Partidos políticos cumplen paridad de género en elecciones, pero no en su estructura
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Partidos políticos cumplen paridad de género en elecciones, pero no en su estructura

Las militancias femeninas de los partidos son mayoría en la capital, pero están subrepresentadas en sus órganos directivos.
Cuartoscuro
8 de mayo, 2015
Comparte
La mayoría de los puestos del Comité Ejecutivo Estatal de Morena son ocupados por mujeres. // Foto: Cuartoscuro.

La mayoría de los puestos del Comité Ejecutivo Estatal de Morena son ocupados por mujeres. // Foto: Cuartoscuro.

Le damos chance señora, pero nada más tantito. (Sara Sefchovich)

La participación política de las mujeres se ha vuelto una bocanada de aire fresco en la capital, no solo como motor para las agrupaciones partidarias, sino también para la consolidación y legitimidad de instituciones y procesos electorales.

En las últimas elecciones (2012), el 57% de las Mesas Directivas de Casilla fueron cubiertas por mujeres y en la votación Presidencial, la participación de éstas alcanzó 67% en el Distrito Federal, mientras que la media nacional fue del 63%.

Pese a estos porcentajes de participación electoral, del año 2000 al 2012 ha habido sólo 17 mujeres electas (21%) para Jefaturas Delegacionales de 80 cargos posibles, y 100 mujeres Diputadas (30.3%) en la Asamblea Legislativa de 330 cargos en ese mismo lapso.

El 20 de abril de 2015, el Consejo General del Instituto Electoral del Distrito Federal (IEDF) otorgó registro a candidatas y candidatos a Jefaturas Delegacionales y a fórmulas por una Diputación local de Mayoría Relativa en la Ciudad de México, señalando que los 10 partidos habían cumplido con el principio de paridad. Igualmente publicó los criterios para la conformación definitiva de listas de Representación Proporcional, incluyendo la fórmula de género que permita cumplir con dicho principio.

Las reformas aprobadas en 2014 a la Constitución, la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales (LGIPE) y al Código de Instituciones y Procedimientos Electorales del Distrito Federal (COIPEDF) en materia de paridad son un avance hacia la igualdad sustantiva, pero en éstas se les dejó libre el camino a los partidos políticos para hacer efectiva esta prerrogativa de la manera más conveniente y así no restar su autonomía.

Más allá del cumplimiento de la paridad en el registro de candidaturas a diputaciones, es interesante y fundamental observar si los partidos han reflejado el principio de paridad de género en sus estatutos y por tanto en sus órganos internos y cómo lo han hecho.

En el Distrito Federal la ley electoral es de las más avanzadas en materia de paridad, ya que el COIPEDF reformado en Junio de 2014, añadió a su artículo 196:

“En la integración de sus órganos directivos se garantizará la paridad de género”

Lo cierto es que a casi un año de las reformas al código local, este requisito establecido como indispensable para la dinámica interna de los partidos capitalinos, no se ha cumplido.

En investigación realizada por el Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir, preguntamos a los partidos políticos sobre la composición por género de sus órganos directivos y de sus militancias, para ver si existía una correspondencia entre ambas y si se cumplía la reforma establecida en materia de paridad interna.paridad_genero (1)

Militancias dormidas

Sobre este punto, el PRI, PRD y Movimiento Ciudadano son las agrupaciones que sí hacen explícita la paridad en sus estatutos, tanto en las candidaturas como en la conformación de sus órganos internos.

En otros casos, los estatutos del PAN, PVEM, PT, PANAL y MORENA hacen referencia al principio de equidad de género y señalan el apego a lo que “marca la ley” en esta materia.

Partidos nuevos como Encuentro Social y Humanista no hacen referencia de los conceptos de paridad o equidad en la conformación de sus órganos internos, pero sí en el tema de candidaturas.

A la pregunta sobre el número total de militantes y su desagregado por género, nos encontramos con que los partidos locales consultados que respondieron a la pregunta —salvo el PT— cuentan con militancias femeninas que superan en número la de los hombres y en algunos casos por un amplio margen. Pero como veremos más adelante, éstas parecen no representar un factor de peso en la conformación de sus órganos directivos-

Como se comentó, el Partido del Trabajo es la excepción, ya que el número de hombres supera al de mujeres. A través de su oficina de información pública respondió con folio 5505000002915: “Número de militantes registrados en el D.F. desagregados por género y edad. Mujeres 96, Hombres 129”.

Dos partidos no dieron información de sus militantes desagregada por sexo: el PRD y PVEM.

