Menos publicidad de comida chatarra para erradicar la obesidad: OMS
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Menos publicidad de comida chatarra para erradicar la obesidad: OMS

Entre las consideraciones para combatir la obesidad está fomentar que los niños aprendan a identificar cuáles son los alimentos sanos, y cómo llevar una dieta equilibrada.
Cuartoscuro
Por Nayeli Roldán
4 de mayo, 2015
Comparte
Foto: Cuartoscuro.

Foto: Cuartoscuro.

La prevalencia de sobrepeso y obesidad aumentó 27% en adultos y 47% en niños entre 1980 y 2013, por ello, la Organización Mundial de la Salud (OMS) prepara una serie de propuestas que sirvan como eje para que los países diseñen políticas públicas eficaces para erradicar la epidemia.

Entre las recomendaciones generadas hasta el momento en un informe previo de la Comisión para Erradicar la Obesidad Infantil de la OMS, se destaca “reducir la exposición” de los niños y niñas a la publicidad de comida chatarra y en cambio promover el consumo de alimentos saludables.

El informe se encuentra en el periodo de consulta con los diferentes actores y expertos sobre el tema y concluirá en junio próximo; el documento final, será presentado ante la Asamblea de la OMS y se pretende que lo ahí expuesto sirva para promover políticas públicas aplicadas a cada contexto contra un padecimiento que daños físicos entre la población mundial y altos costos en los servicios médicos de gobiernos.

En la página de internet de la Comisión, puede consultarse el informe previo con algunas de las consideraciones y propuestas de los expertos para combatir el sobrepeso y obesidad, un problema preocupante sobre todo entre los niños y adolescentes.

¿Cómo ganarle la batalla a la comida chatarra?

La OMS advierte que el problema de la obesidad y la comida chatarra es multifactorial, pero dedica un apartado especial para abordar posibles estrategias que fomenten una mejor alimentación sobre todo desde los primeros años de vida.

Uno de los desafíos está en encontrar el modo eficaz para que los niños aprendan elegir productos sanos y se acostumbren a tener una dieta equilibrada para las siguientes etapas de su vida. Para ellos es importante el entorno educativo, donde debe promoverse la actividad física y el aprendizaje sobre los efectos de los alimentos en la salud. De ahí que los expertos recomiendan la inclusión de enseñanza nutricional en los planes de estudio.

La evidencia demuestra el efecto de la publicidad con el consumo de alimentos poco dañinos para la salud, por ellos, la OMS recomienda un cambio en las políticas públicas para reducir la exposición de los niños al marketing de comida chatarra.

Se requiere, dice, un conjunto de acciones sobre la disponibilidad de los alimentos poco sanos, la accesibilidad financiero y la publicidad, toda vez que mientras “el acceso a productos de alimentación sanos es limitado, los productos de alimentación ultra procesados son a menudo la única alternativa disponible y económica”.

La propuesta de los expertos incluye mejorar los sistemas de distribución de productos saludables y desarrollar una estrategia publicitaria para su consumo. Además, debe asegurarse que los alimentos con alto contenido calórico se identifiquen como tales, lo que promovería comportamientos más sanos entre la población, pues tendrían elementos más claros para elegir el tipo de productos de consumo.

Otro aspecto a considerar es el uso de las “medidas fiscales” para “cambiar comportamientos de compra de alimentos”; esto, aunado a disminuir la exposición a la publicidad, es una medida eficaz, según la evidencia disponible.

Aunque en el gobierno federal de México lanzó medidas regulatorias limitar la publicidad de comida chatarra en televisión y cines en horarios infantiles, según la Alianza por la Salud Alimentaria, que incluye a 28 organizaciones civiles, “se trata de una regulación de excepciones”.

En el estudio “Contra la obesidad y la diabetes: una estrategia secuestrada”, elaborada por la Alianza, se advierte que la regulación excluye otros medios como internet, teléfonos, teléfonos y juegos, área de entretenimiento para los niños y niñas. Además, la medida así diseñada resulta poco eficaz, toda vez que 38.4% de los niños ve televisión entre las 20 y 22 horas, horario que quedó fuera de restricción.

En tanto, la industria diseña medidas eficaces para enganchar a los menores de edad, por ejemplo, la utilización de un personaje ficticio, celebridad o personaje popular, en 67% de los anuncios; en 46% de los comerciales se promueve un regalo o juguete para generar interés entre los niños, y más de 35% incluyeron una liga que vincula una página de web.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Rusia y Ucrania: por qué Biden cruzó una peligrosa línea al comentar que Putin 'no puede seguir en el poder'

Las declaraciones fuera de guion del presidente estadounidense sobre su homólogo ruso han tensado las relaciones entre ambos países.
28 de marzo, 2022
Comparte

El presidente de EU, Joe Biden, hizo la semana pasada una serie de declaraciones fuera de guion que elevaron la temperatura de las relaciones entre su país y Rusia.

Su comentario improvisado el sábado en la parte final de lo que en Polonia consideraron un “gran discurso”, cuando sugirió la destitución del presidente Vladimir Putin, pudo haber tenido graves consecuencias.

En su discurso ante una multitud de funcionarios y dignatarios del gobierno polaco en el Castillo Real de Varsovia, el presidente de EE.UU. advirtió una vez más que el mundo se encuentra en medio de un conflicto decisivo en nuestra era entre democracias y autocracias.

