La ciencia se fija en los ‘hipsters’
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Archivo

La ciencia se fija en los ‘hipsters’

El fenómeno hípster no deja de crecer. La ciencia también ha dirigido su mirada hacia este colectivo y ha analizado desde su vestimenta y alimentos preferidos, hasta su gusto por los objetos del pasado y su toque de ironía.
Archivo
Por Agencia Sinc
31 de mayo, 2015
Comparte
El fenómeno hípster no ha pasado desapercibido para los científicos. // Foto: Archivo.

El fenómeno hípster no ha pasado desapercibido para los científicos. // Foto: Archivo.

El juego Hipster Wars organizado por investigadores de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill (EE UU) consiste en seleccionar entre dos personas cuál tiene un aspecto más hípster. También ofrece otras cuatro opciones para elegir a los más góticos, los más preppies o ‘pijos’, los más pinup y los más bohemios, pero ninguna ha conseguido tantos clics como la de los hípster, casi 40.000.

Los resultados de este juego han servido a sus organizadores para, mediante un software de visión por computador, reconocer el estilo de ropa que caracteriza a cada una de estas tribus urbanas. “Los resultados indican que es posible determinar si tú eres un hípster e incluso por qué lo eres”, afirman los autores en su estudio.

“De acuerdo con nuestro análisis, los hipsters usan vaqueros y chaquetas ajustadas, especialmente con patrones o colores brillantes; también emplean más las botas en comparación con los otros estilos de moda analizados; y se ponen accesorios como gorros y gafas de pasta, además de alguna capa desaliñada en su atuendo”, explica Hadi Kiapour, el autor principal.

Pero si hay un rasgo que distingue a los ‘machos’ hípster es su barba, un símbolo de distinción que puede ocultar un objetivo muy básico: superar a los rivales y atraer a las hembras. Una investigación liderada por el biólogo Cyrill Grueter desde la Universidad de Australia Occidental, que ha analizado a 154 especies de primates, concluye “que en los grupos más grandes y las organizaciones sociales más complejas los machos tienen más desarrollados los rasgos sexuales secundarios visualmente llamativos”.

Esto incluye las narices alargadas de los monos probóscide, las matas de pelo blanco y plateado de los babuinos, los pechos enrojecidos y verrugas labiales que exhiben algunos monos sudamericanos, las bridas de los orangutanes y las barbas de los seres humanos, como las de los hipsters.

Hace pocas semanas corrió el rumor de que estos pelos de la cara estaban infectados de gérmenes, incluso de bacterias fecales, pero ningún estudio científico estaba detrás de tal afirmación. La noticia simplemente partió de unas muestras puntuales que un periodista llevó a analizar a un laboratorio de Nuevo México.

Una ‘cookie monster’ para diferenciarse por la comida

Lo que sí han analizado investigadores del University Collegue de Cork, en Irlanda, es la forma en que los alimentos que consumen los hipsters se han convertido en una manera de resistencia frente a la corriente principal o mainstream. Su artículo se publica en la revista Consumption Markets & Culture y se basa en entrevistas.

Con esta metodología han detectado algunas de sus estrategias para diferenciarse en este ámbito, como hacerse vegetarianos o seleccionar determinadas marcas y descartar otras. Otra táctica son las prácticas de ‘desmercantilización’. Por ejemplo, utilizar productos cotidianos o ‘profanos’ (como chocolate, harina, huevos, hielo y colorantes alimentarios) para ‘sacralizarlos’ elaborando y horneando –una actividad muy hípster– una atractiva ‘cookie monster’ que se pueda lucir en una fiesta de cumpleaños kitsch.

“Nuestro estudio sugiere que la naturaleza discreta de los productos mundanos, como pueden ser los alimentos y las bebidas alcohólicas, permiten desarrollos propios en determinadas comunidades –como la de los hipsters– que quedan encubiertas y difíciles de detectar para las corrientes sociales más amplias”, señala el autor principal, James M.Cronin.

Otro de los hábitos que siguen muchos hipsters es fumar, sobre todo los que van a los bares. En este aspecto se han fijado científicos de la Universidad de California en San Francisco con sus visitas a los locales nocturnos de San Diego. “Elegimos a este grupo porque tenían la tasa de tabaquismo más alta entre las diferentes subculturas que hemos examinado aquí. De hecho, más del 60% de los clientes hípsters más jóvenes eran fumadores”, explica Pamela M. Ling, coautora del trabajo.

