El Mencho, el líder del Cártel de Jalisco que se convirtió en el más buscado en México
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Especial

El Mencho, el líder del Cártel de Jalisco que se convirtió en el más buscado en México

Hábil en los negocios, carácter violento y mucho dinero son las claves del encumbramiento de Nemesio Oseguera, el líder del cártel más peligroso del país.
Especial
Por Alberto Nájar, de BBCMundo
20 de mayo, 2015
Comparte
Nemesio Oseguera Cervantes, líder del Cartel Jalisco Nueva Generación

Nemesio Oseguera es el más buscado en México

Su nombre era conocido entre militares, policías y especialistas en seguridad. Pero desde hace unas semanas se convirtió en el hombre más buscado de México.

Es Nemesio Oseguera Cervantes, conocido como El Mencho, líder del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG).

La mañana del 1 de mayo algunos de sus guardaespaldas dispararon un cohete al helicóptero militar que rastreaba a su jefe.

La aeronave se desplomó. Fue la primera vez que el ejército mexicano sufrió un ataque de este tipo.

Y representó, también, una muestra de la capacidad de fuego y movilización del grupo construido por El Mencho.

Además del ataque al helicóptero el CJNG organizó bloqueos de carreteras y avenidas en ciudades de tres estados del centro del país.

Carrera veloz

Hace unos años Oseguera Cervantes era policía en el municipio de Tomatlán, en el sur de Jalisco.

Ahora es uno de los principales distribuidores de drogas sintéticas del continente, según el gobierno estadunidense.

En cinco años su grupo pasó de ser una banda local a las órdenes del Cartel de Sinaloa, a una organización con presencia en nueve estados del país.

Es proveedor de anfetaminas ilegales en Estados Unidos y Europa, y se han detectado vínculos con el mercado de drogas en Asia.

Las autoridades de Jalisco, su principal centro de operaciones, lo ven como un personaje de alto riesgo.

“Es el principal enemigo del Estado, lo consideramos extremadamente peligroso”, señalan fuentes del gobierno local a BBC Mundo.

Historia

Algunas versiones dicen que Nemesio Oseguera nació en Uruapan y otras en Aguililla, ambos en la zona conocida como Tierra Caliente de Michoacán.

Se trata de una región con larga historia de narcotráfico, especialmente la siembra de marihuana y amapola.

Desde la década de los 90 se sumó también la producción de drogas sintéticas, a cargo del cártel conocido como Los Valencia o del Milenio.

La organización, una de las primeras en elaborar esas sustancias, fue 2005 una de las más poderosas del país.

El Mencho se unió al cártel en esa época, y junto con su cuñado Abigael González Valencia, El Cuini, heredó parte de su estructura a finales de la década pasada.

Para ese entonces el grupo tenía una alianza con el Cártel de Sinaloa, que se rompió en 2010 tras la muerte de uno de sus fundadores, Ignacio Nacho Coronel.

A partir de ese momento nació el CJNG. La carrera de El Mencho se aceleró.

Empresario

Algunos especialistas dicen que Oseguera Cervantes “trituró” a sus grupos rivales.

Pero al mismo tiempo es un personaje con sentido empresarial que aprovechó las oportunidades del mercado, le dice a BBC Mundo Alberto Islas, de la consultora de seguridad Risk Evaluation.

Helicóptero militar derribado en Jalisco, México. Foto: AFP/Getty

Así quedó el helicóptero militar atacado por el Cartel Jalisco Nueva Generación.

Hace cinco años, explica, mudó la producción de metanfetaminas de Michoacán a Colima para alejarse de la zona controlada por el cartel de Los Caballeros Templarios.

Luego se benefició del repunte en el consumo de heroína en Estados Unidos.

“Actúan como revendedores, invierten en cosechas de amapola en Guerrero o Michoacán y luego se encargan de comercializar. Eso les deja mucha ganancia”, dice Islas.

También aprovechó el auge económico en la ganadería, agricultura y construcción de Jalisco.

“Les dio facilidad para lavar activos y dinero, en eso han sido muy exitosos”.

Violencia

Pero el encumbramiento de El Mencho no fue sólo por su habilidad en los negocios.

Un análisis del portal de información de seguridad en América Latina Insight Crime señala que desde su nacimiento “el grupo ha estado asociado con el uso de violencia extrema”.

De hecho la organización se dio a conocer en 2011 con el asesinato de 35 personas en Boca del Río, Veracruz.

La masacre fue ordenada por Oseguera Cervantes como una advertencia al cartel de Los Zetas.

En los últimos años el CJNG ha asesinado a más de 100 funcionarios y policías de Jalisco, como represalia por la captura de miembros del grupo o para atemorizar a quienes persiguen a El Mencho.

La estrategia de terror y habilidad comercial permitieron su expansión a una tercera parte del país, según el gobierno de Estados Unidos.

Las fuentes del gobierno de Jalisco aseguran que Oseguera Cervantes ha apoyado a algunos grupos de autodefensas de Michoacán.

También controla el ingreso de precursores para elaborar drogas sintéticas que llegan por los puertos de Manzanillo y Lázaro Cárdenas.

Figura pública

Nemesio Oseguera reclutó a ex militares y marinos de élite para su seguridad personal.

En su primer círculo de protección siempre le custodian al menos 20 personas con fusiles de asalto y granadas.

Además en los vehículos que le transportan lleva armas de guerra, como el lanzacohetes utilizado para atacar al helicóptero militar el 1 de mayo.