Prometió que la OTAN defenderá “cada centímetro” del territorio de sus estados miembros. También que brindará un apoyo continuo a Ucrania, aunque señaló que el Ejército estadounidense no se enfrentará a las fuerzas rusas allí.

Fue un discurso de confrontación, aunque mesurado, en línea con el que mantienen desde hace meses las autoridades estadounidenses, comenzando por el secretario de Estado, Antony Blinken.

Al final, justo antes de los agradecimientos y la despedida, Biden comentó sobre su homólogo ruso: Por el amor de Dios, este hombre no puede seguir en el poder”.

Ahí estalla la bomba.

“Este discurso, y los comentarios referidos a Rusia, son asombrosos, por usar términos educados”, declaró el portavoz de Moscú, Dmitry Peskov. Biden, afirmó, “no entiende que el mundo no se limita a Estados Unidos y gran parte de Europa”.

Putin y Peskov

Getty Images
Peskov, portavoz del gobierno de Putin, criticó el comentario de Biden.

Y entonces EE.UU. recula.

“El punto del presidente era que no se puede permitir que Putin ejerza el poder sobre sus vecinos o la región”, alegó un funcionario de Washington. “No estaba debatiendo el poder de Putin en Rusia, o un cambio de régimen”.

La línea entre condenar y pedir un cambio de régimen

La rapidez con la que se emitió la “aclaración”, de la que luego se hizo eco Blinken, sugiere que el gobierno de EE.UU. comprende el peligro inherente de las palabras de Biden.

Horas antes el presidente de Estados Unidos había llamado “carnicero” a Putin; y la semana pasada pareció adelantarse al procedimiento diplomático de su propia administración al acusar al líder ruso de crímenes de guerra.

En ambos casos los comentarios de Biden provocaron condenas y advertencias de Moscú de que las relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Rusia se estaban deteriorando hasta el punto de ruptura.

Hay una línea entre condenar al líder de una nación -la retórica a veces sobrecalentada de la diplomacia- y pedir su destitución; una línea que tanto los estadounidenses como los soviéticos respetaban incluso en el apogeo de la Guerra Fría; una línea que Biden, en principio, ha cruzado.

Frecuentemente se acusa a los países poderosos de imponer a los débiles un “cambio de régimen”.

Esto, sin embargo, no suele ser lo que una nación con armas nucleares exige a otra.

El domingo incluso algunos aliados de Estados Unidos intentaban distanciarse de los comentarios de Biden.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, advirtió que el líder estadounidense estaba poniendo en peligro las negociaciones de armisticio entre Rusia y Ucrania.

“Queremos detener la guerra que Rusia ha creado en Ucrania sin una escalada”, afirmó. “Si esto es lo que queremos hacer no debemos agravar las cosas, ni con palabras ni con acciones”.

En Washington, los líderes del Congreso también expresaron su preocupación. El republicano de Idaho Jim Risch, el de mayor rango en su partido en el comité de relaciones exteriores del Senado, calificó los comentarios de Biden como una “horrible metedura de pata”.

“Dios mío, desearía que lo ciñeran al guion”, declaró. “Decir, o incluso como hizo él, sugerir que tu política es de cambio de régimen, causa un gran problema. Esta administración ha hecho todo lo posible para detener la escalada. No hay mucho más que puedas hacer para aumentarla que pedir un cambio de régimen”.

Un historial de comentarios improvisados

Joe Biden y Barack Obama en 2012

Getty Images

Es conocida la tendencia de Biden a hacer comentarios improvisados que pueden ponerlo en situaciones difíciles.

Estos han dañado anteriores candidaturas presidenciales y en ocasiones han sembrado la frustración entre los funcionarios de la administración Obama cuando era vicepresidente. Sin embargo, tales comentarios no son del todo accidentales. Pueden revelar lo que siente Biden aún si su cabeza -y las de quienes lo rodean- preferirían que se callara.

A veces son una fortaleza política, escribe Tom Nichols de la publicación The Atlantic, que permite a Biden conectarse auténticamente con las emociones del pueblo estadounidense.

Pero en este momento actual de crisis diplomática, cuando unas palabras mal elegidas pueden acarrear consecuencias importantes, también se consideran una debilidad.

“Es difícil culpar a Biden por no contener su conocido temperamento después de hablar con las personas que han sufrido la barbarie de Putin”, escribe Nichols. “Pero las palabras de todos los líderes mundiales importan en este momento, y ninguna más que las del presidente de Estados Unidos”.

Es posible que Biden crea que las relaciones entre Estados Unidos y Rusia están tan dañadas que no se repararán mientras Putin esté en el poder. Sin embargo, decirlo explícitamente podría dificultar el objetivo inmediato de Estados Unidos: poner fin a la guerra en Ucrania y preservar la integridad territorial de la nación.

La guerra en Ucrania no transcurre como Putin pretendía. Su ejército está atascado en amargos combates y las bajas van en aumento. Su economía está sufriendo el peso de las sanciones económicas. Rusia está cada vez más aislada del resto del mundo.

La situación tiene potencial para llevar a la desescalada que piden EE.UU. y sus aliados, pero también podría hacer que Putin se desespere más. Y si el líder ruso cree que su poder está en juego, y piensa que EE. UU. persigue ese objetivo de forma abierta, es posible que el giro que tome la crisis a partir de ahora no sea precisamente el de la paz.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=G-DoQmKQ8rU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.