El Partido de la Revolución Democrática que cuenta con la representación más amplia de todos los partidos locales, de acuerdo con el último padrón de afiliados o militantes del Instituto Nacional Electoral, respondió a través del folio 5504000007015 que: “dicha solicitud no es del ámbito de competencia del Partido de la Revolución Democrática en el Distrito Federal sino de  la Comisión de Afiliación que es un órgano dependiente del Comité Ejecutivo Nacional…” por lo cual de nueva cuenta se ha solicitado la información bajo los criterios mencionados, pero no ha habido respuesta hasta la publicación de este documento.

Por su parte, el Partido Verde contestó a través del folio No.550600003315: “Corresponde al Consejo Político Nacional administrar y custodiar el padrón de militantes, no detentamos la información solicitada ya que no es de nuestra competencia.” También se ha solicitado la información al Consejo Político Nacional, pero hasta el día de hoy no ha habido respuesta.

Mujeres: subrepresentadas en los cargos

A la pregunta sobre la conformación por género de los órganos directivos,  encontramos que todos los partidos políticos con registro en la capital, salvo Movimiento Ciudadano, tienen más hombres en los cargos directivos y ejecutivos, representaciones de los comités delegacionales y consejos estatales, que mujeres.

Las Presidencias o Secretarías Ejecutivas locales en todos los partidos, salvo el caso de MORENA, las ostenta un hombre.

PRI

Hace explícita la paridad en la conformación de diversos órganos: Consejo Político del Distrito Federal, Asamblea Delegacional, Comité Ejecutivo del Distrito Federal y Comités Delegacionales.

Sin embargo, actualmente las mujeres en ese partido:

  • Ocupan sólo una tercera parte de las presidencias delegacionales (4/16)
  • Una cuarta parte del órgano de Justicia Partidaria (2/8)
  • Son 44.7% de las Consejeras Políticas del Distrito Federal.
  • Los 3 cargos principales los ocupan hombres: Presidencia, Secretaria General y Secretaría Técnica.

Respecto de esto último, llama la atención el juicio interpuesto a principios de 2015 en el cual la militante priista Blanca Patricia Gándara Pech solicitaba emitir una nueva convocatoria para elegir a Presidente y Secretario en el Distrito Federal (TEDF-JLDC-002/2015) por una que estuviera apegada a la normativa partidista aplicable, en la que se estableciera como requisito la integración de fórmulas de candidatos con perspectiva de paridad de género.

El Tribunal Electoral de Distrito Federal (TEDF) determinó revocar la resolución impugnada argumentando que debía ser la propia Comisión de Justicia Partidaria del partido quien emita una nueva convocatoria exhaustiva.

PAN

Habla en sus estatutos de buscar la equidad a través de acciones afirmativas en los tres niveles de gobierno interno (nacional, estatal y municipal), pero no menciona la paridad en estos.

En este partido:

  • Las mujeres representan el 18% de las Consejeras regionales (16/90)
  • No hay mujeres presentes en las Comisiones de Orden y Vigilancia (0/10) y en la Comisión Permanente son el 14% (2/14)
  • Dentro del Comité Directivo Regional ocupan 41% de los espacios (10/24)
  • Al frente de los Comités Directivos Delegacionales sólo hay 1 mujer en 12 espacios designados.
  • Al frente de las Secretarías del Comité Directivo Regional, ocupan 1 cartera (Secretaría de Estudios) de 9 en total.

Esta situación se observa aún más compleja dado que en las presentes elecciones, como se puede ver en el ACUERDO COE/230/2015 de la Sesión Extraordinaria No. 37 de este partido, ya que al ejercicio de votación interna para las 8 Jefaturas Delegacionales que serían electas por la militancia, no llegó ni una sola mujer para precandidata. De tal forma que para guardar el principio de paridad debieron que ser designadas directamente por la Comisión Nacional Permanente.

Ante situaciones como éstas se ha argumentado que es por falta de cuadros femeninos, pero lo cierto es que es un mandato legal que los partidos deben destinar el 3% de sus presupuestos a la formación y fortalecimiento de liderazgos de mujeres y así garantizar que éstas contiendan tanto en los procesos internos como en  los de elección popular.

PRD

El partido enfatiza en su respuesta con número de  folio  5504000007015 que “De la misma manera y con fundamento en el Capítulo II De la Democracia y Garantías al Interior del Partido, Artículo 8 inciso e) El Partido garantizará la paridad de género en los órganos de dirección en todos sus niveles, asegurando siempre la alternancia equitativa y proporcional de dicha paridad.”

Sin embargo, la información proporcionada no concuerda del todo con lo establecido:

  • Al frente de la Mesa Directiva del Comité Ejecutivo Estatal, de la Presidencia del Comité Ejecutivo Estatal y del Consejo Estatal se encuentran 3 hombres.
  • Al interior del Consejo Estatal las mujeres representan el 49% de un total de 326 integrantes.
  • En las Secretarías del Comité Ejecutivo Estatal, las mujeres representan el 37.5% de las carteras establecidas (6/16), entre estas, Formación Política, Equidad y Género, Asuntos Juveniles y la de Educación, Cultura y Tecnología.

Las mujeres que presiden Comités Ejecutivos Delegacionales representan el 12.5% del total de Comités establecidos (2/16).

Dentro del PRD, la paridad juega un papel muy importante ya que al ser la fuerza política con mayor representación en los distintos niveles de gobierno local de los últimos 12 años, la aplicación de acciones afirmativas que garanticen una participación interna equitativa y transparente de las mujeres que aspiran a cargos de elección, se vuelven determinantes.

Para el proceso interno de Jefaturas Delegacionales de este partido se registraron oficialmente 100 precandidaturas, donde 4 de cada 10 fueron mujeres.  Las delegaciones con mayor número de precandidaturas totales fueron Xochimilco (13), Magdalena Contreras (12), Álvaro Obregón (8) y Tlalpan (8), y las delegaciones con mayor número de mujeres precandidatas fueron Xochimilco (6), Tláhuac (4) y Tlalpan (4).

Para el caso de los Distritos Locales de Mayoría Relativa, las precandidaturas aprobadas indican que se presentaron en proporción de 47.5% Mujeres frente a 52.5% de Hombres (570 precandidaturas de hombres, 516 precandidaturas de mujeres) en ambos tipos de fórmulas: propietario hombre/ suplente mujer y propiertaria mujer/ suplente hombre.

Partido del Trabajo

Establece en sus estatutos garantizar el principio de equidad al momento de implementar los procedimientos internos de renovación, elección, reelección o sustitución.

Al respecto, el Partido respondió, a través del folio 5505000002915, que las Comisiones Ejecutivas y Coordinadora del D.F. aún no están integradas y que en términos estatutarios no existe fecha fatal para expedirse la convocatoria correspondiente.

PVEM

Sus estatutos hablan de garantizar y aplicar los principios de equidad de género en los procedimientos relativos a los procesos internos.

Al respecto encontramos que las mujeres representan el 40% de su Consejo Político estatal (6/15), el 20% de su Comité Directivo (1/5) y registran paridad al frente de sus Coordinaciones Delegacionales (8/8).

Movimiento Ciudadano

Establece dentro de sus estatutos que para todas las instancias y órganos, mecanismos y estructuras, así como para los ciudadanos integrados a esa organización. La conformación con derecho a voz y voto: En todos los casos la mitad serán mujeres.

Al respecto, ésta es la única agrupación que a nivel local tiene más mujeres en sus órganos directivos que hombres:

En su Consejo Ciudadano las mujeres son el 70% de ese cuerpo colegiado (21/30)

En su Comisión Electoral, de Garantías, de Finanzas y de Operación, las mujeres ocupan el 60% de los espacios (10/17)

Nueva Alianza

En sus estatutos establece para su organización interna el respeto a la equidad de género para ocupar cargos sin discriminación alguna.

El Comité Estatal tiene un 46% de mujeres (7/15) y tanto en la Convención Estatal como en el Consejo Estatal hay un 30% de Mujeres (3/10)

MORENA

Este partido establece que todos los órganos de dirección se constituirán buscando garantizar la equidad de la representación, tanto en términos de género como en otros conceptos.

Aquí nos encontramos con que 56.3% de quienes integran el Comité Ejecutivo Estatal son mujeres (8/14) y en la información disponible sobre los  16 Comités Delegacionales sólo dos se han nombrado y pertenecen a hombres.

En conclusión, podemos afirmar que aún falta mucho trabajo, sobre todo por parte de quienes integran los partidos políticos, las instituciones y autoridades electorales para hacer realidad la paridad al interior de estos organismos, por lo menos de los que se encuentran en el Distrito Federal. Sin duda, la labor de los próximos años consistirá en hacer valida esta prerrogativa, no sólo en la renovación de los órganos directivos, sino también en los procesos internos de competencia rumbo a las elecciones de 2018.

Las mujeres son una fuerza electoral muy importante en la Ciudad de México, pero hace falta que eso se vea reflejado en los mecanismos que permitan a las militancias participar de una forma más que testimonial y que genere los contrapesos adecuados para hacer del principio de paridad una realidad.

paridad_parte2 (1)

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cuánta gente se necesita que salga a protestar para derrocar a un gobierno (según la ciencia)

¿Cuán grande tiene que ser una protesta para forzar la salida de un líder político? Un equipo de expertos de la Universidad de Harvard analizó lo ocurrido desde 1900 hasta el presente para hallar una respuesta.
20 de septiembre, 2020
Comparte
Protestas en Bielorrusia

Getty Images
Las protestas no violentas tienen más posibilidades de éxito.

La lucha de los sindicatos agrupados en Solidaridad en Polonia en la década de 1980; el movimiento anti-apartheid en Sudáfrica; el derrocamiento del presidente serbio Slobodan Milosevic; la Revolución del Jazmín que forzó la salida del presidente tunecino Zine al-Abidine Ben Ali y desencadenó la Primavera Árabe…

Todos estos son ejemplos de movimientos populares que culminaron con un cambio político sustancial.

Y el último en ser noticia está en Bielorrusia, donde decenas de miles de personas han salido a las calles en las últimas semanas tras unas polémicas elecciones en las que el presidente Alexander Lukashenko se adjudicó la victoria.

Las autoridades han reaccionado con brutalidad: muchos manifestantes han sido arrestados y hay numerosas denuncias de torturas a manos de la policía.

Protestas en Bielorrusia

Reuters
Las protestas en Bielorrusia han movilizado a mucha gente. ¿En cantidades suficientes?

A pesar de esto, sin embargo, el movimiento de momento se ha mantenido fundamentalmente pacífico.

Pero, ¿cuán probable es que tenga éxito?

Lecciones de la historia

Una buena forma de evaluarlo es mirando la historia.

Que es lo que ha hecho la politóloga de Harvard Erica Chenoweth.

La profesora Chenoweth ha centrado su trabajo sobre todo en protestas contra dictaduras, no democracias.

A diferencia de los demócratas, los dictadores no pueden ser destituidos mediante el voto popular. En una democracia, si una política es impopular, otros políticos pueden ser elegidos con la promesa de abolirla. No existe tal mecanismo en una dictadura.

Erica Chenoweth

Kris Snibbe / Harvard Gazette
La politóloga de Harvard Erica Chenoweth ha estudiado la efectividad de las protestas.

Estas definiciones, sin embargo, son a menudo cuestionadas. ¿Dónde está la frontera entre democracia y dictadura? A menudo, de hecho, hay todo un espectro: un sistema político puede ser más o menos democrático.

Y también está el problema de cómo se clasifica la violencia y la no violencia.

¿Los ataques a la propiedad deben considerarse “violentos”? ¿Qué pasa con las personas que gritan insultos racistas pero sin agresión física? ¿Qué pasa con los actos de autosacrificio, como la autoinmolación o las huelgas de hambre? ¿Son violentos?

Las ventajas de la no violencia

A pesar de estas dificultades de categorización, existen algunas formas de protesta que son claramente no violentas y otras que son claramente violentas.

El asesinato es claramente violento. Las manifestaciones pacíficas, las peticiones, los carteles, las huelgas y los boicots, las sentadas y las huelgas no son violentas.

De hecho, según una clasificación bien conocida, existen 198 formas de protesta no violenta.

Y al analizar cada movimiento de protesta sobre el que había datos suficientes, desde 1900 hasta 2006, Erica Chenoweth y Maria Stephan llegaron a la conclusión de que un movimiento tenía el doble de probabilidades de éxito si no era violento.

La siguiente pregunta entonces es: ¿por qué?

La respuesta parece ser que la violencia reduce la base de apoyo de un movimiento, mientras que mucha más gente se une activamente a las protestas no violentas.

Protestas en Bielorrusia

Getty Images
La no violencia atrae a mucha más gente a las manifestaciones.

La no violencia es generalmente de menor riesgo, requiere menos capacidad física y ningún entrenamiento avanzado.

Y, por lo general, también requiere menos tiempo.

Por todas estas razones, los movimientos no violentos tienen mayores tasas de participación de mujeres, niños, ancianos y personas con discapacidad.

Pero, ¿por qué importa esto?