“Además, –añade– encontramos una asociación fuerte entre hípster y fumador, respecto a otros grupos. Por ejemplo, cuando durante nuestra intervención mostrábamos fotografías de personas, los participantes identificaban como fumadores a los que tenían un aspecto hipster con mayor frecuencia”.

Pero el verdadero objetivo de este equipo, que publica su trabajo en el American Journal of Public Health, era comprobar si las campañas antitabaco dirigidas a este colectivo eran efectivas, y los resultados fueron positivos: “Hemos visto que logran una disminución significativa en los hábitos de fumar de un grupo tan difícil de alcanzar como este”, dice Ling, quien subraya que los resultados en otra ciudad hípster emergente, Oklahoma, son muy similares. La experta también destaca que estas compañas de concienciación ayudan a reducir el consumo excesivo de alcohol.

Herramientas web para seguirlos

En la otra costa de EEUU, en Nueva York, lo que ha usado otro equipo de la Universidad Carnegie Mellon son modelos probabilísticos sociodemográficos y herramientas web para geolocalizar donde se mueven los hipsters. El profesor Kenneth Joseph y sus colegas utilizaron la aplicación Foursquare, con la que sus usuarios recomiendan lugares interesantes en una ciudad, para descubrir dónde van los miembros de determinados colectivos urbanos y su grado de aislamiento.

Un estudio detecta el gusto de los ‘hipsters’  por los objetos del pasado y cierta ironía en sus conversaciones

“En el caso de la comunidad hípster, aparece muy agrupada espacialmente (por ejemplo en el barrio de Williamsburg) y en sitios que representan a su comunidad”, apunta Joseph, que publica su investigación en el Journal ACM-TIST. “Esto sugiere, según la hipótesis inicial que habíamos formulado, que es más probable estar socialmente aislado, un hecho que tiende a ser cierto en las comunidades de estos inconformistas”.

Las conversaciones en los bares y pubs a los que acuden los hipsterstambién han servido al sociólogo Bjørn Schiermer de la Universidad de Copenhague para descubrir su gusto por la ironía. En uno de los clubsnocturnos frecuentado por los hipsters más noctámbulos de la capital danesa grabó diálogos como este:

Anne: Cuando miras a los camareros, ves que están completamente encasillados para trabajar aquí, son la versión contraria de los dependientes de ‘Joe and The Juice’ (popular tienda de café y zumos naturales frecuentada por los hipsters más sanos).

Emma: Son como los de ‘Joe and The Juice’ con resaca, ja ja.

Anne: Sabes, todo se ha vuelto estilo hípster rock’n’roll. Hay bastante gente que se ha dejado la barba, se ha puesto su camiseta blanca de tirantes bien ajustada y sus tatuajes; y ahí están, como un viejo marinero pelirrojo con su enorme barba, camiseta a rayas y gorrita de punto…

Además de las conversaciones irónicas, en este trabajo también se confirma el gusto de los hipsters por los objetos del pasado, a los que “redimen del olvido”. Renuevan viejas lámparas, cuadros, marcos y otros elementos de la casa. Los chicos sienten una fascinación por las fotos de su padre de los años 60 o 70; y, en el caso de ellas, por los vestidos de su madre o su abuela cuando eran jóvenes. También usan viajas bicicletas, como las de peñón fijo o fixie que utilizó el espontáneo que hace unos días se unió a los ciclistas del Giro de Italia, causando un caos en el pelotón.

 Los chicos sienten una fascinación por las fotos de su padre de los años 60 o 70 y ellas por los vestidos de su madre o su abuela

“En este sentido, considero que la cultura inconformista no es una contracultura, sino una cultura conservadora”, apunta Schiermer, que subraya: “El fenómeno hípster se puede utilizar como una lupa que visualizar los cambios inminentes en nuestra concepción de la cultura y su desarrollo general”.

Por su parte, para el matemático Jonathan Touboul, del College de France, el modo de actuar de estas personas alejadas de la corriente principal también inspira sus investigaciones sobre la dinámica de las redes cerebrales. El estudio se hizo popular entre los medios por su titular en el que afirmaba que existe “un efecto hípster, cuando los anticonformistas acaban siendo iguales”.