El bajo perfil de su organización le permitió su crecimiento pero eso puede cambiar después de los ataques del 1 de mayo.

El gobierno mexicano desplegó la Operación Jalisco con cientos de soldados, marinos y policías federales para capturar a El Mencho.

Insight Crime recuerda que otros capos en estas circunstancias están en prisión o fueron abatidos.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Shingo, el pueblo de Japón en el que aseguran que está enterrado Jesús (junto a la oreja de su hermano)

De acuerdo a la leyenda, en una remota localidad en el norte de Japón, estaría enterrado el cuerpo de Cristo, quien dicen que vivió allí hasta los 106 años y tuvo descendencia.
9 de abril, 2020
Comparte

Jesús no murió a los 33 años, sino que vivió en realidad hasta los 109.

El que fue crucificado en Jerusalén fue su hermano.

Y se casó y tuvo tres hijas.

Estas tres afirmaciones forman parte de la creencia de un pequeño grupo de cristianos que residen en el lejano poblado de Shingo, en el norte de Japón.

Donde además, afirman, “está enterrado Jesús, el verdadero. Junto a la oreja de su hermano”.

Aunque parece un absurdo, este lugar enclavado entre montañas atrae a unos 20.000 peregrinos y turistas que cada año visitan el lugar que es conocido como el “Museo de la Leyenda de Cristo”.

A Cristo, en realidad, en este remoto paraje japonés lo llaman Daitenku Taro Jurai. Y el lugar de su supuesta sepultura es un montículo de tierra coronado por una enorme cruz de madera.

“Es solo una atracción turística, para hacer dinero”, le dijo a la cadena ABC Marcel Poliquin, un sacerdote católico que vive cerca del museo.

Sacerdote

Getty Images
En Japón apenas el 1% de la población se considera cristiano.

Pero, ¿cómo un grupo de personas que viven a más de 20.000 kilómetros de Jerusalén terminan creyendo que no solo Jesús vivió entre ellos, sino que además está enterrado allí?

Todo parte de una creencia que viene del siglo XVII.

¿En qué creen?

De acuerdo a la información entregada por el “Museo de la Leyenda de Cristo”, cuando Jesús tenía 21 años viajó a Japón para aprender más de las otras religiones que existían en el mundo.

Ese detalle, anota el grupo de creyentes, explicaría los años ocultos de Jesús, de los que nada dicen los relatos bíblicos.

Allí estuvo hasta que cumplió los 33 años, cuando regresó a Jerusalén -vía Marruecos- para continuar con su predicación.

Pero a partir de este punto es donde el relato realmente se complica: Jesús efectivamente es arrestado por las autoridades romanas, quienes lo condenan a la crucifixión. Pero, según la leyenda japonesa, se cambia de lugar con su hermano, conocido en Japón como Isukiri.

Así, dice este grupo, Jesús logró escapar de Jerusalén con dos reliquias, con las que llegó hasta Shingo: una oreja de su hermano crucificado y un mechón del cabello de María.

Y estableció su residencia en Japón, donde se retiró y formó una familia. Finalmente fue enterrado en el lugar donde hoy se erige la enorme cruz de madera, afirman.

Buda de Nara

Getty Images
La mayoría de los japoneses practica el budismo o el sintoismo.

Además, la misma historia señala -basándose supuestamente en unos rollos del siglo XVII que convenientemente desaparecieron durante la II Guerra Mundial- que la familia de los Sawaguchis, cultivadores de ajo de la zona, son los descendientes directos de Jesús.

De ellos, ninguno cree en Cristo, en un país donde la población es mayoritariamente budista y sintoísta.

El origen de la leyenda

Esta creencia -parte del folclore local- surge de la mezcla de varios relatos: los mitos de misioneros cristianos enterrados en las cercanías, el afán de un alcalde de atraer turistas y las elucubraciones de arqueólogos oportunistas.

De acuerdo al periodista Winifred Bird, no hay una fecha exacta en la que se haya dado la creación del lugar “sagrado”, pero hay un registro de que en la década de 1930 se comenzó a hablar sobre el supuesto sitio donde existía la tumba de Cristo.

“Hacia 1935 llegó a esta región Kiyomaro Takenouchi, un religioso que había leído unos documentos luego conocidos como los Libros Takenouchi, donde se señalaba que Cristo estaba enterrado en Japón”, escribió Bird.

Jesús

Getty Images
De acuerdo a la leyenda, la persona que fue crucificada no fue Jesús sino su hermano.

“Cuando llegó al lugar, uno de los locales le mostró dos montículos de tierra cubiertos de bambú. Él declaró inequívocamente que uno era el lugar donde estaba enterrado Jesús y el otro, donde yacía el fragmento de su hermano”, anotó.

A esto se unió el empeño del alcalde de la época, Denjiro Sasaki, quien vio en el asunto de la tumba de Cristo una oportunidad turística.

Y efectivamente viene dando su rédito.

Pero, ¿los locales creen en la leyenda?

Es la parte central de nuestra industria turística. Si no lo crees, no te salvas“, le dijo al diario “Japan Times” Mariko Hosokawa, una habitante de Shingo.

Otros son más escépticos.

“Por supuesto que lo de las tumbas es una mentira. Sin embargo, hay algo que puede sugerir que en esta región sí ocurrió un hecho inédito y espiritual”, agregó Toshiko Sato, otra habitante de la zona, en alusión a la leyenda.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=rCXa2gRXlcM

https://www.youtube.com/watch?v=VhMGk9zH0Zo

https://www.youtube.com/watch?v=QWwnV83nGzY

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts