México, en el top 10 de países con más feminicidios por armas de fuego del mundo
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

México, en el top 10 de países con más feminicidios por armas de fuego del mundo

Es una de las 25 naciones que concentran la mitad de todos los crímenes cometidos en contra de mujeres y niñas a escala global. Juárez fue un detonante del incremento de feminicidios, pero en Guerrero el problema está al alza, advierte un estudio.
Cuartoscuro
Por Arturo Angel
26 de mayo, 2015
Comparte
Protesta en la Ciudad de México contra los feminicidios. Foto: Cuartoscuro/Archivo.

Protesta en la Ciudad de México contra los feminicidios. Foto: Cuartoscuro/Archivo.

En seis años más de mil 900 mujeres y niñas fueron asesinadas de forma violenta en México y casi la mitad de ellas con armas de fuego. Esto ubica a nuestro país, junto con otras nueve naciones latinoamericanas, entre los 25 países con la mayor tasa de feminicidios del mundo y en el top ten de los que se cometen con disparos de armas.

La crisis de seguridad en Ciudad Juárez, donde la tasa de homicidios de mujeres llegó a niveles 20 veces superiores al promedio global, disparó el nivel de feminicidios, pero el contexto del narcotráfico y la violencia creciente en estados como Guerrero, amenazan con mantener a México entre los países más peligrosos para las mujeres en el mundo.

Los datos y análisis corresponden al estudio denominado “Carga Global de la Violencia Armada 2015. Cada Cuerpo Cuenta” elaborado y publicado cada tres años por dos organizaciones no gubernamentales europeas con el apoyo de Naciones Unidas, y el cual dimensiona los costos humanos de la violencia a escala global a partir de información oficial.

De acuerdo con el diagnóstico, aunque el 80 por ciento de las víctimas de homicidios intencionales en el mundo son hombres, en promedio cada año 60 mil mujeres pierden la vida en circunstancias violentas.

Una situación preocupante, además de la cantidad de los feminicidios, es la concentración de los mismos. Apenas 25 países acumulan la mitad de todos los crímenes de mujeres en el planeta y con índices que a diferencia de los del resto de naciones van en incremento.

América Latina es la región de mayor violencia en contra de las mujeres. De los 25 países con la mayor tasa de feminicidios, diez se encuentran en esta zona. Además, Honduras, El Salvador y México están entre los cinco países del mundo con el mayor crecimiento en las tasas de homicidios de niñas y mujeres.

“Estas naciones que son testigos de una alta actividad del narcotráfico además padecen un crecimiento en su tasa de feminicidios que incluso, han llevado a los actividades en Derechos Humanos a considerar la guerra contra las drogas como la nueva guerra contra las mujeres” señala el análisis.

La opacidad es el otro problema. De acuerdo con el estudio, aunque se ha avanzado en la recolección de información sobre los crímenes en contra de las mujeres en el mundo, existen naciones principalmente en África y Asia donde no hay una contabilidad precisa o confiable y por tanto, donde la gravedad del problema se desconoce.

México, triste protagonista

En el periodo del 2007 a 2012 se cometieron en México mil 909 feminicidios en el país (ya comprobados y verificados), cantidad que significa un tasa de 3.2 crímenes por cada 100 mil mujeres. Dicho promedio de homicidios ubica nuestro país por encima de la tasa mundial de feminicidios.

En el comparativo con otros países, México se encuentra en la posición 23 con la mayor tasa de feminicidios. Si se toma en cuenta solamente la cantidad total de homicidios de mujeres sin el factor demográfico, nuestro país escalaría hasta la sexta posición global.

El balance de cualquier forma es negativo. Una escala elaborada por el propio estudio pone a México con un rango “alto” de feminicidios junto 17 países más, los cuales solo están por debajo de otros siete cuyo rango es “muy alto”. En total, fueron analizados y comparados más de cien naciones que tenían datos consolidados.

En la revisión de los feminicidios que se cometen con armas de fuego la situación es aún peor, pues México es el décimo lugar en este rubro, con un porcentaje de casi la mitad de los homicidios de mujeres cometidos de esta forma. El primer lugar lo ocupa Guatemala, donde la proporción de feminicidios con armas de fuego supera el 70 por ciento.

En comparación con los otros dos países de América del Norte, la situación de México es muy desfavorable. La tasa de feminicidios en los Estados Unidos es de 1.9 por cien mil mujeres, es decir, la mitad en comparación con nuestro país. Con Canadá la brecha es aún más alta pues ese país tiene un índice de 0.9 feminicidios.

Otro dato significativo es que nuestro país fue, entre el 2011 y el 2014, el quinto con el mayor crecimiento en su tasa de feminicidios -pasó de 2.4 a 3.2- solo detrás de Honduras, El Salvador, Bahamas y Surinam.

La letal Juárez y el riesgo en Guerrero

Una “ciudad letal para las mujeres”. Así calificaron las organizaciones detrás de este análisis a Ciudad Juárez, municipio que tuvo un papel protagónico en el disparo de los feminicidios en México sobretodo en el periodo del 2008 al 2012.

De acuerdo con los datos del estudio, la ciudad fronteriza del estado de Chihuahua llegó a tener una tasa de casi 60 homicidios por cien mil mujeres en 2010. Para ponerlo en proporción, este índice cuadruplica a la tasa de feminicidios de El Salvador, actualmente el país con la mayor incidencia de crímenes de niñas y mujeres.

Aunque la violencia en Juárez fue generalizada e impulsada sobre todo por la operación y rivalidad de grupos del crimen organizado, la proporción en los homicidios de mujeres creció 20 por ciento más que la de los hombres.

Cifras del Observatorio para la Violencia de Juárez, retomadas por el análisis, detallan que de los 673 feminicidios registrados entre 2009 y 2012, casi la mitad ocurrieron en las calles o en un espacio público, mientras que el 25 por ciento fueron en domicilios privados y otro siete por ciento en zonas comerciales.

“Pero además de la tasa extremadamente alta de feminicidios en Juárez, llama la atención la violencia con lo que se cometieron los crímenes, con varias víctimas que mostraban signos de tortura o mutilación, antes de ser arrojadas en sitios públicos” subraya el estudio.

Los analistas advierten que si bien, a partir de 2010, el nivel de feminicidios en Juárez comenzó a descender, en parte por la estrategia de seguridad implementada en el estado, en otras zonas del país la violencia contra las mujeres ya dio señales de crecimiento.

En 2012 Chihuahua tuvo una tasa de feminicidios de 15.2 por cien mil mujeres, cuatro veces más que el promedio nacional pero a su vez, un descenso significativo respecto a años anteriores. En cambio, Guerrero acumuló dos años consecutivos al alza hasta alcanzar una tasa de casi 14 feminicidios en el mismo año. Un fenómeno similar ocurrió en otros estados como Durango y Nayarit.

América Latina, feminicidios y narco

Según los datos del estudio América Latina es la región del mundo en donde las mujeres corren el mayor riesgo de ser asesinadas. El Salvador tiene la tasa más alta de feminicidios a escala global con 17 crímenes en promedio por cada cien mil mujeres, seguido de Honduras con un índice de 14 feminicidios.

En tercer sitio aparece Sudáfrica y en cuarto de nuevo otro país latinoamericano, Guatemala, con una tasa de poco más de diez feminicidios. Belice, Venezuela, Colombia, Brasil, República Dominicana y Panamá son los otros países de la región junto con México que se encuentran entre los 25 con más feminicidios.

En el análisis por regiones América central, el Caribe y América del Sur están por encima – en ese orden- del resto de en cuanto a la incidencia de homicidios violentos de mujeres. En el otro extremo, Europa es la zona con la menor tasa de feminicidios, exceptuando a Rusia que es uno de los países ubicadas en el top ten de crímenes de mujeres.

Los analistas destacan que aun cuando en América son pocas las regiones en un conflicto armado convencional, exceptuando a Colombia, la presencia del crimen organizado y el narcotráfico es uno de los principales motores en el homicidio de mujeres.

“Mujeres y niñas son vulnerables en el contexto del narcotráfico. Son blancos fáciles cuando se les utiliza como “mulas” para transporte de droga. También son ejecutadas para enviar mensajes a las autoridades y en varias ocasiones resultan víctimas en las luchas entre bandas rivales” indica el estudio.

A escala global los feminicidios se redujeron de 66 mil en promedio cada año en 2007 a 60 mil en 2012. El problema, destaca el estudio, es que esta reducción no es un fenómeno generalizado pues en los 25 países con mayores tasas de homicidio se ha mantenido por lo menos la misma tasa delictiva.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Trabajo híbrido: 'Las mujeres se ven mucho más afectadas que los hombres'

Muchas empresas evalúan las alternativas para que el personal vuelva a la oficina de una manera presencial. Una de ellas es el trabajo híbrido. ¿Cuáles son las ventajas y desventajas para las mujeres?
12 de noviembre, 2021
Comparte

Conectividad, reuniones virtuales, trabajo remoto, etc.

Durante la pandemia de la Covid-19 adoptamos muchas palabras relacionadas a la nueva manera de trabajar.

Al mismo tiempo, en estos más de 18 meses, muchos empleos se automatizaron y hubo un replanteamiento de prioridades que hizo que varios negocios se transformaran y otros dejaran de existir.

Y las mujeres fueron las más perjudicadas.

Según estimaciones de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), solo en 2020 más de 13 millones de mujeres perdieron sus empleos en América Latina debido a la pandemia.

Mientras que otro informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) revela que la tasa de participación laboral de las mujeres se situó en 46% en 2020, mientras que la de los hombres estuvo en 69% (en 2019 alcanzaron un 52% y un 73,6%, respectivamente).

Un comercio en la Ciudad de Buenos Aires con la leyenda "cierre definitivo".

Getty Images

Al tiempo que observan la curva de contagios de covid y la vacunación en el mundo, muchas empresas analizan las posibilidades para volver a una cierta “normalidad” laboral.

En esta etapa surgió una nueva palabra: el trabajo híbrido.

No existe un consenso sobre su definición, pero podría ser algo como “estar en la oficina tres días a la semana, y en casao donde quierasotros dos días. Creo que eso es lo que generalmente se entiende por trabajo híbrido. Pero depende mucho del negocio”, dice Claudia Goldin, profesora de Economía de la Universidad de Harvard.

Fernanda Hurtado, gerente general de Fundación Generación Empresarial de Chile y especialista en gestión de empresas, coincide con esto último.

“Al trabajo híbrido lo veo con una definición bastante localista. Las regulaciones van a tender a ser un poco más abiertas para que cada empresa u organización pueda dar sus marcos y quizás lineamientos respecto a lo que ellos entienden como trabajo híbrido”, le dice a BBC Mundo.

Pero ¿cuáles son las ventajas y desventajas del trabajo híbrido? ¿Y cómo afecta a las mujeres esta nueva modalidad laboral?

“Apretón de manos por Zoom”

Mujer frente a una pantalla de computadora ofreciendo su mano.

Getty Images

La implementación de cualquier tipo de sistema de trabajo trae ventajas y desventajas.

Pero sobre todo abre nuevas posibilidades que tal vez antes eran impensables.

“En el entorno anterior, lo que yo llamo BCE (Before Covid Era – en español “era antes del covid), siempre existía el caso de alguien que cerraba un trato en Pekín y tenía que viajar, o debía participar en un conjunto de reuniones con clientes en Sao Paulo y tenía que estar ahí”, ejemplifica la profesora Goldin.

Según la experta, si esas son las demandas de un empleo, entonces aquellos que son padres y que tienen responsabilidades de cuidados no pueden participar porque no pueden viajar cada semana.

Pero “si todas estas cosas se pueden hacer de forma remota, si el apretón de manos se puede hacer por Zoom, entonces esto abre nuevas posibilidades para quienes son padres“, afirma.

“Quien tiene las tareas de cuidado en casa es generalmente la mujer y, si no tiene niños pequeños, a menudo tiene padres a su cargo”, le dice a BBC Mundo la especialista en el rol de la mujer y brecha de género en la fuerza laboral.

Mujer con una niña dando una explicación mientras trabaja de manera remota.

Getty Images

“Entonces, el sector de cuidados, que es el no remunerado, tiene una restricción, y lo que llamamos trabajo híbrido, que es en realidad un trabajo remoto, amplía las posibilidades. Aunque no necesariamente todo sume”, dice Goldin.

Problemas estructurales

Antes de enumerar las potenciales dificultades de las mujeres con respecto al trabajo híbrido, es importante destacar algunos puntos relacionados a las estructuras laborales y familiares.

Muchos de los empleos que se perdieron en América Latina durante la pandemia están ligados al comercio, los servicios, alimentación y turismo.

“Todas estas áreas son altamente intensivas en contratación femenina. Entonces muchas mujeres, por una razón estructural del mercado laboral y de la pandemia, se quedaron sin trabajo”, analiza Fernanda Hurtado.

Y también hay que sumarle una razón de estructura familiar.

Durante la pandemia, muchos países suspendieron las clases presenciales en las escuelas. Eso hizo que el cuidado de los niños, que en la mayoría de los casos recae sobre las mujeres, se acrecentara y las obligara a salir del mercado laboral.

"En el trabajo híbrido, las mujeres se ven mucho más afectadas que los hombres porque en el fondo el trabajo doméstico y el cuidado aún no se han solucionado"", Source: Fernanda Hurtado, Source description: Gerente general de Fundación Generación Empresarial de Chile, Image:

Otro de los cambios que trajo la pandemia fue la aceleración de los procesos de transformación digital y de automatización, especialmente en el área del comercio.

“Entonces muchas mujeres ya no encuentran el empleo que tenían antes porque se automatizó”, describe Hurtado.

“No es tan fácil encontrar empleo. Y también es muy difícil encontrar el empleo que se tenía antes en las mismas condiciones”, añade la especialista.

El trabajo híbrido y las mujeres

Si bien este esquema de trabajo híbrido podría ser un aparente beneficio para muchas mujeres encargadas de las tareas del cuidado tanto de niños como de adultos mayores, especialistas advierten que este trabajo flexible puede terminar perjudicándolas.

“El trabajo híbrido implica movilidad. ¿Qué tan cerca estás de tu trabajo? ¿Cuánto tiempo te resta de lo que tú tenías que seguir haciendo en tu casa? En estas condiciones, las mujeres se ven mucho más afectadas que los hombres, porque en el fondo el trabajo doméstico y el cuidado aún no se han solucionado”, detalla Hurtado.

Reunión en Zoom con una participante en una pantalla y el resto de un equipo reunido en una mesa.

Getty Images

Estar en la casa y a cargo del cuidado de los niños, de asistirlos en la educación remota, atender a adultos mayores y hacer tareas domésticas porque aún no se restableció la normalidad en el trabajo de limpieza en casas particulares, además de cumplir con un empleo remoto, puede ser agotador.

“Esto amplifica la carga no sólo laboral sino que personal. Y la eficiencia y efectividad laboral se ven sumamente afectadas”, detalla Hurtado.

“Toda esta dificultad tiene que ver con una estructura y con un patrón cultural tremendamente potente”, añade.

“Un gueto”

Por las razones de cuidado antes mencionadas, las mujeres suelen elegir trabajar desde la casa si el empleador lo ofrece.

Según una reciente encuesta de la compañía de medios Skimm especializada en el sector femenino realizada entre 1.600 mujeres millennials que trabajan en Estados Unidos, el 65% dijo tener un mejor equilibrio entre el trabajo y la vida personal con el empleo remoto, valorando el ahorro de tiempo en el viaje al trabajo y los momentos con la familia.

Sin embargo, dos tercios de ellas también creen que están perdiendo oportunidades al no estar en la oficina, donde pueden discutir sus metas y desarrollo profesional.

“Las mujeres desproporcionadamente desean hacer algunos de los trabajos de forma remota, y los hombres o mujeres sin hijos o aquellos que tienen unos 50 años no”, describe la profesora de Harvard.

“Esto podría ser una desventaja para la madre joven que no está en el lugar de trabajo al mismo tiempo . Me refiero a que podría darse el caso de que en este mundo híbrido pudiéramos crear un gueto con el ‘trabajo desde casa'”, opina.

"En este mundo laboral híbrido se puede terminar creando un gueto con quienes hacen el 'trabajo desde casa'"", Source: Claudia Goldin, Source description: Profesora de Economía de la Universidad de Harvard., Image:

“Y si se crea un gueto, entonces podría ser que al final de una reunión ella presione el botón de salir del Zoom y se desconecte, pero todos los demás sigan allí, presentes en el lugar. Y ella se quedó fuera” de posibles conversaciones extras tras la reunión.

Esto “podría perjudicarla”, advierte Goldin.

Por otro lado, la profesora destaca que el trabajo híbrido podría ser una buena oportunidad para aquellas mujeres que ocupan altos cargos empresariales, pero que no pueden viajar en caso de acuerdos comerciales con clientes en el extranjero ya que con las nuevas comunicaciones ellas pueden ser incluidas en esas reuniones.

“Pero creo que todavía no estamos en ese punto. Aún tenemos un sector de la salud que nos está diciendo qué hacer y luego tenemos a los jefes que lo interpretan y todavía están tratando de resolver” las medidas a tomar, entre ellas el trabajo híbrido.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=oU7peZoW3e8

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.