Bueno, tomemos la llamada Revolución Bulldozer contra Slobodan Milosevic. Cuando los soldados fueron entrevistados sobre por qué nunca apuntaron con sus armas a los manifestantes, explicaron que conocían a algunos de ellos. Se mostraban reacios a disparar contra una multitud que contenía a sus primos, amigos o vecinos.

El 3,5%

Obviamente, cuanto mayor sea el movimiento, más probable es que los miembros de la policía y las fuerzas de seguridad conozcan a algunos de sus participantes.

Y Erica Chenoweth ha dado una cifra muy precisa de cuán grande debe ser una manifestación antes de que su éxito sea casi inevitable: esa cifra es el 3,5% de la población.

Puede parecer un número pequeño, pero no lo es.

La población de Bielorrusia, por ejemplo, es de poco más de nueve millones, por lo que el 3,5% supera los 300.000. Y se estima que en las grandes manifestaciones en la capital, Minsk, participaron decenas de miles, quizás hasta 100.000 (aunque la agencia Associated Press una vez las estimó en 200.000).

La regla del 3,5% tampoco es estricta.

Muchos movimientos tienen éxito con tasas de participación más bajas que esta, y uno o dos fracasan a pesar de contar con el apoyo de las masas: el levantamiento de Bahréin de 2011 es uno de esos ejemplos que cita Chenoweth.

Menos efectivas

Los datos originales de Chenoweth llegan hasta 2006, pero la académica acaba de completar un nuevo estudio que examina los movimientos de protesta más recientes.

Y aunque sus últimos hallazgos generalmente refuerzan la investigación inicial, que muestra que la no violencia es más efectiva que la violencia, también ha identificado dos nuevas tendencias interesantes.

La primera es que la resistencia no violenta se ha convertido, con mucho, en el método de lucha más común en todo el mundo, mucho más que la insurrección armada o la lucha armada.

De hecho, entre 2010 y 2019 hubo más levantamientos no violentos en el mundo que en cualquier otra década de la historia registrada.

Argelia

Getty Images
Las protestas de Argelia en 2019 obligaron a dimitir al presidente Bouteflika.

La segunda tendencia es que la tasa de éxito de las protestas ha disminuido.

Ha caído drásticamente en lo que se refiere movimientos violentos: actualmente alrededor de nueve de cada diez movimientos violentos fracasan, dice Chenoweth.

Pero la protesta no violenta también tiene menos éxito de lo que solía.

Antes, alrededor de una de cada dos campañas no violentas tenía éxito; ahora es alrededor de una de cada tres.

Aunque, por supuesto, también se han producido algunos éxitos desde 2006.

Por ejemplo, el presidente sudanés Omar al-Bashir fue depuesto en 2019. Y unas semanas más tarde, el malestar popular obligó a dimitir al presidente argelino, Abdelaziz Bouteflika.

Pero estas salidas son cada vez más raras.

¿Por qué? Bueno, podría haber muchas explicaciones, pero una parecería ser el impacto de doble filo de las redes sociales y la revolución digital.

Durante unos años, parecía que Internet y el auge de las redes sociales habían proporcionado a los organizadores de protestas una nueva y poderosa herramienta, facilitando la transmisión de información de todo tipo: por ejemplo, dónde y cuándo reunirse para la próxima marcha.

Pero los regímenes despóticos ahora han encontrado formas de darle la vuelta a esa arma y de usarla contra sus oponentes.

Policía en Bielorrusia

Reuters
Los gobiernos despóticos también utilizan la tecnología.

“La organización digital es muy vulnerable a la vigilancia y la infiltración”, dice Erica Chenoweth.

Y los gobiernos también pueden utilizar las redes sociales para hacer propaganda y para difundir desinformación.

Lo que nos lleva de regreso a Bielorrusia, donde los teléfonos de los manifestantes detenidos son examinados de forma rutinaria para establecer si siguen los canales de la oposición en la aplicación de mensajería Telegram.

Cuando las personas que manejan estos canales han sido arrestadas, Telegram se ha apresurado a cerrar sus cuentas con la esperanza de hacerlo antes de que la policía haya podido verificar la lista de seguidores.

¿Podrá el presidente Alexander Lukashenko aferrarse al cargo? ¿Realmente conseguirá sobrevivir ahora que está tan claro que existe una oposición tan generalizada a su gobierno?

Tal vez no. Pero si la historia sirve de guía, es demasiado pronto para descartarlo.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=5tVPAlZqgQw

https://www.youtube.com/watch?v=YPmLtudnWbo

https://www.youtube.com/watch?v=xzjd_7qkYtU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.