Sincronización contra el desorden

“En las redes neuronales ocurre un fenómeno sorprendente: según aumenta el desorden en la interacción entre las neuronas, estas empiezan a oscilar de forma sincrónica. Esta sincronización es un fenómeno importante en el cerebro, ya que en él se sustenta la memoria y la atención, y su interrupción pueden ser patológica, como en la enfermedad de Parkinson o la epilepsia”, explica Touboul.

“Para comprender este fenómeno pensé que lo mejor sería diseñar un modelo, y aquí es donde entran los hipsters–aclara–. Cada individuo puede estar en dos estados y las formas más sencillas para interactuar son, o bien seguir la tendencia de la corriente principal, u oponerse a la misma. De esta forma he visto que el elemento clave para la sincronización es que las personas necesitan un tiempo mínimo para reaccionar a las acciones de los demás”.

Lo que demuestra con su modelo es que, cuando los retrasos superan un determinado valor, todos los hipstersempiezan a hacer las mismas cosas al mismo tiempo y oscilan en sincronía. “De esta forma se produce la paradoja de que al esforzarse en ser diferentes, a menudo acaban por tomar las mismas decisiones y parecerse”, concluye Touboul, que también recuerda que los hipsters pueden quedar alineados hacia una dirección impuesta por las elecciones de la corriente principal, quedando su inconformismo y su diferencia en entredicho.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

'Esto no parece una ola de COVID, parece un tsunami': la odisea de una mexicana en la India

El país reporta nuevos récords mundiales de contagios diarios y sufre por falta de camas de hospital y oxígeno. Nayelly Rodríguez, una mexicana que vive en ese país desde hace 6 años cuenta que ella y toda su familia tiene COVID.
3 de mayo, 2021
Comparte

“En India no hay mucha esperanza. El covid-19 parece imparable. La gente tiene miedo. Temen que sus seres queridos mueran porque no haya lo más básico para que los traten, como el oxígeno”, cuenta a BBC Mundo la mexicana Nayelly Rodríguez Cortés.

Rodríguez, de 29 años, se convirtió al Islam hace 11 años en su natal Guadalajara. Después conoció a su esposo Feroz Khan, con quien tiene 3 hijos, de 8, 6 y 3 años.

Viven desde hace 6 años en Ghaziabad, en el norte del país, a 45 kilómetros de Nueva Delhi.

El jueves pasado, después de presentar síntomas de covid-19 -entre ellos tos, dolor de cuerpo y fiebre-, su prueba dio positivo. Un par de días después ocurrió lo mismo con su esposo y sus hijos.

“No se cómo me contagié, teníamos ya varios días encerrados, salía solo por comida para mis hijos, siempre con tapabocas y guardando distancia”, dice Nana, como es conocida de manera coloquial.

Escasez de camas y oxígeno-6543

Asegura que no tiene tanto miedo por ella y su familia, pero acepta que cuando camina para hacer algo en su casa le falta el aliento.

Nayelly Rodríguez

Cortesía
“No se cómo me contagié, teníamos ya varios días encerrados, salía solo por comida para mis hijos, siempre con tapabocas y guardando distancia”, dice Nana.

“Esa es la gran incertidumbre que tenemos en nuestra casa y todos los enfermos en India. ¿Qué hacemos si empeoran nuestros síntomas? ¿Vamos a poder conseguir lo más básico, como oxígeno o una cama en el hospital?”.

India ha registrado nuevos récords mundiales de nuevas infecciones de covid-19, alcanzando casi 400.000 en un día y está enfrentando una severa escasez de camas de hospital, así como tanques de oxígeno medicinal.

“Es muy difícil conseguir un tanque. Y algunos están lucrando: los están vendiendo hasta en 1.000 dólares, una cifra que es inaccesible para la mayoría, sobre todo después de que las personas se han quedado sin empleo y sin forma de tener dinero”.

Familias enteras

Cuenta que en el conjunto de edificios donde vive, y por lo que oye en las noticias, lo que pasó con su familia es lo que está pasando en el país: se enferman familias enteras.

Nayelly Rodríguez

Cortesía
El esposo y los hijos de Nana también dieron positivo por covid-19.

