñadas.

Algunas personas sufren síntomas leves, como dolores musculares o un poco de fiebre, después de ser vacunadas.

Esta no es la enfermedad en sí, sino la respuesta del cuerpo a la vacuna.

Una persona sosteniendo un frasco de vacuna contra el covid-19 y una jeringa.

Getty Images
Más de 10 potenciales vacunas contra el coronavirus se encuentran en la fase III de sus ensayos clínicos, la última etapa antes de la aprobación por parte de las agencias reguladoras.

Las reacciones alérgicas a las vacunas son raras.

El profesor Sir Munir Pirmohamed, quien asesora a la MHRA, dijo que no había identificado ninguna “reacción adversa grave” durante el ensayo de la vacuna Pfizer/BioNTech.

“La mayoría de los efectos adversos fueron leves y de corta duración, por lo general duraron uno o dos días, similares al tipo de efectos producidos después de cualquier otra vacuna”, dijo.

¿Es seguro que alguien que ha tenido ya COVID-19 se vacune?

Es probable que incluso a las personas que han tenido COVID-19 en el pasado se les ofrezca la vacuna.

Eso se debe a que la inmunidad natural puede no durar mucho tiempo y la inmunización podría ofrecer más protección.

Las autoridades sanitarias en Inglaterra afirman que no hay preocupaciones de seguridad en aplicar la vacuna a las personas que hayan sufrido COVID-19 de larga duración.

Pero aquellos que actualmente padecen de COVID-19 no deben recibir la vacuna hasta que se hayan recuperado.

¿Son las vacunas contra el COVID-19 respetuosas con el bienestar animal?

Algunas vacunas, como la del herpes y la vacuna nasal contra la gripe infantil, pueden contener gelatina de cerdo.

Y algunas vacunas se producen en huevos de gallina o en células de embriones de pollo.

Molécula de coronavirus

Getty Images
Hay muchos tipos de armas que se están probando en la lucha contra el COVID-19.

Hay cientos de vacunas contra el COVID-19 en desarrollo.

Aún no tenemos detalles sobre todos los ingredientes, pero se espera que muchas de las vacunas sean aptas para vegetarianos o veganos.

Si todo el mundo se pone la vacuna, ¿entonces yo ya no necesito hacerlo?

Existe una abrumadora evidencia científica de que la vacunación es la mejor defensa contra infecciones graves.

Las vacunas contra el COVID-19 parecen evitar que las personas se enfermen gravemente y podrían salvar vidas.

Las primeras dosis que estén disponibles probablemente se ofrecerán a las personas con mayor necesidad, como los ancianos, que están en el grupo de personas de mayor riesgo.

Todavía no está claro cuánta protección podrían brindar las vacunas en términos de evitar que las personas propaguen el COVID-19.

Si se puede realizar el proceso bien, vacunar a suficientes personas podría detener la enfermedad.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=3KQvURTJmgA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.