“Hay muchísimos contagiados, los casos aumentan exponencialmente. Cada día nos enteramos de más y más personas. Esto no parece una ola, parece un tsunami”.

Nana dice que cada vez se sabe también de más muertos por covid, entre ellos los papás de un vecino.

“Y un caso que me impactó mucho, es que en los edificios donde vivo, hace dos semanas, un niño de apenas 8 años se desmayó en el parque y murió antes de llegar al hospital. Ahí les dijeron a sus padres que fue por el virus”.

Con más de 19 millones de casos registrados, India es el segundo país con más infecciones, solo después de Estados Unidos.

Hasta el momento ha reportado casi 212.000 muertes, pero se cree que esta cifra va a aumentar mucho en los próximos días debido a este nuevo fuerte embate del virus y por sospechas de los medios que no todas las muertes han sido reportadas.

Exceso de muertes

Nana dice que en febrero se oían pocos casos, que la gente empezó a relajarse y hacer una vida más normal, incluso a asistir a festivales religiosos masivos, y que en parte eso ayudó a la propagación del virus. En el país circula una variante del covid-19 de la que todavía no se conoce mucho.

Nayelly Rodríguez

Cortesía
Nana y su esposo tienen tres hijos, de 8, 6 y 3 años.

Por todo el mundo circulan fotografías y videos en los que se ven crematorios con muchas piras que no dejan de arder y filas de cuerpos que esperan por hasta 20 horas a ser incinerados.

El diario The Hindu causó conmoción con una noticia de que el cuerpo de un hombre esperando turno fue parcialmente comido por un perro callejero.

También se han acondicionado lugares como parques y estacionamientos para hacer las cremaciones.

En Delhi, un crematorio que había sido creado para incinerar mascotas, pero que todavía no había entrado en operación, se está usando para personas.

“Los musulmanes cuando morimos no podemos ser cremados, sino enterrados. Pero los panteones también están ya llenos”, cuenta.

Calles de India

Cortesía
La única conexión de Nana con el exterior por ahora es la ventana de su casa.

Nana dice que ella ha visto un gran aumento de contagios comparados con la primera ola de coronavirus en 2021.

En ese tiempo ella documentó en su canal de Youtube cómo salió a ayudar al éxodo de migrantes trabajadores que volvían a sus pueblos y aldeas. Les daban agua y alimento para que pudieran continuar caminando ya que se cancelaron los trenes y los autobuses.

“Muchísimas personas viven al día y han perdido sus trabajos. Están en una situación desesperada. Así que los migrantes de otros estados otra vez dejaron la ciudad y se fueron a sus lugares de origen, para no morir de hambre. Aunque, también allá pueden morir porque hay menos infraestructura médica”.

Restricciones

Por ahora Delhi y otras ciudades están en confinamiento. Los únicos negocios abiertos son de comida o de medicamentos. Ella vive en el piso 26 de un edificio y su única conexión con el exterior es su ventana. “Desde allí veo la carretera y las calles. Están desiertas. No hay gente. Pasan muy pocos automóviles”, cuenta.

Su familia en México está preocupada por ella y por la situación en India. “Tienen miedo de que nos lleguemos a poner graves. Quisieran venir a ayudarnos, pero no se puede, estamos a más de un día en avión de distancia y ahorita es casi imposible viajar”.

Estados Unidos anunció que restringirá los viajes a India a partir de la próxima semana. Australia ha prohibido todos los vuelos a India y ha prohibido a sus ciudadanos regresar desde ese país, anunciando que serían castigados con multas y hasta 5 años de cárcel.

En India se tenía esperanza en las vacunas, por ser el primer productor a nivel mundial. Sin embargo, varios estados -algunos de los más afectados por la covid- han reportado falta de vacunas.

Hasta ahora solo se han aplicado 150 millones de dosis en una población de 1.300 millones. Por ahora, India ha detenido las exportaciones de AstraZeneca para vacunar a sus ciudadanos.

“Por ahora nuestra esperanza es que llegue ayuda de otros países. La gente está muriendo no sólo del virus, sino por falta de lo esencial para tratarlo. No sabemos cómo puede parar esto”, lamenta Nana.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=ifbO_Aw0TCE

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.